Vol 5 Capitulo 1: A veces como un animal salvaje en celo

El enemigo era negro.

No, no negro; negruzco, y llevaba algo que parecía un impermeable.

Se encontraba a 2,5 metros. Bastante alto.

Más o menos, podrías haberlo llamado humanoide.

Tenía una cabeza extrañamente pequeña, así como brazos y piernas. Sus hombros eran muy anchos. Su forma de cuerpo no podría haber sido más de un triángulo inverso.

Estaba sosteniendo un arma con un mango largo. La hoja era como un cuchillo grueso y robusto, y bueno, era básicamente una naginata. Estaba inclinado, usando su Naginata como un bastón mientras caminaba.

No había ningún sonido en sus pasos, e incluso mientras arrastraba su naginata por el suelo, no hizo ruido. Por alguna razón, estaba en silencio. Era un misterio por qué, pero Haruhiro había decidido aceptar que era así.

-Bueno, ¿lo haremos? -preguntó Haruhiro.

Kuzaku soltó una profunda bocanada, bajando la visera de su casco. “Uf…”

Desde el interior del casco de la cabeza de Ranta, su visera tenía un diseño parecido a un cráneo, así como un sirviente de Lord Skullhell, eso era como Ranta se había decidido nombrar, una risa amenazadora y baja. Recientemente, se había hecho aficionado a la risa. Tal vez pensó que le hacía sonar genial. Tal vez era un idiota. Sí, probablemente el último. Siempre había sido un idiota, y probablemente lo sería siempre.

Yume sacó una flecha de su aljaba, sin hacer ruido con su compuesto arco élfico. Aun siendo mejor con su machete que con su arco, había comprado un nuevo arco se equipó junto con su nuevo machete comprado hace un tiempo. Había aprendido dos técnicas de tiro con arco también. Incluso si ella no era la más adecuada para ello, parecía estar tratando de hacer algo al respecto.

Al instante, otro pequeño hexagrama de un color diferente apareció en la muñeca izquierda de Kuzaku.

El enemigo debe haber oído el canto de Merry. Estaba llegando a su manera, acelerando a medida que se acercaba.

Shihoru empezó a cantar y dibujar sigilosamente elementales con su bastón “Elfwood”.

“Ohm, rel, ect, delm, brem, darsh.”

Un nebuloso elemental negro estalló, y envolvió el cuerpo de Shihoru de forma tenue. [Armor Shadow]. Sólo funcionaría una vez, y había límites a lo que podía soportar, pero podia neutralizar un ataque. Para un mago ligeramente blindado, era un hechizo defensivo que podía hacer un mundo de diferencia.

El enemigo ya se estaba acercando. Pronto, él estaría en el rango de alcance de la naginata.

“Kuzaku, vete allí,” -dijo Ranta.

En lugar de responder a Ranta estimulándolo, Kuzaku avanzó con pasos grandes y relajados.

El enemigo lanzó su naginata. Kuzaku no retrocedió. Se detuvo y extendió su escudo. No bloqueó de frente su naginata, si no que la desvió hacia un lado con su escudo. No era la habilidad [Block], era [Bash].

Hubo un increíble sonido de choque, y la naginata del enemigo fue arrojada hacia el aire.

Kuzaku lanzó su espada hacia el torso expuesto del enemigo. El enemigo retrocedió con apenas un sonido.

Yume soltó una flecha golpeándolo en el hombro izquierdo.

Haruhiro se dirigió al lado derecho del enemigo, mientras Ranta intentaba avanzar desde su izquierda. Al enemigo no le gustó eso y se retiró aún más.

“¡Ahora!” -gritó Merry. Por supuesto, todo el mundo sabía lo que quería decir.

“Suuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu …”

Emitió ese extraño sonido. Sus dos brazos se estiraron. Durante ese intervalo mientras se estaban estirando, estaba llenos de aberturas.

“¡Presionen!” -exclamo Haruhiro.

Haruhiro dio vueltas alrededor del enemigo. Kuzaku puso su escudo en frente de sí mismo y cargó. Ranta estaba-

¿Qué, de nuevo? A él le gusta hacer eso.

“Bwahahahah …! [Slice]…!”

Hizo girar una espada larga que Ranta había decidido nombrar “Betrayer”, sólo porque su empuñadura era negruzca y le combinaba, pero sólo era de calidad decente, como si dibujara una figura de un ocho, una habilidad de espada que ciertamente era llamativo. Si fuera algún caballero temible, aparte de Ranta, podría haber parecido hermosa. La vulgaridad de Ranta redujo la gracia y la dignidad de la habilidad [Slice]. Pero eso estaba bien, siempre y cuando no estuviera bajando su poder.

Betrayer cortó el brazo derecho del enemigo. La espada larga de Kuzaku también desgarró el lado del enemigo. El brazo izquierdo y la cabeza del enemigo eran duros, pero el resto de él no tanto; una cuchilla pasaría.

Cuando los brazos del enemigo se habían extendido a la mitad de su longitud original, Haruhiro había tomado posición detrás de él. No atacaría de inmediato. Aún no era el momento.

Mientras Haruhiro estaba oculto, Kuzaku y Ranta se acercaron cada vez más. Cuando el enemigo estaba en modo de armas largas, la lucha interna eran la mejor estrategia.

Yume disparó otra flecha, golpeándolo en el hombro derecho.

¿Él se dirigirá hacia aquí pensó Haruhiro.

Alrededor de dos segundos más tarde, el enemigo trató de retroceder, pero Haruhiro estaba justo allí, en la dirección en la que estaba tratando de retirarse. Parecía que había olvidado que Haruhiro incluso existía.

Haruhiro había estado usando [Sneaking] para intentar que el enemigo se olvidara de él o no lo notara. Pago ese error. Haruhiro fue capaz de aferrarse a la espalda del enemigo, apuñalando su puñal contra el enemigo mientras todavía estaba procesando lo que acababa de suceder. Haruhiro le dio un fuerte giro a la daga y lo desgarro, luego lo apuñaló de nuevo.

Probablemente el enemigo iba a hacer un salto vertical para intentar tirar a Haruhiro. Dobló las rodillas y bajó las caderas. Eso era una señal de que lo estaba por hacer.

Haruhiro saltó antes de que el enemigo saltase.

El enemigo saltó al aire para dar un salto medio, luego bajó inmediatamente su postura.

“Suuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu …”

Ambos brazos se contrajeron. Eso fue otra apertura.

“¡[Punishment]! “Gritó Kuzaku.

“¡[Hatred]!” -gritó Ranta.

Kuzaku y Ranta saltaron al enemigo prácticamente al mismo tiempo, balanceando sus espadas en diagonal. La espada larga de Kuzaku golpeó al enemigo con fuerza en la cabeza, retirando su capucha, mientras el Betrayer de Ranta se clavaba en su hombro derecho. Después de eso, ambos recibieron otros dos o tres golpes, luego se retiraron cuando los brazos terminaron de encogerse. El cráneo metálico que era su cabeza ahora era claramente visible.

“Jess, yeen, sark, fram, dart!”

Era la Magia Falz de Shihoru. [Lightning]. El enemigo fue golpeado por el rayo y tembló.

Su boca se abrió, pero tenía los dientes apretados.

Chik chik chik chik chik chik chik chik chik chik chik chik chik chik chik chik

Empezó a chasquear con su lengua.

“¡Kuzaku!” Llamó Haruhiro.

Kuzaku respondió, “Yup”, y avanzo hacia el enemigo.

El enemigo estaba a medio de levantar la rodilla izquierda. Ese fue el movimiento que hacía al prepararse para una patada de rodilla saltando. Cuando Kuzaku chocó contra él con su escudo, el enemigo fue derribado.

“¡Muy bien!” -gritó Ranta con una risa vulgar mientras atacaba al enemigo.

Kuzaku estaba usando su espada larga para clavarla en el enemigo.

Haruhiro tomó una decisión. Vamos a terminarlo aquí. Realmente no estaba tratando de establecer un récord de velocidad ni nada, pero parecía bastante factible, e incluso si el enemigo se defendía un poco, el equipo tenía más que suficiente para recuperarse.

¿Estaba demasiado confiado? No. Era un enemigo con el que habían peleado varias veces. Ellos tenían más o menos una idea de lo que lo hacía diferente de los demás a estas alturas. En realidad, eran muy conscientes de la poca diferencia que existía entre los distintos miembros de esta raza.

untitled.png 6

Los Ustrels.

No se estaba dejando llevar, y después de la primera vez que conocieron a este tipo de monstruo, Haruhiro nunca habría imaginado que llegaria el momento en que podría pensar esto.

Ahora no son nada para nosotros, pensó con confianza.

“Terminemos con esto!” Gritó.

Cuando Haruhiro hizo esa declaración, Yume sacó su machete y se acercó. Merry preparó su pequeño bastón, sin alejarse de Shihoru.

El Ustrel, por supuesto, estaba tratando de ponerse de pie, pero cada vez que lo hacía, Ranta se burlaba y le daba patadas en los brazos o las piernas por debajo de él, impidiéndole levantarse.

Ranta siempre hace estas cosas con tanta alegría, pensó Haruhiro. Debe venir de su desagradable personalidad.

Kuzaku estaba concentrando su ataque en la cabeza y el cuello del Ustrel, no tanto como para cortarlo si no para golpearlo. Kuzaku siempre había sido bendecido con un cuerpo alto y fuerte. Cuando Kuzaku bajaba su espada larga con toda su fuerza, la fuerza destructiva detrás de ella era considerable. Perdia la capacidad de hablar cuando se concentraba, pero eso no fue un defecto. Kuzaku silenciosamente continuó desgastando la fuerza vital que poseía el Ustrel.

“¡Miau! ¡[Raging Tiger]! – gritó Yume.

Esta habilidad de Yume,donde hacia un salto mortal seguido de un poderoso golpe en el enemigo, era bastante peligrosa. Cada vez que lo veía, Haruhiro pensó: “Es increíble que no tenga miedo de hacer eso.”

Mientras observaba a sus compañeros, Haruhiro miraba de vez en cuando la espalda del Ustrel. Esto era, bueno, sólo un hábito. No importaba lo que estuvieran en contra, si lo observaba de cerca, podía darse cuenta de qué clase de criatura era, o al menos se sentía así. Era sólo que se sentía de esa manera, y no podía ser cierto, pero era extrañamente calmante mirar la espalda de su enemigo.

De vez en cuando, una estrategia le vendría a la mente cuando él hacia eso. Como, Este tipo parece débil aquí, o, Él tiene esta idiosincrasia en la forma en que se mueve, o, Aquí es donde debemos atacarlo.

Y entonces, rara vez, él veía esa línea. Para ser más preciso, era una luz débil que era algo así como una línea. Parecía una especie de visualización. Mi oponente se moverá así, y tiene este tipo de debilidad, así que debo hacer esto. Era una especie de predicción instantánea. Uno captaba como si fuera una sola línea.

Dejando a un lado la cuestión de si era realmente una línea o no, aparentemente todo el mundo tenía este tipo de visualizaciones. Generalmente, eran más fáciles de ver cuando se encontraban en una situación difícil. En algunos casos, había oído que era posible ver múltiples líneas. En otras palabras, algunas personas fueron capaces de hacer instantáneamente múltiples predicciones.

Difiere de persona a persona. De cierto modo, en realidad.

Independientemente, era una habilidad que todos los ladrones tenían. Nada especial.

Por supuesto que no lo sería, pensó Haruhiro. Estoy bien con eso, en serio. Haruhiro no se sintió decepcionado. Una habilidad especial que solo yo tengo. Sería bueno tener una, por supuesto, pero dudo que vaya a tener una. Y, de hecho, no lo hago. Eso es todo en cuanto a esto. No tengo lo que no tengo.

Dicho esto, si dijera que yo-…nosotros, no tenemos nada, eso no sería cierto en absoluto. Podríamos llegar a estar cortos en cantidad, calidad y variedad de lo que tenemos en comparación con un genio, pero incluso la gente común no tiene nada. Tienen que conformarse con lo que tienen. Hay cosas que la gente común puede hacer. La gente común puede crecer. Podemos hacernos más fuertes desde nuestra forma sencilla y ordinaria.

Hubo un sonido áspero y chirriante. El Ustrel ya estaba espumando en la boca y chasqueando los dientes. Estaba al borde de la muerte.

“¡Toma eso, y eso, y eso, y eso, y eso!” -gritó Ranta.

Fuertemente apuñaló en la espalda del Ustrel con Betrayer una y otra vez. Kuzaku retrocedió, mirando a Haruhiro. Haruhiro asintió con la cabeza. No había necesidad de gastar más energía de la que necesitaban. El Ustrel se estaba muriendo. Ranta podía manejar el resto. A Ranta le encantaba atormentar a un enemigo agonizante y luego ahogar sus vidas.

No era como si Haruhiro no cuestionaba si realmente debía actuar así, como persona, pero su cruel despiadada mente les había ayudado de vez en cuando. Por supuesto, si le preguntas a Haruhiro si le gustaba o no, la respuesta sería que él realmente lo odiaba con cada fibra de su ser.

“¡Oh, sí!” – gritó Ranta, montando al Ustrel inmóvil y comenzando a hacer algo. Probablemente tratando de conseguir sus manos como algún botín.

Dicho esto, el Ustrel no eran una buena fuente de dinero. Las únicas cosas que tenían que valían un buen precio eran sus cráneos metálicos y las naginatas que llevaban. Ambos eran voluminosos, y no valía la pena pasar por problema de transportarlas. Especialmente los cráneos metálicos. Podrían parecerse a cascos, pero en realidad eran algo así como un exoesqueleto, y no podían ser sacados, así que tenías que llevarlos de vuelta con la cabeza todavía dentro. Lo habían intentado sólo una vez, pero por todo el esfuerzo involucrado, habían quedado decepcionados con la poca paga. Haruhiro nunca quiso hacer eso otra vez.

Lo que Ranta quería era tomar un pedazo del cuerpo del ustrel, sólo porque mantener trofeos era su fetichismo asqueroso, no, en realidad no. Los caballeros del terror tomaban un oído, uña, u otra pieza pequeña de los enemigos que mataban personalmente para dar como una ofrenda a Skullhell. Acumularían el vicio de esa manera, lo que les permitiría aprender la magia del caballero del terror y habilidades de lucha, o reforzar su magia de caballero del terror con la bendición de Skullhell.

Bueno, es un bruto, pensó Haruhiro.

En un grupo de veinte soldados voluntarios, tendrías la suerte de encontrar incluso un caballero del terror. Era fácil ver por qué había tan pocos de ellos.

No podría soportar hacer eso, pensó Haruhiro. A menos que realmente se adapte a su personalidad, no se puede seguir como un caballero del terror.

Peor aún, incluso si no pudieras continuar, cualquiera que se convirtiera en un caballero del terror ya no podía cambiar a otro trabajo. Fueron obligados a jurar su lealtad solo a Skullhell, y nunca lo traicionarían mientras vivieran. En otras palabras, su código decía que no podían dejar de ser un caballero del terror. Si dejaban el gremio, sus compañeros caballeros del terror lo perseguirían y lo matarían.

Da miedo. Los caballeros del terror eran demasiado aterradores.

“Uhehehehe!” Ranta rió, levantando algo cubierto de sangre negruzca. Un diente del Ustrel, aparentemente. Haruhiro se cubrió la boca con el dorso de la mano, luchando contra el impulso de vomitar.

Sí, estoy seguro de que estará bien. El trabajo realmente le queda bien. En realidad, es un caballero del terror hasta sus huesos. Es su vocación, estoy seguro de ello.

Con el trabajo de Ranta hecho, Haruhiro y la fiesta decidieron dejar los restos del Ustrel y seguir adelante. Este era el borde del nido muryan. Los muryans limpiarían el cuerpo, sin duda.

El Wonder Hole.

Hacía más de cuatro meses que habían puesto los pies aquí.

Honestamente, no era muy rentable. En realidad, estaban usando todos sus ingresos en comida, bebida, baños, equipo y viajes ocasionales de regreso a la Alterna para aprender nuevas habilidades.

El Lonesome Field Outpost tenía una sucursal de la Yorozu Deposit Company y, si estaban dispuestos a ignorar las altas tarifas, podían retirar el dinero que tenían en depósito en la sucursal principal, pero sus ahorros no habían crecido en absoluto. Peor que eso, los de Haruhiro habían bajado, y no se sorprendería si el de los miembros de su equipo también lo hubieran hecho.

Podemos ir un poco más profundo ahora, pensó Haruhiro. Kuzaku se ha acostumbrado al equipo, y ahora es un tanque funcional. Cada uno de nosotros se ha hecho más fuerte a nuestra manera, hasta el punto de que podemos limpiar el piso fácilmente con un Ustrel. Estamos haciendo un progreso constante … ¿tal vez?

Es difícil de decir. Creo que vamos a buen ritmo, sin embargo. A veces las cosas no van bien, y eso puede ser un verdadero desastre. Hay momentos en que agonizo saber sobre qué hacer. Luego también hay momentos en los que simplemente acepto que pensar demasiado no va a cambiar nada y que necesito concentrarme en ese mismo momento.

¿Están bien las cosas así? él se preguntó. La respuesta a esa pregunta cambia de vez en cuando. En este momento, sí, está bien, o al menos no está mal, diría yo.

No está mal. Al menos, no debería serlo.

Haruhiro estaba de pie en la parte delantera del grupo, manteniendo un ojo alerta en el área alrededor de ellos mientras avanzaba por el nido de muryan con sus muchos túneles laterales. Debido a que había aparecido un Ustrel, los muryans se habían retirado. No se mostrarán.

“Hombre …” dijo Ranta olfateando con su nariz. “Las cosas se han convertido, no sé, un poco repetitivas, ¿no? Siempre es así últimamente.

“… Aquí va él otra vez,” Shihoru dijo con un suspiro.

“¿Huh? ¿Dijiste algo, tetas flácidas? “Ranta preguntó.

“N… ¡No están flácidas!” Exclamó Shihoru.

“No lo sé” -dijo Ranta-. “No las he visto. Tendrías que dejarme comprobar por mí mismo. Si eso es. Eso es lo que tienes que hacer. No puedo decir con seguridad que no sean flacidas de lo contrario. ¿Tengo razón, Kuzacky?

“¿Podrías detenerte?” Preguntó Kuzaku. “No me llames así.”

“Kuzackyyyy!”

“¿Qué eres, un niño?” -preguntó Kuzaku.

“YO. Soy. Un. Adulto. Soy un adulto, no importa cómo lo digas. Soy muy adulto, soy demasiado adulto. ¿Puedes decir eso, verdad, Kuzacky?”

“Diablos …” -dijo Haruhiro, maldiciéndose a sí mismo por interrumpir cuando sabía que no serviría de nada y que era mejor quedarse quieto. Por supuesto, él maldijo a Ranta incluso más que eso. Mil millones de veces más. “¿No puedes hacer otra cosa que molestar a la gente? ¿No tienes vergüenza de vivir así, como persona?

“Claro que no estoy avergonzado,” dijo Ranta. “Lo hago con orgullo y tú lo sabes. Yo vivo sin mostrar alguna moderación hacia nadie. ¿No puedes decir eso, imbécil?”

“Eres un buen ejemplo del mal que prospera” -dijo Merry con frialdad.

“Su odio” -dijo Ranta con una profunda y siniestra risa- “me da fuerzas. ¿Lo entiendes? Eso es porque soy un caballero de la oscuridad, un caballero del terror. Yo soy la oscuridad. ¿Lo entiendes? Por cierto, Yume, las tetas de Shihoru, están flacas, ¿no?”

Yume frunció el ceño, y entonces, probablemente sin pensar, se llevó las manos al pecho e hizo un gesto como si levantara algo pesado. “¡Espera, no hay manera de que Yume te lo diga, Ranta, tu pervertido!”

Haruhiro apartó rápidamente la vista. Sus ojos se encontraron con Kuzaku por casualidad. Tuvieron una conversación tácita.

“… Ahora mismo, parecían muy pesados …”

“Sí. Realmente pesados…”

No, no, no, no, no, pensó Haruhiro con insistencia. Detente. Es estupido pensar en ese tipo de cosas con mis compañeros. Es mejor si no pienso en ello. No debería pensar en ello. Si pienso en ellos como hombres y mujeres, realmente se pone incómodo. Pero, bueno, con Kuzaku

Haruhiro miró a Merry. Hmm. Me pregunto. En realidad, no tengo ninguna prueba decisiva de una u otra manera. No es que haya tratado de encontrar ninguna. Quiero decir, son libres de hacer lo que quieren, ¿sí? Es por eso que, aunque no sé lo que está pasando con seguridad, Kuzaku sale de la tienda por la noche a veces. Cuando lo sigo en silencio, a veces él y Merry están hablando afuera. Sólo ellos dos. Los he visto hacer eso varias veces.

No sé, pero parece que ¿están haciendo progresos sorprendentemente de a poco…? Aunque, dicho esto, no es como si ambos no estuvieran conscientes el uno del otro de esa manera.

Por supuesto, son libres de hacer esas cosas. Haruhiro se dijo a sí mismo que debían hacer lo que quisieran. Él había seguido solamente a Kuzaku esas primeras veces porque había estado preocupado por el hombre, como una adición luego del grupo. Como, que podría estar sintiéndose fuera de lugar.

Quiero decir, ¿Cualquier persona no se preocuparía en una situación como esa? Haruhiro pensó. Se supone que soy el líder y todo. Por lo tanto, a partir de eso, parecía que Merry le estaba dando consejos, y pensé: “Oh, bueno.” Pero, ¿es sólo un consejo lo que ella le está dando?! ¿Eso es todo?! ¡Si tienen algo que hacer, me gustaría que me lo dijeran! ¡Ojalá dejaran de esconderse detrás de mi espalda! Quiero decir, tengo curiosidad … me siento un poco de esa manera, pero, bueno, supongo que ¿está bien?

Está bien, ¿no?

Como, sabes, está bien mientras se llevan bien y todo, ¿no? Pero, si rompen o algo así, ¿no será incómodo? ¿O tal vez puedan compartimentar?

¿Lo harán? Haruhiro no lo sabía. No tengo la experiencia. No, no recuerdo mi vida antes de venir a Grimgar, pero probablemente ¿no la tengaAsí es como se siente. Definitivamente no tenía un montón de experiencia. Eso puedo decirlo con seguridad. No hay manera de que un tipo como yo fuera popular entre las chicas. Quiero decir, no lo soy ahora. A veces, tengo la sensación de que YumeShihoru y Merry ni siquiera me ven como un miembro del sexo opuesto. ¿Y qué tiene de malo eso?

En realidad, era más conveniente de esa manera. Significaba que cuando algo sucedía en el equipo, Haruhiro era el único que podía acercarse a las chicas con la misma distancia emocional que él lo hacía con los otros individuos. Si las cosas se ponían mal entre algunos de los otros, Haruhiro podía ponerse en medio y tratar de reparar esos problemas.

Es un dolor en el culo, y me pregunto por qué tendría que hacerlo, pero yo soy el líder, se dijo. Tengo que aceptarlo. Soy consciente de que carezco de lo que llamarías habilidades de liderazgo. Pero un buen camarada, un amigo relativamente bueno, alguien que valora la armonía del grupo, y que, aunque no pueda atraer a todos junto con él, encuentra un camino para que todos luchen juntos, ese tipo de figura central … eso es a lo que yo aspiraba ser.

Bueno, creo que eso es lo que me gustaría ser, si puedo. Sólo si puedo.

“Tetas flácidas”, cantó Ranta. “flácidas, tetas flácidas. flácidas. Tetas. flácidas. Tetas.”

Si yo no tuviera a un estúpido y estúpido Ranta, y su extraña y mala canción, probablemente no sería tan difícil, ¿sabes? Voy a darte un puñetazo, amigo, Haruhiro pensó maliciosamente. No, ignóralo, simplemente ignóralo. Eso siempre es lo mejor. Todo el mundo ya lo sabía. Incluso Shihoru lo entiende. Lo siento, Shihoru, tienes que aguantar a esa basura. Ni siquiera están flácidos. Ellos no se caen, ¿verdad? Aunque, si son tan grandes, no se puede luchar contra la gravedad para siempre …

No, no, no, para. Haruhiro sacudió la cabeza.

Los muros de piedra que había delante estaban cuidadosamente esculpidos para parecerse a edificios. No, no como si fueran edificios. Eran más impresionantes en eso. Habían llegado casi al reino de los demonios.

“Ranta, estamos llegando, ¿entendido?” Haruhiro preguntó.

“… Sí, ya lo sé,” dijo Ranta. “No tienes que decírmelo todo el tiempo. Lo había estropeado un poco esa primera vez.”

Y debido a ello, terminamos en auténticos problemas, pensó Haruhiro.

Haruhiro y los demás pusieron pie en el reino de los demonios, que parecía un templo tallado en el lado de una cueva. Desde las ventanas de los edificios, alguien -muchas personas- estaban buscando un camino.

No eran humanos, por supuesto. Mientras que ellos estaban constituidos parecidos a los seres humanos, sus piernas y regiones inferiores estaban cubiertas con piel gruesa, y tenían cuernos de cabra o algo así en sus cabezas. Todos tenían bastones que llevaban consigo hacia todas partes. Se llamaban bastones, pero algunos eran como instrumentos para golpear, mientras que otros tenían lanzas o cuchillas, aunque al final eran parecidas a las espadas. Todos eran bastante imponentes.

Baphomets. También conocido como demonios.

“Hola, hola”, dijo Ranta con una sonrisa forzada, y luego la misma voz regresó.

“Hola, hola”, dijo un diablo.

No le habia respondido a Ranta. Era obra de un demonio. No entendían necesariamente el lenguaje humano, pero eran sorprendentes al imitar las voces.

“¡Hey, detente!” -gritó Yume, golpeando a Ranta en la espalda.

Otro diablo habló con la voz de Yume. “¡Hey, detente!”, Dijo.

Los demonios no eran especialmente amables con los humanos, pero tampoco eran hostiles. Sin embargo, cada vez que un humano decía algo, lo imitarían así. No estaba claro por qué. Podrían haber pensado que era divertido, podría haber sido un rasgo natural de su especie, o tal vez estaban buscando ver cómo reaccionaría la gente. Honestamente, fue un poco irritante.

Todo lo que harían los demonios era observar a los humanos, imitando a fondo cada una de sus expresiones. Antes de que llegaran a este reino de demonios, Haruhiro y el equipo habían adquirido esa información. Por más frustrante que pueda ser, siempre y cuando el equipo no empezara nada por ellos mismos, sus voces imitadas sería lo peor que tendrían que confrontar. En ese caso, todo lo que tenían que hacer era cerrar la boca. Si estuvieran en silencio, los demonios también lo estarían.

Por supuesto, ese había sido el plan. Los demonios tenían un gran amor por la arquitectura y la escultura, y valoraban mucho sus pentagramas. Sin embargo, aparte de sus bastones y artesanías de piedra, tenían poco de valor monetario. Había muchos también. Matarlos sería inútil.

A pesar de eso, después de haber sido imitado sólo unas pocas veces, Ranta se había quejado y empezó a gritar.

Los demonios debían haberlo interpretado como una acción hostil, porque habían venido y atacado. Haruhiro y los demás habían logrado escapar de alguna manera, pero desde entonces, cada vez que se acercaban al reino de los demonios, los demonios se reunían para intimidarlos. De hecho, habían sido atacados dos veces y obligados a retirarse. Haruhiro había pensado que iban a morir uno de esos momentos.

Atravesaron el valle conocido como el dominio de los tres demi-humanos para llegar al nido muryan, pero sin pasar por el reino de los demonios, no podían ir más lejos. El reino de los demonios tenía un diseño complejo. No importaba cuán capaz fuera un equipo, sería difícil superarlo si tuvieran que luchar contra los demonios todo el tiempo. Por eso mantuvieron buenas relaciones con los demonios. Todo el mundo lo hacía, y Haruhiro tenía la intención de hacer lo mismo, pero porque Ranta actuaba como un idiota total, los demonios los odiaban ahora. Peor aún, los demonios parecían tener buenos recuerdos, y no estaban a punto de olvidar lo que Haruhiro y su grupo habían hecho. Incluso si intentaban esperar a que esa enemistad se apagara, no se sabía cuánto tiempo podría durar. Haruhiro y los demás habían intentado todo para que los demonios estuvieran mejor.

“Ugh, estos tipos me enojan… ¿podemos matarlos?” Ranta murmuró en un tono extrañamente alegre.

“Uf, estos tipos me enojan… ¿podemos matarlos?”, Los demonios imitaron.

“Es un idiota certificado”, dijo Shihoru oscuro.

“Es un idiota certificado”, imitaban los demonios.

“En serio, hombre, detente …” Haruhiro dijo con un suspiro.

“En serio, hombre, detente…” dijeron los demonios, incluso replicando su suspiro perfectamente.

“Pero, en serio, esto tiene que molestarte”, Ranta rió. “¡Jajaja!”

“Pero, en serio, esto tiene que molestarte. ¡Jajaja!”

“Puedes taparte las orejas”, dijo Merry, su tono más frío que el hielo.

“Puedes taparte las orejas”, imitaban los demonios, no menos fríos que ella.

“¿Qué tal si tratas de no hablar en primer lugar?” -dijo Yume.

“¿Qué tal si tratas de no hablar en primer lugar?”

“Cállate, Tetas pequeñas.”

“Cállate, Tetas pequeñas.”

“¡No los llames pequeños!”

“¡No los llames pequeños!”

“Esto va a volverme loco …” murmuró Kuzaku.

“Esto va a volverme loco …”

“Si esto es suficiente para volverse loco, seguro que eres débil, Kuzacky! ¡Tú, larguirucho! “Gritó Ranta.

“Si esto es suficiente para volverse loco, seguro que eres débil, Kuzacky! ¡Tú, larguirucho!

“Por favor, ¿podrías callarte?” Haruhiro dijo, tapándose las orejas para no tener que oír a los demonios imitarlo. No ayudó.

“Por favor, ¿podrías callarte?”

Todavía los oigo muy bien, ¿sabes?, pensó Haruhiro. ¿Hay algo especial sobre las voces de los demonios? No sé por qué, pero poner mis manos sobre mis oídos apenas bloquea su voz. No soy Kuzaku, pero realmente siento que esto me está volviendo loco. En realidad, si Ranta simplemente mantuviera la boca cerrada, nadie más diría nada. Esta es la culpa de Ranta. Todo siempre es culpa de Ranta.

Haruhiro luchó por mantener su cordura mientras caminaban por el reino de los demonios. Había luces que brillaban en las ventanas, por lo que era bastante brillante, pero los caminos eran estrechos y retorcidos, lo que hacía difícil ver hacia delante. A veces lo que pensaba que era un camino en realidad no era un camino, también. Hubo una gran cantidad de callejones sin salida. Si bajara la guardia, se perderían en poco tiempo. Había considerado intentar hacer un mapa, pero tuvo que renunciar a la idea. No tenía una buena comprensión de las distancias o la dirección, por lo que sería muy difícil dibujar un mapa. Probablemente sea imposible, sin medir todo.

Una estimación no muy precisa de cuánto tiempo tomo en pasar el reino de los demonios fue de 40 a 45 minutos.

Creo que ya caminamos 45 minutos, pensó Haruhiro.

Los edificios parecidos a templos de la cueva habían terminado un poco atrás, y se había vuelto más oscuro. Haruhiro sacó una linterna para iluminar su camino.

“¿Eh …?”, Dijo.

Esto es raro. Haruhiro se detuvo. Él ilumino con su luz el área alrededor.

“Este es el pozo de las minas, ¿no es cierto?”, Preguntó. “Debería ser…”

“¿Cómo voy a saberlo?” Ranta escupió. “Tú eres el líder, Parupiro. Te seguimos porque confiamos en ti. Si estás diciendo que has traicionado nuestra confianza y nos has llevado a un lugar extraño que no sabes, entonces ese es un gran problema, amigo, uno grande. ¡Es tu responsabilidad! Ahora ritualmente destrúyelo para disculparse, ¡imbécil! ”

“Tomamos el camino correcto … o deberíamos haberlo hecho”, Shihoru ignoró a Ranta y estuvo de acuerdo con Haruhiro. “Si no me equivoco, al menos …”

Ella no sonaba tan confiada.

“Hmm.” Kuzaku se dio la vuelta. “No creo que te equivoques. Personalmente, eso es …”

De nuevo, no sonaba muy seguro.

“Espera, espera”, Yume miró a su alrededor inquieta. “¿Este no es el pozo de la mina? ¿No era así el pozo de la mina?”

En cuanto a Yume, parecía que ni siquiera recordaba cómo era el pozo de minas que había visitado varias veces…

“Hay algo diferente en el…” dijo Merry, inclinando la cabeza hacia un lado, “… ¿tal vez?”

Ella no sonaba confiada en absoluto.

“hay algo mal”, dijo Haruhiro, seguro de eso ahora.

El pozo de minas.

Fue llamado el pozo de minas de Grimble, para ser precisos.

El nombre provino de criaturas llamadas grimbles que vivían en esta área. Eran como enormes ratas, pero con la piel dura como la roca y conchas en la espalda. Algunas raras tenían oro, plata y diamantes en sus conchas, que, por supuesto, se vendían por un alto precio. Sin embargo, debido a la caza excesiva, su número había disminuido, o esa era la creencia común, pero parecía que su población recientemente estaba mostrando una alta tasa de recuperación.

Eso era lo que Haruhiro y los demás pensaban, de todos modos. Este fue su séptimo viaje a este pozo de minas. En las últimas seis ocasiones, no habían visto ningun grimble de diamantes, pero habían visto una vez un grimble de oro y un grimble de plata en cuatro ocasiones distintas. Claramente no estaban al borde de la extinción. Si bien aún no habían logrado capturar a ninguno, incluso las conchas de plata valían mucho dinero, así que, ¿qué hay lo malo en intentarlo?

Sin embargo, ya sea oro o conchas de plata, sería mejor que, una vez que lograran capturar uno y obtener el conocimiento necesario, lograran reunir y venderlo todo a la vez. Si parecía que había dinero suficiente, probablemente otros equipos se apresurarían en ir hacia el pozo de minas. Si eso sucediera, Haruhiro y su grupo probablemente no podrían competir con el resto. Antes de que eso suceda, tenían que ganar lo suficiente.

Ese era su plan. Y habían venido a la mina para atrapar presas doradas o plateadas.

Así era como se suponía que deberia ser, pensó Haruhiro. Han pasado tres días, y aun asi...

No podían permitirse el lujo de pasar varios días seguidos sin hacer otra cosa que buscar grimbles. Si pasaban demasiado tiempo sin luchar en una batalla difícil, sus sentidos de combate comenzarían a entorpecerse.

Tres días pasaron desde que vinimos aquí, pensó Haruhiro.

“Esto no estaba aquí”, dijo. “No la última vez”.

Haruhiro giró su linterna hacia lo que debería haber sido una pared de roca. La luz fue absorbida por la oscuridad y desapareció. Se veía bastante profundo.

“… Este agujero”, dijo Haruhiro.

“¡YO QUIERO DECIRLO! “, Gritó enfáticamente Ranta. “¡te equivocaste! Boroborwo! Tomaste el camino equivocado ¡Este no es el pozo de minas, hombre! Quiero decir, lo llaman un pozo de minas, ¡pero es simplemente una especie de cueva laberíntica similar a un laberinto! ¡Están por todas partes! ¡Este lugar solo se ve similar! ¡Eso es todo! ¡Utiliza un poco de sentido común!”

“No, pero…”

No tomé el camino equivocado, no creo, pensó Haruhiro. Estoy seguro… Pero, bueno, ¿por qué está este agujero aquí cuando no debería estarlo?

Tenía tres metros de ancho y más de dos metros de altura. No había forma de que pudieran haberlo pasado por alto. Si lo hubieran pasado, se les habría garantizado que lo notarían. Era un gran agujero redondo.

Haruhiro miró a izquierda y derecha. Porque, como dijo Ranta, el pozo de minas era como una cueva natural, sin nada especial al respecto. No tenía características especiales que lo hicieran sobresalir, nada que pudiera usar para reconocerlo de un vistazo. Entonces, aunque no podía decir nada definitivo, aparte de la existencia de este agujero, no era diferente de antes, pensó.

“Alguien” -dijo Yume distraídamente-. “alguien vino y cavo este agujero, ¿no crees?”

“¡Como pudieron!” Ranta pateó el suelo. “¿Quién cavaría un agujero? ¡Aquí en Wonder Hole! ¡Nadie tiene el tiempo para eso! ¡Piensa un poco antes de hablar!”

“Dices eso, pero el Wonder Hole, ¡es solo un gran agujero!” Yume respondió.

“Hm …?” Ranta cruzó sus brazos e inclinó su cabeza hacia un lado. “Ahora que lo mencionas, ¿supongo que sí …?”

“Puede que no fuera un ser humano” -dijo Shihoru en tono conspirador-. “Podría haber todo tipo de criaturas aquí cavando …”

“Wow,” dijo Kuzaku, metiendo la cabeza en el agujero. “Naturalmente está oscuro. ¿Crees que hay algo ahí dentro?”

Merry agarró el brazo de Kuzaku. “Eso es peligroso.”

Sí, solo muestren lo cerca que están ustedes dos, pensó Haruhiro. O eso es algo que podria o no haber pensado. No, no lo estoy pensando, ¿de acuerdo? Es realmente incómodo. Sin embargo, es algo que podría advertirle que no lo haga, ¿verdad¿Uh … quizás?

Pero, cuando Haruhiro aclaro un poco su garganta, Merry pareció volver a sus sentidos, giró y soltó el brazo de Kuzaku.

¿Eh? ¿Huhhuhhuh? Pensó Haruhiro. ¿Por qué está, embarazosamente, tratando de poner un poco de distancia entre ella y Kuzaku, me pregunto? ¿Tal vez sea realmente embarazoso para ella? ¿Me metí en su camino? ¿Tal vez debería decir lo siento? No es eso lo que intentaba hacer.

Haruhiro suspiró.

Debería detenerme, pensó. Quiero decir, es casi como si estuviera celoso. No soy así. Quiero decir, sí, estaba interesado en Merry. Hubo un tiempo en que me sentí así. Pero, bueno, está claramente fuera de mi liga, ¿sabes? Sin embargo, si tuviera que decir si me gusta o la odio, diría que me gusta. Digamos, si Merry me pidiera que saliera con ella, obviamente, diría que sí. Pero eso es demaciado extremo.

Ojalá ella pudiera venir y decirme: “En realidad, los dos estamos saliendo”. Eso me ayudaría a aceptarlo.

En realidad, ¿no molesta a todos los demás? Me gusta, tienen que haberlo notado más o menos, ¿verdad? ¿No hay algo sospechoso entre Merry y Kuzaku? Al igual que, es fácil de ver, ¿no? ¿O los demás simplemente no les importa? ¿Tal vez me importa un poco demasiado?

¿Tal vez solo estoy caliente? Haruhiro se preguntó, medio burlándose de sí mismo. Caliente. Si dijera que era como una bestia salvaje en celo, eso sería demasiado evidente. Siento que eso no es todo de cualquier modo. ¿Entonces qué es? ¿Quiero estar enamorado? ¿quiero tener una novia? Sí, tal vez eso es todo.

Quiero una novia.

– No puedo conseguir una.

“Sí, este es el lugar”, dijo Haruhiro. “Este es el pozo de la mina.”

Haruhiro miró a cada uno de sus compañeros. Pensó, quiero dejar caer a Ranta. Pero aparte de eso, mi equipo actual es lo más valioso para mí que cualquier otra cosa.

“Pero ahora hay un agujero”, dijo Haruhiro. “No sé por qué. La pregunta es: ¿qué hacemos al respecto? ”

Ahora no es el momento de decir que quiero una novia. Cuando pienso en Moguzo, de alguna manera, siento que podría ser demasiado temprano para mí también. No conozco mucha gente nueva, así que no tengo opciones. Además, si dejo que mi corazón se distraiga con tonterías y tenga la cabeza en las nubes, sería un gran problema. Tengo que mantenerme sin interrupciones.

“Podría ser un nuevo descubrimiento”, concluyó Haruhiro.

Cuando Haruhiro dijo eso, sus compañeros, Ranta en particular, se emocionaron.

Un descubrimiento.

Alguien debe haber descubierto Wonder Hole en primer lugar. Luego, a medida que avanzaba la exploración, se habían realizado más descubrimientos dentro del Wonder Hole, que continuó hasta nuestros días.

Por ejemplo, Soma, el jefe del grupo Haruhiro y los demás fueron, técnicamente, miembros de The Day Breakers, siempre exploraban tierras deshabitadas para encontrar una ruta hacia los antiguos reinos de Ishmal y Nanaka. Él y su grupo estaban descubriendo lugares y criaturas desconocidas todos los días.

Fundamentalmente, la gloria de los nuevos descubrimientos iría a equipos como el de Soma, que siempre estuvieron profundizando cada vez más. Sin embargo, Wonder Hole es infinitamente vasto. Se dijo que ni siquiera el valle de los agujeros, el nido de muryan y el reino de los demonios habían sido explorados en su totalidad, especialmente debido a que los desastres naturales o las acciones de las criaturas que residían en él podrían ocasionar que Wonder Hole cambiara a veces. No había forma de anticipar dónde podrían ocurrir esos cambios.

En otras palabras, incluso Haruhiro y su grupo tuvieron la oportunidad de hacer un nuevo descubrimiento. Este agujero bien podría serlo. Al otro lado de este agujero, podría haber un mundo completamente diferente del que nadie sabía nada.

“¿Qué hacemos al respecto? Hombre …” Ranta se lamió los labios. “Ni siquiera necesito decirlo, ¿verdad? Solo hay una cosa para hacer “.

“Tengo un mal presentimiento …” Shihoru agarró su bastón de cerca, encogiéndose y temblando.

“¿Es mi culpa?”  gritó Ranta. “¿Es mi culpa, eh, tetas flácidas?!”

“¡Te lo dije, no están flácidas!” Shihoru gritó.

“¡Y te lo dije, muéstrame!”

“Oh …?” Dijo una voz.

“¿Huh?” Haruhiro frunció el ceño.

¿Quién habia dicho ese “Oh …?” ¿Acaba de llegar? Había sido la voz de un chico. Pero no era de Ranta, o de Kuzaku.

Haruhiro dio media vuelta. Pudo ver una luz de una linterna o una pieza similar de equipo de iluminación.

Alguien venía de la dirección del reino de los demonios. No sólo una persona. No podía decir el número exacto, pero era un grupo.

“¡Ah!” Gritó otro hombre.

Haruhiro reaccionó con sorpresa. Esta vez, fue esa voz que reconoció.

Alguien salió corriendo del grupo desconocido y corrió hacia ellos.

“Hey, hey! ¡Harucchi! ¡Si no es mi amigo, Harucchi! ¡Qué agujero oscuro! Oh, ¿fue demasiado difícil de lograr?! Me refiero a una coincidencia, ¡una coincidencia! ¡Y qué casualidad es, nos encontramos aquí! ¡Soy yo, yo, pequeño yo-yo! Kikkawa! ¡Yay, yay! Vamos a tener un rah-hoo para encuentros casuales! ¿entendido?”

Se habían encontrado con Kikkawa.

 

untitled.png 7

 

  Índice                                           Siguiente Capítulo>

Anuncios

Un comentario en “Vol 5 Capitulo 1: A veces como un animal salvaje en celo

  1. Pingback: Vol 5 Capitulo 2: La Linea clara de aquellos que son normales y de lo que no lo son | Ragnarok Semita translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s