Vol 5 Capitulo 2: La Linea clara de aquellos que son normales y de lo que no lo son

Haruhiro había llegado a Grimgar, probablemente sin previo aviso, en un grupo de once hombres y mujeres.

Ellos eran Ranta, Shihoru, Yume, y los difuntos Manato y Moguzo. También habían llegado Renji, Ron, Sassa, Adachi y Chibi-chan.

Y luego estaba Kikkawa.

“¡Hombre, quiero decir, como, en serio! ¡Qué menuda-menuda coincidencia! ¿cierto?! “Kikkawa lloró. “Encontrarlos en un lugar como este, ¡es como, no tiene precio! ¡¿no es cierto?! ¡Soy el yo de tamaño natural, sorpresa! ¡Guauu! ¡Fantástico! ¡Hurra!”

Era anormalmente tolerante, positivo más allá de la razón, demasiado enérgico, sociable como todos los que salían, tenían conexiones en todas partes, y parecían ser la encarnación viva de la palabra “frívolo”.

Renji rápidamente había llevado a Ron, Sassa, Adachi y Chibi-chan bajo su mando y formó al Equipo Renji, y ahora apenas había un soldado voluntario que no conocía ese nombre. Nunca parecían estar fuera de lugar, y se habían alzado para convertirse en una verdadera fuerza a tener en cuenta.

En cuanto a Haruhiro y su grupo, eran las sobras que de alguna manera habían logrado formar un equipo y se habían arrastrado hasta aquí.

Kikkawa se había quedado solo y, aunque no estaba claro para Haruhiro cómo -lo había explicado una vez, pero incluso entonces no tenía mucho sentido- había logrado unirse a uno de los equipos de soldados voluntarios más antiguos. Desde entonces, había estado disfrutando la vida de soldado voluntario con risas y un exceso de buena alegría.

Kikkawa siguió balbuceando. “¿Huh? ¿Así que? ¿Qué, que? Ohh, ohh, Ranta, ¿cómo has estado? Shihoru, eres igual que siempre, veo, veo, je je, no, no me acuerdo de lo que siempre es igual, pero, ¡oye, Yume! ¡Yumeeee! Yayyyy ¿estás bien? ¡Merry! Merry-chaaaan! Wow, estas aún más hermosa de lo normal el día de hoy, ¡es broma! ¡Bueno, es cierto, sin embargo! Kuzaku, ¿verdad? ¡Eres enorme, quiero decir, me gusta, en serio! ¿Asi que? ¿Qué, que, qué? ¿Qué estás haciendo aquí? ¿Jugando alrededor? ¿Quieres jugar? ¡En el Wonder Hole! ¿son un grupo de jugadores? ¡Wahahahaha! ”

“¡Sí, Demasiado ruidoso!”, Una chica de ojos azules, pequeña y rubia, hablo, poniendo su mano en el rostro de Kikkawa y empujando. “Kikkawa es demasiado ruidoso, sí! ¡Habla demasiado, sí!”

“Owow, ¡ayowowowow, espera, Anna-san, detente! ¡No en la cara! ¡Mi cara es importante! ¡Es mi vida! “Aulló Kikkawa.

“No es muy buena cara, ¡sí! ¡Es normal, sí! ¡Parece un hongo shiitake, sí?! Es mala, mala cara, ¿sí ?! “Anna-san espetó.

Con Anna-san repentinamente volviéndose hacia ellos para llegar a un acuerdo, Haruhiro tartamudeó un poco, sin saber qué decir, pero Ranta se aferraba a su vientre y se reía.

“¡Gyahahaha! ¡Shitake! ¡Un shiitake, dice ella! Bueno, es bastante normal, sí, Kikkawa! ¡Tu cara! ¡No creo que sea una mala cara, sin embargo! Bueno, ¡tal vez un poco por debajo de lo normal! ”

“Hey, porquería!” Anna de repente se volvió hacia Ranta y le dio un golpe en la frente. “¿Por qué insultas a nuestro Kikkawa? ¡Matate! ¡Jódete! “Gritó en una mezcla de palabras rotas e improperios extraños.

“… Pero, tú lo dijiste primero …” Ranta se quejó.

“¡Cállate! ¿Anna-san lo dice? ¡entonces está bien! ¿Puedes opinar? ¡No! ¡he calculado mucho eso, humano despreciable!

“¡Jajaja! No sé qué decir. “Kikkawa estaba avergonzado por alguna razón. “El amor de Anna-san por mí es como una clase de peso pesado. Es un verdadero show de KO. Jajaja, ¡¿bwah …?!”

“¡Eres un tonto!” Anna-san golpeó a Kikkawa con un puñetazo directo y lo derroto de verdad. “¡No hay amor aquí! ¡Es como tierra quemada! Anna-san no ama, pero si quiere! ¡¿Cómo puedes malinterpretarlo?! ”

Shihoru, Yume, Merry, Kuzaku, sí, Haruhiro también, e incluso Ranta, estaban abrumados por la intensidad de Anna-san.

Por cierto, Anna-san llevaba un uniforme de sacerdote con líneas azules. Increíblemente, ella era un sacerdote. Más que eso, por lo que Haruhiro había oído antes, ella también había sido una maga. No tiene sentido

“Bueno, dejando eso de lado …” Un hombre terriblemente agradable y guapo se adelantó. El hombre guapo llevaba una armadura con un hexagrama grabado en él. Era un paladín, como Kuzaku. Cuando sonreía, vislumbraron sus dientes. Brillaban de blanco Era, como, un 200% guapo, y estaba claro que era el líder del equipo al que Kikkawa se había unido. “¿Qué estabas haciendo aquí, Harukawa?”

“… No, um, mi nombre es Haruhiro, Tokimune-san,” dijo Haruhiro con torpeza. “Creo que te he corregido dos veces”.

“Oh, lo siento, lo siento”, dijo Tokimune. “Eres el amigo de Kikkawa, así que tal vez supuse que estabas conectado por el kawa en sus nombres, ¿o algo por el estilo?”

“Te agradecería que, tal vez, no creara ese tipo de conexión entre nosotros …”, aventuró Haruhiro.

“Está bien”, Tokimune le dio un pulgar hacia arriba y le guiñó un ojo. “Haruhiro. Lo tengo ahora. No volveré a equivocarme. Lo juro.”

“…Por supuesto.”

Dijiste lo mismo mientras haces la misma pose que en las dos últimas veces. Pero eso fue algo que Haruhiro decidió no decir. Probablemente sea como ese chico. Después de todo, dejó que Kikkawa se uniera a su grupo y se llevaban bien, así que no hay forma de que sea normal. Anna-san también tiene una personalidad muy singular. Bueno, los demás también son increíbles.

Sin embargo, no era como si ninguno de ellos parecía normal.

“Bueno, ya sabes”, dijo un tipo que parecía cuerdo, ajustando sus gafas. También lucía bien con su uniforme sacerdotal. El pesado martillo de guerra que llevaba dejaba un lugar en el que preocuparse, pero pocas personas que pasaban por allí lo miraban y pensaban: “Oh, sí, ese chico son malas noticias”. “Es el pozo de la mina, por lo que tienen que apuntar a los grimbles. No puede ser otra cosa “.

“Heh …” El hombre alto gruñó en respuesta, por otro lado, era claramente una mala noticia. En primer lugar, tenía una cola de caballo. Además, un parche. Y él era un viejo. Parecía tener entre treinta y tantos años, pero se habían enterado que en realidad no era tan mayor. Un carcaj de flechas colgaba de su espalda, y dos espadas de un filo colgaban de su cadera. Llevaba un jumpsuit de cuero ajustado que lo hacía parecer, bueno … una especie de pervertido. “Lo mismo que nosotros … entonces, eh. Jeje…”

El que llevaba gafas era Tada. El que tenía el parche era Inui. Y había otra persona en el grupo de Tokimune.

La última persona en su grupo era la pareja para Inui cuando se trataba de altura. Si incluyes el sombrero de mago que usa, podría haber sido más alta que Inui. La túnica de mago que usaba no era tan gruesa, pero aun así parecía estar envuelta en ropa abrigada.

Ella es enorme, pensó Haruhiro.

Por supuesto, no era tan grande como Kuzaku, de 190 centímetros de altura. Aun así, era enorme: para una mujer, podría ser razonable agregar. Pero era lo suficientemente grande como para que cualquiera que la viera nunca la olvidaría.

A pesar de su altura, las facciones de su rostro, bordeadas por el pelo grueso y largo que se derramaba bajo su sombrero de mago, eran pequeñas y discretas. Parecían que pertenecían a una chica que tenía menos de 160 centímetros de altura.

Su nombre: ¿Qué era, de nuevo? Haruhiro se preguntó. La reconozco perfectamente, pero no lo recuerdo del todo. Sé que su apodes Giantess. (NT: lo deje en ingles al apodo, pero por si quieren saber, significa giganta).

La Sra. Giantess tenía ojos como un lindo animalito, que se adaptaba a su rostro, pero no a su tamaño gigante, y se fijo en Haruhiro por alguna razón.

No, eso no es así, se dio cuenta. Debe ser algo detrás de mí. La Sra. Giantess debe estar mirando el agujero.

Haruhiro miró a Ranta.

“… ¿Qué hacemos?” Señaló a Ranta con los ojos, buscando consejo. Ranta siempre se las arregló para descubrir qué quería, cercanamente.

“Uh … erm …” Ranta carraspeó torpemente, mientras sutilmente se movía para pararse justo enfrente del agujero.

Sí, no, eso no es sutil en absoluto, pensó Haruhiro.

En todo caso, habría sido justo decir que Ranta atrajo a Tokimune y la atención de su grupo hacia el agujero. Ranta parecía sentirlo él mismo.

“… Es-Esto es, bueno … ¿Puedes fingir que no lo viste?” Preguntó Ranta.

“Sí”, dijo Tokimune con un gesto y una sonrisa. “¡Esto no está sucediendo!”

“Eso no estaba aquí la última vez que vinimos, ¿verdad?”, Dijo el Tada con gafas, frotándose la barbilla e inclinando la cabeza hacia un lado.

“¿Así que? ¿Entonces? “Kikkawa corrió hacia el agujero. “¿Podría ser? ¿Podría ser, tal vez? ¡De ninguna manera! ¡De ninguna manera! ¿Tenemos un descubrimiento aquí? ¡¿Es así?!”

“E-Espera!” Ranta se paró en el camino de Kikkawa. “¡Llegamos primero! ¡Es nuestro descubrimiento!

“Nuh-uh-uh-uh,” dijo Kikkawa, aferrándose a Ranta. “Eso no es justo”. ¡No seas así, Ranta! Somos amigos, ¿verdad? Lo mío es mío, y lo tuyo también es mío. ¿Sí?”

“¡El diablo lo es, amigo!” Gritó Ranta, apartando a Kikkawa. “¡No es una oportunidad, imbécil! ¡Todo en este mundo me pertenece, a Ranta-sama, obviamente! ”

“Heh …” Inui, el que llevaba un parche, puso su mano sobre la empuñadura de sus espadas. “Demasiada codicia podría ser tu final, ¿sabes …?”

“¡¿Q-Q-Q-Quieres ir?! ¡Te llevaré, punk! “Gritó Ranta.

“Si estáras luchando, deja al resto de nosotros fuera de eso”, dijo Shihoru, distanciándose de él.

“H-Heyyyyy ?!” Ranta miró a Haruhiro y a los otros del grupo.

Como si lo hubieran planeado de antemano, Haruhiro y los demás se negaron a hacer contacto visual.

“¡Jajaja!” Anna-san se rio, hinchando su pecho. Si bien ella solo se encontraba de pie con 155 centímetros de altura, su pecho era grande. “Estúpido Ranta! No es popular, ¡sí! ¡Tal como se ve, sí!”

“¡Callate! ¡Pecosa insignificante con grandes tetas! ¡Voy a tocarlas! “Gritó Ranta.

“Pruébalo, si crees que puedes, ¡sí! ¡Porque los secuaces de Anna-san te matan primero! ¡No hables de mis pecas, idiota! ¡Soy sensible por eso, imbécil! ¡Ponte de pie y chupa tu pija, imbécil! ¡tonto, tonto, tonto! ¡Ranta tonto! Ahhhh, ¡no hay perdón! Castíguenlo en nombre del cielo, ¡sí! ”

“… Hey,” Haruhiro hizo un gesto hacia Ranta con su barbilla. “Discúlpate, Ranta. Anna-san está casi llorando”.

“¿Por qué debería de disculparme?” gritó Ranta. “No te ridiculices”

“Hmm …” Tokimune le dio una palmadita a Anna-san en la cabeza, sacando su espada como lo hizo él. “Bueno, tal vez te castigaré en el nombre del cielo. No permitimos que nadie logre lastimar a Anna-san. Ella es nuestra preciosa mascota, después de todo “.

“¡Yo …!” Ranta se puso de rodillas y manos a la velocidad de la luz. “¡¿Lo siento?! ¡Nunca volveré a mencionar las pecas, así que perdóname! ¡¿Por favor?!”

“Eso fue rápido …” murmuró la Sra. Giantess para sí misma, desconcertada.

“¡Eres tonto cabeza de calabaza!” Gritó Anna-san, hundiendo su pie en la parte posterior de la cabeza de Ranta. “Si vas a disculparte, ¡nunca digas nada en primer lugar! ¡Si aprendes tu lección, serás el esclavo de Anna-san a partir de hoy! ¡Sé agradecido, hijo de puta!

Ranta gimió de dolor cuando ella pisó su cabeza, pero él se sentó y la saco.

Bueno, probablemente sea mejor que la saque, pensó Haruhiro. Si no se refrena, las cosas se irán de las manos.

El mayor grupo de Bromistas en el Cuerpo de Soldados Voluntarios. Esa era la reputación que el equipo de Tokimune, los Tokkis, se habían ganado por sí mismos. Pero habían pasado mucho más tiempo que Haruhiro y su grupo. Tuvieron que ser decentes si hubieran estado activos durante tanto tiempo.

Los Tokkis tampoco eran del tipo de juego seguro. Estaban más que felices de arriesgarse, y todavía habían logrado seguir así durante tanto tiempo. Eran más que un grupo de bromistas excéntricos.

Haruhiro no tenía intención de pelear con los Tokkis. Kikkawa se había alistado al mismo tiempo que ellos, y también le debían por presentar a Merry al equipo. Si pudieran llevarse bien pacíficamente, pensó que sería lo mejor.

El problema fue, ¿Tokimune sintió lo mismo?

“Um, Tokimune-san,” dijo Haruhiro.

“¿Qué pasa, Haruhikawa?” Preguntó Tokimune.

“… es Haruhiro”.

“Oh mi error. ¿Así que? ¿Qué es? “Tokimune envainó su espada. “¿Quieres hacerlo? Juntos. Estaríamos yendo hacia abajo de todos modos”.

Esa agradable sonrisa me pareció desconcertante ahora.

-Hacerlos Juntos, pensó Haruhiro. ¿Es … nuestra única opción?

Dadas las circunstancias, no sería extraño para los Tokkis, como sus mayores, ignorar a Haruhiro y a los demás, o apartarlos y tomar el descubrimiento por sí mismos. No haremos eso, compartamos el descubrimiento, era lo que Tokimune estaba proponiendo.

Bueno, encontramos el agujero primero, fue algo que Haruhiro sintió, hasta cierto punto, pero no fue un mal negocio.

Si estuvieran felices solo de ser los que lo descubrieron, eso sería una cosa. Pero, dado que ya estaban aquí, también quería explorarlo. La gran mayoría de los soldados voluntarios tenían más experiencia y eran más hábiles que Haruhiro y su grupo, pero era posible que nadie hubiera pasado este punto. Si pudieran ser los primeros en dejar sus propias huellas aquí, quería hacerlo.

Sin embargo, no tenía idea de lo que podría haber, o vivir, al otro lado del agujero. Podría ser algo, o alguien, realmente, realmente peligroso, por lo que había riesgos.

Si los Tokkis vinieran con nosotros, eso sería tranquilizador, pensó. Si podemos confiar en ellos, eso es.

“Tengo una condición, podrías decir …” dijo Haruhiro, midiendo cuidadosamente la expresión de Tokimune.

Tokimune lucía una sonrisa agradable, sus dientes blancos asomaban.

¿Simplemente está siendo abierto con nosotros o está tramando algo? Haruhiro se preguntó. Es difícil entender a este tipo.

“Por el momento, al menos, ¿qué tal si mantenemos esto entre nosotros?” Terminó Haruhiro.

“Eso está bien”, dijo Tokimune fácilmente, dándole un pulgar hacia arriba. “Haruhirokawa, hasta que tú y yo lo hablemos, y los dos demos el visto bueno, será un secreto entre los doce de nosotros aquí. Bueno, no es como si pudiéramos sellar el área, así que, si alguien se entera, no hay mucho que podamos hacer “.

“… Bueno, sí, tienes razón al respecto”, dijo Haruhiro. “No parecía que apareciera alguien, pero últimamente veníamos al pozo de minas, pero luego aparecieron ustedes, después de todo. Además, mi nombre no es Haruhirokawa, es Haruhiro “.

“Haruhiro, huh. Lo siento lo siento. Hmm Bueno, ya sabes cómo es. Fue pura coincidencia. ¿Quién fue el que sugirió que viniéramos aquí?”

“Yo”. La Sra. Giantess levantó la mano.

“Oh sí. Mimori, ¿eh? “, Dijo Tokimune, sonriendo mucho más de lo que tenía sentido. “Mimori, ¿por qué fue otra vez? Que vinimos al pozo de minas “.

“Porque me gustan los grimbles”, dijo la Sra. Giantess, cuyo nombre aparentemente era Mimori. “Son lindos”.

“Bien bien. Eso fue todo. Recuerdo ahora, Mimori, estabas diciendo que querías atrapar uno para quedartelo como mascota “.

Mimori asintió.

– Sí, pensó Haruhiro. Sabía que la Sra. Giantess también sería una persona rara.

“de todoos modoos” Tokimune estiró su mano derecha hacia Haruhiro. “Muy bien estaremos trabajando contigo, Haruhiro. Vamos a darlo todo “.

Parece que finalmente aprendió mi nombre, pensó Haruhiro.

Miró a sus camaradas. Nadie parecía descontento con eso. Sin embargo, a Ranta lo pisaba Anna-san.

“Estamos bajo su cuidado”, dijo Haruhiro, tomando la mano de Tokimune. “Tómalo con calma”.

“¡Heh heh heh!” Tokimune sacudió su mano arriba y abajo vigorosamente. “Eso podría ser un poco difícil, ¿sabes?”

 

<Anterior Capítulo                                          Índice                                        Siguiente Capítulo>

Anuncios

2 comentarios en “Vol 5 Capitulo 2: La Linea clara de aquellos que son normales y de lo que no lo son

  1. Pingback: Vol 5 Capitulo 1: A veces como un animal salvaje en celo | Ragnarok Semita translations

  2. Pingback: Vol 5 Capitulo 3: Camino hacia lo desconocido | Ragnarok Semita translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s