Vol 5, Capitulo 11: Rondó del leopardo, la ballena y el delfín.

Parte 1

Tada no se quejaba, y su expresión no había cambiado, pero su respiración era irregular. Parecía que estaba teniendo un momento difícil.

En cuanto a Inui, sostenía el báculo de Shihoru mientras lo usaba para arrastrarlo. Inicialmente le había pedido que le prestara un hombro, o que le tomara la mano, pero cuando Shihoru se negó cortésmente, le había suplicado que al menos le permitiera tener eso, y Shihoru finalmente cedió. Incluso si la mitad era un acto, Inui probablemente también estaba sufriendo, de alguna manera.

Kikkawa aparentemente se había roto algunas costillas. Parecía hacerle daño a veces cuando se movía.

Haruhiro y los demás aún vagaban por el laberinto de escombros. Habían tratado de volver al lugar por donde ingresaron, pero eso solo los hizo perder más.

“Si tan solo Anna-san estuviera aquí …” Kikkawa gimió. “Anna-san hace, algo parecido a mapas como un pasatiempo, y eso porque es útil. Realmente ayuda en momentos como este … ”

“¿Con esos mapas …?” Haruhiro no pudo evitar preguntar.

“Solo necesitas saber cómo leerlos, hombre”, insistió Kikkawa. “Si sabes cómo leerlos, puedes descifrarlos. Claro, a veces están equivocados, pero eso es parte de la apelación “.

“Déjalo, Kikkawa”, dijo Tada con una sonrisa. “Somos los únicos que necesitamos entender la grandeza de Anna-san”.

“Sí, tú lo dijiste”, resopló Ranta, claramente sin preocuparse. “Ustedes pueden guardar esas cosas para ustedes …”

Todos estaban agotados. Mental y físicamente

Haruhiro se detuvo, luego miró hacia el techo. “…Oh.”

“¿Huh? ¿Qué es? “Kuzaku también miró hacia el techo.

“Esperen”. Haruhiro no esperó la respuesta de sus compañeros antes de comenzar a escalar la pared de escombros para llegar al techo.

Lo había llamado un techo, pero no era como si hubiera una sola placa cubriendo todo. Había muchos huecos. Si uno fuera lo suficientemente grande, no sería imposible atravesarlo.

Hubo muchos huecos y abolladuras, por lo que escalarlo no fue tan difícil. Sin embargo, se sentía como si pudiera derrumbarse fácilmente, por lo que tuvo que tener cuidado con eso.

Deslizando su cuerpo en un espacio, él trepó y subió. Sin mirar hacia abajo mientras se dirigía hacia arriba.

Salió.

Estaba en la cima del techo.

Estaba inclinado, por lo que era un poco difícil de soportar. Mientras estaba agachado, Haruhiro miró a su alrededor.

“Vinimos desde … ¿Por qué camino?”, Murmuró. “Whoa. No estoy seguro…”

Había pensado que si podía llegar arriba podría aclarar su posición actual, luego descubriría en qué dirección deberían ir para regresar, pero … ahora que realmente lo había hecho, todo lo que había encontrado era que estaba parado en medio de una montaña de escombros.

“No es bueno, eh”, murmuró.

No, al menos no puedo permitir que eso me deprima, Haruhiro se dijo a sí mismo. Esto es solo es lo primero que no funcionó. Estas cosas normalmente no funcionan, y siempre estamos raspando el fondo del barril [2]. Hemos caído tanto como podríamos caer. Solo queda subir desde aquí.

“Estaba siendo tan negativo allí, que en realidad termine volviendo a ser positivo …” murmuró Haruhiro.

“¡Haruhiroooo …!” Gritó Ranta.

“Sí, sí …” suspiró Haruhiro, luego lo llamó, “¡ya vuelvo!”

“¿Descubriste algo?”

“Sí, que estamos totalmente perdidos …” Murmuró Haruhiro, luego bajo la cabeza.

¿Por qué se había detenido y decidió no decirlo? Él no estaba seguro. Era solo, que algo le molestaba. ¿Pero qué era…?

Haruhiro se puso de pie. “Oh … Whoa …”

Él tropezó un poco, lo que lo asustó. Deseó tener algo en qué apoyarse para obtener apoyo. Cuando miró, no muy lejos, había un espacio que parecía una copa ligeramente inclinada y poco profunda.

Para llegar allí, tendría que saltar sobre un espacio de más de un metro de ancho. Haruhiro vaciló, pero fue por eso. Bueno, no fue un salto difícil de ninguna manera. Se las arregló para llegar a la copa de forma segura.

¿Qué? ¿Qué lo estaba molestando? ¿Había escuchado algo? ¿O, tal vez, visto algo?

“Heyyyyyyyyyyyyyyyyyy! Haruhiro! ¡estúpido! “Gritó Ranta de nuevo.

Haruhiro estaba a punto de gritar ¡Cállate! pero luego lo penso mejor.

“¡Ah!”, Gritó.

No estaban cerca.

Estaban lejos.

Prácticamente eran manchas en la distancia.

A más de cien metros de distancia.

No estaba seguro en qué dirección. Nunca había tenido claro de qué lado estaba el norte, el sur, el este o el oeste. De todos modos, desde la perspectiva de Haruhiro, estaban delante de él y hacia la izquierda. Había escombros apilados allí, casi como una torre.

Él los vio a mitad de camino. Moviéndose. No podía decir qué forma tenían. Pero, aunque los cascotes eran en su mayoría blancos, estas manchas eran negras.

Uno, dos, tres. Eran tres de ellos.

Tres, Haruhiro se dijo a sí mismo.

Tokimune, Anna-san y Mimorin, eran tres.

Haruhiro formó sus manos en forma circular y estaba a punto de intentar llamarlos. Se detuvo justo antes de hacerlo.

¿Mala idea? Puede ser.

Probablemente era mejor suponer que todavía había más sectarios y quién sabe qué más dentro del laberinto de escombros. Los sectarios podrian escuchar la voz de Haruhiro.

Haruhiro asomó la cabeza por un espacio en el techo. “Pude haber visto a Tokimune-san y los otros. Sin embargo, no puedo distinguirlos claramente “.

“¡¿Queeee?!” Gritó Ranta.

Ahora, ¿qué iban a hacer? Atravesar el laberinto de escombros para llegar a la torre sería un gran trabajo, más siendo un laberinto y todo. Además de eso, aunque el ágil Haruhiro podría no haber tenido problemas para llegar hasta aquí, los fuertemente armados Kuzaku y Kikkawa se agotarían haciendo eso. Incluso si todos lograban llegar a la cima, todavía existe la cuestión de si pueden llegar hasta la torre o no. No había caminos hasta aquí, y ni siquiera estaba nivelado. Aun así, no había razones para no intentarlo.

Las chicas subieron primero, luego Inui, Tada y Kuzaku, con Ranta viniendo al final. Tomó algo de esfuerzo, pero se las arreglaron para subir.

Realmente parecía que había personas en la torre. Yume, con su magnífica vista, dijo que definitivamente había tres personas allí. En cuanto a la distancia, no estaban a solo cien metros de distancia, si no que eran doscientos.

Haruhiro tomó la delantera, avanzando lentamente mientras buscaba pedazos de escombros que fueran puntos de apoyo viables. Incluso si se trataba de una ruta indirecta, priorizó la facilidad de paso al elegir su camino. Si sus camaradas no podían seguirlo, eso frustraría su propósito.

Solo para avanzar diez metros, tomaba cinco o diez minutos. Haruhiro estaba bien, pero sus compañeros se frustraban. Él podría entender por qué. Haruhiro tenía que enfocarse en elegir un camino, y podía concentrarse en eso, pero los otros simplemente lo estaban siguiendo. Siempre que las personas tuvieran la posibilidad de hacerlo, pensarían en cosas que probablemente no deberían.

Haruhiro estiró su pie derecho, probando los escombros. ¿Funcionará por aquí? No, está flojo. Cambió su pie hacia la izquierda, pisó una pieza diferente de escombros. Este parece estar bien.

“Ranta”, dijo.

“¿Huh? ¿Qué?”

“¿Qué pasó con Betrayer?”

“Lo dejé”, dijo Ranta. “¿Quién necesita eso? Yo no. Porque tengo a Lightning Sword Dolphin ahora. Si lo mantuviera, sería exceso de equipaje “.

“Qué desperdicio”, se quejó Yume. Haruhiro no podía permitirse mirar a Yume en este momento, pero estaba seguro de que tenía las mejillas hinchadas.

“Yo, creo que es adorable, ¿sabes?”, Dijo Kikkawa. “La forma en la que Ranta hace las cosas así. Tú eres el hombre, Ranta “.

“Sí, eres un tipo que lo entiende, Kikkawa”, dijo Ranta. “No habia dicho que tenías potencial por nada”.

“¿Cuándo alguna vez dijiste que tenía potencial …?” Murmuró Shihoru.

“¿Ahora mismo?” Ranta respondió.

“En cierto modo, estoy celosa”. La voz de Merry era tan increíblemente fría que no parecía envidiarlo en absoluto.

“Yo también me siento así”, dijo Kuzaku con voz apagada.

“¿En serio?” Merry sonaba disgustada.

“Esa es Anna-san, está bien”, dijo Tada de repente. “Son Anna-san, Tokimune y Mimori. No hay duda de eso. lo Puedo asegurar.”

“Sí …” Inui estuvo de acuerdo. “Tienes razón… Heh…”

Esperemos que tengan razón, pensó Haruhiro. Pero no quiero tener esperanzas prematuramente, y no quiero emocionarme y hacer que altere mi concentración, así que no quiero pensar que todavía sean ellos.

“Haruhiro,” llamó Tada de repente.

Sobresaltado, Haruhiro casi se resbala y cae.

¡No hagas eso! casi chasquea, pero luego reconsideró. Oh, como sea, está bien.

“¿Qué pasa?”, Preguntó.

“Sabes, eres un líder sorprendentemente bueno”, dijo Tada.

“… No, yo no”.

“Eres tan simple como una mariquita, y no tan bueno como Tokimune, sin embargo”, dijo Tada.

“Lo sé, ¿verdad?” Dijo Haruhiro.

No sabía por qué había respondido así. Y, espera, ¿qué quiso decir Tada con, “simple como una mariquita”? Eso no tiene sentido. Bueno, tal vez no podría esperar nada con sentido de Tada.

Sin embargo, no se sentía mal haber sido elogiado. Eso era lógico, más que nada, lo hizo sentir un poco quisquilloso, y la sensación más fuerte que recibió fue un deseo de decir: por favor, deténgase.

Quería hacer mejor su trabajo, hacer lo mejor que pudiera por sus compañeros y aquellos con quienes tenía vínculos. Él tenía ese tipo de sentimientos, pero Haruhiro tampoco quería sobresalir. Finalmente se dio cuenta de que ese era el tipo de persona que era.

¿Qué pasa con ser simple? él pensó. Lo simple es bueno. Simple es lo mejor. Quiero ser simple para siempre.

Haruhiro no estaba particularmente soñoliento, pero con los ojos soñolientos, estaba buscando una ruta adecuada hacia la torre, teniendo pensamientos corrientes como, Todavía está bastante lejos, y, No nos estamos acercando. Pero, después de todo, era un tipo ordinario, así que no era una sorpresa.

Sin embargo, él no se detuvo. Él no arrojó la toalla. Si no se da por vencido, podría avanzar un paso, o, bueno, medio paso a la vez. Incluso si miraba hacia atras ocasionalmente, luego, solo tenía que avanzar nuevamente. Simple y aburrido, lento y constantemente.

“Están temblando”, dijo Yume, agitando ambos brazos hacia ellos. “Parece que los tres están bien”.

Haruhiro también entrecerró los ojos y confirmó que los tres que estaban en la torre agitaban sus manos. No, solo dos de ellos estaban saludando. Tokimune y Anna-san. Mimorin estaba sentado y no se movía. Tada había dicho que Mimorin se había lastimado la pierna, o algo así. Con suerte, la lesión no podría ser tan mala. Aun así, había llegado tan lejos, así que no podía ser tan malo que no pudiera moverse.

Pronto estaremos llegando, dijo Haruhiro en silencio. Estaremos allí en nada de tiempoNo, podría faltarnos un tiempo todavía, ¿tal vez? Pero, llegaremos allí con poco tiempo. Solo diría que son unos cincuenta metros más o menos.

“¡Tada! ¡Inui! Kikkawa! “Anna-san llamó, estirándose con su pequeño cuerpo. Ella debe haber sido incapaz de aguantarse por más tiempo.

Tada presionó sus gafas con el dedo índice de su mano izquierda, luego silenciosamente levantó su martillo de guerra en alto.

“Heh …” Inui estaba … llorando?

Kikkawa también parecía estar a punto de echarse a llorar, así que Ranta le dio una palmada en el hombro.

“¡Chicos!” Tokimune extendió sus brazos ampliamente. “¡Viva Tokkis!”

“¿Qué es eso que está haciendo?” Susurró Kuzaku.

“Una ‘T’ …?” Merry inclinó la cabeza hacia el costado con curiosidad.

“Oh …” Shihoru no sonó como si ella acertaba. “La ‘T’ de Tokkis …”

“Hoooh.” Yume asintió, aparentemente impresionada, luego miró a Tada. “Eso es algo que la gente hace, ¿eh? Ese tipo de, ¿cómo lo llamas? Erm, una pose de equipo, ¿algo así?

“No”. Tada negó con la cabeza. “Esta es la primera vez que lo veo”.

“Lo mismo aquí …” dijo Inui. “Heh …”

“Es nuevo para mí también”, dijo Kikkawa. “¡Oh! ¡Es la ‘T’ de Tokkis! Es eso, ¡eh! ”

¿Qué otra cosa pensaba Kikkawa que podría haber sido? pensó Haruhiro. Supongo que no importa, Sí. Cualquiera cosa que fuera, no importa.

Mimorin realmente estaba sentada. En este momento, acaba de levantar su mano un poco. Ella estaba mirando a Haruhiro. Estaban demasiado lejos para que él pudiera distinguir su rostro, pero podía sentir sus ojos en él.

Haruhiro levantó su mano derecha en respuesta.

¿Sonreía la generalmente inexpresiva Mimorin? él pensó. Me pregunto. No es que importe. Sí. No importa. Después de todo, estaremos allí pronto de todos modos.

Haruhiro intentó pasar por un espacio bastante grande.

“… Whoa”, murmuró.

Sus ojos se encontraron con algo.

Tenía una cabeza de león Blanco con un solo ojo, Su cuerpo era como una escultura, pero el globo ocular era un globo ocular muy intenso, crudo y vívido.

El área debajo del hueco era bastante amplio, y esa cosa estaba mirando a Haruhiro desde adentro. [3]

¡Ah! Aha! Así que de esto es sobre lo que he escuchado tanto.

“Un gigante blanco-”

El gigante blanco se acercó a él. Haruhiro saltó hacia atrás. Esa cosa podría alcanzarlo.

“Ohhhhhhhhhhhhhhhhhh ?!” Ranta gritó.

Kikkawa estaba volteando, y Haruhiro pensó que había escuchado a las chicas gritar también.

La mano del gigante blanco salió disparada a través del espacio, y los escombros que formaban el techo colapsaron.

“V-Vuelvan! ¡Vuelvan! “Haruhiro gritó órdenes cuando él mismo cayó hacia atrás.

Esto es malo, pensó frenéticamente. Incluso si pensaba con calma al respecto, esto era realmente malo. Para regresar exactamente por la ruta que utilizamos cuidadosamente para llegar aquí, va a requerir el mismo cuidado en el camino de regreso, pero ahora estamos apurados. Más que eso, estamos en pánico.

“¡Hyahhhh!” Gritó Kikkawa.

¿Quién era ese? Kikkawa? Aparentemente sí. Kikkawa se ha ido. Debe haber caído por algún hueco en alguna parte.

“¡¿Meowwwr ?!” Yume casi cae en un agujero también, pero se aferró al borde.

“¡Heh!” Inui estaba tratando de sacar a Yume del agujero. Ranta, Merry y Shihoru parecían querer ayudarlo.

“¡Maldición! ¡Kikkawa! “Tada se deslizó por un agujero cercano.

“¡¿Haruhiro?!” Kuzaku se giró para mirar en su dirección.

Tokimune y los demás también notaron que algo andaba mal, y estaban tratando de llegar de la misma forma.

Esto es horrible, pensó Haruhiro. Un instante. Todo lo que tomó fue un instante para que todo se fuera al infierno. No es justo. Estaba haciendo todo lo posible a mi manera lenta y constante, simple y aburrida, pero esto es realmente horrible. Todo se alteró. Es simplemente demasiado horrible.

Así es como van las cosas. Yo sé eso. Cuando apilo las piedrecillas del trabajo duro y finalmente pienso que tengo una pequeña linda montaña, algo siempre viene y la hace pedazos.

Aun así, no voy a llorar. Tomaré una decisión inmediata. Esto requiere una respuesta instantánea. Si me equivoco, no, no tengo tiempo para pensar qué sucederá si me equivoco.

“¡Ranta, ve allí!” Gritó Haruhiro. “¡Inui, tú también! ¡Apoyen a Kikkawa y Tada allá abajo! ¡Todos los demás, ataquen desde aquí! ”

“Hombre, ¿qué quieres decir con ataque-” comenzó Ranta.

“¿Tienes miedo, Ranta ?!” gritó Haruhiro.

“¡No seas estúpido! ¡No hay forma de que tenga miedo! ¡Tráelo! “Gritó Ranta.

Era bueno que Ranta fuera un idiota. Inui y Ranta se pusieron inmediatamente en acción.

El gigante blanco estaba usando un brazo para atravesar los escombros como loco. ¿Atacarlo desde arriba? ¿Realmente podrían hacer eso?

Yume ya estaba siendo retenida. Tokimune y los demás todavía tardarían en llegar.

“¡No se fuercen demasiado!” Gritó Haruhiro a Tokimune, saltando de una pieza de escombros a otra, dirigiéndose hacia la espalda del gigante blanco. “¡Shihoru! ¡Prueba si la magia oscura funcionará o no! ”

“¡Entendido! Ohm, rel, ect, el, vel, darsh! ”

Vwong, vwong, vwong. Tres elementales de sombra que parecían bolas de algas negras volaron hacia el gigante blanco.

[Shadow Echo]. Los tres de ellos lo golpearon. Por un instante, parecía que su brazo había dejado de moverse, pero eso fue todo.

“¡Tal vez no!” Gritó Shihoru.

“¡Uf!” Yume dejó volar una flecha, pero rebotó. “¡No es bueno! ¡Es demasiado duro!”

El ojo, pensó Haruhiro. Ese único ojo, Parece que una cuchilla podría atravesarlo allí. Pero el ojo, eh. ¿Cómo lo haré?

“¡Ohhh!” Gritó al darse cuenta.

¿Será de esta manera? ¿Es esta la única manera?

Haruhiro se levantó de entre los escombros, saltando sobre el brazo del gigante. Realmente era duro y frío como una roca. Era impresionante que pudiera moverse. Haruhiro saltó del brazo al hombro. Luego a la cabeza.

“Eso es peligroso, ¿sabes?!” escuchó a Ranta gritar eso.

Sí,  lo dijiste.

Haruhiro rodeó el frente de su cabeza, girando su daga en su único ojo.

Ahh, esto se ve mal, se dio cuenta. Esto definitivamente se va a dar vuelta. ¿Debería saltar hacia abajo?

El gigante tenía más de tres metros de altura. No, tal vez cuatro metros, sin embargo. No era una altura de la que moriría si caía, pero podría lastimarse.

Mientras Haruhiro dudaba, el gigante abrió la boca y emitió un rugido retumbante. Vamos, vamos, vamos, vamos, vamos Luego se lanzó de cabeza contra los escombros cercanos.

Haruhiro dio vueltas a su lado posterior momentos antes del impacto, por lo que se las arregló para sobrevivir de alguna manera. Pero el gigante no se había detenido todavía.

“Goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh…!”[6]

Golpeo la pared de escombros mientras aplastaba hacia abajo. Eso era todo lo que Haruhiro podía hacer para aferrarse. No tenía idea de qué podría pasarle si lo tiraran ahora.

En realidad, ¿se siente como que me voy a morir, aunque aguante? él pensó. En realidad, podría. Esta podría ser una situación en la que, si me las arreglo para no morir, sería justo decir que tuve mucha suerte.

“¡Gwahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!”, Gritó Ranta.

Haruhiro creyo haber visto a Ranta corriendo hacia el gigante. Una fracción de segundo más tarde, el gigante se estremeció levemente y se detuvo.

Probablemente fue por medio instante, pensó Haruhiro. No, no podría haber sido eso, ¿verdad? Lightning Sword Dolphin. ¿Era así? ¿Lo cortó con Lightning Sword Dolphin?

“¡Ah!” Gritó Haruhiro.

Se alejo de la espalda del gigante tan arduamente como pudo. Cuando lo hizo, el gigante ya estaba empezando a moverse nuevamente, y si perdía esta oportunidad, creyó que no conseguiría otra nuevamente.

Había estado tratando de tener cuidado de no aterrizar muy raro, pero su brazo izquierdo golpeó algo, también se golpeó su cóccix, y su espalda chocó con algo duro.

¡Duele! … eso era algo que no podía permitirse decir en este momento.

El gigante estaba justo al lado de él. Haruhiro se apartó de eso. Por ahora, solo necesitaba poner distancia entre ellos. No importaba cómo lo consiguiera; solo necesitaba tomar distancia.

Una vez que estuvo más lejos, y se había escondido en la sombra de algunos de los escombros más grandes, Haruhiro notó que no podía mover su brazo izquierdo.

Su trasero, no estaba seguro acerca de él. Le dolía cuando tocaba algo. Su espalda también dolía. ¿Estaba sangrando? Aparentemente. Su respiración estaba bien. Aparte de su brazo izquierdo, bueno, era solo dolor. Sin embargo, su brazo izquierdo, no sabía que tenía. Podría estar roto.

El gigante estaba destruyendo todo, aparentemente al azar.

¿Dónde estaba Ranta? ¿Qué hay de Tada? ¿Inui?

Por lo menos, no parecían estar peleando contra el gigante.

“¡Haru-kuuuun!” Escuchó la voz de Yume desde arriba de él.

Penso por solo dos segundos. Luego volvió a hablar. “¿Dónde están Tokimune-san y su grupo?!”

“¿Haru-kun?!” Yume lloró. “¡Er, los arrendatarios [4], todavía no han llegado!”

“¿Qué hay de los otros?” Gritó Haruhiro.

“¡Están bien!”

“¡Aléjate de aquí!” Gritó Haruhiro. “¡Del gigante! ¡Nos juntaremos más tarde! Ranta! Tada-san, Kikkawa, Inui-san! ¡¿Pueden escucharme?!”

“¡Sí!” Ranta respondió de inmediato, aunque Haruhiro no podía verlo.

“¡Te tengo!” A juzgar por la voz de Kikkawa, todavía estaba lleno de energía.

“¡Nosotros lo conseguiremos de alguna manera!” Tada respondió un poco después de los otros dos.

No hubo respuesta de Inui. Buscarlo no era una opción.

Lo siento, Inui-san, pensó Haruhiro.

“¡Yume!”, Llamó. “Dirígete hacia Tokimune-san y su grupo, y una vez que te hayas unido a ellos, ¡espera! Ranta! Tada-san, Kikkawa, ¡e Inui-san también! ¡Encuéntrenme y síganme!”

Haruhiro recordó la dirección de la torre en la que Tokimune y los otros habían estado. Para ir por ese camino, tendrían que pasar corriendo por al lado del gigante, lo cual era peligroso, pero no tenían otra opción.

En cuanto a su brazo izquierdo, podía mover su hombro, pero nada más allá de su codo. Dolia, por supuesto. Pero todavía no era tan malo. El de trasero y su espalda también eran soportables.

“¡Aquí vamos!” Gritó Haruhiro, dándoles la señal a todos, y luego salió corriendo.

Para estar a salvo, eligió un momento en que el gigante le daba la espalda. Pero mientras trataba de pasarlo, el gigante dio media vuelta, lo que le hizo entrar en pánico bastante mal.

Haruhiro no pudo parar o retroceder. Tenía que seguir corriendo. Casi fue pateado por el gigante. De alguna manera, logró esquivar su pierna y retrocedió.

Ranta estaba con él. Kikkawa, también. ¿Qué hay de Tada? ¿O Inui?

“¡Goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh …!” El gigante emitió su estruendoso rugido.

Haruhiro no tuvo tiempo para pensar en eso. Tenía que preocuparse por sí mismo antes que los demás. Él había herido su único ojo, pero ¿aún podía ver? ¿Podría sentirlo? ¡El gigante solo estaba persiguiendo a Haruhiro!

“¡¿Por qué ?!” Haruhiro gritó.

Los movimientos del gigante eran lánguidos [5], pero era dos veces más grande que un humano, después de todo. Si avanzaba con fuerza, sería tan rápido como un humano, quizás más rápido. Por no mencionar, Haruhiro se lesionó. No podía correr a su máxima velocidad.

Cuando Haruhiro saltó detrás de una pared de escombros, el gigante aplasto la pared y la pulverizó.

“¡Ouch!!” Haruhiro gritó.

Trozos de escombros volaron por todas partes, y Haruhiro se escapó mientras llovían sobre él. El gigante derribó montones de escombros, saltando en el aire en persecución de Haruhiro.

“¿P-parece … que me está guardando rencor?” Grito.

“Goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh …!”

“¡O-Oh, mierda! ¡Esto es malo!”

¿Voy a morir? Haruhiro pensó. ¿Realmente voy a morir? Normalmente, lo haría, ¿verdad?

Quería rendirse.

Pero Haruhiro aún corría hacia la torre.

¿Debo cambiar de rumbo? Él se preguntó. llevaré al gigante tan lejos como pueda, y luego … si lo hago, quiero decir, podría salvar a mis compañeros.

Incluso si iba a morir, al menos quería hacer eso.

Está bien. Todavía no es hora de morir. Haruhiro aún tenía cosas que podía hacer. Alejaré al gigante de mis compañeros. Luego de esto, no será demasiado tarde para morir.

DE ACUERDO.

Con un objetivo establecido, sintió que el poder se acumulaba dentro de él.

“¡De esta manera!”, Rugio.

Haruhiro intentó caer hacia la derecha. Fue entonces cuando sucedió.

“Muuuuy Biieeen!”

¿Qué fue eso? Haruhiro se detuvo y miró hacia atrás a pesar de su estado.

Parecía que alguien se había tirado desde arriba. En otras palabras, a través de un espacio en el techo. El techo era bastante alto alrededor de esa área, dejando un espacio considerable por encima de la cabeza del gigante, que medía casi cuatro metros de altura. El techo era probablemente dos metros más alto que el gigante.

Ese tipo había caído desde esa distancia. No, no era eso; había saltado hacia el gigante desde allí.

El tipo golpeó con fuerza su espada en la cabeza del gigante. El gigante tropezó. No estaba claro cuánto daño había infligido, pero no parecía que el gigante pudiera ignorar ese daño.

Luego, aquella persona aterrizó en los hombros del gigante, golpeando el lado de su gran cara con su escudo.

“Goooooooooooooooooooooooooooooooong!”

Aquella persona no utilizo su espada para cortar, sino para golpearlo.

“¡Dahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!”

Luego, como un ciervo corriendo por un valle, dio pasos ligeros desde los brazos del gigante hasta sus rodillas y luego finalmente en el suelo.

“Wahaha! ¡Y aquí esta Tokimune-san!” Tokimune golpeó fuertemente su espada contra su escudo. “¡Súbete, gran chico! ¡Haré el trabajo rápidamente contigo!”

“No, eso claramente no va a funcionar, ¿sabes?” Haruhiro dejó escapar sus verdaderos sentimientos.

“¡Haruhiro!” Llamó Tokimune.

“S-Sí”.

“¡Estás a punto de presenciar un milagro! ¡Así que saca tus ojos de cera y mira! ”

“Si me saco los ojos, no voy a ver nada …”

“¡Eres tan quisquilloso!” Gritó Tokimune.

¿De verdad? ¿No eres demasiado descuidado con estas cosas, Tokimune? Y también con el azar. Me alegro de que hayas venido para ayudar, pero esto es imprudente.

“Goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh…!” El gigante se agachó y atacó a Tokimune.

Su puño derecho lo Iba a golpear. No directamente, sino con un gancho.

“Ta-da-da-dahhhh!” Tokimune no lo estaba esquivando.

No, ¿no deberías esquivar allí? Pensó Haruhiro.

Su escudo. Esto significaba que Tokimune bloquearía el gancho derecho del gigante con su escudo.

-No. Eso ni siquiera es una opción. Él está loco. Él está absolutamente loco.

“¡Guhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh …!”

Hubo un ruido increíble, y luego Tokimune, ni siquiera había sido arrojado. Él estaba conteniéndolo en el suelo. Había sido empujado hacia atrás por un metro por la fuerza del gancho derecho del gigante, pero se había detenido allí.

“¡Hurra! Ta-dah! “Gritó Tokimune.

Antes de que el gigante pudiera retirar su brazo derecho, increíblemente, Tokimune corrió hacia él. ¿De dónde había sacado esa sensación de equilibrio? ¿Cómo podía enfrentarlo así?

Tokimune alcanzó el hombro derecho del gigante en poco tiempo. Luego, una vez más, golpeó al gigante en el costado de su cara con su espada y escudo.

“¡Goooooongl! ¡Dahhhhhhhhhhhhhhhhhhh! ”

El gigante se tambaleó un poco, pero pronto trató de atrapar a Tokimune con sus manos. Solo que fue lento y torpe. Saltando, Tokimune hizo un elegante aterrizaje, y luego protesto sobre las rodillas del gigante con su espada.

untitled.png 14

“¡Toma eso! ¡Y eso! ¡Y eso! ¡Y eso! ¡Y eso! ¡Y eso, y eso, y eso, y eso! ”

“¡Goh, goh,goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh …!”

El gigante oscilo su brazo derecho hacia abajo, tratando de aplastar a Tokimune. Fue un ataque aterrador que amenazó con hacer un panqueque instantáneo de él, pero Tokimune lo esquivó con una sonrisa. Usando una voltereta hacia atrás, por alguna razón.

“Eso fue innecesario”, comentó Haruhiro.

“¡También era necesario!” Gritó Tokimune. Se acercó al gigante y lo golpeó con su espada y su escudo. “¡Porque fue increíble! Fuerte y genial son sinónimos, ¡Yeahhhhhh! ”

“¡Tch! ¡Maldición, Tokimune! “Gritó un hombre.

Fue Tada. Tada estaba aquí. Estaba sangrando por todas partes, pero Tada corrió hacia adelante con su martillo de guerra sobre el hombro.

“No me importa quién es más genial, ¡porque yo soy más fuerte!”, Bramó Tada. “¡[Somersault Bomb]!”

Esa habilidad-… el corrió hacia arriba, dio un salto mortal hacia adelante y luego estrelló su arma contra el enemigo. Esa no era la habilidad de autodefensa de un sacerdote. Era la de un guerrero. Era la habilidad de combate de un guerrero de armadura pesada.

Ker-smash! El Martillo de guerra de Tada había atrapado la rodilla izquierda del gigante. La rodilla del gigante se derrumbó, haciendo que fragmentos blancos volaran por todas partes.

Tada hizo un giro hacia atrás para ponerse detrás de él, en ese momento no pudo levantarse, estando acostado sobre su espalda. “Urgh … No tengo suficiente sangre …”

 

Parte 2

“Wahaha! ¡Eso es porque te estás esforzando demasiado, Tada! Whoa por aqui… “Tokimune se deslizó a través de los brazos del gigante mientras caía hacia atrás, luego golpeó esos brazos con su espada. Él los golpeó y los golpeó. “¡Pero ese fue un buen ataque desde allí! ¡Aunque se ha ralentizado! ”

Era cierto, el gigante estaba arrastrando su pierna izquierda. La [Somersault Bomb] de Tada debe haber sido bastante efectiva.

“¡¿En serio?! ¿¡Realmente, en serio vamos a terminar esto aquí!? “gritó una voz.

Alguien había llegado molesto. Ese fue Ranta.

“Entonces eso tiene que significar, esto quiere decir, quiere decir que es mi hora de brillar, ¿no?” Ranta gritó.

¡No, estas equivocado!  era lo que Haruhiro quería decir, pero Ranta no lo habría escuchado.

“Yahoo!” gritó Kikkawa. “¡Me estoy entusiasmando por esto también!”

“¡Haru!” Merry llamó.

“¡Haru-kun!”, Gritó Yume.

“Haruhiro-kun …” murmuró Shihoru.

“¡¿Haruhiro ?!” gritó Kuzaku.

Sí, y parece que ahora todos han venido aquíHaruhiro lo notó. Entonces haremos esto. ¿Es así como iran las cosas? Probablemente lo sea. No me gusta, Quiero decir, mi brazo izquierdo, trasero y el dolor de espalda. Si vamos a hacer esto, tenemos que ganar. Claro, se ralentiza un poco, pero ¿podemos derrotar a ese monstruo?

Haruhiro no pensó que iba a ser tan fácil.

El gigante iba tras Tokimune, extendiendo la mano derecha, luego la izquierda. Tokimune estaba esquivando ágilmente su agarre y golpeando hacia atrás, pero no estaba logrando hacer ningún daño.

Tada todavía estaba en el suelo. No parecía que fuera capaz de moverse. Ranta y Kikkawa parecían estar tratando de ponerse detrás del gigante. Yume, Shihoru, Merry y Kuzaku intentaban acercarse a Haruhiro.

El brazo izquierdo de Haruhiro comenzaba a doler seriamente ahora. Seguía llamando su atención, y no pudo evitarlo. Necesitaba recuperar su mente. ¿Qué era? ¿En qué necesitaba estar pensando? Refuerzos. Eso fue correcto. Enemigos. Podría haber sectarios viniendo, pero no parecía haber ninguno todavía.

Tenían que derrotarlo. Matar a ese gigante ¿Cómo? Con Martillo de guerra de Tada. ¿desde La piel externa del gigante? ¿Era piel? No estaba seguro, pero el gigante era muy duro por fuera. Sin embargo, parecía que solo las armas contundentes funcionarían. Aun así, era demasiado pedirle a Tada que consiguiera otro golpe como antes. La sap de Haruhiro también era un arma contundente, pero le costaría mucho realizar un ataque poderoso como el de Tada. O más bien, sería imposible. El corto baston de Merry probablemente era un caso similar. Eso solo dejó a la magia, tal vez. Los miembros del culto habían sido débiles contra la magia oscura. ¿Entonces qué hay del gigante?

Shadow Bond no podía restringir a enemigos poderosos desde el principio, por lo que iba a ser inútil. Incluso si Shadow Complex pudiera confundir al gigante, si se revolcara violentamente, no sería diferente a ahora. Eso también estaba fuera de discusión.

¿Y si lo duermes con Sleepy Shadow? Se despertaba si lo atacaban, por lo que ese tampoco era bueno. Shadow Echo tampoco parecía ser algo que cambiaría la situación.

“¿Qué hacemos?” Murmuró Haruhiro para sí mismo mientras miraba a su alrededor, y arriba.

¿Se preguntó dónde estaban Anna-san y Mimori? ¿Inui no había logrado mantenerse al día con el grupo, después de todo? ¿Qué iba a hacer?

“Kuzaku, te unirás y ayudaras a rodearlo”, dijo Haruhiro. “No te acerques demasiado. Yume y Merry, cubrirán a Shihoru. Shihoru, usa magia. Trata de asestar con una [Thunderstorm]”

“¡De acuerdo!” Shihoru inmediatamente se giró para enfrentar al gigante. “¡Todos, retrocedan un poco!”

Tokimune y los otros se alejaron del gigante. Shihoru comenzó a dibujar sellos elementales con la punta de su bastón y canta un hechizo.

“¡Jess, yeen, sark, kart, fram, dart!”

Era un gran objetivo, por lo que todo el rayo cayó sobre el gigante. Hubo un ruido bastante increíble, y el cuerpo del gigante tembló, con humo saliendo de aquí y allá, pero, como si todo fuera normal, giró para mirar en esta dirección, o más bien, en dirección a Shihoru.

Oh, mierda, pensó Haruhiro. Aquí viene.

“No voy a dejarte …” Ranta apuñaló a Lightning Sword Dolphin en el gigante. “-¡¡hacer eso!”

El gigante se estremeció. Eso fue todo. Luego se extendió e intentó agarrar a Ranta. “Goh! Goh! Goh…!”

“¡Guau, hoh!” Ranta soltó un grito extraño y movió de nuevo a Lightning Sword Dolphin. La punta de la hoja rozó el dedo medio de la mano derecha del gigante.

El gigante se estremeció.

Ranta saltó hacia atrás durante ese tiempo, y Tokimune y Kikkawa, junto con Kuzaku, se acercaron al gigante, cazando sus grandes extremidades inferiores con sus espadas y escudos. Sin embargo, no importa cuánto lo golpeen, no podrían hacer el mismo tipo de daño que tenía la Somersault Bomb de Tada.

“¡Goh, Goh, Goh, goh, goh, goh …!

“¡Whoa!” Gritó Tokimune.

“¡Yipes!” Gritó Kikkawa.

“¿Qué …?” Gritó Kuzaku.

Cuando el gigante hizo un gran movimiento con sus dos brazos, Tokimune, Kikkawa y Kuzaku se vieron obligados a retroceder. ¿Podrían vencerlo simplemente haciendo esto repetidas veces?

“¡Haruhiro!” Le gritó Tokimune mientras esquivaba el gancho derecho del gigante. “¡Como mayor, déjame enseñarte el secreto para derrotar a enemigos como este!”

“¿Cuál es ese secreto?!” Haruhiro gritó.

“¡Un ataque concentrado!”

“¿eso de nuevo?”

“¡Concentras tus ataques! Si hay cinco personas, ¡eso es cinco veces más que un ataque! Si tienes diez personas, ¡son diez! ¡Lanzas todo eso a la vez! ¡Un ataque enfocado! ¡Ese es el secreto! ”

“… Ya veo”, murmuró Haruhiro. Se sentía como un idiota por haber esperado algo.

¿Cuál es el problema de un ataque concentrado? Estás concentrando tus ataques. Cualquiera pensaría hacer eso. Es obvio, ¿no?

El problema era dónde concentrar sus ataques. ¿Cómo concentrarían sus ataques?

Un ataque concentrado, pensó Haruhiro.

“¡Mimorin! Sigue intentándolo, ¡sí! “Gritó una nueva voz.

Esa voz, esa manera de hablar, es Anna-san, se había dado cuenta.

Al levantar la vista, vio a Mimorin metida en un hueco en el techo. No, ella no estaba metida allí, estaba tratando de bajar. Sin embargo, su pecho era grande, y parecía haberse quedado atascada. Aun así, ella se deslizó a través.

O más bien, ella se cayó.

“Eek!” Mimorin aterrizó en su grupa, dejando escapar un pequeño grito sorprendentemente lindo como lo hizo. Entonces ella gimió. “Ngh …”

La caída parecía haber sido dolorosa.

“¿Mi-Mi-Mimoriiiin ?!” Anna-san estaba tratando de pasar por el mismo espacio. También tenía pechos grandes, pero a diferencia de Mimori, su cuerpo era pequeño, por lo que no parecía que se atascara. “¡¿Estás bien?! No estás herida, ¿sí?

“Esto no es nada” Mimorin usó su baston para apoyarse mientras se levantaba, luego desenvainó su espada.

Así es, recordó Haruhiro.

Ahora era una maga, pero Mimorin había sido una vez una guerrera, y también llevaba una espada además de su bastón. ¿Qué planeaba hacer Mimorin con su bastón en su mano izquierda y su espada en la derecha?

Por ahora, miró a su alrededor inquieta, luego pareció encontrar lo que buscaba. Ella comenzó a caminar hacia él, pero su pierna estaba herida, y parecía que también le dolía el trasero, así que estaba tambaleándose insegura.

“Espera, eso es peligroso”, le dijo Haruhiro.

Mimorin estaba tratando de enfrentar al gigante. Ella aparentemente iba a unirse al ataque concentrado. ¿Por qué todos en el Tokkis tenían que ser así?

Concentrando nuestros ataques, pensó Haruhiro.

Ningún plan le vino a la mente. Pelear de esta manera era absurdo. ¿Por qué incluso necesitaban derrotar al gigante para empezar? Sería suficiente darle un gran golpe, comprar tiempo para retirarse. Cualquier otra cosa era innecesaria.

“¡Ranta!” Gritó Haruhiro. “Sigue golpeando las piernas del gigante con esa Espada del Rayo de la que estás tan orgulloso. Cuando lo hagas, ¡todos irán por el ojo! ¡Todavía puede ver con ese ojo! ¡Lo cegaremos, luego correremos! ¡Puedes quejarte más tarde, solo haz lo que digo por el momento! ¡Ahora, hazlo, Ranta! ”

“¡No actúes tan lleno de ti mismo cuando solo eres Parupiro!” Gritó Ranta. Se acercó al gigante y golpeó su pierna con Lightning Sword Dolphin. “¡Será mejor que llores y me agradezcas más tarde!”

No va a suceder, pensó Haruhiro. Nunca te agradeceré, pero si lo haces bien, podría elogiarte por ello.

“¡Ja! Hah! Hah! Hah! Hah! Hah! Hah! ¡Hahhhhh …! “Ranta movió a Lightning Sword Dolphin continuamente, sin detenerse para respirar. La balanceó como loco, golpeando la pierna izquierda del gigante.

Cada vez que golpeaba al gigante, se estremecía. Se estremeció, se estremeció, se estremeció, se estremeció. Cada uno de esos escalofríos solo tomó un corto tiempo, pero cuando llegaron continuamente, era casi como si estuviera paralizado, porque el gigante no podía moverse.

“¡Mrrow!” Yume puso una flecha en su arco compuesto, luego la soltó.

En rápida sucesión, ella disparó, disparó, disparó y disparó.

Era la habilidad de tiro con arco, [Rapid Fire]. Con el nivel de habilidad de Yume, cada par de disparos uno dispararía en la dirección equivocada, o no volaría lo suficiente, pero dos de cada cinco golpearían al gigante directamente en el ojo. Este fue un resultado tan exitoso que Haruhiro solo pudo imaginar que fue un golpe de suerte.

“¡Haruhiroooo!” Tokimune corrió por el cuerpo del gigante. “¡Parece que dominaste el secreto! ¡Ahora es el momento de mi súper ataque! ¡Flota como un leopardo, pica como una ballena!

Tienes algo mal allí, pensó Haruhiro. Probablemente querías flotar como una mariposa, y picar como una abeja.

Pero sería grosero corregirlo, ¿tal vez? Además, Tokimune no flotaba como una mariposa o un leopardo, y no picaba como una ballena o una abeja. Sin embargo, una vez que se puso de pie sobre los hombros del gigante, lo apuñaló con furia en su único ojo.

“¡Yo también! ¡Yo también! ¡Déjame entrar en esto! “Kikkawa también intentó escalar al gigante, pero falló.

Kuzaku negó con la cabeza, como diciendo: Sí, no, no puedo. Haruhiro estaba más o menos bien con eso. Él fue quien dijo que todos deberían atacar su ojo, pero tal vez solo Tokimune sería suficiente.

Por supuesto, Mimorin, que estaba herida, no necesitó hacer nada. Haruhiro corrió hacia Mimorin, dándole palmaditas en la espalda ligeramente.

“¡Has hecho suficiente! ¡Vámonos, Mimorin! ”

“¿Eh?” Mimorin miró a Haruhiro, luego asintió. “Bueno.”

Haruhiro agitó su brazo derecho de par en par, gritando en voz alta: “¡Retirada! ¡Estamos retrocediendo! Tokimune-san, baja aquí! ¡Kikkawa, tú también! ”

“¡Zwahhhhhhhhhhhhhh!” Tada, que había estado bajando la cabeza hasta este punto, gritó mientras corría hacia el gigante.

Antes de que Haruhiro pudiera decir: No, ya hemos hecho lo suficiente, y detenerlo, Tada dio un salto mortal hacia adelante y golpeó con su martillo de guerra contra la rodilla derecha del gigante.

“¡[Somersault Booooomb]!”

Crujido. La rodilla derecha del gigante se derrumbó.

Tada tropezó hacia atrás, luego se sentó. “¿Qué te parece eso? Soy el fuerte aquí … je je … ”

¿A quién le importa? pensó Haruhiro.

“¡Nwahhhh!” Ranta retrocedió dos, tres pasos, luego empujó a Lightning Sword Dolphin al suelo. “Yo-yo… estoy… agotado… ¡maldito!”

Este es el límite, eh, pensó Haruhiro.

El gigante comenzó a moverse.

Finalmente, Kikkawa, que nunca había logrado escalar el gigante, bajó de él, medio cayendo en el proceso, y ayudó a Tada a ponerse de pie. Le prestó un hombro para que lo sostuviera y lo hizo caminar.

“¡Tadacchi! Puedes ir, ¿verdad?! “Kikkawa hablo.

“¡Maldición!”, Dijo Tada. “¡¿Quién te crees que soy?!”

Tokimune hizo un aterrizaje elegante. “¡Anna-saaaan! ¡Nos vamos de aquí! Usted sabe el camino, ¿verdad?

“¡Por supuesto, ¿sí?!” Anna-san todavía estaba pegada a la pared de escombros, pero ella saltó ágilmente. “¡Sigan a Anna-san, sí! ¡Vámonos!”

¿Esto iba a estar bien? Haruhiro no estaba completamente convencido, pero él no sabía el camino por sí mismo, así que no tuvo más remedio que dejar que Anna-san siguiera adelante.

“¡Ranta-kun!” Kuzaku arrastró a Ranta detrás de él.

“Goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh, goh…!”

El gigante podría haber estado tratando de moverse, pero con ambas piernas colapsando debajo de él, se vio obligado a ponerse en cuclillas. Las dos Somersault Bomb le habían lastimado las rodillas.

Haruhiro miró rápidamente a Yume, Shihoru y Merry. “¡Sigan a Anna-san!” Gritó

Los tres asintieron al unísono.

Anna-san y Tokimune tomaron la iniciativa; luego Yume, Shihoru y Merry; Kuzaku y Ranta lo siguieron, al igual que Kikkawa y Tada; y finalmente, Haruhiro y Mimorin los perseguian desde detrás, en ese orden. Estaban lejos de huir a toda velocidad. Incluso dejando a un lado a Ranta, Tada y Mimorin, no estaban en condiciones de huir. Lo mejor que podrían manejar sería una caminata apresurada.

Mimorin había devuelto su espada a su vaina y estaba usando su báculo como un bastón [7], pero todavía lo estaba pasando mal. Parecía que había perdido la fuerza en su pierna izquierda. Ella también estaba sangrando.

Si su lado izquierdo era débil, si apoyaba su lado izquierdo con su derecha, podría ser más fácil hacerlo. Afortunadamente, fue el brazo izquierdo de Haruhiro el que dolió. Si hubiera sido su derecho, habría hecho las cosas difíciles, pero esto podía manejarlo.

Haruhiro se deslizó suavemente entre el brazo izquierdo de Mimorin y su flanco izquierdo, colocando su brazo derecho alrededor de su hombro.

“Hagamos lo mejor”, intentó decirle, pero Mimorin no dijo nada. Cuando miró, ella se estaba mordiendo el labio. Parecía que ella podría romperse a llorar en cualquier momento.

El gigante estaba detrás de ellos, haciendo un gran esfuerzo para taclear las paredes de escombros, agarrándose a los escombros y arrojándolos. Con suerte, nada de eso volaría en su dirección.

Esto es un poco incómodo, pensó Haruhiro.

Habían estado trabajando con los Tokkis para explorar el Reino del Crepúsculo, que ambos habían descubierto, después de todo, y … bueno, los Tokkis los habían apuñalado por la espalda y habían intentado robar el camino sobre Haruhiro y su equipo, pero todavía se sentían como compañeros, y esa era la razón por la cual el equipo había aceptado la petición de Kikkawa y llegado hasta aquí.

Habiendo recorrido todo este camino, Haruhiro quería salvar a cualquiera que pudiera, y esa era una sensación que no se aplicaba a ningún individuo en particular, sino a los Tokkis en general. Por supuesto, todo eso incluida Mimorin. Eso era todo lo que había al respecto. Lo que estaba haciendo ahora era solo otra parte de eso. Él podría explicar que no quiso decir nada más al respecto, y tal vez debería haberlo hecho, pero este no era el momento, ¿no?

“Um… al parecer, Mimorin”, dijo Haruhiro. “Uh… I-Inui-san no está aquí, ya sabes. Aunque nadie dice nada “.

“Ohh”, dijo Mimorin.

“¿Está bien?” Preguntó Haruhiro. “No, quiero decir, no hay manera de que esté bien, pero …”

“Está bien.”

“¿Huh?”

“Creo.”

“¿T-Tú crees?”

“Es un sobreviviente obstinado, ese Inui”. Mimorin había vuelto a su habitual expresión inexpresiva. “Como una cucaracha”.

“… Wow”, murmuró Haruhiro.

“Pero él no es lindo como una cucaracha”.

No, estoy bastante seguro de que las cucarachas no son lindas.

Pero, incluso si dijera algo normal como eso, Mimorin probablemente no podría entenderlo. Tenía la sensación de que esta niña y él nunca se entenderían. Sin embargo, no tenían que hacerlo. Él no quería particularmente entenderla.

No me importa, se dijo a sí mismo. No importa.

Primero, tenian que salir del laberinto de escombros. Entonces podrían salir del Reino del Crepúsculo. Una vez que pudieran recibir las bendiciones del Dios de la Luz, Lumiaris, se sanarían con magia de Luz. Luego regresarían al solitario puesto de avanzada.

No me importa lo que pase después de eso, añadió Haruhiro en silencio.

“¡Dios mío!”, Exclamó Anna-san, parándose en el medio de una intersección de cuatro vías.

Todos tuvieron que parar.

“¡Oye, oye, oye, Anna-san!”, Balbuceó Ranta.

“¡Cállate la boca!” Anna-san se dio vuelta y dijo algo extraño que probablemente significaba que quería que se callara. “‘¡Kay! [8] ¡Vamos, sí! ¡Cometi un pequeño error! ¡No es gran cosa, sí! ”

“¿Es eso realmente cierto?” Kuzaku murmuró para sí mismo.

“Ustedes”. Tokimune les dio el visto bueno y les mostró sus dientes blancos. “Vamos, solo confía en Anna-san. Estoy seguro de que estamos a punto de presenciar un milagro. Sí, un milagro. No hay duda de eso.”

Tokimune era un gran fanático de los milagros, aparentemente. Haruhiro no pudo evitar querer replicar. Se llaman milagros porque generalmente no ocurren, pero se contuvo.

Eso fue principalmente porque él tenía mayores preocupaciones.

Justo delante de ellos, a través de la intersección de cuatro vías, apareció un grupo de sectarios.

A la derecha, también.

Y en la izquierda, igual.

“¿Cuál es el camino, Anna-san ?!” Gritó Tokimune.

Anna-san señaló el camino a la izquierda. “¡Por este camino, sí! Quizás … ¡Absolutamente! Absolutamente es por este camino, ¿sí?”

“No, preguntárnoslo no ayudará”, Haruhiro no pudo evitar señalar.

Anna-san lo fulminó con la mirada.

“Uno, dos, tres, cuatro …” Tokimune obtenía un recuento aproximado del número de sectarios entrantes. “Bueno, sería difícil huir. Tendremos que matarlos, ¿eh? ”

Haruhiro no se molestó en contar. Pero, bueno, iban a tener que matarlos. Eso fue un hecho.

Haruhiro se alejó de Mimorin e intentó mover su brazo izquierdo. Duele. Duele intensamente Ni siquiera se movía muy bien. Él sacó su daga con su mano derecha. El número de miembros de la secta era de cinco en frente, cinco más a la derecha y cuatro a la izquierda.

¡Oh, ohm, rel, ect, el, krom, darsh! Shihoru dibujó signos distintivos con su báculo y recitó el hechizo de Shadow Mist. El elemental negro de sombra de niebla brotó, dirigiéndose hacia los sectarios por el camino de la derecha.

Esto funcionará, o debería, pensó Haruhiro.

Los que están allí. ¿Qué tal esto?

Los cinco miembros de la secta colapsaron.

Continuar con otro grupo del camino de la izquierda o al frente, era lo que le hubiera gustado decirle a Shihoru que hiciera, pero no era una opción. Los sectarios ya estaban demasiado cerca, y algunos de los miembros también terminarían en el área de influencia.

“¡Hombre, Haruhiro! ¡Estoy contento de que hayan venido ustedes! “Gritó Tokimune.

Tokimune se abalanzó hacia el frente. Derribó la lanza extendida de un sectario con su escudo y apuntó a su ojo. El sectario se inclinó hacia atrás para evitarlo, pero Tokimune siguió avanzando. Empujó a ese sectario, y luego usó a [Bash] en el sectario de su izquierda. Al mismo tiempo, usó su espada para derribar al sectario de su derecha.

“¡Te lo deberemos de por vida, hombre!”, Gritó Kikkawa. “¡Te amo, Harucchi!”

Kikkawa siguió a Tokimune. Parecía que Tokimune actuaba como nunca deberia actuar un paladín, apresurándose y desordenando al enemigo, al mismo tiempo, Kikkawa entraba y atacaba al enemigo que Tokimune había dejado en completo desorden, mientras tomaba sus ataques y actuaba como un tanque.

“Estoy de vacaciones”, o al menos eso dijo Tada, ya que de todos modos envió a un sectario a volar con una lluvia de golpes de su martillo de guerra.

Mimorin usó un bastón de dos manos y un estilo de espada, parada en frente a Anna-san.

“¡Hazlo! ¡Mátenlos a todos! ¡Masacre, sí! “Anna-san era aparentemente la porrista designada del equipo.

“¡Ahh, esto es peligroso!”, Gritó Kuzaku.

Incluso mientras se quejaba, Kuzaku cargó contra la línea de lanzas de los sectarios de la izquierda. Si bien tenía un escudo robusto, obviamente todavía daba miedo. Pero, a pesar de lo que dijo Kuzaku, no titubeó. Incluso cuando las lanzas rascaron su escudo, se acercó a un sectario y giró alrededor de su espada larga. Él empujó. Los cuatro miembros de la secta dejaron de avanzar.

“¡No te preocupes!” Declaró Ranta, atacando a los cuatro miembros del culto cuyo impulso había detenido Kuzaku. “¡Estoy aquí! ¡Aquí voy! Habilidad secreta … ¡Danza de delfines! ”

Por un momento, la vívida imagen de una manada de delfines saltando juguetonamente pasó por la mente de Haruhiro.

Delfines. Eran criaturas marinas. Desde que llegó a Grimgar, Haruhiro no había estado en el mar ni una sola vez. A pesar de eso, sabía lo que era el mar, y podía imaginarlo. Él sabía lo que eran los delfines también. ¿Había visto Haruhiro delfines en el mar antes?

A pesar de todo, esto básicamente no tenía nada que ver con los delfines.

Ranta dio una bofetada a las lanzas de los sectarios con Lightning Sword Dolphin. Cuando lo hizo, los cuerpos de los sectarios se estremecieron. Usando esa apertura, Ranta intervino y golpeó sus cuerpos con Lightning Sword Dolphin. Debido a esos abrigos que llevaban, no podía cortarlos, pero los sectarios convulsionaron y colapsaron. Kuzaku presionó el ataque. Ranta aprovechó al máximo la situación para atacar también.

“Usare [Stop-eye], entonces… [Quick-eye]!” Yume puso una flecha en su arco compuesto, moviendo sus ojos y entrecerrándolos.

Estas fueron habilidades de arquería. [Stop-eye] usaba ejercicios oculares especiales, métodos de respiración y métodos que regulan el cuerpo para aumentar la precisión del disparo. [Quick-eye] era algo así como un truco para golpear objetivos en movimiento.

Ella disparó.

Un sectario tomó una flecha en el ojo.

“¡Bien, Yume!”, Haruhiro la elogió mientras se dirigía a los sectarios derrumbados por el camino de la derecha. “¡Merry, cuida a Shihoru!”

“¡De acuerdo, déjamelo a mí!” Merry declaro.

Incluso con su brazo izquierdo inutilizable, Haruhiro todavía podía mantener una batalla. O más bien, tenía que manejarla. Iba a acabar con los miembros de la secta que Shihoru había puesto a dormir.

Su daga arrancó cada uno de los ojos de los sectarios. Él no hizo nada innecesario. Simplemente clavó su daga, la sostuvo con un agarre de revés, profundamente en su único ojo, la retorció y la liberó. Haruhiro probablemente tenía ojos soñolientos en este momento. Él no sintió nada. Lo llevó a cabo como un trabajo de rutina.

Tres abajo, dos en marcha.

Los sectarios corrían en su dirección desde más al fondo en el camino. O más bien, habían doblado en una esquina justo al lado de él, por lo que el peligro ya estaba cerca. Si ellos. Lamentablemente, era más de uno. Dos. No, tres…

Refuerzos. Él había considerado la posibilidad. Él no había hecho nada para prepararse para eso. No había nada que hubiera podido hacer. Las manos del equipo ya estaban lo suficientemente llenas como estaban.

Supongo que no puede ser tan fácil, ¿eh? Haruhiro pensó.

“¡¿Haru ?!” Merry gritó.

Parecía que ella había notado la difícil situación en la que había caído Haruhiro. Eso podría significar que la ayuda mágica de Shihoru vendría. ¿Lo haría a tiempo? Quién sabe. Podría dirigirse en cualquier dirección. Después de todo, Haruhiro ya estaba tratando de golpear a la lanza líder de la secta con su daga. Lo dejó de lado, de alguna manera.

Las lanzas estaban llegando. Una después de otra.

No parece que pueda hacer esto, ¿sabes? él pensó.

Mientras centró sus nervios en usar [Swat] para desviar las lanzas de los sectarios, Haruhiro se preparó para lo peor.

En lugar de resignarme a ello, necesito pensar qué hacer a continuación. Por supuesto, no tengo tiempo para hacerlo. Aun así, tengo que pensarlo y dar órdenes. Puede que no sea tanto como uno, pero yo soy el líder, después de todo. ¿No, tal vez realmente no puedo hacer esto…?

No usó Swat. Eso fue porque estaba pensando en cosas que no debería ser.

En su brazo derecho, la lanza del sectario cortó la carne entre su muñeca y su codo. Él casi deja caer su daga.

Con la daga en su mano derecha debilitada, trató de golpear la próxima lanza. De alguna manera, él lo logró. Pero el próximo iba a ser bastante difícil. Bueno, probablemente fue imposible. Aun así, no podía soportar morir en silencio.

Haruhiro intentó usar [Swat]. Él falló.

“¡Heh!” Inui resoplo.

Alguien le había ganado en dar el golpe. Detrás de la secta que estaba tratando de ensartar a Haruhiro, apareció un hombre que llevaba un parche en el ojo. Con su marca registrada, o tal vez no lo era, Haruhiro no sabía, la cola de caballo se había desabrochado, su pelo estaba suelto y despeinado. Pero, aun así, fue Inui.

Inui atrapó la cabeza del sectario entre sus manos, luego la retorció con fuerza, y de repente …

Sabes, creo que lo he visto en algún lado antes, pensó Haruhiro. Ese estilo asesino.

Inui probablemente había roto el cuello del sectario. No estaba claro si el miembro de la secta había muerto al instante, pero se desplomó en el suelo sin fuerzas.

Los otros dos deben haberse sorprendido, porque voltearon a mirar a Inui. En ese punto, Inui ya había sacado sus dos espadas.

Inui apuñaló su espada a través del ojo de un sectario. El otro sectario torció su cuello, evadiendo la espada de Inui.

Su espalda, pensó Haruhiro.

La espalda del sectario estaba dando media vuelta hacia Haruhiro. Cuando eso sucedía, a veces él la veía. Esa línea.

Haruhiro prácticamente se pegó a la espalda del sectario, pateando con el talón en la parte posterior de la rodilla del sectario para romper su postura. Su brazo izquierdo no se movería correctamente. Sin embargo, no era completamente inmóvil. Puso su codo izquierdo contra el cuello del cultista, y luego puso su peso corporal sobre él. Al mismo tiempo, reunió la fuerza que le quedaba para clavar su daga en el único ojo del sectario. Y este se sacudió un par de veces con su cuerpo convulsionando.

¿Está muerto?

Sí, él estaba muerto.

Haruhiro no pudo sostener la daga por más tiempo, y la soltó. El sectario cayó al suelo.

“Ow …” murmuró Haruhiro. Él estaba listo para llorar. En este punto, su mano derecha era más o menos inútil.

“Heh …” Inui recogió la daga, luego la sostuvo frente a la nariz de Haruhiro. “Al final, ¿fue tan fácil para ti?”

No, tú no sabes eso, pensó Haruhiro. ¿Qué se supone que significa esa línea? ¿Eres un idiota? Y, espera, ¿por qué estás vivo? Maldición, eres terco. En serio, eres como una cucaracha. ¿Qué hay con vos?

“Pensé que estabas muerto.” Haruhiro se obligó a sí mismo a aceptar la daga con su mano derecha, lo que le causaba una angustiosa cantidad de dolor. No podía sentir las yemas de sus dedos. “Me alegro de haberme equivocado”.

“¡Me llamo Inui el Inmortal!”

“Es solo un título autoproclamado, eh”.

“¡Por fin, parece que ha llegado el momento de desatar mi verdadero poder!”, Agregó Inui.

“Y ni siquiera estás escuchando lo que digo …”

“Heh …” Inui se quitó el parche del ojo y lo tiró. “Ahora, comenzare en serio”.

Su ojo izquierdo era… normal.

¿No se había quedado con un solo ojo después de una lesión? Bueno, entonces ¿qué era su parche en el ojo?

“¡Sígueme, Harunire!”, Gritó Inui.

Inui parecía que estaba a punto de irse, pero luego se detuvo para apuñalar a dos miembros de la secta, a los que Shihoru había puesto a dormir, y que parecían estar a punto de despertar.

Realmente no lo entiendo, pero parece confiable, pensó Haruhiro.

“Sin embargo, no soy Harunire. Soy Haruhiro “, dijo.

Tokimune y su grupo empujaron, empujaron y empujaron como locos, tratando de aniquilar a los cinco sectarios restantes. El grupo de Ranta había derrotado a dos de los cuatro. Inui se movió silenciosamente, no hacia el grupo de Tokimune, sino hacia el de Ranta. Luego, sin perder el ritmo entre los dos, enterró sus espadas en los únicos ojos de los dos sectarios.

“¿Eh …?” Dijo Kuzaku.

“¡Oye!”, Gritó Ranta. ¿Qué crees que estás… Espera, Inui?

Kuzaku y Ranta estaban estupefactos.

“Seres Insignificantes…” Inui sacó sus espadas de los sectarios, luego se volteo lentamente con una sonrisa diabólica en su rostro que parecía de mediana edad. “Postraos ante mi verdadero poder. ¡Porque yo soy Inui! ¡El Señor Demonio, Inui! ”

“No otra vez, sí”. Anna-san se dio una palmada en la frente. “Pues bien. ¡Todos, sigan al Señor ¡Demonio Inui, si! ¡Señor Demonio Inui! ¡vamos!”

“¡Jajaja!” Tokimune pateó al último miembro de la secta al suelo, clavando su espada en su único ojo. “¡Oye, Inui! ¡Estabas vivo! Y también estás en ese modo, ¡eh! ¡Tendremos que seguir adelante! Haruhiro, deja que Inui haga lo que le plazca! Cuando se pone así, ¡no hay forma de detenerlo de todos modos! ”

No es solo Inui, pensó Haruhiro agotado. Básicamente, Todos ustedes hacen lo que quieren y no poden detenerse.

Inui estaba avanzando por el camino de piedra a buen ritmo.

Haruhiro gimió. “Vamos a seguirlo”.

Oh, lo que sea, pensó Haruhiro. Deja que pase lo que pase. O más bien, estoy seguro de que todo saldrá bien.

Si todo se fuera al desagüé, podrían usar a los Tokkis como peones desechables y escapar. Incluso si lo hicieran, su conciencia probablemente no lo culparía por ello. No, probablemente no, definitivamente no lo haría. Los Tokkis no tendrían derecho a mantenerlos en contra de ellos. Haruhiro y su equipo habían hecho lo suficiente. No, habían hecho más que suficiente. Hasta el punto que habían hecho más de lo que deberían.

En el tiempo transcurrido hasta que dejaron el laberinto de escombros, Haruhiro perdió la cuenta de cuántos sectarios mataron. Sin embargo, con el parche desechado, Inui era ridículamente fuerte. Tokimune estaba entrando en un buen ritmo, también. Kikkawa estaba de buen humor. Tada parecía intenso. Ranta era ruidoso y molesto. Kuzaku estaba intentando dar lo mejor. Anna-san perdió el camino varias veces. Yume, Merry y Shihoru se turnaron para apoyar a Haruhiro y Mimorin.

Finalmente, cuando escaparon del laberinto de escombros, Inui repentinamente colapsó. En una inspección más cercana, no era solo que su cabello estaba despeinado; él tenía heridas en todo su cuerpo. Estaba tan gravemente herido, era una maravilla que se hubiera estado moviendo como si estuviera totalmente bien. Cuando Merry, Anna-san y Yume trataron de cuidarlo, Inui ni siquiera se movió, pero cuando Shihoru habló de mala gana con él, de repente se sentó. Dicho eso, estaba teniendo dificultades para caminar, y eso era cierto para Tada, Mimorin y Haruhiro, también.

Si lo estaban pasando mal o no, tuvieron que retroceder hacia esa colina inicial.

Dos veces, tal vez tres veces, Haruhiro vio a Manato y Moguzo a lo lejos.

Esa chica que estaba mirando en su dirección, ¿era ella Choco, tal vez?

Lo siguiente que supo, fue que Tokimune y los otros estaban tratando de ahuyentar a un perro de un solo ojo.

Déjalo en paz, recordó Haruhiro diciendo. Sin embargo, es posible que en realidad no lo haya dicho. Pudo no haber sido Haruhiro. Alguien más podría haberlo dicho.

“Ohh! ¡Mira! “Gritó Ranta en voz alta como un idiota.

Aunque era un idiota. Haruhiro miró distraídamente a Ranta. Ranta estaba justo al lado de él. Él estaba señalando algo. Haruhiro miró en esa dirección.

“Son malas noticias …” murmuró Kuzaku, o alguien más.

“Claro”, respondió Tokimune con una sonrisa.

Era una silueta del tamaño de una montaña.

El gigante con el que habían luchado en el laberinto de escombros tenía cuatro metros de alto, como máximo. También habían visto un gigante en las veloces llanuras del viento. Aquel también lo había sorprendido, pero palidecía en comparación con esto. Estaba a unos cientos de metros de distancia, pero era realmente tan grande como una montaña.

Ese gigante se movía lentamente.

Estaba caminando.

¿Quién dijo: “Algún día, voy a derrotar esa cosa”? Pudo haber sido Tada.

Era imposible.

Espera, ¿por qué querrías vencerlo? Haruhiro pensó. Él no entendió. Haruhiro no lo entendió en absoluto. Él tampoco sabía cuándo había comenzado a caminar nuevamente.

Incluso cuando fueron atacados por los miembros del culto escondidos en las sombras de los pilares de rocas, y Merry se vio obligada a balancearse alrededor su bastón corto, todo lo que Haruhiro podía hacer era gatear e intentar escaparse.

Después de un rato, perdió el conocimiento. Cada vez que volvía en sí, siempre alguien le estaba prestando un hombro, y se sorprendió al encontrarse caminando sobre sus propios pies.

Estaba dolorido, sí, pero no tenía una lesión en la pierna como Mimori, así que pensó que estaba mejor.

En algún momento, una tela se envolvió alrededor de la herida en su brazo derecho, y esa tela estaba oscura, roja y húmeda. ¿Quién lo había envuelto para él?

La herida en su espalda podría ser sorprendentemente difícil. No podía sentir nada desde la espalda hasta la cintura, pero se sentía extrañamente pesado.

“No mueras, hombre”, dijo Ranta con una mirada seria en su rostro.

¿Eso fue un sueño? ¿O era la realidad?

“Como si pudiera morir y dejarte atrás …” murmuró Haruhiro.

Eso fue lo que respondió, pero, estoy diciendo algo raro, pensó. No. Fue un error. ¿Por qué tendría que morir antes que Ranta? No seas tonto. Si nos fijamos en la forma en que ambos actuamos en el día a día, Ranta debe morir antes que yo. No voy a dejarme morir antes que Ranta, maldita sea.

Eso era lo que había querido decir.

Cuando apareció la colina inicial, Kikkawa lo cargó.

Está bien, no hay necesidad de hacer tanto por mí, pensó Haruhiro, pero le faltaba la fuerza para hablar y negarse.

Cuando entraron en el hoyo, y avanzaron un poco hacia abajo, parecía que la bendición de Lumiaris había regresado. Merry lanzo [Sacrament] en Haruhiro. El efecto fue inmediato. Todavía se sentía atontado, pero el dolor desapareció por completo. Su cabeza se aclaró, y finalmente se encontró con la diosa llamada alivio.

“Todo el mundo está bien … ¿eh?” Murmuró Haruhiro.

Los Tokkis tenían dos sacerdotes, Anna-san y Tada. De hecho, ambos habían aprendido sacrament, así que con ellos ayudando a Merry, la curación se realizó en muy poco tiempo.

“Fue una experiencia increíble”. Sentado con la espalda apoyada en la pared de roca, Kuzaku dejó escapar un profundo suspiro. “No, tal vez no tan increíble como terrible, supongo …”

“Honestamente …” Merry estaba agachada al lado de Kuzaku. “He tenido suficiente…”

“Eso es correcto.” Yume estaba dejando que la linterna que sostenía se sacudiera sin razón. Ella parecía soñolienta. “Para cosas como esta, ya sabes, hacerlo una vez al año es suficiente”.

“No creo que lo quiera ni siquiera una vez al año …” Shihoru parecía agotada, también.

“Débiles”. Tada usó el dedo índice de su mano izquierda para ajustar sus lentes. “son todos débiles. Es por eso que nunca se mueven hacia arriba en el mundo. Intenta aprender de nuestro ejemplo “.

“Diablos no”, dijo Haruhiro con firmeza.

“¿Eh?” Tada chasqueó la lengua, mirando a Haruhiro en diagonal. “Bueno, esta vez, desde que pudiste disfrutar el honor de ayudarnos, debes haber sentido muchas cosas también. Rumia en esta experiencia y crece de ella. Si no lo haces, no habrá valido la pena que te permitamos ayudarnos “.

“Um, Tada-san, ¿por qué estás siendo tan condescendiente?” Preguntó Haruhiro.

“Porque soy mejor que tú, duh”.

“… ¿Lo estás haciendo ahora?” Preguntó Haruhiro.

“¿Qué, Haruhiro?” Espetó Tada. “¿Crees que eres mejor que yo?”

“No … En realidad, realmente no me importa quién es mejor que quién”, dijo Haruhiro.

“Jajajaja”, se rió Kikkawa. “Eso es para ti, Harucchi. Me encanta ese lado tuyo, ¿sabes?”

“… Claro”, dijo Haruhiro. “Envidio cómo puedes tomar las cosas tan a la ligera”.

“Yahoo! ¡Me envidiaron! Yay, yay! Oye, oye, Anna-san, Anna-san, ¿oíste eso? ¿Escuchaste? Tengo a alguien que me envidia. Por mi… superioridad? ¿Rareza? ¡Incomparable ligereza! ¡Soy súper ligero! ”

“¡Kikkawa, no luces, eres superficial!” Llamó Anna-san. “¡¿Sí?!”

“¿Huh? ¿Qué? ¿Qué? ¡No sé qué significa superficial, lo superficial que sea! ¡Es una broma!”

“¡No es divertido! ¡¿Quieres morir?! ¡Superficial significa frívolo! ¡Sí!”

“Guau. Frívolo, eh. Esa, ¿eh? ¡Frívolo! ¿Suena un poco lujoso para mí? ¿Mi valor está en un aumento repentino? O, como, ¿soy invaluable? ”

“El valor de Kikkawa es siempre cero, ¡¿sí?!” Gritó Anna-san.

“¡¿Qué?! Como, multiplicarlo o dividirlo, ¿sigue siendo cero? Nunca cambiará, ¿quieres decir? Whoa, Anna-san, ¡no sabía que pensabas tanto de mí! ¡Nunca lo hubiera pensado! ¡¿Estoy tan feliz?! ¡¿Hay lágrimas en mis ojos?! ”

Era extraño decirlo ahora, ya que esto sucedía todas las veces, pero la positividad de Kikkawa era tan evidente que era como un fenómeno sobrenatural. Haruhiro no solo lo encontró sorprendente o atroz. Lo encontró aterrador.

Eso da miedo. Realmente lo dapensó. Hay algo mal con él. ¿Cómo puede ser tan alegre y enérgico, incluso después de lo que pasamos?

“Heh …” Inui caminó mientras se balanceaba, luego se detuvo frente a Shihoru. Se había quitado el parche del ojo, por lo que ya no lo tenía, pero su ojo izquierdo estaba cerrado. Él podría haber estado sellando su verdadero poder. El hombre era un idiota.

“Permíteme darte un derecho muy importante”, dijo Inui. “El derecho a ser mi esposa, eso es … Heh …”

“Yo … yo no quiero eso.” Tartamudeó Shihoru, pero ella respondió de inmediato.

“No odio a las chicas reservadas”, dijo Inui.

“Yo, um … no me gustan las personas como tú, así que …”

“¿No.… me quieres?” Preguntó Inui.

“…Correcto.”

“¿Pero tampoco me odias?”

“Yo … yo no diría que te odio …” dijo Shihoru.

“No te gusta ni me odias … entonces”.

“B-Bien… sí… así es”.

“Muy bien”. Inui giró sobre sus talones. “Con el tiempo, tú también llegarás a comprender … la verdad oculta, eso es … Heh …”

“No quiero entender, siquiera”, dijo Shihoru.

“Kwahaha … Heheheh … ¡Ja, ja, ja, ja!” Riendo mientras lo hacía, Inui partió hacia el Reino del Crepusculo.

“¿Eh?” Haruhiro miró a cada uno de los Tokkis. “¿Estás bien con esto? ¿Huh? Inui-san va solo … ”

“Está bien, sí.” Anna-san agitó su mano y se rió. “¿Le han roto el corazón? Él está en estado de shock, así que es mejor déjarlo en paz, sí “.

“Pero, ¿no es peligroso?” Preguntó Haruhiro.

“¡Bueno, probablemente no morirá!” Tokimune se rió mientras caminaba, dándoles un vistazo a sus dientes blancos mientras extendía su mano derecha hacia Haruhiro. “Aparte de eso, ¡gracias, Haruhiro!”

“… Nah.” Haruhiro tomó la mano de Tokimune vacilante. “Bueno, es un poco incómodo después de que ustedes intentaron robarnos el descubrimiento”.

“¡Ahaha! ¡No dejes que eso te moleste! “Llamó Tokimune.

“Me di cuenta de que dejar que me molestara no serviría de nada …”

“¡Ahí lo tienes! ¡No nos causamos ningún daño! ¡Perdónanos!”

“¿No podrías al menos disculparte primero?” Preguntó Haruhiro.

“Hombre”. Tokimune dejó de estrechar la mano de Haruhiro y juguetonamente le dio una bofetada en las mejillas. “Actúas como si fueras débil, pero puedes expresar tu opinión bastante bien, eh”.

“B-Basta”, dijo Haruhiro. “No me toques así”.

“Cuando me dices que pare, menos ganas de parar me dan, ¿sabes?” Preguntó Tokimune.

“¡E-Entonces no te detengas!”

“Entendido. No me detendré “.

“Qué …” murmuró Haruhiro.

“¿Qué quieres decir con ‘Que’? No me hagas besarte “.

“¡No, en serio, no hagas eso!”, Gritó Haruhiro.

“¡No!” Gritó Mimorin.

Por alguna razón, no, la razón era obvia, Mimorin irrumpió entre los dos. Ella robó a Haruhiro lejos de Tokimune y lo metió bajo su brazo. Haruhiro no era un objeto, sin embargo.

“No hay besos”, dijo Mimorin ferozmente. “Esto es mío.”

“¿Desde cuándo te pertenezco?” Murmuró Haruhiro. “Vamos, déjame ir …”

“¡Wahaha!” Tokimune dio un pulgar hacia arriba. “De todos modos, te debemos una, Haruhiro. Una grande. Soy un tipo olvidadizo, pero no me olvido de este tipo de cosas a menudo “.

“No a menudo, eh”, murmuró Haruhiro. “Entonces no es algo absoluto”.

“Raramente olvido”, dijo Tokimune.

“Está bien. De Verdad. Lo que sea…”

“Si necesitas algo, ven a hablar conmigo en cualquier momento”, dijo Tokimune. “Si es para ustedes, los Tokkis están listos para romperse una pierna, incluso dos piernas, por ustedes. No te prestaré dinero, pero te prestaré mi vida “.

“¿El dinero es más valioso que tu vida?”, Preguntó Haruhiro con escepticismo.

“No. Cuando el dinero se involucra, complica las cosas, ¿sabes? No me gusta eso. Soy del tipo que preferiría dar dinero que prestarlo. Entonces, si necesitas dinero, pídeme que te lo dé y te daré todo lo que tengo. No es que tenga ahorros “.

Haruhiro parpadeó. “¿No?”

“Sí. Nada.”

“Yo tampoco”, dijo Tada, con una actitud como: ¿Por qué estás diciendo una cosa tan obvia como esa, imbécil?

“Supongo que tengo casi nada también”, dijo Kikkawa.

“No tengo nada”, dijo Mimorin claramente.

“Anna-san tiene dinero, sí! Como, ¡¿quinientos de oro?! ¡Jajaja! ¡Es broma! Tal vez tengo treinta platas, ¿sí?”

¿Qué hay de Inui, que partió para el Reino del Crepusculo? Haruhiro se preguntó. No es de mi incumbencia, supongo.

Mientras Haruhiro luchaba por alejarse de Mimorin, sus compañeros de equipo, Kuzaku, Merry, Yume y Shihoru intercambiaban miradas. Todos parecían demasiados estupefactos para hacer cualquier cosa.

Los Tokkis. Estas personas fueron peores de lo que habían pensado. Con lo ridículos que eran todos, era una maravilla cómo habían sobrevivido tanto tiempo. Lo que, es más, parecían divertirse más que nadie.

¿Era este también un estilo de vida viable? Haruhiro realmente no lo podía aprobar, pero incluso si alguien rechazara la forma en que vivían, a los Tokkis probablemente no les importaría. Pero, bueno, Ranta podría ser comparativamente similar a los Tokkis.

Hablando de Ranta, está siendo inusualmente callado. En el momento en que Haruhiro pensó eso, Ranta se lanzó hacia él.

“¡Haruhirooooooooooooooooooooooooooooooo!”

“¡Wah!”, Gritó Haruhiro.

No sabía qué había enloquecido a Ranta, pero Ranta estaba presionando la punta de Lightning Sword Dolphin contra la mejilla de Haruhiro. Lo apuñaló un poco.

“¿Qué estás haciendo? Me está apuñalando… ¿Huh?

“Sabía que no me lo estaba imaginando …” Ranta arrojó Lightning Sword Dolphin y comenzó a arrastrarse por el suelo. Él no parecía estar disculpándose con Haruhiro. Él debe haber estado deprimido. “Maldición… Esto es horrible… En serio… En serio… En serio… En serio …”

“¿Q-Qué pasa?” Preguntó Haruhiro.

“Ahí, allí.” Mimorin aún no dejaba ir a Haruhiro.

“No pasa nada …” Ranta golpeó el suelo. “¡Mi Lightning Sword Dolphin! ¡Tenía un efecto chocante! ¡Y se fue! En el camino de regreso, cuando golpee a un sectario, pensé que había notado algo raro … ”

“Wow”. Kikkawa recogió Lightning Sword Dolphin y tocó la espada. “¿Crees que fue, como, ya sabes? Tenía un número limitado de cargas, ¿o algo así?

“¡Esto no es lo que me prometieron!” Ranta gimió. “¡Solo lancé a Betrayer porque recibí Lightning Sword Dolphin! ¡Está ya no es Lightning Sword Dolphin!”

“Verás”. Yume lo miró, como diciendo: Te lo mereces. “Te dije que era un desperdicio. Es porque haces estas cosas derrochadoras que cosas así te terminan sucediendo a ti, ¿no crees?

“¡Cállate! ¡Cállate! ¡Cállate! “Gritó Ranta. “Haruhiroooo! ¡Idiota! ¿Qué vas a hacer con esto? ¿¡Cómo vas a hacer las paces conmigoooo?! ”

“No es mi problema”, dijo Haruhiro. “No importa cómo lo mire, no es mi culpa”.

“Bueno, ¿sabes?” Tokimune tocó a Ranta en la parte posterior. “Solo déjalo, y trata de olvidar, ¿de acuerdo?”

“¡Como si pudiera olvidaaar! Perdí a Betrayer mientras te salvaba, así que, básicamente, todo es tu culpa, ¿no es así?! “Ranta gritó.

“¡Jajaja!” Tokimune se rio. “Podrías decir eso, eh. Bueno, vamos a buscar otra. Una buena arma. ¿De acuerdo?”

“Oooooooooooh, esa no es una mala idea, ¿eh?” Ranta rugió con entusiasmo.

“He tenido suficiente”, Shihoru murmuró para sí misma.

Merry asintió. Kuzaku no estaba diciendo nada, pero casi con certeza estuvo de acuerdo.

“Por cierto”, dijo Mimorin, finalmente liberando a Haruhiro.

Estaba en un mejor estado que cuando ella lo tenía bajo el brazo, pero Mimorin levantó a Haruhiro y lo sentó frente a ella. Estaban uno frente al otro, arrodillados formalmente, con la inexpresiva Mimorin mirando a Haruhiro.

“Haruhiro”, dijo ella.

“¿Sí?”

“Haruhiro, no eres lamentable. La forma en que no eres lamentable, e intentas tanto, es lindo “.

“Ya veo”, dijo.

¿Huh? Me pregunto por qué. Siento que voy a sonreír.

¿Haruhiro se sentía… feliz? Aparentemente sí. No era lamentable, No fue un gran cumplido, pero tal vez porque era tan moderado, que en realidad lo hizo más fácil de aceptar y se sintió más feliz al respecto.

“¿Tú crees?”, Dijo. “Bien, gracias.”

“YO…”

“¿Sí?”

“Quiero criar-”

¿Ella comenzó a decir, “críar como una mascota” ahora? Haruhiro pensó.

Mimorin aclaró su garganta, luego se corrigió a sí misma. “Quiero salir contigo. Por favor, sal conmigo.”

Haruhiro inclinó silenciosamente su cabeza hacia ella.

Estoy feliz, Mimorin. No, realmente estoy feliz. Feliz de que me hayas dado ese poco de reconocimiento. Pero esto y eso son dos cosas separadas.

Haruhiro no tenía una voluntad fuerte, pero podía decir lo que tenía que hacer. Él podría decirlo claramente.

“Lo siento.”

 

untitled.png 15

 

[1] Rondó: El rondó, ronda o danza en círculo es una forma musical profana de la Edad Media francesa basada en la repatriación de un tema musical que es caracterizada por la aparición constante de un estribillo y un texto amoroso.

[2] por si no estaban enterados, esa es una expresión que significa que solo logran ver una parte de la realidad que no es suficiente para resolver los problemas que tienen, es como cuando dicen “solo vimos la punta del iceberg”. Algo así.

[3] recuerden, ellos estaban en la parte de arriba del laberinto de escombros, básicamente, ellos estaban en el techo del mismo, claro esto para los que se sintieron perdidos en el texto.

[4] Arrendatario: Se cataloga como arrendatario a aquel individuo que toma una determinada cosa o servicio en arrendamiento. Arrendar, por otra parte, significa ceder, hacer una transferencia o asumir el aprovechamiento temporario de algo a cambio del abono de una determinada tarifa. Básicamente, Yume trata a Tokimune y compañía, como arrendatarios, aunque la versión en inglés esta algo confusa allí, esta parte será editada en un futuro por si hay algún error en la traducción.

[5] lánguido: Que carece de fuerza, vigor o lozanía.

[6] Goh: debido a unos malentendidos en la traducción pienso yo, las frases que tienen esta palabra, es lo que dice el gigante blanco, pero como en inglés estaba como Go, no supe si hacía el ruido de go, o hablaba diciendo esa palabra que estaba en inglés, en cualquier caso, pueden interpretar como si dijera vamos, voy o ir, dependiendo de la cantidad de inteligencia que tenga. Y por esa duda, lo dejaré como Goh, por ahora

[7] en esta parte, en ambas dice bastón, pero cambie al primero como báculo, porque en la segunda referencia de “bastón”, se refiere al objeto que se utiliza para caminar. Mientras que use la palabra “báculo” para el equipo que utiliza un mago.

[8] no tengo ni idea de lo que significa Kay, tal vez es una expresión como un grito o algo asi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s