Grimgar Vol 6, Capítulo 8: “Cruza el límite” parte 2

 

“¡Bien hecho!” Kuzaku sacudió su brazo. 

Merry colocó su mano sobre su pecho, miró hacia el cielo y suspiro de alivio. 

“¡Sí!” Yume sonreía de oreja a oreja. 

“¡Mira, te lo dije!”, Gritó Ranta. Estaba tan emocionado que balbuceaba tonterías. 

“¡Wow!¡Feliz año nuevo!”Kikkawa tenía aún menos sentido. 

¿Por qué de repente es Año Nuevo? 

Haruhiro no quería arruinar sus festejos, pero este no era el final de las cosas. Él tomó un breve respiro. 

“¡Los siguientes que se aproximan! ¡Seis Pansukes, dos Tori-san, un gigante de cuatro metros!” 

“¡Jajajaja!” Tada se rió mientras levantaba sus lentes con su dedo índice izquierdo. “Es bueno no tener escasez de enemigos para aplastar”. 

“Podemos enfrentarlos con risas y de buen humor, ¡eh!” Tokimune parecía estar realmente disfrutando. “¡Hagamos esto, muchachos! Anna-san, ¡contamos contigo para animarnos! 

“¡Puedes dejármelo a mí, Yeah” Anna-san infló su pecho con orgullo y empujó su puño hacia delante. “¡Mientras el sol esté en el cielo y Anna-san esté en tierra, la victoria será tuya! ¡Todos, luchen por Anna-san! “ 

¿Qué? ¿ahora esto es todo por Anna-san? Haruhiro no estaba seguro de estar de acuerdo con eso, pero los otros estaban eufóricos, y parecía estar levantando su moral, por lo que decidió dejarlo pasar. 

“¡Ranta, ocúpate de uno de los Tori-san!”, Grito. “¡Kuzaku, toma todos los Pansukes que creas que puedes manejar!” 

“Lo haré, ¡así que será mejor que me pagues con el debido respeto, Parupiro!”, Gritó Ranta. 

“‘¡Entendido!” Grito Kuzaku. 

“¡Merry, Yume, Shihoru, quédense juntas por ahora!” 

“¡Entendido!” 

“¡Meow!” 

“…¡Bien!” 

“¡Tada!” Tokimune salió corriendo. “¡Nosotros vamos a ocuparnos del gigante blanco!” 

“Podría hacerlo yo mismo”, Tada alardeo. 

“¡Cuenta conmigo para ayudarte también! ¡Paz Paz! ¡Yay, yay, yay! “Gritó Kikkawa. 

Tada y Kikkawa siguieron a Tokimune. Parecía que Mimorin estaría cuidando a Anna-san. Mientras tanto, Inui se encontraba deambulando sin rumbo cerca de Shihoru. 

No, en serio, ¿qué pasa con ese tipo? 

Kuzaku podía manejar a tres Pansukes, mientras que Haruhiro, Merry, Yume y Shihoru se encargarían rápidamente del resto. Uno de los Tori-san iría a Ranta, pero ¿qué pasa con el otro? 

Haruhiro probablemente podría contar con Tokimune, Tada y Kikkawa para manejar al gigante blanco. Echó un vistazo hacia el valle. No habían derrotado exactamente con el de la clase de seis metros, por lo que era seguro que volvería a subir luego de un tiempo. Necesitaban eliminar a los refuerzos antes de eso, y luego salir de aquí. 

Apúrense. Pero no se precipiten. 

Tada se abalanzo hacia el gigante blanco. 

Hombre, estoy sorprendido de que pueda hacer eso sin tener miedo. 

Kuzaku valientemente usó a [Bash] en las lanzas de los Pansukes, desviándolos a un lado con su larga espada. El paladín de su equipo no era un chiflado como Tada. Debido a eso, Haruhiro pensó: “Maldición, Kuzaku es increíble”Él es asombroso, en serio. Tal vez tengo que agradecerle a Merry por eso. Sí, supongo que no querría verse inútil frente a la persona que ama. 

Cualquiera que sea el caso, no dejaría que el duro trabajo de Kuzaku se desperdicie. 

Él podía ver esa línea. 

Esa línea tenuemente brillante. 

No era recta. Se curvaba y retorcía muchas veces. Era una oferta que se le ofrecía por su conciencia situacional que surgía de sus observaciones, combinada con sus predicciones basadas en la experiencia. 

Hey, si ahora hago esto bien, ¿funcionara? Se dijo. Si se retrasaba incluso por una décima de segundo, ya no sería útil. En el caso de Haruhiro, afortunadamente, ya sea por hábito o por alguna fuerza mayor, nunca dudó cuando vio la línea, o, mejor dicho, cuando la vio, ya estaba en movimiento. 

Con pasos suaves, se precipitó hacia uno de los Pansukes, enterrando su daga en el único ojo del sectario como lo predijo. 

Mientras lo soltaba, utilizo un [Shatter] en el Pansuke junto a él, y luego siguió usando su sap en su mano izquierda para utilizar [Hitter] en la mandíbula del otro Pansuke. 

Y para acabar, lanzo un [Shatter] sobre otro Pansuke. Entonces, él retrocedió. 

“¡Ohhhhhhhh!” Kuzaku disemino a los Pansukes con su espada larga y escudo. Un Pansuke estaba muerto, y tres habían caído en el desorden cuando Haruhiro los tomó por sorpresa, por lo que no pudieron detener a Kuzaku. 

¿Ya matamos a todos? No, pensó Haruhiro. 

“¡Ah!” Kuzaku retrocedió cuando alguien intento golpearlo con un Thunder Sword Dolphin, todo lo que podía hacer era evitarlo. 

Era un Tori-san. No solo eso, sino que eran 2 de ellos. ¿Qué estaba haciendo Ranta? 

“¡[Exhaust]!” 

Y Ahí estaba él. Ya era hora. 

Ranta saltó y atacó a uno de los Tori-san desde un costado. Hubo un fuerte choque cuando Thunder Sword Dolphin se encontró con otra Thunder Sword Dolphin. Ranta ganó en la competencia de empuje y arrojó al Tori-san fuera de balance. Pero había dos Tori-san. El otro le dio un empujón a Ranta. 

“¡[Exhaust]!” Ranta se movió hacia atrás a una velocidad increíble. 

Si los Tori-san lo persiguieran, estarían jugando directamente en las manos de Ranta. Lamentablemente, no lo hicieron. Los Tori-sans centraron sus ataques en Kuzaku. 

“¡Oh mierda! ¡No puedo enfrentar a dos de ellos!”Kuzaku se vio obligado a correr. 

Los Pansukes estaban usando esa apertura para intentar reagruparse. 

“¡Rantaaaa!” Gritó Haruhiro sin preocuparse de sí mismo. 

“Apenas estoy comenzando, ¿de acuerdo?” Ranta contorsionó todo su cuerpo y adoptó una extraña pose con su Thunder Sword Dolphin volteado hacia un lado. “¡Oh, Oscuridad! ¡Oh, Señor del vicio! [Dread Wave]! “ 

Tal vez su actitud de idiota llamaba la atención, porque no era solo Haruhiro, los Pansukes y los Tori-san también miraban a Ranta. 

Bueno, no es como algo fuera a suceder. 

Eso era obvio. No era solo el Dios de la Luz, Lumiaris, cuyo poder no alcanzó el Reino del Atardecer. Lo mismo le sucedía al Dios Oscuro, Skullhell’s. 

“¿Eh?” Haruhiro miró con sorpresa y consternación. “¿Qué? ¿Huh? ¿Por qué?” 

“Hmph …” Ranta miró hacia el suelo. “Olvidé por completo que no puedo usar magia aquí”. 

“¡Estúpido Rantaaaa!” Gritó Yume. 

Ranta era realmente un idiota, y un pedazo de basura, estaba más allá de toda ayuda, pero el enemigo había dejado de moverse. Incluso si esto fuera un efecto secundario inesperado de su idiotez, como soldados voluntarios, deberían explotarlo al máximo. 

“Ohm, rel, ect, el, nemun, darsh!” 

[Shadow Pond]. Shihoru colocó un elemental de sombra en el suelo donde estaban los dos Tori-san. No se moveran de ese lugar por un tiempo. 

“¡Acaben con los Pansukes!”, Ordenó inmediatamente Haruhiro, y Kuzaku se abalanzó sobre ellos. 

“¡Zeeah! Rahhh! ¡Oryahhhhh! “, Gritó. 

Haruhiro dio vueltas detrás de los Pansukes. Yume sacó su machete y se acercó a ellos balanceándose. Merry no se alejó de Shihoru. 

De repente, aunque Haruhiro no vio la línea, tuvo la sensación de que podía derribar a uno de ellos. Tengo que matarlos cuando pueda, razonó. De acuerdo, ahora es el momento … 

Pero cuando llego utilizando [Backstab], alguien repentinamente robó su asesinato. 

“¡Heh!” Era Inui. Ese Inui pervertido arrojo una patada voladora en la espalda del Pansuke, derribándolo, y luego pisoteó con fuerza la mandíbula del sectario. 

-Crack-. Hubo un sonido desagradable, y su cuello se dobló en una dirección la cual nunca debería de haberlo estado. 

“¡Soy Inui! ¡El que trae la destrucción de los cielos!” 

Hombre, eso fue impresionante y todo. Pero saliste de la nada. Me asustaste 

Inui se dirigió hacia Shihoru con un misterioso destello en el único ojo que no estaba cubierto por su parche. “¡Oh, mi novia predestinada, sigue el camino de la carnicería conmigo!” 

“De ninguna manera.” Fue una respuesta inmediata, y en un tono bastante fuerte, raramente visto en Shihoru. Bueno, por supuesto que lo sería. 

“Heh …” Inui giró y se fue por el otro lado. “Por ahora, te digo adiós…” 

-Espera, ¿eh? ¿Te vas? ¿A dónde diablos vas? 

Eso no estaba claro, pero Inui se fue corriendo. 

Bueno … ¿Tal vez le tendremos que dejarle hacer lo que él quiere? Quiero decir, él no tiene que volver si no quiere. Estamos lo suficientemente ocupados cuidándonos a nosotros mismos. 

Tokimune, Tada y Kikkawa estaban dando vueltas alrededor del gigante blanco mientras lo atacaban. Parecía que Tokimune y Kikkawa lo estaban hostigando y actuando como señuelos, mientras que Tada era el que daba los golpes fuertes. El gigante blanco ya tenía daño en ambas piernas. La forma en que iban las cosas, parecía que los tres podrían derrotarlo, pero no iba a ser rápido. 

Todavía hay tiempo antes de que los Tori-sans se liberen de [Shadow Pond] o su efecto expire. En ese momento, si podemos matar a los cuatro Pansukes 

Pero mientras Haruhiro estaba pensando eso… 

“Delm, hel, en, balk, zel, arve!” 

…los Tori-san fueron lanzados lejos. Ese fue el hechizo [Blast]. 

Fueron golpeados contra el suelo, luego rodaron un poco, pero se estaban levantando. No parecía que estuvieran completamente ilesos, pero tampoco parecían haberse lastimado seriamente. 

Miiiimoriiiin, Haruhiro gimió silenciosamente. Maldición, sus ponchos son realmente resistentes. 

“Oh, bueno.” Murmurando para su interior, Haruhiro decidió cambiar el plan. No podía cambiar lo que ya había sucedido. Kuzaku, Haruhiro, Ranta, Yume, Merry, Shihoru y Mimorin tendrían que eliminar a los dos Tori-san y a los cuatro Pansukes. 

Incluso tenemos a Anna-san animándonos, así que tenemos la ventaja numérica, ¿saben? Podemos hacerlo. Deberíamos poder hacerlo. Estoy seguro de ello... Probablemente. 

Kuzaku mantuvo a tres de los Pansukes bajo control, mientras que Yume se ocupó del otro. Ranta parecía que estaba apuntando a un Tori-san. Si él no lo hiciera, estarían en problemas. 

Si bien tenían que vigilar a los Tori-san, primero tendrían que reducir rápidamente el número de Pansukes, y luego… 

Haruhiro miró hacia el valle. Sólo para estar seguro. 

Miró nuevamente para verificar lo que estaba viendo. 

“…¿No es eso rápido?” 

Esto es terrible. 

¿No era ese el gigante blanco de seis metros que intentaba escalar el acantilado? 

Fue un shock, pero Haruhiro no perdió la cabeza por eso. No podía afirmar que esto había estado dentro de su rango de expectativas. Había estado enfocado en otras cosas, después de todo. Pero solo tenían que hacerle frente a ello. 

Los soldados voluntarios estaban retrocediendo. 

¿Están retrocediendo? 

¿De qué están escapando? 

¿Y por qué? 

“Eso, eh …” se dio cuenta. Esta vez, no pudo evitar quedarse perturbado. 

Desde el Sur. 

Hay algo que está viniendo. 

Es grande, blanco y está retorciéndose. 

Bueno, sí, por supuesto. Por supuesto que tendrían que escaparYtambién quiero hacerlo. No hay más otra opción más que huir de esa cosa. 

Su altura no era tan grande, aunque parecía más grande que el gigante de la clase de seis metros. El problema estaba en su longitud. Tenía veinte metros de largo, tal vez veinticinco. Podría haber llegado incluso a los treinta metros de largo. Posiblemente aún más. 

La hidra 

Era una criatura inquietante y enorme que parecía tener nueve serpientes de dos a tres metros de diámetro unidas en un solo cuerpo. Si los atacara, ¿qué podrían hacer? 

Haruhiro, por supuesto, huiría a los confines de la tierra. Esa sería la respuesta normal. 

Parecía que Iron Knuckle, los Berserkers y Orion estaban de acuerdo con la visión de Haruhiro. También eran humanos. Gracias a dios. ¿Eso era bueno? ¿No? No era particularmente bueno. 

Haruhiro no se tomó el tiempo de pensar qué hacer. “¡Tokimune, es la hidra! ¡Tenemos que correr! 

“¡Whoa…!” Tokimune tomó su decisión rápidamente. “¡Está bien, todos corran! ¡Protejan a Anna-san! “ 

“Justo cuando casi había terminado aquí. Maldición. “Aunque se quejó mientras lo hacía, Tada empujó su martillo de guerra y se fue corriendo. 

“¡Corre, corre, correee! ¡Sí! ¡Corre! “Kikkawa estaba alegre incluso en un momento como este. [1] 

Aunque se suponía que Anna-san era la animadora del grupo, estaba rechinando los dientes con una audible frustración. “Es hora de un retiro estratégico, yeah, ¡maldita sea! No hay elección, ¿yeah? “ 

“Vámonos”. Mimorin agarró a Anna-san por el cuello y la arrastró lejos. 

“¡Miau…!” Yume se dio vuelta y huyó. 

“¡Justo cuando estaba a punto de mostrarles lo genial que soy!” Ranta también se fue. 

Merry vaciló. 

“Estaré bien, ¡así que vete!” Kuzaku no retrocedió. O más bien, no pudo. Si lo intentaba, los Pansukes lo rodearían y golpearían. 

“¿Haruhiro-kun…?!” Shihoru miró a Haruhiro. 

“¡Ve, Shihoru! ¡Tú también, Merry!”Haruhiro corrió tan rápido como pudo, tratando de querer ver, ¡ver! -Esa línea. Era en momentos como este cuando realmente quería verla. 

Pero, por supuesto, no era algo tan conveniente. 

Haruhiro no era un héroe. Él era solo un líder. Es por eso que no tenía opción de hacer lo que debería, y lo que podía, como líder. 

“¡Kuzaku, muestrales el infierno!”, grito. 

“¡Entendido! ¡Ruahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh! “Kuzaku usó su espada larga para desviar varias lanzas, luego usó a [Bash] en el Pansuke frente a él. “¡Dahhhhh! Gahhseahhh! Rahh! Nwahhhhhhhh! “ 

Sin detenerse, Kuzaku balanceó su espada mientras se protegía con su escudo, y avanzó. Incluso cuando las lanzas de los Pansukes alcanzaban su armadura, él los ignoró y avanzó. 

Kuzaku llevaba una sólida armadura de placas. Dicho eso, cuando recibía un fuerte golpe en su armadura, aun le dolería. Al menos, recibiría pequeñas heridas. 

Aguanta ahí. Espera, por favor, Kuzaku. 

“¡Ahí!” Haruhiro forcejeó con uno de los Pansukes, no desde atrás, sino desde un lado, y lo estranguló usando su brazo izquierdo mientras clavaba su daga en el único ojo del sectario. 

Eso fue bastante forzado en este momento, ¿no? Si hubiera perdido incluso un poco de tiempo, habría estado en peligro. Da miedo…! 

Podía sentir un frío miedo masivo adherirse en el interior de su estómago. ¿Y qué? ¿Qué más daba? 

Haruhiro se acercó a otro Pansuke, utilizando un combo con [Shatter] [Hitter]. Sin embargo, otro Pansuke extendió su lanza hacia él, pero saltó para evitarlo. Incluso mientras gritaba; oh, mierda, oh, mierda, esto es muy peligroso, en su corazón, él desvió la lanza dos veces. 

Mientras gritaba; en serio, ya he tenido suficiente, ¡dame un respiro, augh! en su cabeza, él intervino y usó [Arrest] para agarrar el brazo de Pansuke, seguido por un golpe de piernas para tirarlo. 

“¡Assuh!” Kuzaku dejó escapar un misterioso grito para mentalizarse, luego usó a [Bash] para golpear a uno de los Pansuke. 

Ahora, corramos, pensó Haruhiro. 

No tuvo que decir nada para transmitir ese mensaje. Haruhiro y Kuzaku salieron corriendo al mismo tiempo. 

“¡Ja, ja!” Kuzaku se rió mientras corría. “¡Esto es asombroso! ¡Jajaja! ¡Simplemente impresionante!” 

No, um, amigo, ahora no es el momento de reír. Bueno, no es como si no entendiera cómo se siente. Kuzaku debe haber estado bastante asustado también. Ahora que está libre, se siente muy mal. ¿Pero eso es todo? Está disfrutando tanto de esta mala situación que no puede ayudarse a sí mismo. ¿Podría esto ser parte de él? La emoción que trae todo esto es adictiva. Quiero vivir en paz. Así es como realmente me siento, pero la pregunta es si realmente puedo. ¿Cómo sería una vida sin situaciones como esta? Esto es sorprendentemente menos aburrido de lo que podría esperar 

Los Pansukes, los Tori-san y el gigante blanco de la clase de cuatro metros los persiguieron. Detrás de ellos había soldados voluntarios, sectarios, gigantes blancos e incluso la hidra. 

Hacia donde se dirigían estaba el valle y el gigante blanco de seis metros que pronto saldra de allí. 

Esto es lo peor. Me siento terrible. Ojalá esto fuera solo un sueño. ¿Puede alguien tomar mi lugar? Como, quiero ayuda aquí, ¿sabes? No estoy bromeando. Si alguien nos salva y nos garantiza la seguridad a mis compañeros y a , haré lo que sea. No es mentira. No importa lo que pida. 

No quiero pasar por todo esto. Es ultra estresante, ¿sabes? Hombre, ya he tenido suficiente de esto, en serio. Estoy harto. No es nada divertido, ¿entendido? 

Creo que también podríamos morir. Esta vez, tal vez no tengamos suerte. ¿Qué pasará cuando muramos? ¿Iremos al cielo? ¿O tal vez, al infierno? ¿Dejaremos de existir? ¿Iremos al vacío? 

No quiero morir. Tengo miedo de morir. Yo no quiero No, no, no, no quiero esto. 

Sí. Lo sabía. No necesito esto Este tipo de situación. No me importa un poco de emoción de vez en cuando, pero no necesito estas cosas extremas de vida o muerte. Haruhiro lo sintió muy agudamente. ¡Quiero vivir en paz! 

Tokimune y los otros que se habían adelantado a ellos parecían haber tomado un desvío alrededor del valle para llegar a la colina inicial. 

¿Podrán evitar la clase de seis metros de esa manera? Haruhiro pensó. ¿O no? No sé, ¿quizás podrían ir en cualquier dirección? 

No parecía que sus perseguidores estuvieran a punto de alcanzarlos por el momento. 

Incluso si la ruta era un poco sospechosa, tenían que tomarla. 

La clase de seis metros ya estaba fuera del valle hasta su cintura. Se sostenía con su brazo izquierdo y se balanceaba con su derecha. 

“¡Go, go, go, go, go!”, Gritó el gigante. 

Intentaba golpear a Tokimune y Tada con su mano derecha. 

“¡Esquivenlo!” Gritó Haruhiro. 

No necesitaban que él les dijera eso. Tokimune, Tada e incluso Kikkawa se tiraron al suelo para alejarse de la mano derecha del gigante blanco. 

El gigante blanco se preparó con ambos brazos y levantó su cuerpo. Mientras estaba haciendo eso, Mimorin y Anna-san, Ranta, Yume, Shihoru y Merry pasaron por delante de él. 

Inui estaba perdido. ¿Pero a quién le importaba ese pervertido? 

Haruhiro y Kuzaku se quedaron allí, incapaces de moverse. 

“¡¿Whoaaaaaaaaaa ?!” gritó Haruhiro. 

“¿Qué … Qu-Qu-Qué-Qué…?!” Balbuceó Kuzaku. 

El gigante blanco de seis metros se levantó ante sus propios ojos. Para ser precisos, acababa de salir del valle, por lo que todavía estaba de rodillas, pero aun asi era grande. Fue grandioso. Pero si se detenían aquí, los enemigos detrás de ellos los alcanzarian. Sería como decir: Por qué sí, solo intenta golpearnos, al gigante blanco. 

Haruhiro le dio una palmada a Kuzaku en la espalda. Era vivir o morir. “V-vamos! ¡Avanza! ¡Tenemos que hacerlo!” 

“¡Guhsuh!” 

¿Qué diablos significa “guhsuh“? 

Eso no estaba claro, pero Kuzaku salió corriendo. Sin embargo, su forma de correr era un poco incómoda. No es que Haruhiro lo estuviera haciendo mucho mejor. 

¡Como si pudiéramos correr sin problemas ahora! 

“¡Go, go…!” 

El gigante blanco intentó golpear a Kuzaku y Haruhiro con su mano izquierda mientras todavía estaba sobre una rodilla, o tal vez estaba tratando de agarrarlos y aplastarlos. 

“¡Bwuh …!” Kuzaku se deslizó de cabeza al suelo, evitando la mano derecha del gigante blanco. 

“¡Ah…!” Haruhiro rodó para evitarlo. 

“¡Go! ¡go! ¡go!” 

La siguiente fue la mano izquierda. Que venía por debajo de ellos. 

“¿Uwahhhhhhhhhhh?!” Kuzaku sacudió su escudo y siguió arrastrándose hacia adelante. Estaba desesperado. 

Por supuesto, Haruhiro también estaba corriendo como un loco con su trasero en llamas. 

“¡Nnnnngh!” Gruñó. 

¿Va a golpearme? ¿Me va a golpear? ¿Voy a ser aplastado? 

Cuando el suelo se sacudió violentamente, el dejó escapar un extraño grito. Parecía que lo había hecho. 

“M-¡Mi escudo!” Kuzaku jadeó. 

“N-N-N-No vale arriesgar tu vida en esto, ¿de acuerdo?” Gritó Haruhiro. 

¡Se levantó! 

¡El gigante blanco se levantó! 

“¡Go! Go, go! ¡go! Go, go! ¡go! ¡go, go, go!”El gigante blanco de seis metros se levantó y bailó. No, tal vez no estaba bailando, pero por la forma en que venía en Haruhiro y Kuzaku, parecía que estaba siguiendo los pasos de algún tipo de baile. 

Ya ni siquiera sé lo que está pasando. Va en direcciones aleatorias. De todos modos, tenemos que evitar sus pies. Eso es lo mejor que podemos hacer. Tenemos que alcanzar a los demás. Realmente me encantaría hacer eso, y estamos más lejos del valle de lo que estábamos antes, pero ¿Por cuál dirección se fueron? No, eso no es lo que- 

[Somersault Booooooooomb]!” 

¿Huh? 

El gigante blanco dejó de moverse. O más bien, tropezó. Eso fue porque alguien lo había golpeado con un martillo de guerra en su tobillo izquierdo, que era la pierna con que la había estado apoyado en ese momento. 

Tada. 

¿Por qué está Tada aquí? 

No era solo Tada. 

“¡Hah …!”, Hablo Tokimune. 

Cuando Tada lo golpeó con su [Somersault Bomb], Tokimune lo golpeó con [Bash]. Bueno, no fue igual al ordinario [bash] que era similar a una tacleada. Aún así, él se enfrentaba a un gigante blanco de clase de seis metros, ¿sabes? Eso ni siquiera iba a sacudirlo. Si no fuera por el hecho de que la [Somersault Bomb] de Tada lo había hecho tropezar. Es deicr, fue su ataque combinado lo que lo hizo funcionar. Entonces, por encima de eso… 

“Del, hel, en, balk, zel, arve!” 

Hubo un destello de luz y luego una explosión que, por alguna razón, cayo cerca de la entrepierna del gigante blanco. Ese fue [blast] de Mimorin. 

El gigante blanco perdió completamente el equilibrio, y tropezó hacia atrás; uno, y luego dos pasos. 

“¡Haruhiro!” Tokimune se giró con el destello de sus dientes blancos. “¡Te debemos una! ¡No podríamos dejarte morir!” 

“¡Deja de hablar!” Tada giró en círculos, luego golpeó con su martillo de guerra contra la espinilla izquierda del gigante blanco. “¡Y ataca! [Tornado Slam]! “ 

“¡¿Gohhhhh?!” El gigante blanco volvió a temblar. Que poder 

“Maldición, es genial”, susurró Kuzaku. 

Haruhiro sentía lo mismo, pero rezaba para que nadie comenzara a aspirar a ser así. Si los miembros de su equipo comenzaran a actuar así, su corazón nunca sería capaz de manejar el estrés, incluso si tuviera más de uno. Y, fundamentalmente, los humanos solo tenían un corazón, por lo que probablemente moriría de un ataque al corazón en muy poco tiempo. Además, aunque Haruhiro y Kuzaku habían sobrevivido gracias a eso, ¿estaba realmente bien? 

No eran solo Tokimune y Tada. También estaba Mimorin, que había lanzado el hechizo antes, y Anna-san. Kikkawa estaba dando la vuelta y volviendo. Tambien Ranta, Yume, Shihoru y Ranta. ¿Qué hay de Inui? Haruhiro no se preocupaba por él, pero habían perdido la oportunidad de escapar ahora. 

Los sectarios y los gigantes blancos de la clase de cuatro metros los alcanzarían pronto. Los soldados voluntarios y la hidra también. Se convertiría en un cuerpo a cuerpo caótico. Estarían atrapados en la batalla. 

No había garantías de que las cosas mejorarían a donde escaparan. Aun así, había una gran diferencia entre como terminan las cosas aquí y de cómo acabaran en el próximo lugar hacia dónde se dirigían. Si se veían atrapados en esa ola de enemigos y aliados, estaban más o menos seguros de que terminarían muertos. Él no pudo evitar pensar eso. 

Parece que este es el final. Puedo sentir que mi fuerza se desvanece. Bueno, por supuesto que lo esta. Esto es difícil. ¿Cómo se supone que cambie las cosas aquí? Quiero decir, incluso si conseguí que volviéramos a estar en una base adecuada, ¿entonces qué? Estoy seguro de que todavía estamos jodidos. 

Ojalá pudiera rendirme. 

[GAME OVER] 

Ese texto pasó por su mente. 

¿Qué fue eso? 

¿Ya he visto esto antes en algún lado…? 

[GAME OVER] 

[GAME OVER] 

[GAME OVER] 

[GAME OVER] 

[¿Continuar?] 

[Si] – [no] 

[¿Continuarás?] 

S / N 

[GAME OVER]  

[¿Reintentar?] 

[GAME OVER] 

[GAME OVER] 

[GAME OVER]  

Un juego, ¿eh? Pensó Haruhiro. Pero esto no es un juego 

“No lo es, ¿verdad? ¿Manato, Moguzo?”, Murmuró. 

Es por eso que no puedo darme por vencido. No hasta el final. Renunciar es imposible. 

Primero, necesito mirar alrededor. Está bien. Mira. Mira bien, y mira. 

Iron Knuckle y los Berserkers estaban, hasta cierto punto al menos, moviéndose juntos como un grupo. Orión estaba más extendido, pero ninguno que tuviera capas blancas estaba completamente aislado. Parecían moverse por equipos. 

Había docenas, no, fácilmente más de cien sectarios. Varios cientos de ellos. En cuanto a los gigantes blancos, a simple vista había alrededor de diez de la clase de cuatro metros, dos de la clase de seis metros, y uno ridículamente enorme que parecía que también estaba en la clase de ocho metros. 

Luego estaba la hidra. Eso era una mala noticia. Seriamente. 

“Kuzaku, no tienes tu escudo, así que no hagas nada demasiado loco”, advirtió Haruhiro. 

“Bien. No es como si pudiera, de todos modos”. 

“¡Ven conmigo!” 

Haruhiro trajo a Kuzaku con él y se unió a Ranta, Yume, Shihoru y Merry. Kikkawa, Anna-san y Mimorin estaban con ellos también. Justo después de eso, los sectarios los alcanzaron. 

“¡Kikkawa, cuento contigo para que seas el tanque principal!” Grito Haruhiro. 

“¡Esta bien! ¡Solo déjamelo a mí! “ 

“¡Todos, quédense juntos!” 

Todos dieron su propia respuesta, pero Haruhiro estaba más centrado en mirar que en escuchar. Tenía que estarlo. 

Kikkawa balanceó su espada y atrajo a los enemigos hacia él. Kuzaku y Ranta reforzaron las defensas en cada lado, atacando a los enemigos allí. Si había enemigos que los tres no podían detener, entonces Yume, Merry, Mimorin y finalmente Haruhiro los reprimirían. Incluso Anna-san tenía una especie de arma en forma de bastón preparada mientras animaba al resto del grupo. 

Shihoru estaba muy agitada. Estaba recuperando el aliento y buscando el momento adecuado para usar su magia. Los otros soldados voluntarios también dejaron de huir cerca de donde estaban Haruhiro y los demás. 

Era la hidra. Había alcanzado a la retaguardia del grupo de soldados voluntarios que huía. 

Ducky, el llamado red hair, temblaba violentamente mientras gritaba algo. Uno de los Berserkers fue golpeado por un gigante blanco y volo dando vueltas por el aire. 

Oh, Haruhiro se dio cuenta. Sí, ese tipo está muerto. Sin embargo, ahora no es el momento de preocuparse por los demás. 

“¡Augh!” Yume gritó, y su cuerpo se estremeció. Fue un Tori-san. Ella había golpeado hacia un lado la Thunder Sword Dolphin de Tori-san con su machete. 

El Tori-san intervino e intentó atacar a Yume. 

Él va a matarla. Matara a Yume. No, no lo dejaré. 

Haruhiro se abalanzo hacia alli y, en lugar de interponerse entre ellos, atacó al Tori-san en la cadera. Usó su sap para golpear la mano del Tori-san con la que sostenía su Thunder Sword Dolphin. 

Si lo golpeo. ¿Como es que? 

Pero el Tori-san no soltó su Thunder Sword Dolphin. Él simplemente la retiró. Peor aún, sacó su Mirror Shield. 

Oh mierda. Esto no es bueno. No puedo evitarlo. 

“¡Urgh!” Haruhiro recibió el escudo directamente y fue volteado. 

¿Moriré? Pensó por un segundo. 

“¡Ahí!” Gritó Mimorin. 

“¡Toma esto!” Gritó Merry. 

Gracias a sus compañeras, no tuvo que morir. Fue una situación cercana. Mimorin y Merry hicieron una doble combinación con el Tori-san y lo hicieron retroceder. Mientras tanto, Yume ayudó a Haruhiro a ponerse de pie. 

“Lo siento, Haru-kun!” Dijo ella. 

“¡Está bien!”, Respondió.   

Hubo errores. No fue posible reducir su tasa de fallas a cero. Lo importante es que se apoyaban entre los que la arruinaban, evitó lesionarse y sobrevivió. Cuando los agujeros comenzaban a abrirse, tenían que rellenarlos o cubrirlos para evitar que se volvieran visibles. Si pudieran repetir ese proceso de manera constante, podrían salir vivos de alguna manera. Si eso era todo lo que necesitaba, bueno, incluso si no fuera el punto fuerte de Haruhiro, al menos podría intentarlo. 

Aunque, naturalmente, había límites. 

Tokimune y Tada aún seguían con el de la clase de seis metros. A Kikkawa, Kuzaku y Ranta les iba bien en la línea del frente, y Haruhiro, Yume, Merry y Mimorin también estaban haciendo un trabajo relativamente estable en la retaguardia. Gracias a eso, Anna-san y Shihoru no habían tenido que hacer nada todavía. Por la forma en que iban las cosas, probablemente podrían contar con la magia de Shihoru cuando lo necesitaran. Por ahora, podían soportar este método. 

Por lo que él podía ver, Iron Knuckle, los Berserkers, Orion y los otros soldados voluntarios habían tomado formaciones propias y estaban logrando repeler a sus enemigos como grupo. 

Si el enemigo solo tuviera gigantes blancos de clase de seis metros, podría no ser imposible derrotarlos uno por uno y luego aniquilar al enemigo. 

El problema sería el gigante blanco de ocho metros y la hidra. 

Los movimientos de la clase de ocho metros parecían lentos, incluso en comparación con los otros gigantes blancos, pero con solo estar allí, se puso en el camino. Por supuesto, también era una amenaza. 

La hidra estaba balanceando cinco de sus tentáculos para atacar a los soldados voluntarios, mientras que los otros cuatro se deslizaron, presionándolos hacia adelante. 

Cuando el gigante blanco de ocho metros o la hidra atacaban, los soldados voluntarios no podían luchar. Eso les dio a los miembros de la secta y a otros gigantes blancos una oportunidad para atacar. Estaban haciendo un desastre en este campo de batalla. 

La forma en que las cosas iban a funcionar aquí era simple. Si hicieran algo con respecto a la clase de ocho metros y la hidra, los soldados voluntarios ganarían. Eso sucederia, si pudieran hacer algo. 

Por lo menos, esa tarea estaba más allá de las capacidades de Haruhiro y de su equipo. Incluso los Tokkis lo pasarían mal con eso. No, probablemente sería imposible para ellos también. En cuanto a Iron Knuckle, los Berserkers y Orion, si pudieran hacerlo, ya lo habrían hecho. Las cosas se pusieron así porque no pudieron. 

Aun así, la situación todavía no había empeorado. Cada vez que un soldado voluntario quedaba atrapado por los tentáculos de la hidra, o era pateado en el aire por el de la clase de ocho metros, y su grupo parecía listo para dispersarse y correr, alguien rápidamente intervenia y los apoyaba. “One-on-One” Max, “Red Devil” Ducky y Shinohara corrían por todo el lugar para ayudar a sus compañeros. 

A pesar del gran dolor, los soldados voluntarios mantuvieron sus líneas y lentamente retrocedieron. Haruhiro y su grupo también lo estaban haciendo. Era un retiro gradual. 

Incluso mientras los forzaban a retirarse, resistieron lo mejor que pudieron. 

Sin dudas, sería imposible tomar un descanso en alguna parte. 

Por último, sería algo demasiado para poder soportar para ellos, y colapsarían. 

Pero era extraño. A pesar de que claramente estaban siendo perseguidos, los soldados voluntarios veteranos parecían imperturbables, y estaban haciendo lo mejor que podían. Nadie se había entregado a la desesperación, y tambien nadie despertaba una sensación de desesperación. 

¿Acaso habían dejado de pensar en cosas en las que no tenían que pensar para poder concentrarse en la tarea que tenían entre manos? 

Al final, las personas solo podían hacer las cosas que podían hacer. Podrían dar lo mejor de sí mismos. No podían controlar la situación más allá de eso. Incluso si quisieran que las cosas fueran de una manera en particular, deseen y oren como quieran, el resultado sería el que ya estaba destinado. 

“Concéntrate. Concéntrate. Concéntrate…” 

Mientras susurraba eso en su interior, Haruhiro miró a su alrededor. Miró y entendió la situación. Él golpeó la lanza de un Pansuke. 

Se estaba formando una brecha entre su línea frontal y la línea trasera, por lo que hizo que la línea trasera se moviera hacia adelante. Hubo otro Pansuke viniendo desde atrás, así que hizo que Yume y Merry retrocediaran detrás de Anna-san y Shihoru. 

Kuzaku estaba bastante agotado. Haruhiro quería dejarlo descansar, pero esa no era una opción. 

“¡Sigue así!”, Le gritó. 

Él golpeó la lanza de un Pansuke. Quería encadenar eso con [Shatter], pero ese era solo su deseo. No era algo que hubiera juzgado ser factible en este momento. Tenía que mostrar moderación. 

La clase de ocho metros realmente no se había acercado, pero la hidra lo había hecho. ¿Iban a estar bien Tokimune y Tada, que saltaban cerca del gigante blanco de seis metros? 

“¡Ya viene la hidra!” Gritó Haruhiro. 

Al menos los había advertido. Luego, golpeó la lanza del Pansuke. Ordenó a Kikkawa, Ranta y Kuzaku cambiar sus posiciones hacia la izquierda dos veces. 

[Swat][Swat][Swat]. 

Echó un vistazo alrededor del área. Es hacia el oeste, pensó. Iban hacia el oeste. Hacia la colina inicial. El dios gigante estaba allí. 

En otras palabras, como iban las cosas, al final quedarían atrapados entre la hidra y el dios gigante. Aunque, solo si fueran a durar todo ese tiempo. 

No, no. No pienses en eso. No te distraigas Enfócateenfócateenfócateenfócateenfócate. 

“¡Gahhh!” Kikkawa golpeó accidentalmente el Thunder Sword Dolphin de Tori-san y quedó atónito. 

“¡Idiota!” Ranta desvió el Thunder Sword Dolphin con su propio Thunder Sword Dolphin para proteger a Kikkawa. 

La primera línea rompió la formación, y parecía que los miembros de la secta pasarían de largo. 

Por un momento, Haruhiro estaba asustado, pero podrían pasar por esto. “¡Kikkawa, sigue moviendo e intercambiando lugares con Ranta! Mimorin, ¡apoya a Kikkawa! “ 

“¡Entendidito!” Kikkawa sacudió su cabeza para despejarse cuando pasó junto a Ranta. 

“¡Sí!” Mimorin tomó una posición diagonal detrás de Kikkawa, haciendo a un lado la lanza de Pansuke con su baculo. 

Sé que había otro Tori-san por aquí, pensó Haruhiro, escaneando el área. ¡Ahí! Él nos está rodeando por detrás nuestro. 

“¡Merry!” 

Reaccionando a su advertencia, Merry se inclinó a tiempo para evitar el Thunder Sword Dolphin. 

“Ohm, rel, ect, el vel, darsh!” 

Shihoru usó [Shadow Echo]. Tres elementales de sombra volaron hacia el Tori-san. Era un rango relativamente cercano. 

Ellos lo golpearan. No, el Tori-san había bloqueado a dos con su Mirror Shield. Pero uno lo golpeó en la cara. 

La cabeza de Tori-san volo como si hubiera recibido un puñetazo. Merry golpeo su Mirror Shield con su bastón corto y lo hizo retroceder aún más. Sin embargo, ella no podía solo enfocarse en el Tori-san. 

Merry y Yume habían mantenido ocupado a un Pansuke. Con el Tori-san involucrado en eso, tenían problemas para tratar con ellos. Incluso si Anna-san se unía, sería demasiado poco, demasiado tarde, y Shihoru no podía manejar el combate cuerpo a cuerpo. Haruhiro ya se estaba encargando de dos Pansukes con [Swat]. 

¿Hago que Mimorin retrocedaél se preguntó. ¿O saco a alguien de la línea del frente y los envío a ayudar? Tengo que decidir ahora mismo. 

“¡Kuzaku, vete a la parte de atrás!” 

“¡Bien!” Kuzaku comenzó a retroceder inmediatamente. 

Kuzaku probablemente había estado desesperadamente preocupado por Merry. Sería más fácil para él si estuviera a su lado, sin duda. Ahora, ¿cómo llenar el agujero que dejó? 

Ranta estaba completamente ocupado lidiando con el Tori-san al frente, mientras que Kikkawa también estaba manejando a varios enemigos. Mimorin solo tenía a un Pansuke por el momento. Si Haruhiro tomaba también a ese y liberaba a Mimorin… 

Concéntrate. Necesito concentrarmeconcéntrateconcéntrate. 

La hidra 

Está cerca. 

Se acerco bastante. ¿Tal vez no? No sé. Pero… se siente un poco cerca. 

“¡Whoa!” Tokimune colgaba de su espada, que había sido apuñalada en el gigante blanco cerca de su cintura, y parecía que estaba a punto de ser sacudido. 

¿Qué diablos está haciendo? Sin embargo, los gigantes blancos tienen cuerpos bastante duros. Supongo que es impresionante que haya logrado apuñalarlo allí, ¿eh? 

Esto no está bien. Calma. Tengo que mantener la calma. [Swat][Swat]. 

“¡[Haaaaaze]!” Gritó Tada. 

Tada balanceó su martillo de guerra en diagonal, golpeándolo contra la espinilla izquierda del gigante blanco. El enorme cuerpo del gigante blanco se estremeció. La espinilla izquierda Ahora que lo pienso, Tada se concentró tercamente en alcanzar ese punto. Él hablaba en serio. Tada realmente quería derribar al gigante blanco. Junto con Tokimune, podría ser posible. 

Si hubieran tenido más tiempo, esos dos podrían haberse ocupado del gigante blanco de seis metros. En ese instante, algo debe haber sucedido, pero Haruhiro no estaba del todo seguro. O más bien, ¿por qué sucedió lo que sucedió? Y, ¿era posible? 

Él dudaba de sus ojos. 

Después de todo, la cabeza del gigante blanco de seis metros había estallado de repente. Como una sandía aplastada con un palo. No era tan inusual ver que se rompiera una sandía, pero esta era la cabeza de un gigante blanco. ¿No era extraño que estallara así, con su contenido esparciéndose por todo el lugar? Fue extraño, ¿no? ¿O era Haruhiro el que era raro por pensar de esa manera? 

“¿¡¡¿Queeeeeeee?!” Rugió Tada. “¡Esa era mi presa! ¡¿Quién hizo esto?!” 

Está bien. No podría ser un fenómeno natural, por lo que alguien debe haberlo hecho. ¿Fue magia? ¿Quién lo hizo? 

No pasó mucho tiempo para que la respuesta quedara clara. 

“¡¿Ohhhhh?!” Ranta saltó hacia atrás. 

Sí, no puedo culparlo por estar sorprendido. 

La cabeza de Tori-san ya no estaba. 

Un hacha. Fue un hacha. Sostenida por una figura baja y rechoncha. El enano de barba gruesa se había acercado al Tori-san desde atrás y lo había decapitado con su hacha. 

De ninguna manera, pensó Haruhiro. No debería ser posible cortar sus ponchos. ¿Acaso eso no se aplica a ese enano-, a Branken? 

“¡Gwahahahaaaaah!” Branken dejó escapar una risa gutural e inquietante mientras cortaba a los sectarios limpiamente en dos uno tras otro fácilmente con esa hacha aterradora que sostenía. 

Este es un tipo de pregunta simple, pero ¿es esa hacha liviana? Se ve un poco pesado, ¿sabes? ¿Cómo puede Branken balancear alrededor un hacha que es más grande que él tan fácilmente? ¿Porque él es locamente fuerte? ¿Así es como funciona? 

Haruhiro se había distraído por Branken, por lo que tomó un tiempo darse cuenta, pero él no había sido el único que había venido. No muy lejos, estaba una gran mujer balanceando alrededor una enorme espada, y, por supuesto, abatiendo a los sectarios uno tras otro, ignorando por completo la propiedad de sus ponchos que resistían las espadas. Esa era Kayo. 

También había un misterioso número de sectarios cayendo como moscas, a pesar de que no habían sido cortados. Haruhiro se preguntó qué podría ser, pero eran flechas. Les estaban disparando a través de su único ojo. 

¿De dónde vienen las flechas? él se preguntó. El oeste, eh. 

Probablemente provenían del oeste. Cuando miró hacia allí, lo vio. Un hermoso niño elfo con su arco en su mano. Era Taro. 

El pequeño ex-mago, Gogh, y la bella maga, Miho, estaban detrás de Taro con un aire de compostura. El hechizo que se había invocado podría haber sido de Gogh. O tal vez fue de Miho. 

Y entonces… 

“Lo siento. Estamos llegando tarde “. 

Ese hombre entró. Sacando su espada, era el primero más fuerte, el hombre que era una leyenda indiscutible. 

“Ese tipo tiene un aura infernal…” dijo Ranta con un gemido de admiración. 

Él puede decir eso otra vez, pensó Haruhiro. [2] 

La gente a menudo hablaba de que alguien con mucha presencia tenía un aura, pero esto podría haber sido un Aura real. 

“¡Akira-san!” Alguien gritó su nombre. 

“¡Es Akira-san!” 

“¡Akira-san está aquí!” 

“¡Akira-san!” 

“¡Wow! ¡es Akira-san! “ 

“¡Tenemos a Akira-san!” 

La atmósfera cambió en un instante. Akira-san. Fue Akira-san. ¡Toda el área estaba teñida con los colores de Akira-san! Envuelto por su aura! 

Los miembros de la secta terminaron en una pelea unilateral contra Branken, Kayo y Taro, y estaban en pánico total. 

¿Oh, oh? ¿Qué pasa con ese gigante blanco de cuatro metros? Se está moviendo hacia Akira-san, ¿no es así? 

Akira-san era un hombre grande, pero la diferencia de tamaño entre él y el gigante blanco era aún mayor que la que existe entre un niño y un adulto. Incluso….maldita sea, Akira-san era enorme. Por alguna razón, parecía más grande que el gigante blanco. 

Bueno, eso es imprudente, pensó Haruhiro. 

El gigante blanco tontamente le dio un golpe a Akira-san. Naturalmente, nunca tuvo una oportunidad de golpearlo. Akira-san se giró y evadió tan fácilmente como si hubiera evitado a una mariposa que revoloteaba por allí, dejando que el puño derecho del gigante blanco pasara a su lado. Con un ligero movimiento, de alguna manera logró ponerse justo detrás del gigante blanco. 

“¡Y… allí!” Akira-san subió al gigante blanco. Él no se trepó de él. Con una facilidad como si caminara en una colina, Akira-san alcanzó los hombros del gigante blanco justo delante de sus ojos. 

Haruhiro estaba viendo que sucedía, pero no podía entender. Puede que no haya sido completamente vertical, pero había sido un ángulo increíblemente empinado. ¿No era una locura que él pudiera escalar de esa manera? 

“Descansa en paz, ¿de acuerdo?” Akira-san enterró su espada profundamente en el único ojo del gigante blanco. De una manera bastante descuidada, también. Era como si quisiera decir: Oye, al menos da una pelea. 

No es que pudiera haberlo escucharlo si lo dijera. Era demasiado tarde para eso. 

El gigante blanco se derrumbó. 

Justo antes de que la espalda del gigante blanco tocara el suelo, Akira-san volteó en el aire y bajó con un elegante aterrizaje. 

“Bueno, ¿Ellos no acaban de vencerlos a todos?” Tokimune se rió con asombro. “Él está en una dimensión completamente diferente de nosotros, ¿eh?” 

Realmente están en otra dimensión, Haruhiro estuvo de acuerdo¿Hay mucha diferencia entre nosotros? 

“Sí, ¿y qué?!” Tada se subió las gafas con el dedo índice izquierdo, luego se precipitó y bajó su martillo de guerra al Tori-san más cercano. “¡Haré una nueva dimensión propia!” 

La cabeza de Tori-san y el Mirror Shield con los que intentó defenderse fueron aplastados, y se desplomó en el suelo. 

“Yahoo!” Kikkawa saltó de alegría. “No solo otra dimensión, sino una nueva, ¿eh?” 

Con esas palabras como su señal -no, eso definitivamente no era una señal- los soldados voluntarios comenzaron su contraataque. Sin embargo, no fue un simple contraataque. Fue una violenta embestida, una contraofensiva masiva. 

Después de todo, el equipo absolutamente legendario de Akira-san, Branken, Kayo, Taro, Gogh y Miho estaban derribando a los sectarios y gigantes blancos como si estuvieran cortando malas hierbas. Era menos claro con los gigantes blancos, pero los sectarios parecían venir equipados con emociones, y parecía que el shock y el pánico estaban incluidos. Los sectarios parecían listos para huir. Los soldados voluntarios, envalentonados por la llegada de Akira-san, se movieron como uno solo para atacarlos. 

Las lanzas de los Pansukes se rompieron una tras otra. Los Thunder Sword Dolphins de los Tori-san no eran tan aterradores cuando todos corrieron hacia ellos a la vez. Sus armas fueron destrozadas con sus ataques, y sus Escudos del Espejo fueron pisoteados. Los gigantes blancos de la clase de cuatro y seis metros fueron derribados uno tras otro. 

Haruhiro y los demás también acabaron con una serie de sectarios. Especialmente Ranta y Kikkawa, que se dejaron llevar y se volvieron locos. 

¿Adónde había ido la difícil batalla en la que habían estado luchando todo este tiempo? Haruhiro no pudo evitar pensar que no era que el enemigo les causaba terror, sino el flujo de eventos. Con un cambio en los vientos, todo podría cambiar drásticamente como sucedió. Siendo ese el caso, era completamente posible que de repente fueran eliminados de esta posición de abrumadora ventaja en una desventaja de la que no podían esperar recuperarse. 

¿Esto… está realmente bien? Haruhiro no podía seguir la corriente, y no sabía qué hacer consigo mismo por eso. Eso es, bueno, sí … Está bien, ¿supongo? Probablemente debería tratar de ir con la corriente cuando las cosas no van tan mal. 

“Veo que todavía estás bien, Haruhiro-kun”, dijo una voz. 

Haruhiro se sorprendió al encontrar a Akira-san al lado de él. Akira-san devolvió su espada a su vaina, cruzando sus brazos con una fría mirada en su rostro. 

“Oh, eh, sí, e-estamos bien, todos nosotros”, tartamudeó Haruhiro. “Bueno, al menos mi equipo lo está …” 

“Hemos estado probando cosas diferentes con Soma y su grupo para ver si se puede hacer algo sobre el dios gigante”. 

“Oh, ¿sí?” Preguntó Haruhiro. “- ¿Y?” 

Akira-san negó con la cabeza. “Desde que ocupó ese lugar en el medio de la colina inicial, apenas se mueve. Eso es difícil”. 

“¿Incluso para ustedes, chicos?” 

“Todavía somos soldados voluntarios, al igual que todos ustedes. Simplemente he sobrevivido mucho más que tú. Cuando has vivido el doble de tiempo, estás obligado a ser un poco mejor en las cosas “. 

“¿Así es como funciona?” 

“Por supuesto que sí”. Akira-san sonrió y asintió. 

Este tipo había estado emitiendo un aura que ejerció presión sobre toda el área hace unos momentos, pero ahora parecía un anciano agradable y regular. Por supuesto, ese no era el caso en absoluto. 

“Solo soy un anciano”, dijo Akira-san. “Debido a mi vejez, me encuentro queriendo entrometerme. -Kuzaku-kun, mira esto por un momento “. 

Akira-san llamó a Kuzaku, luego preparó su escudo y desenvainó su espada. Avanzó, cubriendo la mitad de su cuerpo con el escudo y balanceando la espada en diagonal hacia un Pansuke cercano. Incluso Haruhiro podía decir lo que estaba haciendo. Era una habilidad de la clase Paladín  [Punishment]. Pero Akira-san eligió deliberadamente detener su espada a la mitad y tirar de ella hacia atrás. El Pansuke estaba encogido, como congelado. 

“¿Viste eso? Con suficiente repetición, podrás hacer esto también “, dijo Akira-san. 

“Bien…” Kuzaku se paró de pie y observó de cerca. 

No podría haberlo dicho mejor, pensó Haruhiro. 

Akira-san usó [Punishment] en el Pansuke una vez más, solo que esta vez lo dejó golpeado. Al menos, esto era probablemente un [Punishment], pero era completamente diferente. 

No sé, era como si todo fuera un solo movimiento. 

Defenderse con su escudo, avanzar y balancearse con su espada. Las tres acciones se fusionaron por completo para convertirse en una. 

La espada de Akira-san atravesó limpiamente al Pansuke desde su hombro izquierdo hasta su cadera derecha. Parecía que cuando llegaras al mismo nivel que Branken, Kayo o Akira-san, los ponchos supuestamente imposibles de cortar ni siquiera importaban. ¿Era esto realmente algo que podían lograr a través de la repetición? Era difícil de aceptar literalmente, pero Akira-san no parecía del tipo que inventa cosas para engañar a los que eran más jóvenes y menos experimentados. 

“Todo se trata de lo que acumulas con el tiempo.” Akira-san devolvió su espada a su vaina una vez más. “Es experiencia. Siente las cosas por ti mismo y construye sobre eso. Si todo lo que has hecho es aprenderlo, una habilidad es solo una habilidad y nada más. El verdadero poder se encuentra en algún lugar más allá de eso. Ahora, cuando se trata de cómo tienes sentido para eso, la repetición en el campo es la única manera “. 

“Hmm”, Gogh resopló. “Bueno, no pareces estar alardeando”. 

La hermosa maga Miho también estaba allí. Si bien la situación estaba a su favor, todavía era una batalla caótica, entonces ¿por qué estas personas se tomaban las cosas con calma como si estuvieran dando un paseo en su propio jardín? 

“Dar consejos no te sienta bien, Akira-san”, dijo Gogh. “Ni siquiera eres del tipo que sigue la teoría. El hecho de que quieras contarles estas cosas a los más jóvenes de todos modos puede ser una prueba de que has envejecido “. 

“Bueno, sí,” Akira-san se encogió de hombros. “Soy consciente de eso yo mismo”. 

“Todavía es joven”, dijo Miho con una risita. 

“¡Bwuh!” Ranta puede haber imaginado algo extraño. “¡M-Magia!” Shihoru se inclinó, agarrando fuertemente su bastón. “¿Qué… qué tal… magia? ¿Hay un truco para ello?” 

“Quiero saber”. Mimorin asintió. 

“Oye, espera”. Anna-san miró alrededor con inquietud. “¿Está bien que estén conversando?! Todavía hay muchos enemigos alrededor, ¡¿yeah?! “ 

“Bueno, es hora de hacer un poco de trabajo, entonces”, dijo Gogh con una mirada a Shihoru y Mimorin. “También responderé a tu pregunta mientras estoy en eso. Estás solo en la línea de inicio de la magia una vez que has aprendido correctamente todos los signos elementales que puedes pagar para que el gremio te enseñe. A partir de ahí, depende de usted. -Miho “. 

“Está bien.” 

“Lo Haremos”. 

Gogh y Miho se alejaron. Akira-san los siguió sin hacer ruido. Si algún enemigo los atacaba a los dos, Akira-san los cortaría inmediatamente. 

Los tres pronto se detuvieron. Miraban hacia el gigante blanco de ocho metros. 

Gogh y Miho comenzaron a dibujar lo que parecían signos elementales con las puntas de sus báculos. 

“De, he, lu, en, ba, zea, ruv, dag, na, mitoh, la, we, swa, va.”  

“Ne, ve, lu, shia, rass, fe, de, ge, hi, mina, sheh, kweh, du, il.”  

“Nunca había visto eso antes”, susurró Shihoru. 

Eso era cierto. Haruhiro no había visto signos elementales como estos antes, y era un canto desconocido. Parecía que, tal vez, la entonación también era diferente de los encantamientos que Shihoru o Mimorin usaban. 

La clase de ocho metros, que parecía haber notado a Gogh y Miho, los miró. Justo después de que lo hizo, –thuuuuuuuuuuun-.  hubo un sonido que parecía tener un tono alto y bajo, y la cabeza del gigante fue completamente despedazada. 

“… Un disparo.” Merry se quedó boquiabierta. 

“Miau…” Yume parpadeó repetidamente. 

“Y, bueno, hay innumerables puntos que podría cubrir, pero …” Gogh se giró para mirarlos, peinándose el pelo detrás de la oreja con un estilo artístico. “Incluso después de cambiar de trabajo para convertirme en sacerdote, pude manejar todo esto con suficiente estudio. Sin embargo, no podría haber hecho lo que acabamos de hacer por mi cuenta. Desatamos un elemental y luego activamos un poder alternativo. No te enseñarán estas cosas en el gremio. Tienes que estudiarlo por ti misma, hacer descubrimientos y refinar tus habilidades…. Vaya, estoy cansado”. 

Gogh de repente bajó la cabeza y se llevó una mano a la frente. Parecía que podría desplomarse en el suelo en cualquier momento. 

“Oh, mi.” Miho entrecerró los ojos y se cubrió la boca con las manos. 

“Ambos estamos envejeciendo.” Akira-san le ofreció algo de apoyo a Gogh. “Aunque, en tu caso, tu cuerpo era débil para empezar”. 

“… Oh, cállate,” gruñó Gogh. “Déjame solo.”” 

“¡Cariñooooo…!” Kayo se apresuró, dejando una fina niebla de sangre por el camino. “¡¿Qué pasa?! ¡¿Estás bien?! ¡¿cariño?! ¡Nunca te perdonaré si mueres antes que yo! 

“¡¿Papá?! ¿Te pasó algo, papá? ¡No mueras!” Taro también se precipitó, su rostro se contorsionó con angustia. 

“¡Escucha! ¡No me voy a morir así de fácil! “Gogh les gritó, pero el sonido fue cubierto por el estruendoso estrépito del gigante blanco de ocho metros que caía con fuerza al suelo. 

Pensar que el gigante blanco de ocho metros que había sido un problema sería asesinado tan fácilmente. 

Los soldados voluntarios soltaron una ovación. 

“¡Gwah, ja, ja, ja, ja!” Con una risa aterradora, Branken apuntó su hacha hacia el otro problema. “¡Ahora es tu turno! ¡Prepárate para morir! 

Haruhiro trató de tragar su saliva, pero su boca estaba seca, por lo que su manzana de Adán se movió sin sentido. 

La hidra debió haber sentido algo también, porque permaneció donde estaba, sus tentáculos retorciéndose. No, no solo se retuercen. Sus tentáculos se extendieron ampliamente, como si tratara de hacer que su ya enorme cuerpo pareciera aún más grande. 

“Bueno, ahora.” Akira-san se alejó de Gogh y desenvainó su espada. “Primero, veamos de qué es capaz”. 

Iron Knuckle. Los Berserkers. Orión. Todos estaban entre los primeros soldados voluntarios, y, sin embargo, no se movieron ni se pudieron mover. Akira-san, Kayo y Branken fueron los únicos que se acercaron a la hidra. 

Los cinco tentáculos arremetieron contra ellos a la vez. Tres fueron hacia Akira-san, uno a Kayo y otro hacia Branken. 

Ellos son rápidos. ¿Son tan rápidos incluso con ese tamaño? 

Para los ojos de Haruhiro, parecía que se movían a una velocidad similar a la de una persona que balancea una espada. No hay forma de eludir eso, pensó por un momento. 

Pero Akira-san dio dos pasos rápidos, Kayo se adelantó, y Branken rodó hacia un lado, cada uno evitando los tentáculos a su manera. 

Akira-san fue a la derecha de la hidra, mientras que Branken fue hacia la izquierda. Kayo estaba continuamente acercándose. 

La hidra agitó sus tentáculos. Parecía tener dos tipos de ataques que podría hacer con ellos. Oscilaciones y puñaladas hacia abajo. 

Las puñaladas parecían esquivables, pero las oscilaciones serían más difíciles. Tenían más de dos metros de diámetro. Si algo como eso, que era demasiado espeso, y demasiado largo, les llegaba a esas intensas velocidades, ¿no había ningún tipo de lugar a donde huir? ¿Por qué Akira-san y los otros pudieron evitarlos? Haruhiro ni siquiera podía imaginárselo. 

Quizás ellos podían predecirlos, pensó. Deben saber dónde los tentáculos no pueden alcanzarlos. Probablemente. Pero, ¿cómo lo descubrieron? Eso es un misterio. Demasiado misterioso. Sin haber pasado mucho tiempo observándolo de cerca y estudiándolo, ¿no es eso imposible? 

“No, a menos que seas el tipo de genio que este mundo rara vez ha visto”, dijo Gogh, pareciendo haber visto a través del proceso de pensamiento actual de Haruhiro. “Al final, la experiencia habla todo. Cuando nos enfrentamos a un enemigo que nunca hemos visto antes, por supuesto que tampoco conoceremos esas cosas. Sin embargo, siempre habrá algunas similitudes, puntos en común, con enemigos a los que nos hemos enfrentado anteriormente. ¿Qué es similar? ¿Lo que es lo mismo? No puedes lidiar con ellos si estás agonizando por esas cosas. ¿Qué hago aquí? ¿Qué me da las mejores probabilidades? Tu cuerpo necesita moverse por sí mismo antes de que comiences a discutir contigo mismo sobre qué hacer”. 

“E-Eso …” Ranta gimió. “¿Han peleado contra muchas cosas así? ¿Es por eso que son capaces de luchar contra eso como si no fuera gran cosa? “ 

“Tengo la impresión de que es bastante difícil”. Gogh se encogió de hombros. “Lo pasarán mal con eso”. “Sin acceso a la magia de la luz, estarán menos dispuestos a presionar su suerte “. 

“Dices eso como si a ti no te concerniera”. Miho frunció el ceño, pero Haruhiro no pudo evitar pensar que también parecía completamente a gusto con la situación. 

“No hay ningún lugar a donde apuntar.” Taro bajó su arco, frunciendo el ceño distorsionando su hermoso rostro. “Odio a los grandes enemigos. Desearía poder ayudar a mamá… “ 

Taro parecía más joven que Haruhiro y su grupo, pero también debe haber tenido una experiencia considerable. Dado que viajaba con Akira-san y su grupo, eso era natural. 

“¿Te importa si hago una pregunta?” Kuzaku preguntó vacilante. 

Gogh miró a Kuzaku, indicando con su expresión que debería continuar. 

“Dijiste ‘a menos que fueran genios’, pero …” Kuzaku preguntó lo qué había querido preguntar Haruhiro. “Es un poco demasiado tratar de declarar que Akira-san y los demás no son genios, ¿no es así?” 

Aunque esto era cierto para Branken y Kayo, también, era increíblemente difícil de creer las cosas que Akira-san estaba haciendo. Al principio se había centrado en evadir los tentáculos de ataque, pero ahora estaba haciendo más que eso. Después de esquivarlo, lo atacaría con su espada. Además de eso, ¿no se estaba acercando lentamente a la hidra? Probablemente lo estaba. No, no solo probablemente, definitivamente estaba acercándose cada vez más a eso. 

“Akira no es un genio”, dijo definitivamente Gogh, y luego soltó una risita maliciosa. 

Él tiene que estar mintiendo, pensó Haruhiro con incredulidad. ¿Su relación está coloreando su perspectiva? 

“Tienes razón”, dijo Miho al instante. 

Haruhiro comenzó a pensar que quizás ese no era el caso. 

Ella dijo: “Cuando nos conocimos, ese tipo era un cobarde sin esperanza”. 

“El tipo todavía es bastante tímido, ¿sabes?”, Gogh Estuvo de acuerdo. 

“Podrías tener razón”. 

“Incluso en nuestra generación, había muchos tipos más fuertes que él”. 

“Yo diría que Kayo era mucho más valiente”. 

“No es que eso haya cambiado”. 

“Mi madre es la más valiente del mundo, y mi padre es el más sabio”, declaró Taro con una mirada tan seria que daba miedo. “Y yo, soy el más afortunado”. 

“Seguro que los amas, eh”, dijo Yume con seriedad. 

“¡Por supuesto que sí!” Gritó Taro, con los ojos muy abiertos. “¡Mi amor por mamá y papá no perderá ante nada! ¡Nunca! ¡Nunca!” 

 


Notas de Traducción:

 

[1] imagen de referencia

[2] Personalmente, esta parte no la entendí, puede ser por la falta de sueño o porque simplemente estaba más allá de mi intelecto, por las dudas, si alguno encuentra otro significado a esta oración, les dejare lo que decía en la versión en inglés “He can say that againHaruhiro thought. 

Anuncios

2 comentarios en “Grimgar Vol 6, Capítulo 8: “Cruza el límite” parte 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s