Juuni Taisen Vol 1, Capítulo 1: La primera batalla. Parte 3-3

Parte 3

 

Cuando Jabalí aterrizó en el piso inferior en medio de la cascada de escombros, los otros guerreros ya se habían dispersado. Solo que ella había elegido aterrizar con la mayor elegancia posible; el resto parecían haber priorizado utilizar el caos para escapar de la escena sin ser detectados. 

Qué inteligente de su parte, pensó Jabalí. 

Mientras que hubiera un límite de tiempo, los guerreros no podrían permanecer ocultos para siempre, pero ninguno de los que fueron elegidos para esta prestigiosa batalla se sentirían presionados para actuar precipitadamente. 

No sé quién rompió el piso, pero sea quien sea, será mejor que esté en guardia. O tienen algún poder sobrehumano, o llegaron temprano para tender una trampa. 

En cualquier caso, hacer que el piso colapse fue un gran movimiento que detuvo al Equipo Mono antes de que pudiera formarse. Que un equipo tuviera una ventaja era una verdad evidente, era un simple juego de números, pero para alguien como Jabalí, el concepto de pacifismo era tan extraño que incluso la idea de un equipo así era repelente. Y si ese hombre con espada, claramente ningún pacifista, uniera fuerzas con Mono y el chico soñoliento, ¿quién sabría lo que llegarían a hacer? 

Jabalí sintió que su primera prioridad debería ser asesinar a Mono antes de que esa alianza pudiera reunirse y poner en marcha un complot. Cuando se imaginó cómo sería librarse finalmente de esa mujer, Jabalí sintió como si una carga se hubiera liberado de sus hombros, y cuando se imaginó a sí misma abriendo el estómago de Mono, incluso sintió un escalofrío carnal. 

Pero estos pensamientos fueron interrumpidos por la sensación de otra presencia, no por sentir que era una gran hazaña. Tal presencia emanaba unas muy fuertes olas de maldad pura que los escombros y residuos cercanos probablemente correrían del edificio en un intento de escapar, si tuvieran la capacidad para hacerlo. 

Jabalí se volvió para encontrar al hombre que empuñaba la espada, allí parado. No había estado allí antes, si había estado bajo los escombros o si se había ido y luego regresado, no lo sabía. 

“Podría haber empezado con cualquier otro, ya sabes”, dijo el hombre teatralmente. “No me importaría. Pero me acusaste falsamente, ¿sabes? Así que pensé que debería arreglar este rencor. Entrar en una batalla con la cabeza nublada no es una buena forma de ganar, ¿no crees? El juego mental es tan importante como cualquier cosa, ¿cierto? Y tú, eres una mala persona, lanzarme acusaciones cuando no tienes ninguna prueba. ¿Dónde está tu humanidad?” 

Jabalí se quedó sin palabras. A juzgar por sus incoherentes divagaciones, ella dudaba de que quedara alguna esperanza para su juego mental. Pero no dudaba de su sinceridad, realmente podría haber elegido cualquiera que él quisiera. El hombre vino por ella no por alguna estrategia, sino porque le había dejado una impresión. 

Al informar de su decisión final, en su peculiar forma de expresar su gentileza, Jabalí se convirtió en su primer objetivo. Tal vez hubiera sido mejor para ella que el Equipo Mono se hubiera formado, ya que este hombre seguramente habría girado sus cuchillas hacia Mono. Así de frívolo era su objetivo. 

Ojalá no tuviera que ser así. Pensar que tengo que luchar en lugar de Mono. Peor aún, es casi como si estuviera protegiéndola. 

Como una parte de la mente de Jabalí pensó en esas líneas, el resto se había centrado en tener una mirada analítica hacia su oponente y evaluarlo. No era del tipo de persona que disfrutaba observar en detalle, pero no estaba dispuesta a entrar ciegamente en una pelea solo porque su enemigo la asustaba. 

Hmm… Es tan peculiar, es difícil analizarlo bien, pero puedo decir que puede pelear. “Aura” es quizás una palabra que prefiero reservar para los de una clase más alta, pero alrededor de él, tiene ese aire. De todos los guerreros, solo Buey y yo tendríamos una oportunidad contra él. 

Incluso si tenía una oportunidad o no, ella deseó no tener que luchar contra él. Ella tenía la esperanza de dejar que sus adversarios más fuertes se enfrentarán entre sí. Pero ella nunca espero mucho por eso. Ese lujo debería ser hecho, no solicitarlo, tal era su filosofía. Este era el momento de hacer una acción: una acción elegante. 

Realmente desearía no tener que pelear contigo tan pronto, pero ahora te has sentenciado a muerte. 

“Soy Inōnoshishi, Guerrera del Jabalí. Asesino en abundancia”. 

“Soy Usagi, Guerrero del Conejo. Asesino con distinción”. 

Así que él conocía los modales necesarios para presentarse adecuadamente. 

Jabalí preparó sus dos ametralladoras, Aishū e Inochigoi, para llenar de agujeros a su enemigo. Si ella creyera en Duodecuple, no importa cuántos agujeros fuera a perforara con sus balas en él, la gema permanecería ilesa e intacta. Ella podría tomarse su tiempo revisando la sangre y la carne para encontrarlo. 

El hombre-conejo con la espada, al parecer, levantó sus enormes armas y se abalanzó sobre ella con unos grandes saltos, pero no importa de qué forma lo miraras, sus balas serían más rápidas. Aunque la mujer admiraba enormemente la determinación detrás de su ataque inquebrantable frente a sus armas gemelas, un ataque a ciegas era quizás la peor jugada que alguien podía hacer contra ella. 

Justo cuando sus dedos apretaban los gatillos, alguien la agarró de sus brazos por detrás, poniéndolos en su espalda. Logró disparar, pero sus ametralladoras habían sido desviadas de su objetivo. Ni siquiera una bala rozó a Conejo. 

Pero las espadas de él no fallaron. 

Las dos hojas la ensartaron e incluso atravesó directamente al que la había agarrado por detrás. 

Por un momento, se preguntó si él había ido por su corazón. Pero no, fue hacia su esófago. Esto no había sido un ataque ciego, sino una incisión precisa para tomar su gema. Había reclamado su vida con una facilidad familiar y metódica, como si simplemente abriera la envoltura de plástico perforada de un paquete de pañuelos desechables. 

E incluso también había apuñalado a su aliado 

En ese breve momento que desapareció después de que el piso colapsara, Conejo formó una alianza y organizó un ataque contra Jabalí. Nunca hubiera imaginado que fuera tan persuasivo o sociable para llevarlo a cabo, pero ¿qué otra explicación podría haber? 

¿Y quién era? ¿Quién era tan astuto y tan estúpido como para ponerse detrás de mí sin que me diera cuenta y me restringiera los brazos? 

Utilizando completamente sus últimas fuerzas, giró el cuello para mirar por encima del hombro. Lo que vio la sorprendió aún más que las cuchillas que habían penetrado su esófago. Pero no fue la cara de la figura lo que la sorprendió. No podría haberlo hecho, porque no había rostro. No había ninguna cabeza en absoluto. 

Lo que la había restringido era un cadáver sin cabeza, un cadáver que momentos antes había estado en el piso. Efectivamente, habría caído con el resto de los escombros. 

“Tú-tú”, dijo Jabalí mientras la sangre inundaba los bordes de sus ojos. Ella giró la cabeza hacia adelante. Ya no quedaba tiempo para elegir palabras elegantes. “¡Eres un necromancer!” 

“No, un necromanticista”, dijo Conejo, sacando sus espadas de la mujer y del cadáver. “Puedo hacerme amigo con las personas que voy matando”. 

No era de extrañar que ella no hubiera percibido lo que se arrastraba detrás de ella. Él ya estaba muerto. 

“Por cierto, ese es el Guerrero de la serpiente”, dijo Conejo, totalmente amigable. “Lo siento, mentí sobre no matarlo. Fue solo una precaución. Verás, pensé que podrías ser consciente de mis habilidades. No quería que pensaras que lo había traído a mi lado “. 

Por supuesto, ella no había sido engañada por él. No es que le quedara aliento para decirlo. 

No puedo creer que este sea mi fin. 

La mujer orgullosa llego a la desgracia total, Jabalí se desplomó sin vida en el suelo. Las últimas palabras que escuchó, antes de que esa cosa dentro de ella la definiera como su pertenencia, llevaron a la guerrera caída no a la vergüenza, sino a la desesperación. 

“Por favor, perdóname, ¿de acuerdo? Porque de ahora en adelante también serás mi amiga”. 

Y con eso, luego de solo unos momentos del inicio de la Guerra del Zodíaco, el representante designado del ganador del anterior torneo se encontró con la derrota, naciendo la alianza de cadáveres de Conejo. 

Conejo Vs Jabalí 

Fin de la 1ra Batalla 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s