Youjo senki Vol 3, Capítulo 1: “Ábrete Sésamo”

untitled-1_abrete_sesamo2

Parte 1

24 DE MAYO, AÑO UNIFICADO DE 1925, ARKANSAS, ESTADOS UNIFICADOS

En la suave luz del sol de Arkansas, corrió hacia su amada abuela y le mostró una bolsa de manzanas rojas brillantes.

“Oye, abuela, ¿dónde pongo las manzanas que nos dieron los vecinos?”

“Querida Mary, ¿más manzanas? Debes gustarle a la esposa de Carlos”.

Sonriendo tranquilamente, la anciana comenzó a levantarse lentamente de su sillón. Su nieta tuvo la amabilidad de ofrecerle una mano. Notando su consideración natural, la anciana le agradeció a Dios por la amabilidad y consideración con que la niña había sido criada.

Los vecinos estaban orgullosos de su cosecha, y su nieta resplandecía como el sol después de recibir una bolsa. Aunque la niña se estaba quedando con su familia, éste seguía siendo un país extranjero para ella. A pesar de dejar a su padre atrás para venir a vivir a un lugar nuevo y desconocido, se había ganado incluso a las personas más problemáticas con esa sonrisa radiante.

Era una niña fuerte, y lo suficientemente mayor como para no ser inconsciente de lo que pasaba a su alrededor. Hizo todo lo posible para animar a toda la familia. La anciana estaba orgullosa de ella por eso pero, por la misma razón, encontró sus circunstancias tan tristes.

Por lo tanto, con sentimientos contradictorios, la abuela se puso de pie con entusiasmo y se esforzó por mantener el estado de ánimo, sugiriendo que ambas hornearan un pastel de manzana juntas. Su incapacidad para hacer otra cosa que no fuera preocuparse por el miserable estado del conflicto no hizo más que alimentar su frustración.

Si tan solo esta cruel guerra terminara… La anciana suspiró discretamente para que Mary no se diera cuenta y se dirigió lentamente hacia la cocina. Al ver a su afligida hija pegada a la radio y al periódico en la sala de estar, la abuela de Mary se limpió las lágrimas de los ojos.

Desde que se enteraron de la muerte de su yerno Anson, un soldado de la Alianza Entente había llegado para pedir la mano de su hija en matrimonio, la madre de Mary parecía apática, como si su mente estuviera en otra parte.

Anson había sido un hombre testarudo, y los dos se habían peleado más de una vez, pero al final, por alguna razón, se llevaban muy bien. Ahora, la fotografía de la feliz pareja sólo servía para recordar que Anson se había ido. La anciana sólo podía lamentar su imprudencia por no haberla guardado.

Sabía que debido a la distancia física entre los Estados Unidos y la Alianza Entente, así como a la inmensa confusión en la escena de los combates, las noticias no llegarían muy rápidamente. Pero en algún momento, debió de haber bajado la guardia. Estaba ansiosa por recibir noticias de la guerra, pero nunca imaginó que Anson moriría.

Y por eso seguía recordando el día en que llegó la noticia de su muerte y lo aturdida que había estado.

¿Un comunicado? ¿Para nosotros?

Llegó en un día tranquilo y soleado como éste.

La hija de la anciana finalmente había comenzado a sonreír de nuevo, pareciendo haberse relajado después de regresar a su ciudad natal, mientras su nieta corría por estas tierras extranjeras aturdida por la curiosidad. La anciana las vigilaba con una sonrisa.

La mala noticia fue que estaba invitando a las chicas a tomar el té a las tres de la tarde.
Y de repente, un coche con la bandera de la Alianza Entente se detuvo y un funcionario de la embajada descendió. Cuando su hija fue a saludar al hombre en su lugar, para que no le doliera la espalda, la anciana se arrepintió de no haber alzado la voz y decirle: “Déjame ir. Me gustaría hablar con un invitado de vez en cuando”.

Si lo hubiese hecho, podría incluso haber tomado el sobre que le ofreció con una tensa expresión, con sus manos temblando, y haberlo escondido en algún sitio.

“¡Oh Dios! ¡No!”

Pero en vez de eso, cuando ella y Mary oyeron los gritos y detuvieron sus preparativos para el té, se apresuraron a llegar a la puerta, y vieron a su hija derrumbada en el suelo, llorando, y a hombres vestidos de negro cuyas caras decían que no podían aguantar más.
En retrospectiva, la anciana se sintió como una tonta por el hecho de hacer té alegremente en aquel momento.

¿Visitantes solemnemente silenciosos con vestimenta negra? Básicamente estaban vestidos de luto, ¿no?

La razón de su visita debería haber sido obvia.

DECLARACIÓN DE MUERTE.

Ni siquiera había considerado esa posibilidad cuando le arrancó el papel de las manos temblorosas de su hija, pero en el momento en que leyó la sola línea impresa en el anverso, el tiempo se congeló.

Su hija aún no se había recuperado del shock.

No sólo eso, probablemente el tiempo sigue congelado para ella en ese preciso momento.

Después de eso, su hija comenzó a escuchar obsesivamente las noticias sobre la guerra, respondiendo tanto a los ánimos de Mary como a los consuelos de la anciana con la misma sonrisa hueca.

Arreglando los utensilios de la cocina, la anciana pensaba para sí misma.

Cómo la guerra seguramente terminaría en algún momento. Aparentemente, por lo que escuchó en las noticias, el Imperio se estaba retirando. No estaba exactamente segura de lo que estaba pasando, pero… todo el mundo susurraba que la guerra parecía que iba a terminar pronto, así que eso era lo que ella deseaba. Todo lo que podía hacer era esperar. Si va a terminar, entonces espero que termine pronto.

Quizás la razón por la que su hija estaba sintonizando las transmisiones con una devoción casi religiosa fue porque esperaba que Dios hiciera caer un juicio justo sobre el Imperio por llevarse a su marido.

Por supuesto, la venganza sólo sería vacía y triste. A su edad, la anciana sabía que las penas del pasado podrían ser eventualmente superadas. Pero para su hija y su nieta, el shock aún era demasiado grande, así que hasta que el dolor se volviera aburrido y se desvaneciera, lo soportaría con ellas.

“Muy bien, Mary, hagamos este pastel de manzana.”

” ¡De acuerdo!”

MAYO, AÑO UNIFICADO DE 1925

Las operaciones deben iniciarse con un propósito y un objetivo claros.

En ese sentido, el Estado Mayor elogió la Operación Schrecken und Ehrfurcht (“Conmoción y Terror”) como un plan que encarnaba estos ideales. Dos generales de brigada, Zettour y Rudersdorf, lo habían elaborado.

Las intenciones de su propuesta eran claras e incuestionables.

Realizando ataques radicales pero sencillos contra los cuarteles generales del enemigo, sería posible acabar con la cadena de mando de las fuerzas enemigas, lo que en última instancia conduciría al colapso de las líneas enemigas.

Eso era todo. Una unidad sería enviada para completar un objetivo; poseía la lógica simple de dos más dos es igual a cuatro.

El razonamiento detrás de esto era obvio. Un ejército decapitado no puede librar una guerra.

Incluso un estudiante de la academia podría entender inmediatamente esa intención. Después de todo, la estrategia equivalía a cortarle la cabeza al enemigo, neutralizando las capacidades de comando que eran críticas para un ejército moderno.

Sin embargo, la naturaleza del plan hizo que varios miembros del personal plantearan serias dudas desde el principio.

Naturalmente, el cuartel general fue considerado increíblemente importante. Cualquier ejército establecería su puesto de mando en territorio amigo muy lejos del alcance de sus enemigos.

El sentido común dictaba que el cuartel general de la República en el frente del Rin estaría fuertemente defendido. Esta conclusión anticipada fue confirmada mediante un reconocimiento forzoso que costó muchas vidas.

A menos que pudieran encontrar una forma de atravesar la densa red de interceptación del enemigo y lidiar con cualquier fuerza que estuviera luchando por defenderse, había pocas esperanzas de éxito. La mayoría de los miembros del Estado Mayor ha tenido esto en cuenta y ha juzgado que si estuvieran totalmente preparados para sufrir pérdidas de forma imparcial a fin de lograr un gran avance, perderían a toda una brigada de magos aéreos en el proceso.

Así que cuando el objetivo y la ejecución de la Operación Schrecken und Ehrfurcht fueron revelados, muchos miembros del personal pensaron que cualquiera que diera tales órdenes tenía que estar loco. Incluso había quienes se oponían abiertamente a la operación, afirmando que era una broma que no lograría nada más que enviar soldados a la muerte por negligencia.

Por supuesto, ninguno de los miembros realistas del personal se opuso al propósito de la operación. Si era posible destruir la cadena de mando enemiga penetrando sus líneas y asaltando su cuartel general, no importaba qué sacrificios había que hacer. Suponiendo una posibilidad razonable de éxito, cualquier número de bajas es aceptable.

A pesar del atractivo de comprometerse audazmente sin tener en cuenta el precio, los miembros del personal rechazaron la propuesta debido a las escasas posibilidades implicadas. Apostar sus valiosas tropas en una operación con tan poca probabilidad de éxito era una irracionalidad impensable en circunstancias normales.

Si las posibilidades eran buenas, entonces seguro, algunas pérdidas podrían ser ignoradas. ¿Acaso importaba cuán altos serían los beneficios si la probabilidad de victoria fuera imposiblemente baja? ¿Esta era la operación a la que le atribuían el éxito del gran avance? Si ese fuera realmente el caso, todos los oficiales se habrían visto obligados a admitir amargamente que estaban jodidos.

En el fondo, la mayoría de los oficiales del Estado Mayor creían en privado que si fuera posible atacar directamente al cuartel general enemigo, el frente del Rin no se habría convertido en un punto muerto en primer lugar.

Un plan sin mérito como este normalmente se tiraría a la basura y se olvidaría… pero esta propuesta en particular fue redactada y firmada conjuntamente por nada menos que los generales Zettour y Rudersdorf.

Inicialmente, el personal se quedó perplejo cuando se dio cuenta de que las dos autoridades en guerra de maniobras a gran escala parecían proponer la operación como una medida práctica. Revisaron el documento a regañadientes y sólo después de una lectura intensiva se dieron cuenta de que este absurdo plan merecía ser considerado seriamente.

Al final, los demás miembros del personal se mostraron reacios a admitirlo… reconocieron a regañadientes que la operación podría ser posible. Todo dependía del compromiso del veterano Batallón 203 de Magos Aéreos liderado por la Comandante Tanya von Degurechaff, cuyo alias estaba en proceso de cambiar de la elegante “Plata Blanca” a la más impresionante y temible “Plata Oxidada”. También requerirían dispositivos de aceleración suplementarios que permitieran al usuario alcanzar altitudes en las que la interceptación fuera imposible y les dieran la velocidad necesaria para superar a cualquier persecutor.

Al menos, en teoría, las especificaciones del dispositivo de aceleración suplementario, sumado a los logros acumulados de la unidad, hicieron que la propuesta fuera lo suficientemente atractiva como para justificar su discusión.

Pero incluso con todas esas cartas reunidas, los organizadores todavía dudaban – Zettour y Rudersdorf estaban sugiriendo, de todas las cosas, vincular Schrecken und Ehrfurcht (“Conmoción y Terror “) con su próximo gran plan, la Operación Ganzúa. La declaración de que no existía ninguna posibilidad de llevar a cabo la operación “ganzúa” sin el éxito de la operación “Schrecken und Ehrfurcht” suscitó un debate especialmente intenso.

No fue una disputa pequeña. Al final, después de haber apostado por la Operación Ganzúa, el Estado Mayor ya había cruzado el peligroso puente de la retirada de tropas en el frente del Rin, un movimiento que normalmente sería impensable. Ya habían pasado el Rubicón [1]. No era fácil para ellos mantener la compostura mientras escuchaban las declaraciones de que su apuesta inicial estaba ahora a merced de esta arriesgada operación.

Una ola de objeciones surgió internamente, y los debates que tuvieron lugar dentro y fuera de las salas de conferencias dividieron al Estado Mayor por la mitad. Llamar controversial al plan no lo hizo justo.

Con los oficiales agarrándose los unos a los otros en feroz desacuerdo y maldiciendo a sus compañeros como tontos testarudos, el estado de las cosas era lo suficientemente salvaje como para que se pareciera más a un combate de lucha libre que a cualquier otra cosa.

Era evidente lo caótico que se había vuelto el conflicto interno después de que se informara oficialmente de que varios oficiales habían “caído”.

Pero al final, el Estado Mayor decidió que el objetivo fundamental de atacar directamente el cuartel general del enemigo era muy prometedor. Al fin y al cabo, aunque no lograran eliminarlo completamente, el intento por sí solo seguiría causando mucha confusión.

Podría ser una operación quijotesca [2] de un solo sentido, pero el Ejército Republicano tendría que tener en cuenta seriamente la amenaza de una unidad de magos aéreos capaces de llevar a cabo una incursión para siempre, y eso era grandioso.

Podían anticipar este resultado incluso si el ataque fallaba. En otras palabras, si el Ejército Imperial llevara a cabo un solo ataque de decapitación, los republicanos tendrían que estar constantemente en guardia contra otros. Tendrían que estacionar más de sus escasas fuerzas en la retaguardia para proteger el crítico cuartel general del frente del Rin.

Era una interpretación razonable de la situación. Incluso en el sentido de “probar es mejor que no hacerlo”, hacer un esfuerzo real tampoco parecía una mala idea. Como mínimo, amarrarían tropas enemigas adicionales en la retaguardia.

Incluso algunos de los oficiales agregaron otro razonamiento en sus mentes: La comandante von Degurechaff podría obtener mejores resultados.

Dicho esto, nadie puede negar que fue una operación arriesgada. En el peor de los casos, estarían enviando a sus tropas de élite a una misión inútil y podrían perderlas todas. Por supuesto, incluso si la fuerza de ataque fuera aniquilada, la amenaza permanecería. Sin embargo, era un precio muy alto que pagar por una amenaza.

Además de eso, la unidad que planeaban enviar era el irreemplazable proyecto mascota que el Estado Mayor tenía a mano, una unidad de respuesta rápida con una gran experiencia en combate.

El Batallón 203 de Magos Aéreos se había formado inicialmente como un experimento, pero actualmente estaba sirviendo como el distintivo caballo de batalla del Estado Mayor, superando consistentemente las expectativas en cada campo de batalla. Sus contribuciones menos llamativas, pero sin embargo vitales, en el área de la experimentación de nuevas estrategias y la investigación de nuevas armas tampoco pueden ser ignoradas.

Este no era el tipo de unidad que se podía duplicar de la noche a la mañana y, sin embargo, era precisamente gracias a sus capacidades de élite que todo el mundo esperaba que tuvieran éxito. Después de luchar con esa contradicción, el Estado Mayor finalmente decidió enviar una compañía. Para ello se tuvo en cuenta tanto la cantidad de soldados que se sentían cómodos al desplegar como el número de soldados necesarios para el éxito.

Una vez que el número de miembros se fijó, la elaborada maquinaria de guerra del Imperio empezó a funcionar al máximo.

Doce miembros del Batallón 203 de Magos Aéreos fueron seleccionados rápidamente y transportados a una base de lanzamiento en la retaguardia como la fuerza de ataque que utilizaría el dispositivo de aceleración suplementario (nombre clave V-1) para llevar a cabo el ataque detrás de las líneas enemigas.

Los participantes recibieron información técnica de los ingenieros, así como información sobre territorio enemigo. Todos los preparativos para su misión de ataque se completaron sin demora.

Sin embargo, el simulacro solicitado por la comandante von Degurechaff fue denegado por motivos de confidencialidad. Fue una decisión inevitable, ya que el objetivo de la operación era un ataque furtivo; desde el punto de vista del contraespionaje, el Estado Mayor no podía permitirlo.

Por supuesto, realizar una actividad sin práctica era arriesgado. La Oficina de Estado Mayor recibió muchos reproches y dudas sobre esta decisión. Dado que las posibilidades de éxito dependían enteramente de si su unidad podía utilizar o no el factor sorpresa, se hizo hincapié en el carácter clandestino de la misión hasta el punto de suprimir toda disidencia. En última instancia, incluso la comandante von Degurechaff tuvo que reconocer la importancia del contraespionaje, aunque lo hizo a regañadientes.

El equipo llevó a cabo prácticas de pilotaje en el hangar, pero no hubo lanzamientos reales con el equipamiento correspondiente. A cambio, el mantenimiento de los dispositivos de aceleración suplementarios se realizó con un especial cuidado a petición de la Comandante von Degurechaff.

El itinerario de la operación se especificó minuciosamente, y con el tiempo se convirtió en un plan para, al menos, asestar un golpe a la cadena de mando enemiga y cortar temporalmente sus comunicaciones. Inmediatamente después de la incursión en el cuartel general del enemigo, la fuerza de ataque se dirigiría hacia el norte, donde un submarino o buque amigo los recogería.

El debate sobre el Estado Mayor terminó con todos los participantes más o menos de acuerdo. La unidad V-1 fue anunciada, y el día X llegó el 25 de mayo.

“Todavía se pueden ver los sorprendentes resultados de hoy.” (de la Historia de Guerra de la División de Recopilación de Historia del Frente del Rin del Ejército del Reino Unido, Volumen 3)

25 DE MAYO, AÑO UNIFICADO DE 1925, BASE DE LANZAMIENTO DEL IMPERIO V-1 SECRETO DEL EJÉRCITO

La comandante Tanya von Degurechaff se encuentra decidida en la pista de aterrizaje del aeródromo, observando la salida del sol sobre el horizonte con una mirada tan pálida que podría hacer que hasta los peces muertos se dispersaran mientras pronunciaba un Guten Morgen [3] atónito en su cabeza.

Las órdenes que recibió la obligaron a dirigir una compañía selecta para atacar directamente el cuartel general del enemigo y cortarle la cabeza a su ejército. En otras palabras, decapitar sus fuerzas con un golpe quirúrgico.

Como si la indignante orden en sí misma no fuera lo suficientemente deprimente, el método que necesita emplear es aún peor.

Penetrar en la retaguardia del enemigo por medios convencionales no es posible. Aparentemente, los altos mandos lo entienden. Así que por una razón u otra, han decidido que su única opción es adoptar un enfoque radical, y lo que se les ocurrió es un misil guiado. El problema es que el sistema de control se hace a bordo y a mano.

Para decirlo claramente, les están diciendo que se conviertan en cohetes humanos y ataquen. Si Tanya no tuviera una reputación de la que preocuparse, en estos momentos estaría agachando la cabeza y gritando; ¡¿Cómo ha podido pasar esto?!

Lógicamente, Tanya entiende que la operación que está a punto de realizar no es sólo una apuesta temeraria. No hay duda de que existe una posibilidad razonable de éxito. Una vez que el plan fue explicado en detalle, la viabilidad estratégica quedó clara.

La ley del progreso exige avances revolucionarios fomentados a través del escepticismo cauteloso del sentido común como un potencial de sesgo y desafíos consistentes al paradigma. Ante esto, Tanya entiende que desde una perspectiva militar, su mal humor podría ser considerado irracional.

Pero desde otro punto de vista racional, librar una guerra es un tremendo desperdicio en primer lugar. Por supuesto, no se puede negar que el desgaste prácticamente sin sentido de cada recurso debe mantenerse al mínimo. En un conflicto, es lógico reducir los gastos en la medida posible.

Todos los datos indican que se deben tomar medidas de preservación. Los números también sugieren que es necesario asegurar una fuente alternativa de suministro para compensar las pérdidas inevitables. A menos que el Imperio se apodere de los bienes de la República en los términos de la paz o algo así, la nación de Tanya colapsará bajo el peso de sus gastos de guerra que aumentan constantemente. Es evidente que la intención de los altos mandos es obtener una compensación de la República.

En un debate, es razonable emplear datos estadísticos para respaldar el sentido común o burlarlo. Tanya no puede negar eso por motivos morales o emocionales.

Por supuesto, las estadísticas mienten. Pero son el mejor tipo de mentiras.

Estadísticamente, nadie espera que alguien con una cuenta de ahorros y un seguro de vida sea un terrorista suicida. En todo caso, a un banquero le gustaría mantener una larga relación con ese cliente. Precisamente por eso, un terrorista hábil y astuto podría eludir la vigilancia abriendo una cuenta de ahorros y comprando un seguro de vida.

En otras palabras, cualquier cosa puede ser buena dependiendo de cómo la uses.

Teniendo en cuenta todo esto, Tanya es plenamente consciente de lo estúpido que es afirmar malhumoradamente: “Eso es imposible o no se puede hacer”. Ella está más que dispuesta a someterse a una dosis saludable de introspección sobre sus conclusiones personales antes de estar en desacuerdo con los demás.

Sin embargo, se encuentra repitiéndose la misma pregunta irresoluble mientras mira con ojos de pez muerto al gigantesco objeto que tiene delante: ¿Cómo sucedió esto?
¿Qué científico loco tuvo la habilidad de convencer al ejército para que aprobara una idea tan loca?

“Se lanzará una compañía a bordo de misiles guiados por humanos, nombre código V-1.” Tendrías que estar poseído para justificar un plan como este hasta el punto de que Zettour y Rudersdorf lo aprobaran… Debe haber sido él. La mayoría de los ingenieros del Ejército Imperial están constantemente en sus propios mundos, pero Schugel es alguien completamente distinto.

¡Vete al infierno, Schugel, pedazo de mierda! Tanya tiene ganas de gritar cuando recuerda a ese hombre.

Debí haberlo matado durante las pruebas de activación con una fórmula errante o un “accidente” en el orbe. Incluso si es un títere psicológicamente contaminado y lamentable de la existencia X -o más bien, debido a eso- alguien debería haberlo matado antes, cuando aún conservaba algo de dignidad humana.

La razón por la que yo -o mejor dicho, Tanya- se deja llevar por sus emociones y no descansa hasta matar a Schugel varias veces en su mente es simple.

Es la comandante de un batallón a punto de desmoronarse debido a las numerosas bajas sufridas en el transcurso del servicio en la retaguardia, pero en el momento en que la unidad finalmente regresó a una base amiga en la retaguardia, recibieron una nueva misión junto con equipo recientemente desarrollado para ella. Estaba tan emocionada de ver qué tipo de hospitalidad se les ofrecería a su regreso, pero en vez de eso, los eventos se desviaron exactamente en la dirección opuesta a la que ella esperaba, y lo peor de todo, ahora están siendo enviados a un peligroso campo de batalla dentro de un arma incompleta.

La comandante Tanya von Degurechaff se conoce lo suficiente como para darse cuenta de que no es de las que disfrutan despegar en un cohete gigante.

Francamente, está harta de misiones peligrosas. Y eso es natural, después de verse obligada a realizar misiones tras misiones absurdas para ayudar a compensar los riesgos simplemente porque los planes son “teóricamente posibles”.

Como dicen los principios de Heinrich, cualquier accidente que pueda ocurrir, lo hará. No hay forma de saber cuando una de estas peligrosas misiones terminará en un terrible percance, y no quiero seguir hasta que lo averigüe. No, no me importaría ser elogiada por mis logros sobresalientes y ascender de mi Medalla de Asalto de Alas de Plata a una Medalla de Asalto de Alas de Plata con Hojas de Roble. En realidad, me han recomendado para la Cruz de Platino con Espadas de Oro, aunque informalmente, así que por lo menos, no puedo negar que los riesgos son debidamente reconocidos.

Ahí radica el angustiante conflicto interno de Tanya. Una persona del mundo moderno no puede abandonar sus deberes sin causa cuando se le tiene en tan alta estima y recibe medallas por sus contribuciones.

Hacerlo sería traicionar el contrato y la confianza, las mismas cosas que me hacen ser quien soy. Traicionar tu propia dignidad es esencialmente una forma de suicidio.
En una situación en la que una evacuación de emergencia está fuera de discusión, la única opción viable de Tanya es seguir lealmente las órdenes.

“Tengo que hacerlo. Si tengo que hacerlo, entonces tengo que tener éxito”. De pie en la pista de aterrizaje en dirección a la República, Tanya repite esas palabras como si fuera su deber.

Ella está tan absorta en su propio mundo que no se da cuenta de que alguien ha caminado a su lado hasta que comenzaron a hablar.

Sin darse cuenta de la intensa mirada que recibía de cerca, repetía, reuniendo su voluntad y espíritu de lucha. “Tengo que hacerlo. Sólo tengo que hacerlo. No puedo arruinar esta misión”.

Voy a vivir y clavar la justicia de la economía de mercado en ese pedazo de basura de la existencia X. Luego me reiré mientras destrozo hasta la última figura que pueda conseguir de él. Pase lo que pase, no puedo morir antes de eso.

“… Comandante von Degurechaff, lamento interrumpirla, pero ¿tiene un momento?”
Sus reflejos condicionados despejan todos los pensamientos de su mente cuando Tanya nota esa voz.

“Ah, disculpe. Por supuesto, Coronel von Lergen. ¿Qué sucede?”

Al darse cuenta de que no lo ha saludado adecuadamente, Tanya da un paso atrás y extiende su mano hasta el borde de su gorra realizando un saludo perfecto. Mientras piensa en maneras de suavizar la situación, los engranajes de su cerebro se aceleran, tratando de recordar si se le ha escapado algo que no debería.

Sólo murmuró dos cosas en la pista. Probablemente es demasiado pedir a los fisgones que piensen que Tanya se siente muy motivada, pero no debería haber mucho problema en hablar consigo misma sobre la necesidad de llevar a cabo su misión.

Pero eso sólo significa que sus murmullos no se tomarán de manera inadecuada… Al instante siguiente se da cuenta de que, dependiendo del contexto, lo que dijo podría tener graves consecuencias.

“No, usted-ahh, er, más bien, para usted…”

“¿Eh?”

Por el momento, el teniente coronel von Lergen no tiene palabras. Esto parece ser el peor de los casos. Por mucho que este hombre se aferre al optimismo, no es tonto.

Un movimiento en falso y un informe podría ser enviado a la Oficina de Estado Mayor alegando que su capacidad para llevar a cabo la operación está en duda, revelando su falta de motivación, incluso si no va tan lejos como para decir que está desobedeciendo órdenes. Lergen es, sin duda, alguien que podría presentar tal informe.

¿Qué pasará si el coronel von Lergen informa que se muestra escéptico sobre mi voluntad de combatir?

Toda la discreción y libertad de la que goza actualmente Tanya se le otorga por orden del general von Zettour. Si sale a la luz que alguien se siente inseguro -no importa que sea completamente crítico- sobre un plan en el que él y el general von Rudersdorf se esforzaron tanto, quién sabe lo que podría pasar.

“Es raro verte tan dubitativa.” Escogiendo sus palabras con un pequeño gesto de dolor en la cara, dirige su mirada hacia Tanya y continúa protestando. “Es de ti de quien estamos hablando, así que debe haber alguna razón para tu incertidumbre.”

Un vampiro al que acaban de apuñalar en el corazón con una estaca probablemente se sentiría así.

“Ahh, ya veo… No, me estaba planteando algo.”

“¿Te estás planteando algo?”

Tanya se prepara para llevar a cabo un control de daños con la esperanza de minimizar las consecuencias. Este es un obstáculo que hay que superar pase lo que pase. Además, para encubrir su falta de espíritu de lucha, inmediatamente decidio expresar lo desafortunado que es no poder dirigir una ofensiva aún mayor.

Después de haber llegado a ambas conclusiones en un abrir y cerrar de ojos, Tanya von Degurechaff frunce el ceño sin vacilar para expresar su pesar. “¿No es extraño? Todo este trabajo y preparación… tanto esfuerzo para mantener el secreto. El ejército está poniendo una cantidad asombrosa de trabajo en cada área de esta operación. Por eso me pregunto…” Apelando a Lergen para que le dé una respuesta inmediata, pregunta: “¿Realmente estamos llevando a cabo este ataque furtivo planeado con el único propósito de causar confusión en el cuartel general enemigo?”

Se han colocado rieles en la pista para lanzar el sistema de aceleración suplementaria. Y encima de esos rieles descansan las unidades, conectadas a un gran número de impulsores que adormecen la mente, mientras los trabajadores llenan los tanques de combustible con una cantidad increíble de combustible líquido altamente volátil.

Considerando el impacto que tiene toda esta operación en secreto, Tanya no puede ser la única que sintió una firme intención de seguir adelante con la misión en el momento en que los rieles fueron colocados y los cohetes comenzaron a llenarse de combustible.

Precisamente por eso señaló y declaró que parece un esfuerzo desproporcionado, incluso para golpear el cuartel general enemigo.

“No creo que sea un error pensar que atacar el cuartel general enemigo requerirá mucha preparación”.

La ruda respuesta del coronel von Lergen es lo que ella esperaba. Tanya no se opone a la necesidad de grandes preparaciones.

“Tiene razón, Coronel. Pero casi parece como si… al menos sirviera como el saludo inicial de una gran batalla.”

Tanya sugiere que podrían aspirar a objetivos más grandes e insinuar serias dudas sobre la efectividad en términos de costos del plan actual. Por supuesto, ella comprende las razones técnicas por las que es difícil cancelar un lanzamiento una vez que los cohetes ya están llenos de su combustible altamente volátil. Sin embargo, lo dice en serio.

“Hmm, ¿entonces quieres decir que el plan actual no logrará mucho?”

“Más que perder la oportunidad de hacer algo más grande. No estoy diciendo que atacar el cuartel general enemigo no tendrá efecto, pero…”

Tanya evita despreocupadamente la trampa que el coronel von Lergen le tendió. El escepticismo en este punto podría ser visto como un intento de eludir sus deberes al poner en duda la efectividad.

Sí, él debe estar evaluándola para ver si está usando una excusa plausible para encubrir el hecho de que carece de voluntad para pelear.

En respuesta, Tanya hace el papel de patriota descarada, destacando que se desperdiciaría una gran oportunidad. Y sugiere que la misión debe combinarse con algún otro objetivo.

Este ataque es fundamentalmente diferente de aquella persecución de cierto comandante que solo llevo un cargador a un inocente viaje de reconocimiento. Siempre y cuando el objetivo esté inmóvil, deberíamos escoger el momento mas conveniente.

“Señor, desde mi punto de vista, es como prepararse cuidadosamente para encender un par de fuegos artificiales. El rendimiento de los costos es bastante…”

Pero habiendo dicho eso, Tanya tiene una extraña intuición y se calla. Sí, esto es muy raro.

“¿Comandante?”

Apartando momentáneamente la mirada interrogativa del coronel von Lergen de su mente, reflexiona sobre una palabra que revoloteó en su mente y confirma esa extraña intuición.

La relación costo/beneficio es sospechosamente mala. ¿Realmente invertirán tanto para lograr este único objetivo?

¿Es éste el tipo de operación que el general von Zettour propondría con sus fríos pensamientos acerca de la guerra de desgaste? Además, la participación del general von Rudersdorf también es extraña. Esta es una operación poco ortodoxa que se basa en la astucia, así que ¿por qué está involucrado el especialista en maniobras de guerra del Estado Mayor?

“Ah, pero… causando caos en el cuartel general enemigo… ¿lo cual nos llevará a una batalla mucho mayor? No, quedarían en la quiebra…”

En ese instante, múltiples preguntas en la mente de Tanya se conectan y la dirigen hacia la respuesta. Destruir el cuartel general enemigo los llevaría al caos. Para entonces, incluso un ejército moderno se convierte en no más que una multitud. Ese es el verdadero objetivo del Estado Mayor. Si el general von Rudersdorf saca provecho de la confusión para realizar una maniobra… podrá pasar de la actual guerra de trincheras a una guerra táctica.

Un ejército moderno, incluso cuando está asentado en trincheras, sólo existe gracias a su cerebro, el cuartel general. Si observamos lo debilitado que estaba el Ejército Rojo después de la purga de ese idiota de Stalin, podemos ver que no hay lugar para debatir sobre lo que le sucede a un ejército que ha perdido su estructura de mando.

Y una cosa más.

Desconozco cómo se siente un líder como ese imbécil de Stalin, que parecía pensar que los soldados crecían en los árboles, pero en una nación normal en circunstancias normales, probablemente el único país que podría seguir luchando después de perder a su ejército regular en el frente es el imperio Estadounidense.

“…Así que todo es para rodearlos y aniquilarlos. En otras palabras, estamos tratando de atraer al Ejército de la República”.

Atreverse a permitir que el enemigo tome una posición estratégica, luego forzar una batalla. Es el mismo arte de la guerra que Bonaparte ejecutó en Austerlitz como un tramposo. Las Llanuras ciertamente son un lugar clave. Básicamente se dirigen a las Cumbres de Pratzen.

Es imposible ignorar algo tan tentador que cuelga delante de tus ojos.

…¿Toda la reorganización de las líneas defensivas se hizo con la intención de provocar al enemigo?

Si ese es el caso… entonces esta será una batalla móvil, pero no un sera un simple avance. ¡Será la oportunidad de darle vuelta la situación!

Me he estado preguntando por qué abandonaron únicamente la posición crítica de las Llanuras y no continuaron reorganizando el resto de la línea. Ahora todo tiene sentido.

“Así que… ¿nosotros somos la clave para cambiar la situación?”

Esas palabras desataron una reacción.

“¡Comandante! ¡¿Dónde escuchó eso?!”

Su cara se ilumina a medida que el se dirige hacia Tanya. La ferocidad de sus ojos la hace sonreír de satisfacción mientras piensa, Aha, ya veo.

“Oh, se me acaba ocurrir pero, por tu reacción, supongo que mi hipótesis no es errónea…”

“…¿realmente no lo escuchó del General von Zettour?”

“No, pero he tenido una extraña sensación todo este tiempo, casi como si un pequeño hueso estuviera atorado en mi garganta.”

Tanya supo que algo estaba mal en el momento en que escuchó que la reorganización a gran escala del frente estaba relacionada con la situación de las líneas de suministro del imperio, pero entonces se le ordenó a su unidad que sirviera como retaguardia. No es su culpa que no tuviera tiempo para pensar en ello en aquel entonces.

Cuando la retirada fue de acuerdo a lo planeado, se sintió increíblemente aliviada, así que le tomó un poco de tiempo darse cuenta de lo que realmente estaba pasando.

Después de desconcertarse sobre la retirada durante unos días, el Ejército Republicano rápidamente procedió a avanzar. Tanya supo por los informes de reconocimiento que los Republicanos marchaban de buen humor, listos para destruir al Imperio, pero se movían tan lentamente que estaba segura de que habría tiempo de sobra para reorganizar las líneas.

Reuniendo todo lo que sabía sobre la situación, estaba segura de que le faltaba algo, aunque no podía explicar por qué se sentía tan extraña.

Antes, se preguntaba si era realmente necesario retroceder tanto sólo para reorganizarse. Pero ahora todo está claro. Todo estaba preparado para cambiar el rumbo de la guerra.

Ahora veo por qué la misión se ha mantenido tan estrictamente clasificada y por qué se han tomado un millón de medidas para esta única misión. Es como si fuéramos los fuegos artificiales en la ceremonia del anuncio del cierre de la guerra.

“…Muy bien, Comandante von Degurechaff. Debe entender lo mucho que el Estado Mayor confía en esta misión”.

“Sí, señor, coronel. Soy plenamente consciente.”

Estamos sirviendo como la vanguardia de la gran operación móvil del Estado Mayor que sentará las bases para un cierre masivo. Por supuesto, si fracasamos, el ejército fingirá que no hay nada malo y reorganizará las líneas defensivas en consecuencia. Pero viendo lo lejos que se han retirado las tropas imperiales, está claro que los altos mandos eran muy conscientes de los enormes riesgos que corrían cuando decidieron dar este paso. Puedo decir que tenemos que tener éxito, sin importar el costo.

“No hay mayor honor para mi batallón que llevar las esperanzas de todas las fuerzas armadas sobre nuestros hombros. Por favor, deje todo a la compañía del Batallón 203 de Magos Aéreos. Cumpliremos el ferviente deseo del Estado Mayor con nuestra destreza de combate”. Tanya declara con la cabeza bien erguida, en una postura impecable, producto de su entrenamiento. “Juro que los aniquilaremos. En cuanto al Estado Mayor, les pido humildemente que esperen nuestras buenas noticias”.

“No ha cambiado nada, Comandante von Degurechaff. Muy bien, le deseo éxito. Que Dios la proteja.”

Aunque la expresión del Coronel von Lergen indica que está perplejo por el voto un tanto filosófico, logra sonreír torpemente y extender su mano.

“Que Dios proteja a la patria. Pero mientras los soldados estemos aquí, tal vez podremos arreglárnoslas solos”.

Tanya estrecha la mano de aquel hombre y sonríe sin miedo.

Los humanos pueden ocuparse del trabajo de Dios. Aunque Lergen lo dijo por impulso, se sintió genial para ella. Prácticamente se está enamorando de su frase.

Reemplazaremos a Dios.

“Que Dios proteja a la patria. Pero mientras los soldados estemos aquí, tal vez podamos arreglárnoslas solos”.

Qué magnifica manera de decirlo!

El único problema es que… tendré que deshacerme de la maldita existencia X de alguna manera. Pero aún así, el sabio y apropiado primer paso, el ateísmo, ocurrirá.

Salvaré a la patria en lugar de Dios. El entusiasmo que brota dentro de ella por el orgullo se siente increíble. Son palabras mágicas que la llenan de optimismo y de una voluntad que le permite alcanzar tal grado de realización que la existencia misma de Dios se hace innecesaria.

En teoría, asaltar el cuartel general del enemigo es una elección lógica.

No, incluso me atrevería a llamarlo completamente racional. Después de todo, la asignación de fuerzas importantes para defender una base en la retaguardia mientras se asignan tropas al frente es una carga de trabajo excepcional.

Esto es evidente, pero el hecho de que las fuerzas republicanas tengan que aplicar contramedidas de cara al futuro, incluso si literalmente no causamos ningún daño a su cuartel general, significa que ya podemos esperar que el ataque tenga un efecto considerable.

Cualquier soldado que oiga que su cuartel general ha sido atacado se anticiparía a los problemas que se avecinan y hundirían su cabeza en sus manos. Por otra parte, en todas las guerras no es extraño que los bombarderos pesados atormenten a los búnkeres donde se esconden los comandantes enemigos.

En este mundo, los magos representan una rama única del ejército. Pueden servir como tropas de infantería o aerotransportadas que poseen una movilidad comparable a la de los helicópteros.

Dependiendo de cómo estén desplegados, pueden ser muy útiles para penetrar profundamente en territorio enemigo.

Cuando escribamos una nueva página de la historia mostrando la quintaesencia del poder mágico en batalla, si es posible dedicar una parte sobre salvar a la patria en lugar de Dios, esa sería la mejor publicidad.

Tanya pensó para sí misma: “Sólo estoy tomando estos limones y haciendo limonada”, mientras ella trata de convertir una crisis en una oportunidad, anticipando la gran oportunidad para promocionarla.

Por supuesto, estaría más complacida de participar si esta operación no implicara estar atada a un grupo de explosivos.

Es importante deletrear esto… He sido seleccionada para formar parte del equipo de asalto que se involucrará en el campo de batalla atada a un V-1.

Aún así, ese fue un día en el que la Comandante von Degurechaff se sintió entusiasmada luego de encontrar un propósito claro hacia el cual trabajar.

Todos los que estaban presentes ese día contaban una historia extraordinaria: un relato sobre cómo el Demonio del Rin, la Plata Oxidada, se precipitó hacia el cuartel general del enemigo con un gran ánimo.

Su rápida y concisa declaración previa a la partida sería objeto de chismes durante mucho tiempo después. “Caballeros, que los dioses protejan la patria, pero solamente cuando los soldados estemos con vacaciones pagadas en el Valhalla!”. Entonces, frente a sus subordinados que reían a carcajadas, los testimonios contaron que ella alardeaba: “¡Salvaremos a la patria en lugar de Dios! Entréguenle al Emperador todo aquello que le pertenece! Señores, es hora de la guerra entre humanos. ¡Vamos a ganar!”

Pero la historia tiende a reflejar sólo un lado de la historia: Inmediatamente después de gritar esas palabras, dio la espalda a todo el mundo para subir ágilmente por la escalera y abordar su V-1. En su cara había una expresión de desesperación que gritaba: ¿Por qué yo?

Altitud actual: 8.800 pies; velocidad: 991 nudos.

La compañía formada por la élite de las élites, seleccionada del 203, formalmente conocido como el Batallón 203 de Magos de Interceptación Aérea, atravesó la barrera del sonido en su misión de ataque en tres Schwärme. [4]

Para bien o para mal, la operación se está llevando a cabo sin problemas mecánicos.

Está “en marcha”, pero en realidad sólo estamos siendo transportados, se quejaba Tanya en su cabeza. Aunque hay algunas cosas que se pueden ajustar, los V-1 de Tanya y su compañía que están pilotando son esencialmente cohetes, no aviones. De hecho, hay una manera de cambiar el rumbo, pero incluso eso está limitado a unos pocos milímetros, lo que significa que sólo es útil para pequeños ajustes de trayectoria.

Esto hace que pilotear un V-1 sea extremadamente sencillo. Después de accionar el interruptor para encender el motor, todo lo que queda es hacer pequeñas correcciones con la palanca de control.

No hay casi nada que los magos a bordo puedan hacer una vez que se lancen. Es más, lo único que tenemos que hacer es mantener nuestras cintas protectoras y nuestros escudos defensivos. La palanca es buena para ajustar el ángulo de nuestra trayectoria y eso es todo. Si necesitamos realizar evasión de emergencia, por alguna razón, la única opción disponible es una función especial que proporciona más aceleración.

untitled

Últimamente, sólo estamos siendo transportados al espacio aéreo sobre nuestro destino con tanques de combustible. En cierto modo, somos como los primeros astronautas. Un par de personas que sólo van de paseo.

Bueno, a diferencia de los primeros astronautas, no podemos esperar una recepción entusiasta de colegas que lleven ramos de flores luego de un aterrizaje exitoso.

Después de todo, no volveremos a la Tierra donde un equipo de soporte espera ansiosamente nuestro regreso en el punto de aterrizaje planeado, sino a un nido de amorosos caracoles desbordantes de hostilidad.

Si sonreímos y saludamos alegremente a los sorprendidos Françoisianos con un Guten Tag[5], estaremos obligados a recibir balas de plomo como respuesta.

Es por eso que la unidad de Tanya que viene del Imperio llamará educadamente a la puerta primero.

El plan es desprenderse de los V-1, llenos de hidracina y aditivos de boro, y luego usarlos como aldabas para dar el primer golpe. [6]

Los cascos de los cohetes que vayan más rápido que el sonido chocarán contra sus respectivos objetivos. No hace falta decir que llevan consigo una gran cantidad de energía. Nuestros científicos han garantizado que estas son las mejores aldabas en toda la historia de la humanidad; te despertarán sin importar cuán profundo sea tu búnker subterráneo.

Estoy segura de que nuestra visita será muy sorprendente, con nosotros atacando con tanta fuerza, pero esta es una operación caballerosa con dos etapas en la cual nuestro destacamento de magos llevará a cabo nuestro ataque posteriormente.

En otras palabras, quienquiera que ideó este plan es terriblemente malvado. Es el mejor elogio que se le puede dar a un oficial del Estado Mayor.

Pero como una de las personas atada a un cohete repleto de desgracia, quiero llorar. Ni siquiera es necesario que nos disparen como a un cohete de un solo tiro: una explosión externa sería suficiente para matarnos.

Bueno, esta es la tragedia de la guerra. Probablemente deberíamos llorar. El destino que nos aguarda a los que nos vemos obligados a atacar y a los que cazamos es derramar sangre por nuestras bocas en una pelea a muerte. A estas alturas, todo el mundo en el campo de batalla es una víctima, otra tragedia de la guerra que provoca lágrimas. A pesar de ser un soldado forzado a pelear, Tanya von Degurechaff declara que la paz es sagrada.

Es mucho mejor para los soldados holgazanear en un mundo pacífico. Si los soldados sudan y sangran seriamente, significa que la nación olvidó usar su pañal o mantener un perro guardián.

Aunque esta situación se está saliendo de control, la Comandante Tanya von Degurechaff tristemente se traga sus suspiros y quejas mientras se recuerda que debe seguir adelante con su deber. En este momento soy un soldado, lo que significa que debo cumplir con mis obligaciones militares. Y en esta era contemporánea, una unidad bien disciplinada no puede llegar tarde.

Para consolarse, Tanya reflexiona, Aunque si la historia toma nota de ello, también debería mencionar el ateísmo en el campo de batalla. Esta es una gran oportunidad para mí de esculpir mis creencias en los libros de historia.

Si hay una oportunidad de dejar atrás palabras que menosprecian a Dios, entonces Tanya no tiene otra opción que realizar algunas escandalosas maniobras promocionales hoy en día.

Después de todo, no existen las malas relaciones públicas. Bueno, supongo que la diferencia aquí es que en lugar de paneles de mensajes que se encienden en una guerra de llamas, será materia orgánica subiendo en llamas literales. Incluso si las variedades de llamas son diferentes, logran el mismo efecto, así que tal vez no tengo que preocuparme demasiado por ello.

Es hora de trabajar. Tanya comprueba la hora y revisa sus planes.

No, no hay tiempo para malgastarlo en quejas.

Según el cronograma, ya casi es hora de prepararse para el ataque, así que Tanya cambió de ritmo y rápidamente confirmó los pasos a seguir. La velocidad a mitad de curso es normal. Los ajustes de postcombustión para la fase final del vuelo también están bien.
El tanque de combustible vacío del que estaba preocupada que podría explotar se separa como estaba previsto.

Con la vista puesta en su mapa de navegación, Tanya obtiene una lectura bastante precisa de su posición actual, que es bastante crítica, utilizando sus instrumentos. Le preocupaba la posibilidad de errores de cálculo o de que el viento la desviara de su rumbo, pero su posición aproximada es casi exactamente la que se había planeado. Todo está dentro de los valores aceptables.

“01 a todas las unidades. Estamos entrando en la etapa final. Preséntese”.

Recibiendo respuestas de que no hay problemas de su compañía a través de ondas direccionales, Tanya suprimió una serie de emociones y gestos por el momento. Hay muchas cosas que ella quiere decir, pero al menos los mecánicos a cargo del mantenimiento del V-1 hicieron bien su trabajo. Tendrá que agradecerles por la forma en que las máquinas no fallaran y de pronto se desmoronaran a mitad del vuelo.

Temiendo lo peor, ella había asegurado suficientes paracaídas automáticos a prueba de rupturas, a prueba de fuego, diseñados para condiciones extremas que había usado durante sus días en Elinium Arms y equipando a todo el equipo. La fortuna debe estar sonriéndonos ya que no tuvimos que usarlos durante el vuelo.

…No, el destino es algo que los humanos manejamos con nuestras manos. Definitivamente no se nos ha concedido por la gracia de alguien más. Ser “afortunada” no es la manera adecuada de decirlo. Este es un resultado favorable que los humanos crearon por sí mismos a través de un mantenimiento cuidadoso y una completa verificación.

“01 a todas las unidades. Ya es hora. Midan la distancia y calculen el ángulo de aterrizaje”.

Un mundo en el que el éxito surge por las manos y los esfuerzos de los humanos… Ese es un mundo ideal. No importa lo improductivo que sea, alabar a los humanos por ser tan maravillosos no requiere fingir.

“05 a 01. Objetivo localizado”.

“09 a 01. Lo mismo. Objetivo localizado”.

“Espléndido. Todas las unidades, confirmen que los preparativos del ataque están completos”.

Es raro que la guerra -o en realidad, cualquier cosa- se desarrolle de acuerdo a lo planeado, pero eso no significa que sea imposible. Si se toman precauciones por adelantado, el medio ambiente perdona y aborrece toda ineficiencia e imprudencia, eso puede suceder.

¿No es maravilloso? ¡Hurra por la eficiencia! Eso es de lo que estoy hablando.

“01 a todas las unidades. Pasamos a la fase siete. Repito, pasamos a la fase siete”. Al recibir confirmación de sus hombres de que los preparativos están completos, Tanya pasa a la siguiente fase.

Fase siete, la orden de ataque.

En el momento en que da la señal, los miembros de la compañía se separan de sus V-1 y son eyectados.

Debido a la naturaleza de la propulsión del V-1 originada por el motor en la parte trasera en lugar de una hélice en la parte delantera, los magos son expulsados hacia adelante antes de comenzar su caída libre.

Al mismo tiempo, casi como un plus de diversión, los tanques de combustible vacíos y los dispositivos de protección del piloto comienzan a desaparecer del cohete; estos funcionaran como camuflaje.

Mientras descendían, Tanya y los demás magos se mezclaban con estas partes desechadas. Realizar el primer descenso HALO [7] registrado en la historia es un trabajo bastante arriesgado.

Para mayor sigilo, estamos desafiando las limitaciones de HALO. Normalmente abrirías los paracaídas a unos 980 pies, pero somos magos. Caeremos a la misma velocidad que las partes del cohete y desaceleraremos justo antes de los 250 pies. Al escondernos de esta manera, reducimos dramáticamente nuestras posibilidades de ser descubiertos.

Aún así, eso sólo significa que la probabilidad de ser descubierto es muy baja. El plan no tiene ni en cuenta nuestra seguridad. Es una elección basada puramente en la necesidades estratégicas.

No estaré satisfecha hasta que regrese y obligue a la persona que inventó esto a que lo pruebe personalmente.

“Hombres, que Dios los proteja.”

Quería desear suerte a sus tropas, pero terminó diciendo algo que no le gustó en lo más mínimo. ¡Maldita sea!

Si estoy rezando por la protección de esa exasperante deidad, debo estar muy mal de la cabeza. Tanya se ve obligada a lamentar esto como otro aspecto de la trágica y brutal guerra. Estos conflictos no significan nada bueno para la mente sana.

Desearía tanto que el creador del Elinium Type 95, determinado científico loco, se fuera directamente al infierno. Fue un error perdonarlo simplemente porque no estaba en su sano juicio. Tanya tiene tantas ganas de que desaparezca que no le importaría hacerlo ella misma.

Con todos estos pensamientos en su mente, añadió otro comentario.

“Muy bien, caballeros, dejemos a Dios sin trabajo”.

En realidad, mi ambición es convertirme en mi propia salvación, Tanya reflexiona mientras sigue los procedimientos al pie de la letra y despliega su paracaídas en la altitud establecida.

Por un breve instante, la fuerza de desaceleración es absolutamente insoportable. Luego de eso, sentí gratitud por tener un cuerpo tan pequeño hasta enfrentarme con el impacto al aterrizar, del cual apenas consigo disipar utilizando las maniobras de Caída de aterrizaje en paracaídas. Concluyo el aterrizaje gracias a la fuerza excepcional de un mago y a la cinta protectora que llevo.

Finalmente llegó el día en que empleé la maniobra de aterrizaje de emergencia que me fue plasmada durante el entrenamiento de maniobras aéreas con orbes. Qué diablos. Tanya suspira, desahogándose al golpear mentalmente al tipo que inventó esta maniobra de descenso mientras se libera de su paracaídas.

Aún así, parece que todos en la unidad han aterrizado sin problemas.

Me alegra que hayamos aprendido el aterrizaje en paracaídas de cinco puntos correctamente. [8]

Me preguntaba qué les pasaba a los instructores que empujaban voluntariamente a una niña como yo, aunque sólo sea en apariencia, fuera de un avión. Pero ahora tengo que agradecerles de todo corazón. Debería enviar una nota cuando regrese.

Habiendo pensado hasta ahí, Tanya se estremeció. La misión. Primero tengo que superar esto. Ella reinició su mente.

Pensando que sería difícil reunirse al aterrizar, instruyó a todos para que operaran en Rotten con aquellos que estuvieran cerca. ¿Quién aterrizó en esta zona? Cuando Tanya explora el área, ve a la Subteniente Serebryakov corriendo hacia ella. Aparentemente, mi asistente ha aterrizado a salvo. Por supuesto, eso es lo que Tanya esperaba de su resistente amiga; han estado juntas desde su estadía en el Rin.

“09 a 01. Aterrizaje completo. Sin pérdidas.”

“01, entendido. Reporte los resultados de los impactos del dispositivo suplementario de aceleración”.

Esta es una buena señal. Tanya sonríe. Afortunadamente, la unidad parece haber mantenido un buen orden. El primer teniente Weiss, que aterrizó a cierta distancia, informó inmediatamente que había hecho contacto con el resto de la compañía. A pesar de que toda la unidad cayó por separado, la reorganización se está llevando a cabo con la mayor fluidez posible, algo que sólo un grupo altamente capacitado puede lograr.

“Las aldabas de las puertas golpean a casi todos los objetivos. Aparentemente, el único objetivo que no alcanzamos es el depósito de municiones”.

Pero no todo puede ir tan bien.

Para Tanya, un fallo es un fallo, pero la ojiva que supuestamente causaría que la seguridad en el cuartel general del enemigo cayera en el caos después de disparar sus municiones no ha hecho su trabajo. Por eso, Tanya no culpo a nadie que haya podido oír el rechinar de sus dientes por la radio. Ella sólo suspiro, pensando, les dije que hicieran al menos una prueba.

Lamentablemente, no hay nada más que pueda hacer. O mejor dicho, probablemente debería estar contenta de que fueron transportados a través de una gran cantidad de explosivos que prácticamente no han sido probados y que lograron la mayoría de los objetivos previstos hasta ahora sin perder a nadie.

Es por eso que por un momento dudó, tratando de pensar en la mejor manera de proceder. La llegada a salvo de sus once subordinados ha sido confirmada a través de un canal seguro.

Sin duda son buenas noticias, pero como no logramos destruir el gran almacén del que se sospecha que es un depósito de municiones, es probable que el enemigo no se encuentre tan confundido. Aún así, los guardias probablemente no se hayan dado cuenta de que nos estamos preparando para atacar.

…En conclusión, aún podemos recuperarnos de esto. Destruir ese depósito de municiones sigue siendo perfectamente posible.

“En ese caso, no nos queda alternativa. Me ocuparé de destruir el depósito de municiones. Chicos, maten a todos los guardias. No tenemos mucho tiempo. ¡Mantengan sus ojos en el cronograma!”

“09, ¡entendido! ¿Puedo tomar dos pelotones?”

“01, seguro. 07, 12, vengan conmigo.”

“04 a 09. Fórmense en Schwarm”. [9]

“02 a 01. Nosotros también entraremos en Schwarm”.

Satisfecha con el rápido despliegue de los pelotones, pero irritada por los malos resultados del impacto del V-1, Tanya se encuentra un poco frustrada.

Su unidad está en buena forma. Se infiltraron en territorio enemigo sin bajas ni contratiempos organizativos. Debe ser cierto que la eficiencia mejora el estado de ánimo de las personas. Ver a un grupo que puede llevar a cabo las órdenes con destreza es satisfactorio. El problema es la alta probabilidad de que no hayamos causado el caos sobre el cual se basó este ataque.

Mi compañía puede estar en buena forma, pero se supone que no debemos enfrentarnos al puesto de mando enemigo con sus sistemas de seguridad intactos.

“Prepárense para el asalto. Iré tras el depósito de municiones, pero haré el resto según lo planeado”.

“¿Cómo debemos dividir los objetivos?”

“09, toma B y C. Yo me encargo de A.”

Resignada a la posibilidad de sufrir terribles pérdidas, Tanya decide llevar a cabo las incursiones, como si no tuviese otra alternativa.

Según los datos recibidos de antemano, hay tres posibles ubicaciones para las principales instalaciones del cuartel general del Ejército Republicano. Estaban confiando en el caos para tener la oportunidad de identificar adecuadamente a su objetivo: se suponía que un V-1 debía de haber destruido el depósito de municiones del Grupo del Ejército Republicano del Rin.

…Tal vez pedí demasiado.

Debido a que las personas que nos proveyeron de equipo son ingenieros de principio a fin, nos entregaron artefactos de vuelo que usan el aditivo de boro sobrante para encender los postcombustores y que en realidad aceleran el aterrizaje en lugar de reducir la velocidad. ¿Existirían problemas en la cadena de producción si cada producto industrial funcionara exactamente de acuerdo con el manual?

Cualquiera que crea que las máquinas funcionan exactamente de acuerdo con el diseño no tiene ni idea de cómo funciona en la práctica o es un diseñador en un laboratorio que hace la vista gorda.

Ciertamente, según sus especificaciones, el V-1 tiene una velocidad de mil nudos durante su fase final. Y la verdad es que Tanya puede garantizar que iban por lo menos a esa velocidad. No fue mentira cuando los ingenieros le aseguraron que un golpe directo con tanta energía cinética destrozaría incluso un Fortín. [10]

Sin embargo, los ingenieros y diseñadores olvidaron una cosa crítica. Sí, es físicamente posible que un V-1 destruya todo lo que no sea un refugio subterráneo fortificado a niveles de paranoia en caso de guerra nuclear. Y dado que esas cosas aún no existen en este mundo, eso significa que los V-1 pueden destruir prácticamente cualquier puesto reforzado.

Pero Tanya considera otra condición importante. Estos resultados sólo son posibles si el V-1 recibe un impacto directo. Dicho de otra manera, si no acierta ese golpe, sólo es desechar energía.

… Desperdiciar tanto de ese potencial destructivo extremo es tan inútil que es angustiante.

Este problema se debe a que el equipo de ingenieros no tiene en cuenta la rentabilidad. Algo que se esparciese como una bomba de fragmentación habría funcionado mejor. Si vuelvo a la base, regañaré a los técnicos de arsenales del Ejército Imperial.

“No hay señales de maná enemigo”.

“Tampoco detecto ninguno aquí.”

“Bien, hagámoslo”.

No obstante, por el momento hay que concentrarse en la operación. Nuestro primer movimiento lo es todo.

El éxito depende de que ataquemos antes de que el enemigo pueda responder. Por la falta de señales enemigas, parece que se están concentrando plenamente en lidiar con las secuelas de los cohetes.

…Bueno, eso tiene sentido.

En ese momento, Tanya casi sintió lástima por el enemigo. Nadie pensará en un asalto directo. Una persona cuerda no esperaría que los humanos viajaran en misiles o cohetes de largo alcance.

Esto significa que, en cierto sentido, su primer movimiento será un tanto fácil. Claro, probablemente haya guardias alrededor del cuartel general. Pero si los números son iguales, bueno, sus subordinados son fanáticos de la guerra y se han ganado el título de veteranos incluso desde un punto de vista objetivo. Podrán eliminarlos.

“01 a todas las unidades. Cuidado con el tiempo. Diez minutos es lo máximo que podemos esperar antes de que lleguen refuerzos republicanos”.

Por los sonidos que podemos captar y por lo que podemos deducir sobre la situación, los republicanos no parecen comprender lo que está sucediendo. Por lo menos, en lugar de luchar, están priorizando el control de daños. Bueno, están tratando de averiguar cómo manejar su primera vez siendo atacados por cohetes de largo alcance. Están tan ocupados con los resultados de los ataques que no se han dado cuenta de que los atacantes se han infiltrado.

De lo contrario, no habría una explicación por la ausencia de señales de maná.

“03 a 01. He logrado interceptar una señal. Está sin codificar”.

Tanya está segura de ello cuando recibe el informe de su subordinado dándole sus observaciones y sintonizando las ondas. El Ejército Republicano no tiene idea de que estamos aquí”.

“Es una buena señal. Acérquense con sus señales de maná suprimidas. Después de atacar al Cuartel General, retírense a toda velocidad. Dispararemos dos radiobalizas [11] a los diez minutos después de atacar”.

“Roger”.

Suprimiendo un suspiro, ella empuña su arma y vuela hacia el cuartel general enemigo con los demás. Si su amiga, la teniente Serebryakov, hubiera estropeado el aterrizaje, Tanya podría haber dicho en voz alta que no podía abandonar a alguien que había estado bajo su mando desde la Batalla del Rin y fingir que la buscaba mientras enviaba al resto de la unidad.

No, debo usar mi carta de sabotaje legítima (como empleado) para más tarde.

Ahora, lo correcto es estar feliz de que mi compañera haya estado mejorando tan notablemente desde la Batalla del Rin. Agradecería cualquier aumento del recurso humano.

“Muy bien, es hora de atacar.”

La segunda teniente que la acompaña parece tan confiable cuando asiente con la cabeza que la convicción de Tanya se profundiza sobre el hecho de que los humanos son grandes seres capaces de crecer y desarrollarse. Al mismo tiempo, suprime su señal de maná en la medida de lo posible y avanza.

Sus subordinados la siguen.

Y lo que Tanya encuentra cuando llega son soldados enemigos sorprendidos con la boca abierta.

Parte 2

Tal vez el problema es que es una base en la retaguardia. Los oficiales aquí claramente no tienen idea de cómo manejar este tipo de confusión. No es que pueda culparlos.

Tanya sonríe mientras los bombardea con el subfusil que “encontró”, mientras reflexiona sobre lo fácil que es para el usuario eliminar a los soldados republicanos mientras continúa su avance.

Me siento un poco inquieta por el hecho de que muchos de ellos no llevan armas, pero al final, si asumimos que las personas en la base son combatientes y dispararles no se convertiría en un problema legal internacional.

Así que sólo tengo que eliminar tranquilamente al enemigo. La palabra enemigo es tan conveniente que no requiere discusión, Piensa Tanya mientras mira a sus subordinados, y sin darse cuenta su cara se relaja formando una sonrisa.

Disparar rápidamente en respuesta a las cuatro palabras ¡Es el enemigo! Fuego! es la cúspide de la disciplina militar. El condicionamiento operante [12] es realmente excelente para mejorar la eficacia en combate.

“Teniente, ¿cómo luce por allá?”

“¡Despejado! No hay problema.”

Al recibir exactamente la respuesta que quería de la teniente Serebryakov, quien les vigilaba la espalda, Tanya sonríe de alegría. Maravilloso.

Para una unidad que avanza a gran velocidad, no encontrar ninguna señal de alguno de esos aterradores enemigos que acechan por detrás es una inesperada y buena noticia. Me sorprende, pero parece que la predicción del Estado Mayor de que el cuartel general del Ejército Republicano estaría fuertemente defendido estaba muy equivocada.

“Un fracaso de los racionalistas. No podían creer que el enemigo fuera tan estúpido. Bueno, yo también debería tener cuidado”.

Los racionalistas que trabajan en el Estado Mayor consideran al cuartel general como la piedra angular de la estructura de mando y algo que debe ser protegido con la vida sin importar el costo. Según el sentido común del Ejército Imperial, el cuartel general del Grupo del Ejército Republicano del Rin debe estar defendido como si fuera una fortaleza. Por eso, los generales Rudersdorf y Zettour se comprometieron en este plan de ataque furtivo que implica hacer todo lo posible para lanzar magos aéreos en los V-1.

Y… Tanya había irrumpido aquí nerviosa por lo que les podría estar esperando, pero ahora que los observa, luce como una base trasera muy floja.

En otras palabras, los republicanos asumieron que este lugar no se convertiría en un campo de batalla. A juzgar por el panorama… tampoco hay muchos suboficiales veteranos en el lugar.

Así que podemos ser un poco más audaces.

Una institución financiera publica tiene mejor seguridad que ésta. Gestionar las pases de entrada y las etiquetas de identificación internacional es en realidad bastante eficaz, además de que los guardias están más preparados.

“¿Qué puedo decir…? Supongo que de vez en cuando no está mal ser imprudente”.
Este es el tipo de cosas que me hace querer desplomarme y protestar. La determinación de comer o ser comido que se encuentra en los guardias de las instituciones financieras públicas es un resultado natural de la necesidad. En cierto modo, todo funciona según el principio de mercado.

En ese sentido, esto es más o menos lo que le ocurre a un ejército de reclutas. No se puede esperar que los guardias se tomen en serio sus deberes cuando se aferran a la ilusión de que los enemigos no aparecerán en la retaguardia.

“Comandante, mire”.

“…¿Es una trampa? No entiendo como es posible. ¿Estamos en el lugar equivocado? Cuatro me parecen muy pocos para vigilar un depósito de municiones”.

Cuando te encuentras con lo inesperado, inherentemente no puedes predecir lo que sucederá. Mi intención era hacer estallar el depósito de municiones del enemigo para provocar el caos, pero… sólo hay cuatro tipos delante del depósito que parecen ser el objetivo. No sólo eso, sino que lucen como policías militares, e incluso están fumando y charlando sin ninguna preocupación por el mundo.

¿Qué policía militar fumaría frente a un depósito de municiones? Es difícil imaginar a esos engreídos por romper las normas de regulación en el paraíso disciplinario de la retaguardia. En otras palabras, la evidencia circunstancial indica que ninguno de estos edificios es remotamente comparable a un depósito de municiones. Para el pelotón de Tanya, significa que se han estado acercando al objetivo equivocado. No hay ganancia, sólo dolor.

“Recuerden, podrían estar usando camuflaje óptico. ¿Alguna irregularidad en la frecuencia de refracción?” [13]

“No. No hay señales sospechosas… Probablemente sean ellos, Comandante”.

“…Inteligencia hizo un gran trabajo esta vez. Bueno, no tenemos elección, Teniente. Hagámoslo pedazos y volvamos para facilitarle la vida a Weiss”.

“Recibido, Comandante”. La Teniente Serebryakov asiente con la cabeza.

Tanya susurra que los eliminarán en un solo ataque mientras carga varios cartuchos con Hechizos en su subfusil.

Para estar más segura, verifico dos veces antes de atacar, pero el número de guardias enemigos es tan bajo que es equivalente al número de nuestras fuerzas. Y son la típica infantería convencional. Lo único notable es que son muy pocos.

Ya veo, así que no es el depósito de municiones. Esto es sólo un almacén. En ese sentido, es fácil entender por qué nadie nos persigue. Por la forma en que esos cuatro están equipados, son policías militares. En otras palabras, están haciendo guardia allí sólo como una formalidad.

“¿Éste es realmente el cuartel general del Ejército Republicano del Rin? Es difícil de creer dada la laxitud de la seguridad”.

“Ahh, Comandante, umm, bueno…”

“Si tiene algo que decir, teniente Serebryakov, dígalo. No soy tan cerrada como para negarme a escuchar los consejos válidos de un subordinado”.

“Sí, Comandante. Tal vez… los soldados enemigos sólo se concentran en las instalaciones más críticas…?”

La teniente Serebryakov humildemente ofrece su sugerencia. Pero es un punto en el que Tanya está de acuerdo. Si los republicanos no están ni siquiera un poco preocupados de que se acerquen a este lugar, entonces seguramente no pueden entender por qué alguien lo atacaría. Si yo misma considero el número de tropas que se encuentran en una posición sin importancia en comparación con una posición crítica, el resultado es evidente.

“Eso es muy posible, pero qué fastidio.”

Tanya suspira mientras el peso de su inminente futuro la presiona.

Si no hay soldados enemigos por aquí no es porque sean incompetentes, sino porque esta zona no es muy importante…? Significa que la unidad de Weiss podría encontrarse con mucha más resistencia de la esperada.

En ese caso, podríamos ser incapaces de lograr nuestros objetivos, soportar interminables contraataques y perder nuestro punto de encuentro con el submarino.
Nada de eso es bueno.

“Está bien, teniente. Razón de más para apresurarse”.

Es el peor futuro posible.

No, es un resultado horrible del que deben evitar por todos los medios posibles. No  interesa ser derribada sobre el mar o vagar por ahí para siempre.

“Los eliminaremos. Vamonos. Eliminaremos a estos tipos rápidamente y luego volveremos a ayudar a los demás”.

Y así la Comandante Tanya von Degurechaff se decidió.

Mientras estemos aquí, tenemos que cumplir con lo que vinimos a hacer.

Lo hecho, hecho está, según dicen. Tenía la intención de dejar el peligroso acto de asaltar a mis subordinados y actuar como su apoyo, pero teniendo en cuenta la posibilidad de que alguien nos alcance por detrás, tal vez la incursión en la guarida del tigre no sea tan mala.

Dicho esto, no puedo ignorar el objetivo que tengo delante: Este es el punto designado. La única opción de Tanya es actuar rápidamente.

No se rían de mi mentalidad burocrática. Aunque vuele esta instalación sin valor, no contará como un logro. Por eso, me gustaría liberar la maldición del tesoro sobre Inteligencia por aparentemente aprovechar y transmitir información falsa. Sin embargo, por el momento, estas quejas no me servirán de nada.

Así que no tiene sentido hablar de ello ahora.

Ya que tengo órdenes de destruir este lugar, será insubordinación si no lo hago. Nada le gustaría más a Tanya que gritar, ¡Coman mierda! Sin embargo, como un ente disciplinado de una nación moderna, la noción del derecho a negarse no existe para ella.

Cuando se trata de eso, mientras Tanya reciba órdenes, no importa qué más suceda. Tiene que hacer pedazos ese edificio de hormigón indescriptible.

Y si tiene que eliminar a estos cuatro miserables guardias para hacerlo, no sentirá ni una pizca de culpa.

En definitiva, puede que sea ella quien dispare el arma, pero quien la hace abrir fuego es la voluntad del estado. Es el poder del país el que controla la máquina de guerra. Las armas no le disparan a la gente. La gente dispara armas, y es el ejército, por orden del estado, el que les da esas órdenes.

Por lo tanto, apretar el gatillo permite lanzar balas de plomo desde el cañón como siempre lo hace, lo que conduce al resultado totalmente natural de la caída de cuatro bultos de proteína que solían estar vivos.

“¡Despejado!”

Asintiendo en respuesta, Tanya sigue al resto del pelotón para apoyarlos mientras atraviesan la puerta que la Policía Militar había estado vigilando, comenzando su incursión. Sus subordinados avanzan con gran habilidad. Se mantienen vigilantes a pesar de la inutilidad del objetivo, lo que es tranquilizador.

Mientras tanto, Tanya cubre su incursión con sus subordinados. Está preparada para un tiroteo, y debería ser fácil maniobrar con su subfusil en el interior.

No esperaba que ya estuviese apegada al arma que le robó a ese oficial de la Alianza Entente. Se adapta mejor a su tamaño corporal en comparación con su rifle, aunque no tiene tantas ganas de admitir ese beneficio.

En cualquier caso, Tanya y su equipo deberían haber triunfado una vez que invadieron el lugar, pero en vez de eso se decepcionaron. Todavía desconcertados, y sin nada más que hacer, cambian su atención dentro del edificio para localizar un objetivo.

Como era de esperar, en cierto modo, el edificio estaba desocupado y casi sin signos de uso.

O simplemente vacío.

Parece que lo mantienen limpio, pero no hay casi nada en él. Cuando Tanya suspiro y dijo que por lo menos deberían revisar los archivos, se dirigió al área que parece haber sido usada como oficina. Todas las notas pegadas en la pared y el calendario son vestigios de hace casi un año.

Encima de eso, los gabinetes y cajas fuertes que deben ser cerrados con llave han sido abandonados completamente vacíos. Tanya y sus tropas desvalijaron el lugar, pero todo lo que encontraron indica que este lugar fue abandonado. Aparentemente, el área fue aislada hace mucho tiempo porque estaba demasiado lejos de la base principal.

Supongo que esto es un completo fracaso de Inteligencia.

No, no es que yo personalmente quisiera el boleto ganador, así que no me entristece que no haya enemigos aquí. Pensé que si podíamos hacer estallar el depósito de municiones… podríamos hacer algo de daño, así que me siento un poco decepcionada.

“Entonces, ‘que tengan más suerte la próxima vez’, ¿eh? Oh, bueno. Es un desperdicio, pero nuestras órdenes son destruir este lugar. Vamos a reventarlo.”

“Entendido. Entonces, por si acaso, haré guardia”.

“Está bien, teniente Serebryakov. Dígale al teniente Weiss que esto fue un fracaso, no contribuirá en nada. Terminaremos con esto y nos dirigiremos al siguiente objetivo”.

“Roger”.

“Muy bien, aseguraré nuestra retirada… Esperen, ¿una señal de maná?”

En ese momento, la guardia de Tanya podría ser descrita como desenfocada – un acontecimiento inusual. La situación era totalmente diferente de la cruel batalla con una feroz resistencia de la que había estado esperando. Contrariamente a los temores de Tanya sobre si el enemigo estaba usando cada segundo disponible para prepararse, preocuparse por los guardias fue un trabajo tan placentero que le despojó de sus instintos. Por eso, a pesar de ser muy precavida, echaba de menos lo que tenía delante de sus narices.

Y en ese instante, Tanya es tomada por sorpresa con la guardia baja.

Pero por el contrario, eso es todo lo que pasa.

Súbitamente la pared se abre, alguien salta, y una vez que su cerebro procesa esta información, ella toma su decisión justo ahí. No es “alguien”. Esto es territorio enemigo, así que no necesita más información para juzgar la situación.

En el momento en que identifica a la persona como enemigo, asimila la información de que ha aparecido un agresor. Entonces, en el instante en que el enemigo lanza una mirada hostil hacia ella, ésta responde con una precisión casi mecánica.

Prepara sus balas con fórmulas de interferencia y dispara inmediatamente. Los resultados del combate se ven reflejados en su subfusil al imponerse en la habitación.

Afortunadamente, el mago enemigo que apareció, creyendo tener una ventaja por el elemento sorpresa, sólo estaba construyendo una frágil barrera de protección. Es por eso que Tanya consigue atravesarlo con sólo 9 mm de cartuchos y Hechizos de penetración, incrustando múltiples disparos en la carne del indefenso humano, dejando a su objetivo impotente con facilidad.

“¡Contraataquen! ¡Despejen la habitación!”

De inmediato, los otros tres levantan sus armas contra el mago enemigo que se ha precipitado y derrumbado por el impacto de los disparos.

Yo también soy un mago, así que sé cómo trabajan. Los magos son más resistentes de lo que parecen, y es demasiado optimista pensar que puedes vencer a uno con sólo un puñado de balas.

Un mago vivo es como una granada de mano sin el pasador de seguridad. No puedes relajarte hasta que no dejen de respirar. Si tienen la más mínima oportunidad, es probable que se autodestruyan como último recurso.

Algunas veces los magos mueren demasiado tarde, pero nunca pueden morir demasiado pronto. Y debido a que Tanya les infundió esa lección a sus subordinados, rápidamente le privaron al mago enemigo la oportunidad de contraatacar.

Después de terminar la repentina batalla sorpresa, Tanya y sus tropas inmediatamente giran sus armas hacia la cámara oculta desde donde apareció el mago y procedieron a inspeccionarla.

Por un momento, la preocupación de que salgan más soldados le altero sus nervios. Pero el sitio se mantuvo tan silencioso que todo lo que escucharon fueron sus propios movimientos y el crujido de su equipo, por no hablar de sus pasos. No hay señales de algún cambio.

“…no esperaba que fuera tan profundo!” Habiendo hecho a un lado el cadáver del mago enemigo, su subordinado inspecciono la puerta entregando el informe con un chasquido de lengua.

La puerta estaba encubierta de una manera muy inteligente. Parece que lleva a un subterráneo. Y por lo visto es bastante profundo.

“¿Cuán profundo es?”

“Eche un vistazo, madam.”

“Déjame ver.”

Incluso Tanya jadeo al mirar dentro del túnel de apariencia infinita. Ni siquiera una bengala pudo alcanzar el fondo.

La escalera es inusualmente profunda. Incluso si este edificio sufriera un impacto directo en un bombardeo o de fuego de artillería, este sótano probablemente quedaría indemne. Incluso podría soportar proyectiles de artillería ferroviaria de 280 mm. Y por la forma en que está oculta la entrada, parece que realmente tuvieron mucho cuidado al construirla.

Si ese mago no hubiera llegado, nunca hubiéramos sabido que había algo aquí. Considerando lo elaborada que es la estructura, no puedo evitar apreciar la preparación maníaca única de los agentes de Inteligencia. ¿Quizás Inteligencia tenía razón, y mi sentimiento de que no había nada aquí era erróneo? Tanya cambio su evaluación mental del equipo.

Por supuesto, todavía no tengo idea de cómo se las arreglaron para confundirlo con un depósito de municiones, así que todavía lo cuento como su error en general. No quiero decir que Inteligencia sea completamente incompetente, pero comete suficientes errores que no puedes contar con su información cuando la necesitas.

Dicho esto, el enemigo ha metido la pata, pero nosotros no.

Esto nos da una gran ventaja. No hace falta decir que el hecho de dar el primer paso o no afectará el resultado en gran medida. En cualquier competencia -incluso en la batalla por la supervivencia, no sólo en la guerra- el que se equivoca debe quedar arruinado. Sin duda es parte de la ley de la naturaleza.

“Puede que hayamos descubierto algo a pesar de todo, teniente.”

“Pero no se ve como…” La teniente Serebryakov se tragó lo que probablemente eran las palabras “un depósito de municiones”, pero tiene razón.

Por supuesto, Tanya no tiene ninguna intención de declarar que este lugar es un depósito de municiones, así que asintió con la cabeza. “Sí, pero es algo. De lo contrario, ¿por qué se habrían tomado la molestia de ocultarlo tan bien? ¿Cómo funciona el transmisor direccional? ¿Puedes oír algo?”

“Se escuchan sonidos de múltiples procedencias. Probablemente sean voces”.

¡Bingo! A Tanya le encantaría gritar que el enemigo le ha atribuido otro error, pero miró a su asistente con una sonrisa satisfecha que decía: “¿Sabes lo que eso significa?”

No importa quién esté ahí abajo, si están escondidos de esta forma, deben estar haciendo planes secretos. Este es un objetivo atractivo.

No hace falta decir nada más para que la Teniente Serebryakov y los demás lo entiendan.
“¿Puedes entender la conversación?”

“Es bastante difícil. Están bastante lejos… y por el sonido de los ecos, esto parece un laberinto.”

Todo el mundo está escuchando con entusiasmo, pero desafortunadamente los sonidos que estamos tratando de captar a través de los ecos contienen demasiado ruido para convertirse en una pista.

…No podemos entender lo que dicen, pero podemos oírlos.

Y utilizando los sonidos en lugar de una señal sonora, podemos decir que están muy abajo. Tanya rápidamente considera los riesgos y decide que es demasiado peligroso apresurarse. Nada se arriesgaba, nada se ganaba, pero no hay razón para hacer todo lo posible en este momento por obtener este beneficio en particular.

Incluso si esperar una trampa es demasiado, frente a la posibilidad de que sus enemigos se desesperen y se autodestruyan, entonces no tendrán a dónde huir. Tanya está segura de que sería un error pensar que los tipos escondidos en este sótano van a actuar de acuerdo con el sentido común.

Tengo que estar preparada para el peor de los casos: un grupo de magos que se resignaron a morir, desatando enormes formulas, eliminando a mis compañeros de equipo y a mí también. Adentrarse en un nido subterráneo lleno de magos enemigos para pelear en un espacio cerrado es una auténtica pesadilla.

Pero-, Tanya tiene un extraño presentimiento,-no puede ser. Sin embargo, cuando lo comprueba tres veces, sin duda, no detecta prácticamente ninguna señal de maná. Por supuesto, es posible que estén demasiado abajo para detectadas, pero…

“Teniente, no recibo ninguna señal de maná. ¿Y tú?”

“No, madam.”

Incluso tuvo que comprobarlo con la teniente Serebryakov, pero el resultado fue el mismo.

… ¿Esto significa que no están preparados para responder rápidamente? ¿O podría ser que el área esté llena de personal no mágico? De cualquier manera, se puede concluir de que no hay ningún mago con cartuchos defensivos o barreras protectoras activadas.

Lo que significa… que podemos manejarlo con mucha calma. Incluso hay un método que suele ser ineficaz en los magos y que funcionaría muy bien en esta situación.

Es algo que ella aprendió en Norden. Aunque es posible neutralizar el gas venenoso con una barrera de protección, los magos siguen siendo seres vivos. Sus habilidades aún no les permiten protegerse del veneno antes de percatarse de que está ahí.

Por lo tanto.

“…me gustaría tomar prisioneros, pero no tenemos tiempo. No tenemos otra opción. Elimínenlos.”

“¿Vamos a atacar?”

“Oh, cierto, no estabas en Norden. Hay una pequeña maniobra que podemos usar. Es muy útil conocerla, así que te la enseñaré”, dice Tanya en voz baja, dándole a su prometedora subordinada un pequeño consejo con una sonrisa, similar a la de un buen jefe. “Escuche, teniente. El monóxido de carbono es bastante efectivo en espacios cerrados como éste. O, si estás priorizando la velocidad, haz hidrógeno y ponle una cerilla”.

“…pero ¿una simple explosión es suficiente para…? Oh, ¿el oxígeno?”

“Exactamente. El oxígeno reacciona con más facilidad de lo que se cree. Hay que tener cuidado de no asfixiarse en un ambiente cerrado como este subterráneo”.

Estar bajo tierra significa que todo el oxígeno en este espacio arderá en una sola explosión. Las personas tienen una sorprendente tendencia a olvidarse de la asfixia, a pesar de que es traicionera.

En realidad, en un espacio cerrado, la sola explosión es suficiente amenaza.

Incluso si tienes múltiples rutas de escape, las explosiones y el mal equilibrio del aire te afectarán antes de que puedas usarlas. Si primero creamos hidrógeno y luego lanzamos un Hechizo de vaporización explosiva tipo combustión, les privará de todo su oxígeno – perfecto. No esperaba mucho de este almacén, pero realmente deberíamos ser capaces de obtener algunos resultados medio decentes.

“Quemaremos el oxígeno. Hechizos listos. A mi señal”.

Reprimimos la manifestación de los hechizos tanto como nos fue posible mientras las construíamos. No queremos que el enemigo se fije en nosotros. El hecho de iniciar las formulas magicas como potenciadores al máximo y lanzarlas en el último segundo las hace especialmente eficaces en los ataques furtivos y presenta muy pocos inconvenientes.

Por supuesto, no puedo negar que es una verdadera molestia lanzar así, y por esa razón, no es un método muy utilizado en el combate real. Es preferible iniciar las fórmulas de la manera habitual, teniendo en cuenta el tiempo y el esfuerzo necesarios para reprimirlas.

Pero este método es sigiloso y por lo tanto óptimo para los ataques furtivos. Es una pena que no se utilice mucho durante las batallas de confrontación o en las guerras de gran maniobrabilidad debido al esfuerzo que implica; incluso a los magos les resulta extremadamente difícil protegerse contra hechizos que se manifiestan justo antes de que surtan efecto.

En cualquier caso, los magos que se encuentran en una posición en la retaguardia como ésta probablemente sólo tienen habilidades de enfrentamiento a nivel de libro de texto. No puedo imaginar que sean expertos en contrarrestar los astutos métodos de ataque que se encuentran en las trincheras y en la guerra poco convencional.

“¡Tres, dos, uno, ahora!”

Ella lanza y proyecta su hechizo al mismo tiempo que su grito.

Al emitir una fuerte señal de maná, prepara su siguiente hechizo a medida que el calor desciende hasta los rincones más alejados del sótano.

Como veteranos entrenados para la guerra de alta maniobrabilidad, el Batallón 203 de Magos Aéreos se especializa en disparos y lanzamientos rápidos. Su objetivo es maximizar el efecto mediante el hábil lanzamiento de una rápida serie de hechizos de combustión tipo Napalm. [14]

Los enemigos del lado receptor sólo tienen dos opciones: Volar en mil pedazos o quemarse. No son muy diferentes, pero los resultados son prácticamente idénticos.
Y una vez que el trabajo esté hecho, lo correcto es largarse. Dicen que sólo los pájaros tontos ensucian el nido cuando se van, pero nosotros lo quemaremos. Tanya desata un último hechizo de napalm por si acaso mientras conduce a sus subordinados fuera de allí.

Porque, como se mencionó más de una vez, no tiene tiempo.

El límite de tiempo resuena como una alarma en su cabeza. El cronograma es un desastre porque el Estado Mayor subestimó la capacidad de respuesta del enemigo.

Esto hizo que la agenda del ataque al cuartel general fuera extremadamente apretada.

Y el límite de diez minutos se fijó en base a una estimación de cuánto tiempo tendríamos. Si tardamos más, las tropas enemigas locales aparecerán para encargarse del asunto. En ese momento, nuestras posibilidades de asegurar una retirada se tornan sombrías.

No importa cuán laxa sea la seguridad en el cuartel general, no quiero aferrarme a la fantasía optimista de que las tropas de combate cercanas sean parecidas y luego terminar rodeados.

Por eso no podemos perder más tiempo. Disparamos todo lo que teníamos como regalo de despedida y luego salimos del edificio. Seguramente el Ejército Republicano ya ha descubierto que estamos atacando.

En Rotten se cubren entre ellos como precaución contra la persecución mientras se mueven dentro de las instalaciones, pero a Tanya le molestó perder tiempo incluso para eso.

“Comandante, el teniente Weiss dice que el objetivo C tampoco era el correcto.”

“Entiendo. Mierda. No podemos confiar en que los esfuerzos de la oposición se alteren terriblemente. Dile que se ocupe de B a toda costa, y buscaremos la manera de hacer frente a A.”

“Entendido”.

Y entonces, aunque sea un poco tarde, el enemigo inicia su contraataque. Si tan sólo pudieran comportarse unos minutos más!

Afortunadamente, a diferencia de lo que ocurre en la primera línea de batalla en las trincheras y en la tierra de nadie, estas instalaciones situadas en la retaguardia no carecen de combustibles. Tanya observa cómo los soldados enemigos están usando los edificios para cubrirse, no para esconderse, por lo que se decide. Confiemos en nuestros hechizos defensivos y barreras de protección e incendiemos este lugar.

“¡Atención! ¡Quiero tres rondas de hechizos de vaporización explosivas! ¡Su objetivo nos rodea en los 360 grados!”

“¡Seremos asados vivos!”

El comentario de la Teniente Serebryakov, y la expresión de asombro en su cara, es casi correcta. Lanzar un hechizo de vaporización explosiva mientras estás rodeado de edificios como estos, equivale a prenderte fuego.

“¡Pero los soldados enemigos serán asados primero! ¡Háganlo!” Tanya le replica con una sonrisa desafiante.

Deben de haber sido esas palabras las que finalmente les recordaron su situación actual. Sin pensarlo demasiado, la teniente Serebryakov empezó a construir su fórmula justo después de mí.

Es una simple verdad que los magos son menos inflamables que la infantería. Hurra por ser ignífugo. [15]

Las fórmulas, que fueron indiscriminadamente dispersadas en todas direcciones por orden de Tanya, abrasaron toda el área.

Aunque el fuego se está extendiendo un poco rápido, afortunadamente los soldados republicanos están demasiado ocupados para prestarnos atención, por lo que yo llamaría a esto un buen trabajo.

Como sería estúpido asarse en su propio fuego, Tanya se aprovecha de la falta de resistencia para seguir avanzando.

Alejándose de las llamas que ya han comenzado a golpear los edificios aledaños, ella huye rápidamente con las tropas a su espalda.

A primera vista, probablemente parece que estamos huyendo del fuego. Para los soldados republicanos, este es su hogar; probablemente no haya mucha gente con las agallas para dispararle a alguien que escapa de un incendio a primera vista.

Naturalmente, estamos huyendo a medias, de modo que nuestra actuación es cercana a la realidad, pensó Tanya, gimiendo de dolor.

De todas formas, por lo que ella pudo ver por la desorganización, el Ejército Republicano no esperaba su ataque en lo más mínimo.

En realidad, esperábamos enemigos listos para un combate organizado, pero cuando llegamos, había sido un juego de azar en el que el intrépido de vez en cuando ponía una valerosa resistencia según su propio criterio. Francamente, sólo se enfrentaron a una batalla por casualidad, y extremadamente desorganizada.

Si se tratase de las líneas del Rin, la artillería haría llover proyectiles sobre cualquier lugar donde el enemigo pensara que estuviéramos al acecho. Pero supongo que no es así como funcionan en esta base trasera. Tal vez sea una diferencia cultural.

“01 a todas las unidades. El objetivo A está destruido. Se acabó el tiempo. Reporten su estado”.

“El asalto al objetivo B fue un éxito. Ese era el lugar”.

Hmm, así que aparentemente B era el cuartel general. C debe haber sido algún tipo de almacén. De todos modos, si logramos destrozar su cuartel general, podemos esperar alguna confusión. Afortunadamente, si las tropas cercanas aun se encuentran desorganizadas, no podrán saber hacia dónde fuimos.

“Entendido. Nos retiraremos. Salgan a toda velocidad. Diríjanse al norte. Encenderemos las bengalas después de las diez.”

Supongo que no tenemos que preocuparnos por ir a lo seguro; podemos irnos y hacer que el submarino nos recoja. De todos modos, tendré que informar de nuestros logros al Estado Mayor una vez que salgamos de aquí.

Cielos, evidentemente estoy trabajando mucho más allá de mi salario. Será mejor que tengan listo un jugoso y agradable regalo para la próxima vez. Agh, también tengo que recomendar a mis subordinados para la condecoración.

25 DE MAYO, AÑO UNIFICADO DE 1925, REINO ALIADO, SALÓN BLANCO. [1]

No se podía permitir el nacimiento de una superpotencia sin oposición en el continente. Tener que enfrentar a dicho oponente fue la pesadilla geopolítica del Reino Aliado.

Esa fue la base política internacional del Reino Aliado.

Por lo que desde que el Imperio había aparecido como la última potencia en florecer, este se convirtió en el dolor de cabeza de estos hombres. Desde un punto de vista externo, ellos eran comprensivos en lo que respecta a la autodeterminación de otras naciones, pero internamente, aquellos países que eran demasiado poderosos los ponían ansiosos.

De hecho, este hombre se lo estaba tomando muy en serio. No, probablemente él era quien se lo tomaba más seriamente en todo el Reino Aliado, como un desafío hacia el glorioso Reino Aliado, hacia la nación escogida por dios.

Por eso, cuando el imponente Imperio comenzó a agredir a las otras potencias para romper a través de su débil bloqueo, el imaginó el peor escenario posible, lo que lo hizo temblar de ira.

Ellos eran demasiado peligrosos. Cuando el personal militar del Reino Aliado vio que el Imperio se defendió hábilmente incluso del asalto de la República (más aun cuando este fue prácticamente un ataque furtivo), acudieron a él en consternación para tener una franca discusión sobre qué hacer.

Hasta ese momento todo estaba bien.

Pero ¿Acaso están locos? rugió en su cabeza enfadado mientras presionaba su cigarro en el cenicero. Él exhaló humo, regaño mentalmente a los necios caballeros y a su ridícula y desarrollada euforia con cada maldición que se le podía ocurrir. Solo podía desesperarse ante la forma en que cada rostro que él podía ver se relajaba en una sonrisa alegre.

El otro día, el ejército imperial se retiró, abandonando las llanuras para reorganizar sus filas. Y ahora, incluso sus amigos estaban comentando como si ellos estuvieran seguros que el resultado de la guerra era evidente. Incluso habían idiotas preocupados acerca de la moda en la sociedad, diciendo que si la guerra pudiese apurarse y terminar, ellos podrían revivir viejas relaciones con sus amigos del Imperio.

Para él, era simplemente inconcebible. Incluso los críticos más agudos y escépticos cuestionaban la capacidad del imperio para seguir luchando en los periódicos, afirmando que sus fuerzas armadas se encontraban vulnerables.

Por lo tanto, reprocho aquellos suspiros de alivio de los demás.

No era raro para las figuras clave en el Reino Aliado el ser objetivo de lamentos y desprecio. Mientras tanto sus suspiros resonaron en las paredes del Salón Blanco, expresando alivio de que el equilibrio de poder podría ser restaurado.

Los nobles caballeros sentados alrededor jugando cartas, hablando con seguridad sobre cómo la guerra estaba llegando a su fin, eran evidencia de cuán relajado se había vuelto el Reino Aliado. ¿Era esta una reacción contra la terrible posibilidad de un imperio dominante se apoderase del continente? un avance fluido por parte del imperio significaba el colapso de su estrategia para balancear el poder. La idea de una nación marítima enfrentando el poder continental por sí sola había recordado a los nobles sus peores pesadillas.

Pero sí, “había”. Ahora todo está en el pasado. A pesar de intentar controlarse ellos mismos, Todos se encontraban sonriendo y charlando. La estruendosa risa estallaba de su entusiasta anticipación por un brillante futuro libre de pesadillas de seguridad nacional.

Y así, hombres como el, que hicieron escándalos acerca de la continua amenaza que el imperio representaba, se mantuvieron, aunque indirectamente, a cierta distancia.​ “Oh, vamos, no estas realmente interesado en debatir un problema ya resuelto, ¿verdad?”​ Venia el reproche indirecto. Era claro que la desbordante euforia y el optimismo que la acompaña había llegado incluso a los políticos, quienes debían de haber sido maquiavelistas [17]. ¡Qué grupo de imbéciles! y así, impaciente e hirviendo de irritación fue forzado a asistir a otra junta del gabinete.

“Bien caballeros, al parecer nuestros amigos de la República acabarán esto por nosotros.”

Hasta hace unos pocos días, el primer ministro estaba revestido con una apariencia de miseria creada a partir de su angustia y sufrimiento. Pero hoy estaba reclinado en su silla mientras fumaba un cigarro.

Incluso si no ocultaba su alegría, si mostro autocontrol en su expresión. Aun así, estaba claro para el resto de los miembros del gabinete, con solo una mirada a su relajada expresión facial y su traje inusualmente elegante, que se encontraba de buen humor. Todos ellos podían ver que por su rostro calmado y la falta de ojeras bajos sus ojos, que él había dormido bien.

 

Esto había agravado completamente la irritación que ya sentía este hombre. Él fue forzado a lamentarse de que, independientemente de cómo este primer ministro lidiaba con problemas internos, no podía confiar en su capacidad política para resolver problemas exteriores.

Era la responsabilidad de este hombre, el proteger la nación que dios había escogido.

“Sin importar qué.” ​Él miró tristemente a su alrededor, a los rostros complacientes de los miembros del gabinete con incredulidad.

“Bueno, todavía falta mucho, pero…pronto, seremos capaces de pasar nuestros fines de semana reuniéndonos con nuestro antiguos conocidos en los cafés de la República.  Puedo amar a mi país, pero extraño su vino”

“En efecto. Ha sido difícil prescindir del sabor de esas galettes (postre francés).”

Gran parte del gabinete asintió ante el comentario murmurado por el ya viejo ministro sentado en el lado opuesto del primer ministro, mostrando que todos ellos sentían que el regreso a la normalidad estaba cerca. Solo un hombre encontraba ese optimismo difícil de entender.

Para el resto, por el contrario, era una conclusión inevitable: la molesta guerra terminaría pronto. Cuando eso ocurriese, los ferrys volverán a circular entre la República y el Reino Aliado, el cual, fue el motivo de porqué ellos podían tener estas relajadas conversaciones acerca de beber vino con galettes.

Para ponerlo en términos extremos, todos estos ministros del gabinete estaban probando la dulce felicidad de ser liberados de la ansiedad. De ahí los medios para sonreír irónicamente hacia la cultura alimenticia de su país.

Claramente, nadie fue tan lejos como para decir que la guerra en realidad ya había acabado. Tan relajados como se veían, aparte de este hombre, ellos no habían olvidado que el ejército imperial aún existía. Aún no había sido eliminado.

Pero, una vez perdieran la base industrial necesaria para continuar luchando la guerra, su destino estaba sellado. “No importa cuán fuerte sean sus soldados, ellos no serán capaces de cambiar el resultado,” comentaban los ministros como si lo supieran.

“A la luz de ello, caballeros, y enfocándonos en que ocurrirá luego de la guerra, nuestro plan deberá ser intervenir. Restaurar el balance de poder vendrá con un montón de desafíos.”

El primer ministro y todos los demás indicaron que desde que ya se conocía el resultado de la guerra, ellos podrían pasar al siguiente tema. Para ellos, el problema era la forma en que tomarían el poder global una vez el Imperio cayera.

“Nuestros amigos han soportado casi toda la carga. Nosotros no podemos solo disfrutar de los frutos de su labor. Debemos de ayudarlos un poco”

“Nosotros aún tenemos el problema de la Federación así como el préstamo de los Estados Unificados de América. ¿No podríamos solo tomar nuestra reformada situación de seguridad nacional como una oportunidad para limitar los gastos militares?

Algunos incluso celebraban anticipadamente la victoria, diciendo que era tiempo de esclarecer la posición del Reino Aliado y que era el momento oportuno para conseguir ganancias fácilmente.

“Aún es demasiado pronto para eso, ¿no deberíamos de aprovechar nuestra posición neutral para arreglar los acuerdos de paz?”

“concuerdo, deberíamos ordenar a cada agencia que realicen un estudio preliminar acerca del tratado de paz. También deberíamos dejar que la flota hunda al Imperio por medios de una demostración de que a menos que se llegue a una rápida solución, ellos se convertirán en nuestro enemigo.”

Incluso las personas con opiniones fundamentadas hablaban como si la guerra fuese a terminar pronto.

“¿Y si los golpeamos con la armada real? Sí, claro. Seguramente incluso el imperio abandonaría su imprudente resistencia si se tratara de pelear con la fuerza marítima más fuerte del mundo y el ejército terrestre más distinguido.”

“Si, ellos son un grupo enfermizo de racionalistas, eso son. Si ellos son capaces de entender lo que significa nuestra intervención, puede que terminen firmando el tratado de paz antes de que tengamos que entrar a la batalla.” Eso es ridículamente optimista.

En este punto, aquel hombre finalmente no tuvo más opción que intervenir y el impulso lo llevó a pararse.

“¿Lord Marlborough?¿Sucede algo?”

“Disculpe la interrupción primer ministro, pero ¿no deberíamos de intentar mantener los pies en el suelo? Nunca pensé que llegaría el día en que tendría que decirles, ​Lauso la mare e tente’n terro ​(‘Alaba el mar, pero mantén tus pies firmemente en el suelo) a ustedes caballeros”

“Lord Marlborough, es un poco extraño preguntarle esto a usted, considerando que la armada es su jurisdicción, pero nuestra armada no posee navíos medievales, sino, desde buques capitales hasta súper navíos clase-Dreadnought, ¿no es así?”

El comprendió que el tipo sarcástico estaba buscando un significado contextual diferente del que él pretendía. Por lo que el hombre, Marlborough, llevó su cigarro nuevamente a la boca, dio una calada, y argumento de vuelta con confianza. “Canciller Loluyd, ruego su perdón, pero podría tomar el significado simple, y no distraerse por el contexto. Nosotros solo podemos dar un golpe decisivo contra el Imperio con nuestro ejército terrestre. Ellos son una nación terrestre, por lo que amenazar sus rutas marítimas no causará daño crítico”

“Lord Marlborough, admito que lo que usted dice es correcto. Pero aun así el Imperio está en proceso de perder su región industrial occidental. ¿Cómo lograran luchar una guerra una vez que eso ocurra?

Tristemente, sus ideas solo fueron capaces de captar el acuerdo desde un punto de vista únicamente militar. Como Loluyd sarcásticamente señaló, en el caso de que el Imperio perdiese la región industrial occidental, la cual contiene  la mayor base manufacturera de la nación, perdería la mayor parte de su base para continuar la guerra.

Una vez que eso ocurra, seguramente el Imperio bajara su espada. ​Incluso si aquello no estaba señalado explícitamente, Marlborough pudo oírlo.

“Si me permite hablar en mi capacidad como Canciller del Échiquier [18], ambos, el Imperio y la República han virtualmente arrasado con sus finanzas. Solo imagínelos gastando al mismo nivel por unos pocos meses más. Terminaran en números rojos después del cese al fuego y acabaran pagando préstamos por los próximos 40 años”

El habló de la que podría llamarse la mayor ilusión de todas: limitaciones financieras. Sin importar que ocurra, el Imperio y el resto de los países que participaron en la guerra terminaran quebrados. ​Alcanzando su taza de té con un “¡Tonterías!” Loluyd debió haber sentido, con un poco de la austeridad del Reino Aliado, que sería estúpido el unirse a una guerra en la que todos están llevando sus finanzas a números rojo.

“Bien, pero terminaremos uniéndonos de todas formas, por lo que sería molesto hacerlo muy tarde. Por ahora, prepárese para enviar la flota. También ordenaremos al ejército que se prepare para una expedición.

Marlborough no podía comprender la despreocupada actitud de todos; pareciera que no comprendían la seriedad de la situación o cuán grande era la gloria que les esperaba. ¿Permiso para “prepararse,” como si fuese un movimiento prudente? Desde su punto de vista, ya era demasiado tarde.

“Disculpeme—si es una orden, ordenare a la flota que esté lista, pero, ¿realmente piensa que el Imperio se retirara vergonzosamente y se tragara un tratado de paz? ¡No me digan que todos ustedes caballeros creen eso!”

Y ese fue el por qué, como si su cara parecida a un bulldog se enrojeció de ira, Marlborough gritó a todo pulmón. Él quería gritarles, ​¡Dejen de bromear! ​Al mismo tiempo, él sabía que su predicción del peor de los casos, no sería para nada divertida.

Las miradas frías que recibía probaban que ellos compartían el mismo pensamiento ¿Prepararse para desplegar? debes de estar bromeando.

“En todo caso, lo que viene después será la parte más difícil. ¿No deberíamos de estar hablando sobre reconstrucción post guerra? ¿De dónde vendrá el dinero para reconstruir Dacia y la alianza Entente? me gustaría que pensaran en el balance de nuestra reserva de oro. No importa la ciudad en la que estemos, no estoy seguro de que podamos pagar todos los gastos de reconstrucción”

“Por otro lado, no queremos ser sobrepasados por los Rojos anarquistas. Esto es un dolor de cabeza. Necesitamos tomar en cuenta lo que la Federación está haciendo”

Desde el Canciller del Échiquier hasta el ministerio de interior, sonaban como si todo estuviese decidido; todos ellos diciendo que no había más necesidad de debatirlo.

Desde luego, ellos tenían sus puntos. Ellos daban mucho más peso al asunto de cómo lidiar con la situación luego de la guerra debido a que tenían sincera preocupación sobre cómo las finanzas arrasadas y confusión económica en un país podrían darle un inmenso margen de maniobras para los planes de los comunistas.

“… Lord Marlborough, ¿tiene algo más que decir?” El ligeramente irritado tono de voz del primer ministro hicieron claros sus pensamientos: El caso está cerrado, entonces ¿por qué sigues parloteando al respecto?

“Por supuesto, consultar unos con otros acerca de asuntos postguerra está muy bien, pero me gustaría recordarles que todo eso vendrá solo luego de que terminemos con lo que parece que ustedes caballeros consideran un asunto menor. ¿Ahora espero que podamos comenzar a trazar un plan para despachar a las tropas?

“Si estaremos enviando tropas, debemos de mantener la armada imperial en mente. En otras palabras, la marina debe enviar escoltas junto a las unidades terrestres. Para ponerlo de otro modo, el plan depende de usted, Lord Marlborough. Puede planearlo como le plazca.”

El primer ministro, sonando harto de la conversación, rápidamente dio su permiso, diciéndole al primer lord que podía hacer lo que quisiese con su autoridad. Su mente, mientras se encontraba ocupada con las intenciones de resolver asuntos internos, especialmente el mas serio es el norte, por lo que se sintió contrariado al tener su tiempo tomado por asuntos exteriores.

Para ser francos, el estado de ánimo predominante en la habitación fue una de fastidio hacia el primer lord, quien se veía ansioso por meter su nariz en una guerra en búsqueda de gloria.

“Dicho eso, Lord Marlborough, reconozco que no es de tu jurisdicción, pero, ¿sabe cuántas unidades de infantería hay disponibles para enviar al extranjero? Siete divisiones, más una división de caballería. No podemos desplegar Voluntarios de Defensa Local hacia el extranjero. ¿Qué es lo que planea hacer con tan pocas tropas de todas formas?

“Ellos pueden morir junto a los republicanos, ¿no es así?

El primer ministro hizo aquel comentario con exasperación propia del líder de una nación con sus manos atadas, y fue shockeado momentáneamente por la respuesta resoluta del Duque de Marlborough.

¿Morir con los republicanos…? ¿Estás diciendo que esa es una razón para enviar jóvenes al campo de batalla?

Sin embargo, casi al mismo tiempo, la reunión del gabinete entendió las implicaciones políticas. Si los soldados del Reino Aliado forman filas con soldados republicanos, y si al final de la marcha, botas al paso, ellos caen—si solo un hombre del Reino Aliado cae—en un ataque imperial, este no será capaz de dar marcha atrás.

“Disculpe, Su excelencia, pero, ¿Por qué deberíamos de sangrar por la República? ¿Por qué no dejar a los campesinos de la República hasta que se estabilice el continente y luego respetuosamente tomar la cosecha?”

“No es como si necesariamente concordara con el ministro del interior, pero no voy a saltar a un fuego que soy capaz de apagar”

Y entonces, los miembros del gabinete fruncieron las cejas pensando, reflexionando porque alguien dudaría de que estando fuera de tal absurdidad sería la mejor forma de servir a los intereses del Reino Aliado.

“¿Por lo que la ilusión más grande es correcta después de todo? La guerra ya es tan grande que no vale la pena el costo. Sería un malgasto de dinero. ¿has visto las finanzas de los países en guerra que el Canciller del Échiquier organizó?

¡Ridículo! Ellos no pueden mantener estos gastos irracionales por siempre. ¿Por qué deberíamos de desperdiciar dinero de esa forma? Ellos tienen dudas basadas en números, en cierta forma, ellos tienen razón.

“Canciller, ¿Está seguro de que no hay error?”

“Si. Los países en guerra ya están confiando en lazos nacionales y préstamos extranjeros. En particular, Los Estados Unificados están financiando la guerra en gran parte; su influencia se está expandiendo rápidamente. El Imperio y la República no son la excepción — ellos no tienen suficiente incluso luego de tomar medidas provisionales donde arrojan la mayor parte de su presupuesto nacional al ejército.”

“Bueno. Entonces entre reparaciones y otras cosas, el Imperio será puesto fuera de servicio. ¿Tal vez deberíamos estar más preocupados acerca de la estabilidad política de la República?

La opinión general indicaba que ellos estaban convencidos de que los países en guerra ya estaban enfrentando estos problemas. En otras palabras, la guerra naturalmente terminará pronto. Ninguna nación posee energía suficiente para consumirla excesivamente por siempre.

Y así, como la nación escogida por Dios se rehusó a actuar, Marlborough, sin ninguna forma de descargar su frustración, fue obligado a construir un plan de despliegue “solo en caso de”.

Pero…

Los planes de Marlborough cambiarían cuando un hombre furioso del almirantazgo voló a su oficina y le dijo que todas las suposiciones hechas por el Reino Aliado se desmoronaron desde sus cimientos.

 


Notas de Traduccion:

[1] Rubicón: Nombre de un río de Italia, que César decidió atravesar con su ejército después de muchas vacilaciones, y la expresión de que utilizaron de “ya habían pasado el Rubicón” significa ‘tomar una decisión atrevida asumiendo las posibles consecuencias’.

[2] Quijotesca: Referencia a “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”, novela escrita por Miguel de Cervantes Saavedra

[3] Guten Morgen: Significa “Buenos días” en Alemán.

[4] Schwärme: en Alemán significa “Enjambre”, pero también se puede traducir como “Grupos”. Y se utiliza mas para objetos o animales que vuelan sobre el cielo.

[5] Guten Tag: Significa “Buen dia” en Alemán, diferente a Guten Morgen, pero similares a la vez. Guten Morgen se utiliza para saludar, mientras que Guten Tag se utiliza mas para cuando alguien despierta.

[6] Aldabas: tienen una forma igual a una cerradura pero se utilizan como un timbre, pero en base a golpes. Son muy comunes en castillos o casas acaudaladas que tienen viejas tradiciones Europeas. Link de referencia.

[7] Descenso HALO: HALO es un acronimo de High Altitude-Low Opening (Gran altitud-Baja apertura), termino utilizado en el paracaidismo, normalmente usado por las fuerzas armadas. Este método de paracaidismo trata sobre caer desde una gran altitud y abrir el paracaídas luego de un tiempo prolongado de caída libre antes de llegar a tocar tierra, por lo genera trata de una caída de alrededor de 10.000 metros donde recién a los 300 metros de altura se abre el paracaídas. Su contra parte es HAHO; High Altitude-High Opening (Gran altitud-Alta apertura) que es cuando se abre el paracaídas a los pocos segundos después de saltar (es la mas utilizada y menos riesgosa).

[8] Aterrizaje en paracaídas de cinco puntos: Se refiere a las maniobras de aterrizaje que utilizan los paracaidistas al momento de tocar tierra, aunque también se utiliza para amortiguar caídas de gran altura. Estos son: tocar el suelo con las puntas de los pies, friccionar la rodilla para disminuir el impacto, doblar la rodillas para que toquen el suelo de manera lateral, doblar todo el cuerpo para apoyar la espalda luego de la rodilla de manera circular y por ultimo, dejar correr la fuerza de impacto de manera que toda la aceleración vaya de manera horizontal así no se daña el cuerpo ni las piernas, normalmente, con esto deberías rodar de espaldas una sola vez quedando boca arriba. (PD: esto es lo que me acuerdo de cuando me explicaron como aterrizar en paracaídas, también varían dependiendo la situación, pero la maniobra siempre es mas o menos la misma)

[9] Schwarm: Palabra alemana para referirse a una banda/bandada como las de los pájaros, son formaciones de vuelo utilizadas por las fuerzas aéreas en diversas ocasiones.

[10] Fortín: Pequeño fuerte o construcción militar para resistir ataques enemigos.

[11] Radiobalizas: Dispositivo radioeléctrico de señalización de ruta que consiste en una baliza dotada de un aparato emisor que difunde señales, generalmente sus señales tienen un código preestablecido ya sea para no confundir señales o para ocultar la señal.

[12] Condicionamiento operante: se refiere a un entrenamiento mediante el uso del estimulo como parte del aprendizaje para entablar una respuesta natural ante este.

[13] Refraccion: Es un método de detección que se basa en la captación de frecuencia de onda y luz generadas por la alteración de un objeto cristalino, probablemente hace referencia a las joyas de computo y su relación con la frecuencia de mana.

[14] Napalm o DNapalm gelatinoso; es un combustible de alta condenzacion mayor al de la gasolina y mas duradera, fueron utilizados mayormente en las guerras y aun es utilizado normalmente por el ejercito. En la segunda guerra mundial, se utilizo como combustible para distintos transportes y como combustibles para los lanzallamas.

[15] Ignifugo: Son materiales que rechazan la combustión y protegen contra el fuego o calor actuando como barrera, se utilizan de varias maneras como protecciones contra el calor/fuego y se ven mucho en productos industriales o comerciales. (son muy variados)

[16] Salón Blanco: hace referencia al Whitehall Palace, palacio donde se reunían reyes o lores de Inglaterra, y lo que vendría a ser hoy mismo el palacio de westminster de Landres.

[17] Maquiavelistas: es una persona que actúa con astucia y perfidia para conseguir sus propósitos.

[18] El Canciller del Échiquier: es un tipo de ministro británico equivalente a ministro de economía en el resto de los países.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s