Suzumiya Haruhi no yuutsu; Siete maravillas en horas extras, Parte 3/7

Parte 3

Nuestra Lider de la Brigada SOS aún no había aparecido. Fue un golpe de suerte que no conociera a la excéntrica Srta de la Sociedad de Misterios.

“Yo también lo creo. Gracias a eso, conseguimos ganar algo de tiempo”.

Viendo la expresión triunfal de Koizumi, pregunté.

“¿Nos alcanzara el tiempo?”

“Por supuesto, tendremos tiempo para estudiar las Siete Maravillas de este instituto. Hay que elaborar planes para mitigar los siete extraños fenómenos de Suzumiya que pueden llevar a la Secundaria del Norte a un estado de desorden”.

Supongo que no podremos ignorarlas.

“Si es algo así como el florecimiento de las flores de cerezo en otoño, podemos explicarlo como resultado del clima inestable de la Tierra. Sin embargo, si las palomas del santuario se convirtieran en palomas pasajeras supuestamente extintas y fueran descubiertas, los biólogos se desmayarían”.

Así que es la misma situación que cuando estábamos filmando la película.

Y así, los cuatro miembros nos apresuramos en realizar una reunión de emergencia.

Me pregunto cuántas veces hemos tenido reuniones de la Brigada SOS sin Haruhi. Aunque supongo que es la primera vez que lo hacemos en la habitación del club.

Mientras Asahina-san preparaba el té de todos, hicimos que Nagato se reuniese con nosotros en la larga mesa desde su posición fija en la esquina de la habitación. Tomó un cuento de terror para niños de la pila de materiales de la Sociedad de Misterios de la Srta Sociedad de Misterios y comenzó a leerlo en silencio.

En cualquier caso, me pregunto por qué hay tantas historias paranormales y folclóricas en la colección de la Srta de la Sociedad de Misterios. ¿Acaso se ha infiltrado un espía del horror en la Sociedad de Misterios?

“El horror y el misterio son como las dos caras de una moneda, después de todo.”

Explicó Koizumi mientras inspeccionaba los libros traídos por el inesperado invitado.

“Si un fantasma resulta ser un fantasma, entonces esa historia sería tratada como un horror, pero si resulta ser sólo flores marchitas o un sauce llorón y sólo se veía como un fantasma por algún tipo de ilusión óptica, la historia sería un mero chisme. El proceso de aplicar el sentido común del mundo real a estos fenómenos horrorosos y explicarlo dentro de los límites de la razón es una estructura única de los misterios ortodoxos. Por ejemplo, Dickson Carr[1], ganó reconocimiento por el hábil uso de ese estilo”.

Deberías haber sacado este tema cuando esa persona estaba aquí. Probablemente habrías dejado una profunda impresión.

“Sentí que sería una larga discusión de misterio, así que me contuve.”

Probablemente me dolería la cabeza si me hablaras en ese tono durante mucho tiempo.

“Toma”.

Asahina-san andaba por ahí distribuyendo té a los tres sobre una bandeja, y luego regresó a su asiento. Koizumi expresó su agradecimiento y continuó con su explicación.

“Lo dije el año pasado mientras rodábamos la película, pero, en resumen, tenemos que preparar una argumentación adecuada para que los principios sobre los que se construyó nuestro mundo no se vean alterados”.

¿Podrías decirnos de nuevo lo que eso significa específicamente?

“Hay un ejemplo perfectamente apropiado en el material que trajo tu compañera, así que déjanos echar un vistazo.”

Koizumi sacó un libro de la pila. Era una edición de tapa dura de Kokon Chomonjū.

“Esta es una colección de historias recopiladas durante el periodo Kamakura[2]. El autor, Tachibana no Narisue, registró numerosos incidentes que escuchó y presenció. Es literatura valiosa para aprender los modales y costumbres, así como el trasfondo de esa época”.

Bueno, la literatura clásica no es mi fuerte.

“Hay un episodio bien conocido de los incidentes que se relatan en Kokon Chomonjū. De hecho, es un misterio de horror. Según esa historia, ocurrió un asesinato extraño, y aparentemente fue cometido por un demonio”.

“Debería estar por aquí”, murmuró Koizumi mientras hojeaba las páginas para buscar el fragmento correcto, y finalmente su duro trabajo dio sus frutos.

“Esto es todo. El título es ‘8vo mes, 3er año[3], era Ninna[4], Aparición en el pinar al este del Budokuden[5]“.

Lo único que puedo recordar de ese período es al Sumo Sacerdote de Ninna-ji[6].

“Según el autor, se trata de un acontecimiento que tuvo lugar el 17 de agosto del año 887, si utilizamos el calendario Gregoriano. Tres cortesanas caminaban por la calle en la noche, cuando un hombre de rostro y figura atractiva apareció, agarró a una dama de la mano y la invitó a unirse a él a la sombra de un árbol.

Supongo que incluso los coqueteos autoritarios existían en la era Heian.

“El hombre y la mujer charlaban intensamente, pero al poco tiempo, sus voces se detuvieron repentinamente. Pensando que algo sospechoso había sucedido, las otras dos mujeres observaron el interior de la oscuridad, pero todo lo que vieron fueron las extremidades de una mujer esparcidas por todas partes”.

Un asesino de mutilaciones, ¿eh?

“En pánico, las dos cortesanas corrieron a la zona donde estaban los guardias. Después de escuchar los detalles de la historia, los guardias corrieron al lugar del crimen, y observaron que en realidad sólo quedaban las extremidades. La cabeza y el torso no se encontraban por ningún lado, ni tampoco el hombre”.

Es ciertamente extraño que el asesino se haya llevado una parte, o, mejor dicho, una gran parte del cuerpo. Entonces, ese hombre-

“Sí, la gente en ese momento aparentemente pensó que tenía que ser obra de un demonio; que el hombre era una manifestación que tomaba la forma de un hombre; que no había duda de que un demonio había cometido el horrendo crimen.”

¿Qué pasó después?

“El registro del incidente termina aquí. Lo que pasó después es otra historia. Sin embargo, en el mismo mes de ese mismo año, se reportaron muchos eventos extraños, como numerosos terremotos que golpearon la capital imperial, así como ataques de grandes enjambres de hormigas aladas y garzas”.

Puede que Koizumi haya dicho todo eso de manera casual, pero debe haber sido muy duro para las personas que vivían en Kyoto en el pasado, especialmente cuando no tenían insecticidas y redes anti-insectos. Sin embargo, aún hoy en día tenemos terremotos, y pensando normalmente, no deberían tener nada que ver con los asesinatos.

Koizumi continuó con su improvisada lección.

“En términos generales, hay dos conclusiones que podemos sacar de esto. Primero, consideramos el caso como si el perpetrador fuera realmente un demonio. Si es así, entonces no hay problema en dejarlo como está. El periodo Heian era un mundo donde existían demonios come-humanos o no humanos, y seres fantásticos proliferaban en las calles”.

Esa es una era Heian que sólo he visto en los juegos.

“Segundo, en el caso de que el perpetrador no sea un demonio, entonces eso significa que un humano lo hizo. Esto puede dividirse en múltiples explicaciones. Una de esas explicaciones es que hubo un asesino extraño que mutiló los cuerpos de las mujeres, y recogió sus cabezas y torsos en la capital en ese momento”.

Aun así, el asesinato fue excepcionalmente rápido, el cuerpo fue horriblemente mutilado, el asesino escapó con la cabeza y el torso, y hubo una carencia de testimonios por parte de testigos oculares después del crimen. Estos hechos apuntan al trabajo de un no humano.

“Otra posible respuesta es que el asesino fueran las dos damas de la corte que ‘sobrevivieron’. Por alguna razón, colaboraron y mataron a la víctima. Sin embargo, la cabeza y el torso de la víctima pueden ser tomados como evidencia en su contra. Por ejemplo, podría haber habido múltiples heridas de cuchillo, apuntando a la mano débil de una mujer. No teniendo otra opción, los asesinos cortaron las extremidades de la víctima, arrojaron la cabeza y el torso, y luego reportaron el asesinato”.

Koizumi sonrió un poco y continuó.

“Los testimonios estaban fuera de los límites del conocimiento convencional, y la escena del crimen era aún más anormal. No era irrazonable que la gente pensara: “¡Dios mío! Esto debe ser obra de un demonio”, y lleguen a esa conclusión. En cualquier caso, no importa cómo lo pienses, no puede haber sido obra de un humano, tal y como concluiste”.

Me siento como si me hubieran creado ingeniosamente para ser la pata de un gato[7].

“Bueno, sacar esa conclusión ciertamente haría desaparecer todas las contradicciones.”

Koizumi levantó la taza de té que tenía su nombre escrito en ella.

“La mejor parte de esta deducción es que no permite que existan asesinos extraños o incluso demonios. El mundo no es fantástico, y podemos decir que la deducción encaja con la realidad que conocemos”.

Bebiendo el humeante y caliente té verde, continuó.

“Con respecto al tema en común de los demonios, permítanme presentarles otra historia de este libro.”

Koizumi estaba en racha. Una vez más, se esforzó en buscar el destino de la página con un método analógico.

“Ah, aquí está. 7mo mes, año 1, período de Jōan[8], Desembarco de un barco de demonios en una isla remota de Izunokuni”. Ese título indica el contenido de la historia.”

¿Todavía seguirá? Incluso cuando soy muy malo con la literatura clásica. Ya me gustaría librarme de esto, pero él no está sólo expresando su frustración por no poder usar las Siete Maravillas como pretexto para tener una discusión sobre misterios, ¿verdad?

“La principal diferencia entre esta historia y la anterior sobre el extraño asesinato es que en lugar de terminar con la deducción de que el hombre era probablemente un demonio, comienza diciendo desde el principio que sí lo fue”.

Asahina-san estaba escuchando atentamente. Con su habilidad para lucir bien desde cualquier ángulo, podría representar a Japón en el Simposio Internacional de Sirvientas.

Por otro lado, no había ninguna garantía de que Nagato estuviera escuchando. Sin embargo, me di cuenta de que estaba leyendo el segundo volumen de cuentos de terror para niños con su habitual comportamiento silencioso. ¿Quizás estaba interesada?

Le informé a Koizumi al respecto y le dije que lo tuviera en cuenta mientras él contaba una versión abreviada de la historia.

“En julio del año 1171 DC, un barco a la deriva desembarcó en una isla de Izu. Los habitantes de la isla pensaron que era un barco naufragado y fueron a examinarlo, pero unos ocho demonios desembarcaron en la isla. Los isleños les ofrecieron vino, en el cual bebían y comían como caballos. Sin embargo, como estaba escrito, `Los demonios no emitieron ningún sonido de sus bocas’, lo que significa que no pronunciaron ni una sola palabra. Parecían demonios, pero sólo medían alrededor de dos o tres metros, tenían el pelo como el de un yaksha[9], y tatuajes sobre su piel bordo, sus ojos eran redondos como los de los monos, sólo llevaban faldas de paja, y sostenían bastones de aproximadamente uno o dos metros de largo”.

Tengo curiosidad por saber por qué los isleños no tenían miedo de los demonios.

“Eventualmente, expresaron su deseo de tener un arco perteneciente a los isleños, pero los isleños se negaron. Enfurecidos, los demonios rugieron instantáneamente y comenzaron a atacar a la gente de la isla. Cinco murieron y cuatro resultaron gravemente heridos. Los demonios disparaban fuego desde sus axilas, así que la gente planeaba combatirlos usando el arco sagrado, pero los demonios regresaron al mar, se subieron a su barco y navegaron hacia la distancia. En ese momento, un demonio tiró una banda por un costado del barco, y esa banda se mantiene en Rengeō-in, o bien con su nombre actual, Sanjūsangen-dō[10].”

Sólo se me ocurrió un pensamiento después de escuchar la historia, pero los demonios no parecían demonios. Las únicas cosas que encajaban con la imagen en mi mente eran las faldas de paja.

“Ciertamente. Por lo visto, este fue un evento que realmente ocurrió, y Kujō Kanezane[11] documentó el daimyo de Izunokuni entregando tal informe a la corte imperial. Kujō Kanezane declaró que las cosas que habían llegado a la isla eran `una especie de salvajes’, y dedujo que eran ciudadanos de un país vecino”.

¿No es esa la deducción correcta? Esos ‘demonios’ no parecían tener cuernos o dientes excesivamente afilados, y si fueran demonios reales, la gente que vivía en la isla habría tenido demasiado miedo de acercarse a ellos, y mucho menos les ofrecerían vino.

“Sí, es normal explicar que el barco era un barco a la deriva de otro país, debido a un tifón o algo así. También sería válido pensar que “comían y bebían como caballos” porque se morían de hambre por estar a la deriva en el mar durante mucho tiempo. Posteriormente, la disputa que provocó la muerte y los daños a los isleños se debió naturalmente a que los visitantes no podían hablar o entender el idioma japonés, es decir, a una falta de comunicación entre los japoneses y los extranjeros”.

¿Qué fue eso de disparar fuego desde sus axilas?

“La descripción de los ‘demonios’ daba el matiz de que venían de algún lugar de Polinesia, por lo que podría haber quedado registrado que tenían antorchas de pino usadas para el baile del fuego.”

Dijo Koizumi en tono de broma.

“A diferencia de la anterior historia del asesinato por mutilación, esta historia no es tan extraña si los sujetos no son demonios. Habían sido testigos de todo lo que hacían de principio a fin, y sus acciones estaban dentro de los límites del conocimiento humano. Los extranjeros que habían entrado a la isla de repente se dieron cuenta de que como habían cometido actos de violencia, no podían quedarse más tiempo, así que volvieron a su barco y se fueron”.

Supongo que ni siquiera la gente del pasado creía fácilmente que los demonios habían aparecido después de oír hablar de ello, sin pensar en ello por sí mismos.

“De hecho, no creo que haya una gran diferencia entre entonces y ahora.”

Koizumi volvió a hojear ligeramente las páginas de la colección con los pulgares bien marcados.

“Algo de gran interés es el prefacio del episodio 27, titulado ‘Apariciones’. Como escribió el autor: “Al sufrir innumerables transformaciones, las apariciones engañan a los seres humanos y se apropian indebidamente de su confianza”. Las apariciones, o en particular, los demonios, son los primeros en la lista de los monstruos. El autor destacó intencionadamente su creencia de que los monstruos aparecen de diversas formas para engañar a los humanos, y que existían tales grupos de seres misteriosos. Esto significa que la gente de ochocientos años en el pasado dudaba de la existencia de los demonios, y estas personas estaban en una posición mucho más ventajosa en comparación con nosotros en un futuro lejano”.

No es muy convincente viniendo de ti, dado que ya te he visto convertirte en una bola de luz anteriormente, aunque no estoy seguro de que eso cuente como ‘innumerables transformaciones’.

Viendo que Koizumi había cerrado la tapa dura y la había vuelto a poner sobre la mesa, llegué a la conclusión de que había hecho una pausa en su discurso y, en aras de la simplicidad, le pregunté sobre lo que realmente quería decir a través de su larga lección acerca de los relatos sobrenaturales sobre el pasado y todo lo que sea que haya sucedido.

“Básicamente, siguiendo esa lógica tuya, no importa qué tipo de Siete Maravillas se le ocurra a Haruhi, podemos hacer que dejen de ser misteriosas si las tratamos forzosamente como ilusiones ópticas, información de rumores inciertos o falsos testimonios, ¿cierto?”.

“Es una forma sencilla de decirlo”.

Digamos, por ejemplo, que un elasmosaurio[12] aparece en la piscina de la escuela a altas horas de la noche. Si levanta su largo cuello, molesta a los vecinos cercanos con un rugido ensordecedor y, además, es visto por todos, ¿es posible tratar todos sus testimonios como ilusiones ópticas?

“Planeo seguir adelante con ese curso de acción”, afirmó Koizumi con firmeza. “Si llega a eso.”

¿Incluso si innumerables fotos y videos del incidente completo son grabados y difundidos en Internet?

“Es fácil alterar los datos de las imágenes hoy en día. Podríamos tomarlos como CG[13] que está muy bien hecho”.

Has sido capaz de decir este tipo de cosas, ¿eh? Se siente como si estuvieras siendo influenciado por el estilo de pensamiento de Haruhi.

Sacudí mi cabeza como una persona expuesta al sol.

“No creo que Haruhi esté satisfecha con eso.”

“¿Es eso cierto?”

De hecho, podríamos estar avanzando hacia un conjunto de Maravillas trascendentales a gran escala que no permiten ser interpretadas y que son claramente entendidas por todos como fenómenos locamente extraños, acompañados de un gran sentido de realismo que no podemos explicar.

“Eso sí que sería problemático.”

Como pensé, deberíamos pensar en formas de evitar que Haruhi causé fenómenos extraños, en vez de encontrar el punto de compromiso y darles interpretaciones realistas después de que hayan ocurrido.

Contestó Koizumi, aparentemente aliviado.

“Sería óptimo si pudiéramos lograrlo, pero ¿qué deberíamos hacer?”

Deberíamos cambiar de idea. En vez de lidiar con lo que sea que se le ocurra a Haruhi, deberíamos crear las Maravillas nosotros mismos de antemano. Sería un gran plan afirmar que la Secundaria del Norte ya tiene Siete Maravillas y decirle a Haruhi qué son para callarla.

“¿Qué hacemos si Haruhi las rechaza?”

Si vamos tan lejos, será una apuesta. Pero creo que las Siete Maravillas que pensemos por nosotros mismos y se las presentemos a Haruhi no serán rechazadas por ella.

“Entonces, ¿apostamos a esa posibilidad?”

Koizumi sacó un puñado de papeles para fotocopias pegados bajo la tapa dura de Kokon Chomonjū y me los entregó.

“Los materiales que tu compañera de clase, esa talentosa estudiante de intercambio de la Sociedad de Misterios, trajo, podrían ser útiles.”

Había más de diez hojas de papel con impresiones de lo que parecía ser una colección al azar de sitios web, enumerando muchas historias paranormales de la escuela. Ahora vamos a examinar con gratitud toda esta información.

“Pero, por otra parte…”

¿Está bien tener una reunión para discutir las medidas a tomar contra Haruhi aquí mismo? La persona en cuestión podría irrumpir en cualquier momento.

Los ojos de Koizumi se dirigieron rápidamente a su teléfono móvil.

“Puedes estar seguro de que estoy constantemente informado sobre la ubicación de Suzumiya-san. No aparecerá en la sala del club por un tiempo más”.

¿Le pusiste un rastreador GPS a Haruhi?

“Bueno, los miembros de nuestra agencia son, por así decirlo, profesionales en cuanto a Suzumiya-san hasta cierto punto. No hace falta decir que no utilizaríamos una medida tan simple”.

Qué manera más jactanciosa de decirlo.

“Además, los colaboradores externos de la Agencia en la escuela no se limitan al Presidente del Consejo Estudiantil. Si es necesario, podemos retrasarla, usando métodos pacíficos, naturalmente”.

Lo sé. Sé que tú y esas otras bolas rojas de luz son como tranquilizantes para la mentalidad de Haruhi. No se me ocurriría dudar de ti ahora de todos los tiempos.

Tiré las copias sobre la larga mesa.

“Entonces, comencemos la reunión para decidir sobre las Siete Maravillas de la Secundaria del Norte en serio.”

“¡Muy bien!”

Solo Asahina-san me ofreció un aplauso, como se esperaba de la mascota de la que se enorgullece nuestro club, así como de la exclusiva sirvienta de la sala del club y de mi proveedor personal de terapia, lo que hizo que irradiara un poco de calor de mi corazón.

“Umm, por cierto…”

Asahina-san nos miró a mí y a Koizumi.

“Um, ¿las historias sobre las maravillas son de miedo?”

¿La hemos utilizado en algún otro contexto?

“Ya que son las Siete Maravillas, pensé que tenía que ser algo así como las obras históricas que existieron en el pasado a lo largo del mundo.”

¿Qué opinas de la excesiva explicación de Koizumi de esas viejas historias?

“Hubo una historia de Kyoto en un pasado lejano, ¿verdad? Recuerdo que Kyoto ha sido reconocido como una reliquia histórica desde entonces hasta ahora, pero…”

Entonces así es como es reconocido por alguien del futuro.

¿Y qué hay de la segunda historia?

“La historia de la isla de los demonios…”

Hablando de los incidentes en Tokio y la isla de los demonios como algo distinto, la mayoría de la gente pensaría en las Siete Maravillas del Mundo cuando se les habla de las Siete Maravillas. Ya sabes, como el Coloso de Rodas y el Jardín Colgante de Babilonia. No creo que la Srta de la Sociedad de Misterios, que antes mostraba una mímica vocal tan experta, escuchara mal las palabras de Haruhi, por lo que las Siete Maravillas de la Escuela estaban probablemente en lo cierto. Por otra parte, estamos hablando de Haruhi. Existe la posibilidad de que de repente se ponga de otro humor y salte a las Siete Maravillas del Mundo.

“Si eso ocurre, el campamento de verano de este año se celebrará en el extranjero.”

La tonalidad en los ojos de Koizumi mostraba que estaba calculando exactamente cuánto costarían los gastos de viaje, mientras miraba al espacio.

La única maravilla que aún existe hasta el día de hoy son las pirámides, por lo que Haruhi podría proponer encontrar las seis Maravillas restantes, y luego podría desenterrarlas de verdad. No le he preguntado sobre sus planes para el futuro, pero ¿no sería la arqueología una vocación natural para ella?

“Yo no recomendaría eso.”

¿Por qué no?

“Por favor, imagina lo que pasaría si una piedra que Suzumiya-san recogiera inadvertidamente resultara tener jeroglíficos que representaran la verdadera razón detrás de la construcción de las pirámides.”

Sería el mayor descubrimiento del siglo, ¿no? Sería feliz, como miembro de la raza humana.

“¿Y si el contenido de esa piedra no es un buen presagio para la humanidad?”

¿Qué pasaría?

“No tengo ni idea. Bueno, haremos los preparativos para lidiar con eso, si es que alguna vez sucede. De todos modos, volvamos a las Siete Maravillas de la escuela por ahora”.

Koizumi se centró en el tema principal.

“Primero, ¿qué piensas cuando escuchas por primera vez sobre historias sobrenaturales de la escuela?”

Le contesté sin pensarlo.

“La estatua de Ninomiya Kinjirō[14], supongo.”

Recogí uno de los documentos que trajo la Srta de la Sociedad de Misterios y le di una mirada superficial.

“Según los datos de la investigación de esos tipos, resulta ser la primera o segunda de casi todas las Siete Maravillas de cada escuela. Parece ser la base de las maravillas”.

Aunque la historia conmovedora original incluía la lectura de Kinjirō mientras caminaba hacia su lugar de trabajo, no logró resistir las corrientes del tiempo, y he oído que ahora se le describe como sentado y leyendo. Estoy bien con eso, pero surgió otro problema.

“¿Nuestra escuela tiene una estatua así?”

“No que yo sepa.”

“Si no hay una, entonces no habría misterio sobre esa estatua, ¿verdad?”

“Sin embargo, como dijiste, Suzumiya-san probablemente piense que la clase de cuentos paranormales con una estatua de Ninomiya Kinjirō es indispensable.”

¿Y qué?

“Si ella cree firmemente que una de las Siete Maravillas debe ser la estatua de Ninomiya, entonces una de esas estatuas aparecería en algún lugar de la Secundaria del Norte. Incluso se habrá deteriorado con el tiempo y tendrá una presencia considerable, como si hubiera estado allí desde el establecimiento de la escuela”.

Qué grandioso sería si aparecieran más herramientas espontáneamente. Por ejemplo, aparatos de aire acondicionado para cada clase.

“Si fueras Suzumiya-san, ¿qué extraño fenómeno creerías que tendría una estatua de Ninomiya?”

Pensé por un momento.

“La estatua volaría por el cielo todas las noches con una pose de Superman, y luego explicaría que está cansada de estar siempre en la misma postura y necesita lidiar con su falta de ejercicio.”

“Esa es ciertamente una idea ecléctica[15] que tendría Suzumiya. No esperaba menos de ti”.

No parece que me hayan elogiado.

“Que nuestro punto de partida sea una estatua voladora de Ninomiya Kinjirō. Por lo tanto, nuestro principal objetivo es averiguar cuánto podemos minimizar la historia sobrenatural. Las historias comúnmente conocidas incluyen los ojos de la estatua brillando, la estatua cambiando de dirección, agitando su mano, el número de páginas en su libro que disminuye, la cantidad de troncos que cambian, y así sucesivamente”.

Ninomiya Kinjirō hace cosas inesperadamente normales en los cuentos sobrenaturales.

“Todos ellos están en el nivel en el que podemos tratarlos como ilusiones ópticas. Entonces, ¿elegimos uno de ellos?”

Koizumi escribió una nota en un nuevo papel de fotocopia A4 con caligrafía que estaba lejos de ser hábil. ¿Quién es el secretario de la Brigada SOS? Todo lo que recuerdo es que este tipo es el Subjefe.

Sacudí la cabeza.

“Haruhi probablemente no estaría satisfecha con algo tan convencional. Intentemos retorcerlo un poco más. Asahina-san, ¿qué te gustaría que hiciera Ninomiya Kinjirō?”

La viajera del tiempo vestida de sirvienta parpadeó sorprendida.

“Esa persona es una estatua de bronce, ¿verdad? ¿Puede moverse? ¿Qué tipo de mecanismo tiene?”

No, es extraño que una estatua de bronce pueda moverse.

“¡Ahh, ya veo! ¿Pero tiene que ser de bronce? Puedes hacer que los metales con propiedades móviles se muevan si introduces un actuador[16] en ellos”.

Si vas tan lejos, se convertiría en una especie de robot. Mientras me preguntaba cómo lograr que Asahina-san entendiese mi explicación, Koizumi chasqueó los dedos.

“Esa es una posible solución.”

Sigues la lógica de que, al darle un mecanismo a la estatua, no sería extraño que se moviera, ¿verdad?

“No, no es eso. Es sobre el material de la estatua. El bronce es una aleación, normalmente compuesta de…”

“85% de cobre, 5% de estaño, 5% de zinc y 5% de plomo.”

La persona que respondió fue Nagato, que no apartó los ojos del libro para niños. Aparentemente había estado escuchando la conversación.

“¿Y si esa proporción cambia una vez al año? Por ejemplo, si cambia a 85% de cobre, 4.9% de estaño, 4.9% de zinc, 5.2% de plomo, la estatua no sufriría ningún cambio visible, pero sería bastante extraño, ¿no es así?”

Eso es un poco débil para ser una maravilla. Pensé por un momento, y luego contesté.

“¿Qué tal 84% de cobre, 4,5% de estaño, 4,5% de zinc, 4,5% de plomo y 2% de oricalcum?”

“Ya veo, ¿pero no es eso demasiado para un metal que no existe? ¿No sería mejor un 85% de cobre, un 5% de estaño, un 5% de zinc, un 4% de plomo y un 1% de oricalcum?”.

¿Por qué diablos estamos mercadeando la estatua por el peso de los metales que contiene?

“Parece que hemos llegado a una conclusión bastante pacífica”, comentó Koizumi, satisfecho. “No habrá ningún daño incluso si esto se hace realidad.”

No creo que sea imposible que algo loco ocurra si el 1% del metal no identificado entra en la estatua, pero sólo puedo rezar para que sea una preocupación innecesaria.

“Eso debería ser todo para la primera de las Siete Maravillas.”

Koizumi anotó la información necesaria en su cuaderno.

El enigma de la estatua de Ninomiya Kinjirō – En plena noche de luna llena, la composición de la estatua cambia de 85% bronce… (abreviado por conveniencia) a… (abreviado del mismo modo), y un 1% de orichalcum. Vuelve a su composición original cuando sale el sol.

Debe haber pensado que sería apropiado que el proceso se llevara a cabo en medio de la noche, pero no tengo objeción a ese pensamiento superficial.

Bien, pasemos a la siguiente maravilla.


Notas de traducción: 

[1]  Es un autor estadounidense de ficción policíaca, con obras notables como “The Hollow Man” y “The Burning Court”. Es uno de los autores de misterio favoritos de Nagaru Tanigawa (Autor de la novela de Haruhi).

[2] Es un período en la historia japonesa (1185-1333), conocido por el surgimiento de los samurai’s y el establecimiento del feudalismo en Japón.

[3] El Año esta así porque Japón no usó el calendario Gregoriano hasta el año 1873, por ende, el titulo es así.

[4] Era que duro desde febrero del año 885 hasta abril del 889.

[5] Un salón en los terrenos del palacio Heian, utilizado principalmente para ver carreras de caballos dentro del mismo.

[6] Personaje que apareció en un pasaje en Tsurezuregusa (Ensayos en la ociosidad), una famosa colección de ensayos escritos por el monje japonés Yoshida Kenkō

[7] Hace referencia a una persona usada involuntariamente o inconscientemente por otro para lograr el propósito de aquella persona.

[8] Otra era que duró desde abril de 1171 hasta julio de 1175

[9] Deidades guardianas budistas.

[10] Un templo budista de Kyoto.

[11] También conocido como Fujiwara no Kanezane, fue ministro en los períodos Heian y Kamakura

[12] Dinosaurios acuáticos con cuellos extremadamente largos (aproximadamente 7,1 m de largo). Se cree que el monstruo del lago Ness era un Elasmosaurio o algún tipo similar a este.

[13] CG son las iniciales de Computer graphics, en español; Gráficos por computadora. Se tratan de imágenes hechas o modificadas para alterar hechos de la realidad para darle un tono más realista o ficticio hechas por computadora. Para videos, se le llaman CGI, y son muy utilizados hoy en día por las casas de Animación japonesas.

[14] Nacido en 1787, Kinjirō leyó libros mientras entregaba leña cuando era niño y, luego de un tiempo, se convirtió en el asesor principal de la jurisdicción de Odawara. Las estatuas de él están en casi todas las escuelas de Japón para defender la virtud de la diligencia.

[15] El eclecticismo es una forma de converger varios elementos o factores que no guardan relación en una misma idea.

[16] Es un dispositivo capaz de transformar la energía hidráulica, neumática o eléctrica en la activación de un proceso con la finalidad de generar un efecto sobre un proceso automatizado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s