Youjo senki Vol 4, Capitulo 5: “La batalla del Pájaro Dodo”

28 DE ABRIL, AÑO UNIFICADO DE 1926, SOBRE EL ESTRECHO[1]

Nublado con posibilidad de magos.

Las unidades de magos del Ejército Imperial que despegaban de una base en la antigua República, ahora bajo gobierno militar, y que volaban desde allí hasta Londinium para hacer turismo, fueron utilizadas para precipitarse bajo la lluvia mezclada con plasma. Si son derribados en tierra enemiga, lo mejor que pueden esperar al caer es ser capturados. Si no caen bien, serán linchados o recibirán una alegre doble promoción en el impacto.

Y como los magos son considerados “poder de combate” incluso una vez que han sido derribados, si no hacen un gran trabajo al rendirse, serán rápidamente aplastados por la milicia que se precipita a la escena. Desde que se confirmó esa trágica verdad, los magos imperiales han odiado ser derribados en territorio enemigo.

Y entre las unidades que cubren el oeste, el Batallón 203 de Magos Aéreos que depende directamente del Estado Mayor -universalmente reconocido como la élite de la élite- no es una excepción.

“¡Esta área está despejada! ¡Todas las unidades, reúnanse! ¡Reagrúpense!”

La comandante del batallón, la Comandante Tanya von Degurechaff, es también una maga aérea tan excelente por derecho propio que figura en la lista de los Nombrados. Después de una batalla con una unidad enemiga, ella levantó la voz para reunir a sus tropas.

“Fairy 01 a todas las unidades! Reporten sus pérdidas”.

“Comandante, el batallón ha terminado de reagruparse. No falta nadie. Sólo unas pocas heridas de bala; no interferirán con el combate.”

Bien. Asintiendo al informe del Vice Comandante, el Capitán Weiss, Tanya continuó con su llamada para comenzar a regresar. “¡Regresemos mientras tengamos energía! ¡Cuidado con los cretinos que nos siguen a nuestro hogar!”

“Entendido”.

“De vuelta en el frente del Rin, sólo tuvimos que volar unos minutos para ser acogidos por tropas amigas, pero… ahora tenemos el Estrecho del Pájaro Dodó debajo de nosotros. No soy buena nadando largas distancias, y no me apetece remar a casa por aguas repletas de barcos y aviones enemigos”.

El capitán Weiss asiente con la cabeza como si lo entendiese. Mientras vuela para supervisar directamente la vigilancia en la retaguardia, Mirando a sus subordinados los Tenientes Primero Grantz y Serebryakov, Tanya piensa: “En términos de habilidad, Grantz no es malo… pero desafortunadamente el grupo que se unió a nosotros en el Rin no tiene experiencia en combates anti-buques”.

Sería más conveniente tener a mi asistente cerca. Pero Tanya reconoce la realidad inevitable. Una ruta de regreso segura es más importante que un poco de incomodidad.

“Teniente Serebryakov, le dejo la unidad a usted. Llévalos a casa”.

“¡Sí, señora! Entendido.”

“¡Vicecomandante! ¡Ten cuidado ahí fuera en la retaguardia!”

“¡No tema, Comandante! Soy un heterosexualista radical y estoy dispuesto a morir por mis creencias”.

“La fe está muy bien, pero somos guerreros de Dios… Er, no importa.”

“¿Está cansada, Comandante?”

“No te preocupes por eso, Teniente Serebryakov. Volvemos a la base. No quiero quedarme por aquí luego de una misión de reconocimiento que terminó en una batalla de aniquilación aérea y que envíen a unos cretinos tras nosotros”.

“Entendido”.

“…no puedo creer que haya dicho eso,” escupió, llena de odio. Para Tanya von Degurechaff, el mundo es demasiado absurdo; de ahí su deseo de mantener al menos su mente resueltamente noble.

Sin embargo, la mínima línea, en mi mente, no hará lo que yo quiera. Manipular mi mente supone un tormento intolerable. Soy yo misma. Soy la única que puede impedir que alguien más interfiera con mi voluntad.

“¿Yo… yo? ¿De todas las personas? Casi alabo a la existencia X. Mierda, ¿cuánto tiempo vas a arruinar a los humanos antes de estar contento?”

Por eso es tan imperdonable. Si me relajo, mi contaminación psicológica puede hacerme alabar a la existencia X como Dios. En el campo de batalla, donde la anormalidad de la guerra se vuelve normal, mi psique es corroída por el Elinium Modelo 95 en contra de mi voluntad.

Pero la melancolía de Tanya ha sido expulsada a la fuerza de su cerebro por el mensaje de Weiss a través de la radio. “Fairy 02 a Fairy 01! ¡Se ven siluetas que se acercan desde las seis en punto! A juzgar por la velocidad y la altitud, ¡son aviones de combate! ¡Vienen a toda velocidad!”

El Batallón 203 de Magos Aéreos está a mitad de camino. Una unidad aérea se acerca rápidamente por detrás. Al igual que las piezas de un rompecabezas que se colocan en su lugar, los pensamientos de Tanya se sobrescriben con los de un comandante de unidad antiaérea.

Independientemente de lo que hagan, los magos aéreos son más lentos que los aviones. Al intentar escapar o superar a un avión como humano, estás fundamentalmente condenado a perder. En la única área en la que los magos son superiores son en las difíciles maniobras tridimensionales.

“¡01 a todas las unidades! ¡Descenso de altitud! ¡Acérquense a la superficie del agua! ¡Enséñenme algunas maniobras tridimensionales perfectas! En el peor de los casos, ¡pueden sumergirse en el mar y tenderles una emboscada! Prepárense para tirar su equipo pesado…”

“¡Comandante! ¡Por favor, espere!” Weiss interrumpe las órdenes de Tanya de descender y soltar el equipo pesado, sonando un tanto frenético. “Recibimos confirmación de que la formación que se aproxima a las seis en punto es una unidad de aviación amiga en camino a la base!”

“Fairy 01, entendido. Todos, es como escucharon. No hay necesidad de dejar caer su equipo. Volvamos juntos”.

Tanya se preguntaba qué estaba pasando, pero cuando recibe la confirmación, inesperadamente son buenas noticias. Al observar la formación que se aproxima, percibe que también deben haber identificado a su batallón.

La formación que llegaba a toda velocidad para el combate, como si fuera a atacar, se inclina para mostrar las marcas de identificación en sus nebulosas y camufladas alas para seguir suavemente una ruta paralela a la de los magos.

“¿Amigos? Antes de ver su señal de identificación, me había muerto de miedo de que fueran una patrulla de magos de la marina enemiga. No me hagan eso, mi corazón no puede soportarlo”.

“Aquí Fairy 01. Tus comentarios fríos están a punto de hacerme llorar. ¡Tuvimos miedo de tener algunos lobos hambrientos en el culo!”

“¡Ja, ja, ja, ja! Ustedes chicos, ¿con miedo? ¿Se supone que eso era una broma, Fairy 01? Aquí Mosquito 01. Estamos felices de volver a encontrarnos con élites como ustedes”.

Los dos comandantes se intercambian saludos a través del protocolo inalámbrico por campo de batalla. Pero en la mitad, Tanya se da cuenta de que recuerda a la unidad de Mosquito 01.

En el Rin es donde Tanya ha pasado más tiempo. Por eso, aunque es sólo cuestión de tener áreas de misión superpuestas, ella está familiarizada con las unidades en el oeste. La conexión entre las unidades que fueron desplazadas y movilizadas para responder al ataque furtivo de la República está particularmente consolidada.

“Mosquito 01, ¿dices? Entonces no hemos estado juntos desde el Rin, ¿eh?”

Si no recuerda mal, son parte del Ala de Cazas 103 del Grupo del Ejército Occidental. Cuando una de las personas presionó para que respondiera, Tanya recordó casi todas las unidades en el campo de batalla en ese momento, aunque sólo fueran sus nombres. A esta, recuerda, se la había elogiado en múltiples ocasiones durante la feroz batalla del Imperio y la República por la supremacía aérea.

Y dada la velocidad y la formación con la que se acercaban cuando su batallón asumió que eran enemigos, deben haber mantenido el mismo nivel de disciplina desde entonces. Sin duda, en el frente occidental hay muchas manos fuertes y experimentadas.

“Qué coincidencia. Pero con esta diferencia de altitud… Oh, pero ustedes siempre pudieron volar a esta altura, ¿eh? Me preguntaba si tal vez deberíamos volar más bajo y apoyarlos”.

“No hay de qué preocuparse.”

Un mago aéreo que vuele bastante rápido consigue alcanzar la misma velocidad de crucero que un avión de combate. Tanya no es reacia a apresurarse para volver a casa, así que hace que su unidad se reorganice para el regreso. Después de eso, no ocurre nada particularmente notable. Una vez que se encarga de las reuniones posteriores a la llegada y les recuerda a sus subordinados que entreguen sus documentos de combate, Tanya mira el reloj en la pared y asiente con la cabeza.

Grantz se preocupa y se queja de su papeleo, mientras que Weiss y Serebryakov lo hacen de manera eficiente. Supongo que debería hacer que los dos que han terminado hagan otra cosa.

“¡Capitán Weiss, teniente Serebryakov! Démosle las gracias a nuestros amigos que nos acompañaron en ese agradable paseo de hoy. Quiero que los dos vayan al pabellón del Ala de Cazas 103 del Grupo del Ejército Occidental. Usen los fondos del batallón para un regalo modesto”.

“Entendido. ¿Piensa venir, Comandante?”

“Lo siento, pero tengo una reunión de Comandantes. Aparentemente, hemos avistado una unidad de magos de los Estados Unificados, por lo que habrá una conferencia conjunta urgente sobre las reglas de juego”.

Después de todo, nos enviaron aquí como una unidad de investigación sobre habilidades de combate. Tanya se estremece. Cuando alguien nuevo entra en escena, la forma en que combatimos debe ser reexaminada. Una persona con experiencia en todos los frentes es útil para tener a su alrededor.

Cuando a la gente le gusta lo que haces y tiene grandes expectativas, no tienes más remedio que trabajar duro.

“Somos una unidad especial de verificación, parte instructor, parte combate. Dependemos directamente del Estado Mayor, así que, por supuesto, nos hacen correr de acuerdo a su conveniencia”.

“No tengo ninguna duda. Muy bien, la teniente Serebryakov y yo nos encargaremos de la diplomacia con el Ala de Cazas 103. También intentaremos escuchar un poco sobre cómo les fue en sus batallas”.

“Genial. Oh, ¿qué harás con el resto de tu trabajo?”

Tanto Weiss como Serebryakov se han vuelto muy hábiles en los engorrosos informes de post-combate bajo la dirección de Tanya. Bueno, se trataba principalmente de aumentar los tipos de formularios que podían rellenar, por lo que se acostumbraron a producir un gran número de patrones diferentes, pero aun así.

“Grantz se quedará atrás, así que se lo dejaremos a él.”

“…Entendido.” Grantz respondió sombríamente a Weiss, como un oficial que acababa de recibir órdenes de combate desesperanzadoras.

Está tan resentido. Por lo que Tanya puede decir, no es que no tenga aptitud… sólo que le falta el concepto de trabajar eficientemente.

¿Debería ser alabado como un joven serio o maldecido como un torpe? No, francamente, es un inepto en lo que respecta al trabajo administrativo. Si Tanya se saliera con la suya, le gustaría tener un veterano con los conocimientos técnicos, pero… la gente es escasa.

Como no le queda otra opción que usar a quien tiene, todo lo que puede hacer es animar a Grantz.

“¡Alégrate de haber crecido como oficial hasta el punto de poder confiar en ti para el resto del trabajo!”

“¡G-Gracias!”

A ella no le pagan lo suficiente como para hacer el papel de la superior con un buen corazón, pero evitar que su propia carga de trabajo aumente es otra razón para que Tanya entrene a Grantz para que sea alguien que pueda usar, así que lo anima con un “Cuento contigo”.

Entonces, anuncia que se dirige a la reunión de comandantes, logra encontrar la manera de poner su gorro de gran tamaño en la parte superior de su cabeza, y le da una breve charla a su asistente para que acepte su bolso de su parte. “Teniente Serebryakov, ¿tienes un momento?”

“Sí, señora.”

“El teniente Grantz no es tan bueno en este tipo de trabajo como usted. Cuando vuelvas de la fiesta, no lo ayudes”. Tanya le dice que estará cansada y que debe descansar lo que necesite después de reunirse con el ala de caza.

“Entendido, Comandante, pero ¿puedo preguntar por qué? Si el capitán Weiss y yo no lo ayudamos… tengo la sensación de que tendrá que quedarse despierto toda la noche”.

“Eso está bien. Teniente Serebryakov, esto suena como algo que diría una persona mayor, y realmente no me gustan esas palabras como tales, pero… la gente joven debería sufrir”.

“¿Eh?”

En el momento en que Serebryakov repite: “L-Los jóvenes deben… ¿sufrir?”, le devuelve la mirada con una expresión de incomprensión, y esto golpea a Tanya. Ah, ella probablemente piensa que soy del tipo que obliga a sus subordinados a creer que todo lo que necesitas es valor. La asusté. Se da cuenta de que necesita explicar.

“…No me mires así. No es como si dijera que donde hay voluntad, hay una manera”. Ella sonríe y le asegura a Serebryakov que es precisamente porque son una unidad de investigación que se les permite cometer errores. “La experiencia del fracaso es esencial para mejorar la capacidad de adaptación. Si no empujamos a Grantz hacia un precipicio mientras tenemos la flexibilidad para lidiar con ello ahora, ¿quién sabe cuándo tendremos otra oportunidad?”.

“Oh sí, ya veo lo que quieres decir.”

“Estoy encantada de tener esta libertad para cultivar a mis hombres. Oh, y debo mencionar, Teniente, que esta reunión con el Ala de Cazas 103 no va a ser fácil. Puesto que informamos directamente al Estado Mayor, nuestra cadena de mando es demasiado diferente de la de ellos. Quiero cuidar bien de nuestras relaciones con nuestros compañeros”.

Lamentándose de que siempre deben ser arrojados de un frente a otro, Tanya añade que, en el campo de batalla, los lazos en los que más se puede confiar son los de la amistad.

“Usted tiene razón. En el frente del Rin, todos nos conocíamos.”

“Como lo experimentamos en Norden, somos el paracaídas para cuando las cosas van mal. No quiero ser yo quien tenga el palo más corto, y no quiero meter la pata por falta de coordinación”.

“Sí, señora. Déjanoslo a nosotros.”

Tanya palmea el hombro de Serebryakov con un “Ve a buscarlos” y le susurra a Weiss, que está de pie a su lado. “Capitán Weiss, llévese a la Teniente Serebryakov y hágales una buena visita. No les gusta ser entrevistados, pero ella es una veterana del Rin y además es linda”.

Otras unidades odian a los equipos de investigación porque siempre están tratando de realizar entrevistas inútiles cuando todos están ocupados. Bueno, duh. Los consultores tienden a cometer errores. Algunos de ellos realmente pueden hacer el trabajo, pero hay demasiados a los que se les paga para que digan estupideces impracticables.

Si cooperas con la entrevista y los resultados se tergiversan y se presenta un collage de frases de cereza[2] como una especie de conclusión, no es de extrañar que nadie quiera participar.

Sin embargo, Tanya tiene que tomárselo en serio.

“Hemos sido encomendados con el gran trabajo de investigar las habilidades de combate. Datos, Capitán. Quiero que obtengas datos del campo de batalla, sin importar lo que cueste”.

Lo que sucedió es que cuando ella aprovechó la investigación que le hicieron para decirle al Teniente General von Zettour que quería trabajar en la retaguardia, se le había negado el puesto. Dicho esto, Tanya no está muy molesta por eso. Sabía que sería difícil ser colocada en la retaguardia.

El trato fue una asignación temporal a las líneas occidentales menos duras. En general, está satisfecha con esto. Y lo más satisfactorio de todo es que su misión es investigar las habilidades de combate. Y se le prometió que una vez transcurrido el período de tiempo, sus resultados determinarán a dónde será enviada a continuación.

Por eso Tanya está instruyendo a Weiss con tanta seriedad: Necesito que hagas un buen trabajo.

“Enséñales que somos mejores entrevistadores que esos idiotas de la retaguardia. Diles que necesitamos datos para un análisis basado de la realidad.”

Los hombres que participan del combate tienden a ser escépticos sobre la capacidad de los que se encuentran en la retaguardia para realizar un estudio adecuado.

Y es comprensible que así sea. He leído artículos sobre las tendencias y omisiones en los modelos de negocio que recomiendan los consultores, y fueron muy acertados. La mayoría de ellos básicamente sólo evangelizan sin cuestionar los modelos populares. A los equipos de investigación del ejército les cuesta mucho escapar de esa mala reputación.

Además, la gente que no sabe lo que es el campo de batalla no puede entender las voces que se desprenden de él. Lamentablemente, hay demasiados buenos para nada que se convencen a sí mismos de que no puede ser verdad y analizan la guerra a pesar de todo.

“Por supuesto, con su ingenio rápido, tengo grandes expectativas.”

“Me halaga, señora. Pero gracias.”

“Hablo en serio. Espero con interés su informe”.

Entre profesionales talentosos, respetuosos y tipos con grandes cabezas, hay algunas cosas que sólo los primeros entienden. Es por eso que ella está enviando a dos soldados con experiencia en combate que regresan al frente del Rin para socializar e intercambiar información.

Tanya realmente siente que, si alguien puede hacerlo, entonces Weiss puede. Él y Serebryakov seguramente podrán hacer un estudio adecuado.

Los comandantes de combate no tienen tiempo que perder, así que van directo al grano. Como el tiempo es limitado, pueden prescindir de la cortesía, y su tema de discusión son los recién llegados confirmados.

“Para resumir lo que ya sabemos, creemos que una fuerza voluntaria de magos del tamaño de un régimen está siendo desplegada con un cierto grado de rapidez.”

“¿Nacionalidad?”

Presionado por una explicación, un especialista detalla un argumento legal serpenteante, al que Tanya escucha con gran interés, pero los otros oficiales lo toman mal.

¿Y en conclusión? Le insisten en que continúe, y él exhibe esa vacilación única en alguien que trata de evadir la culpa dos o tres veces antes de finalmente escupirla. “Parecen ser ciudadanos de los Estados Unificados bajo el mando del Reino Aliado.”

“¿Y qué? Lo importante para nosotros es a qué ejército pertenecen. ¿Son del Ejército de los Estados Unificados o del Reino Aliado?”

Como soldados, los comandantes tienen que estar muy interesados en saber si los magos pueden ser considerados enemigos bajo las reglas de combate.

“…De acuerdo con los antecedentes y el principio legal, podrían ser vistos como alistados en el ejército regular de un país. Así que, si reciben órdenes del Reino Aliado, entonces no son parte del Ejército de los Estados Unificados”, responde tímidamente el especialista en derecho, quien repentinamente se convierte en el centro de atención.

Con el comentario de que las tropas que obedecen órdenes militares del Reino Aliado pueden ser consideradas Ejército del Reino Aliado, los comandantes de combate murmuran, está decidido, entonces.

Pero los especialistas legales parecen tener algo que dudan en decir. Al darse cuenta de que no sería prudente no escuchar las preocupaciones de los expertos, Tanya pide explicaciones adicionales para que la conversación siga fluyendo.

El oficial asiente con la cabeza varias veces como para darle las gracias, pero luego saca a relucir una preocupación que es inesperada incluso para Tanya: las reglamentaciones sobre cómo tratar a los prisioneros.

Básicamente, el Imperio no está en guerra con los Estados Unificados, así que las reglas no son claras sobre cómo tratar a los prisioneros.

Pero por lo que Tanya sabe, la nacionalidad no se basa en la herencia de los soldados, sino en su afiliación militar.

La Legión Extranjera Francesa tenía soldados franceses que no eran de Francia. ¿O qué hay de los soldados americanos con tarjeta verde[3]? También son soldados legalmente americanos.

“¿Dice que debemos tener cuidado con los prisioneros porque las condiciones son vagas? ¿Podría explicar por qué no podemos tratarlos como soldados del Reino Aliado?”

Para no quedar atrapada en un lío de crímenes de guerra, Tanya se adhiere lo mejor que puede a la ley.

Y es precisamente por eso que no está satisfecha con su respuesta.

No es que no haya habido ocasiones en las que la nacionalidad se haya convertido en un problema, pero… honestamente, en esta situación, ella no puede ver por qué el país de origen debe ser tomado en cuenta.

“Por lo que yo sé, mientras alguien cumpla con los cuatro requisitos beligerantes[4], su nacionalidad no importa. Si fueran combatientes irregulares, entonces la pregunta surgiría, pero…”

La duda de Tanya es razonable acerca de las reglas y regulaciones de la guerra. Bajo su mirada expectante, el especialista mira a su alrededor, buscando ayuda por un momento antes de dejar escapar un resignado suspiro. “La postura oficial de los Estados Unificados… es que, aunque en realidad no estamos en guerra, les gustaría enviar un grupo de vigilancia humanitaria para recoger información sobre prisioneros y heridos de ambos bandos.”

Es un pretexto que, como es lógico, hace sonreír a todos los presentes en la reunión.

“Bueno, esa es la definición de sinvergüenza. ¿Hablan en serio?”

“Hmm! Esa es la cuestión, ¿no?”

No pudieron evitar ser un poco despectivos en su intercambio, porque indudablemente los Estados Unificados estaban bromeando. Es una razón tan absurda que incluso Tanya se encuentra a sí misma lanzando calumnias. ¿Enviar un grupo de vigilancia humanitaria para proteger a sus ciudadanos cuando los dos países ni siquiera están en guerra?

Estoy bastante segura de que el trabajo de la embajada es cuidar de sus ciudadanos.

Y chico, este país neutral que envía personal los cuales son atrapados por un estado en guerra y luego se entromete porque son sus ciudadanos, es neutral en un sentido terriblemente técnico de la palabra.

Estoy seguro de que este estado neutral es tan “amable” como Stalin[5], tan “honesto” como Bismarck[6], y tan “bueno” como Fouché[7], los bastardos.

“Es una propuesta que tiene a nuestros queridos oficiales del Estado Mayor rechinando los dientes. Esencialmente están declarando una intervención. Definitivamente es sospechoso”.

“Un enemigo ha llegado. ¿No es eso todo lo que importa para nuestro trabajo?”

“Sin duda alguna.”

Los oficiales que sonríen irónicamente prefieren una narración simple: Todo lo que tenemos que hacer es dispararles. Ignorando a los desanimados especialistas legales, comienzan a entusiasmarse por golpear a los recién llegados como enemigos.

Y la verdad es que, Tanya admite que tienen razón. Dispárale al enemigo. No se necesita ningún otro argumento, y su creencia de que otros argumentos ni siquiera deberían ser abordados habla de su fidelidad a su deber.

Son soldados y guerreros.

“Bueno, la política es para que los peces gordos y el gobierno la manejen. No está claro cuándo tomará una decisión el Alto Mando Supremo, pero debemos ocuparnos de los enemigos que tenemos delante”.

Algunas voces oyen, pero Tanya frunce el ceño.

La visión de los comandantes de combate del Ejército Imperial en el oeste es correcta para alguien que está en el campo de batalla. El problema es que, hasta donde sabe Tanya, despertar a los Estados Unidos sería una mala idea. Ella puede entender la delicada posición del Estado Mayor, no queremos provocarlos en un grado doloroso.

No, entender eso no la hace sentir mejor. Pero no puede aprobar el arrastrar un desastre político al campo de batalla.

“¿Podemos declararlos enemigos? ¿No creen que, si nos oponemos, se usaría el hecho de que los imperiales atacaron primero como propaganda contra el Imperio para el público en los países neutrales y en los Estados Unificados?”.

Tanya señala la posibilidad a su pesar, con un tono que insta a la cautela. Pensar en Churchill[8] esperando un Pearl Harbor[9], es simple. El Reino Aliado, y por supuesto la Alianza Entente, el Gran Ducado, la República -todos los países que luchan contra el Imperio- esperan fervientemente que los Estados Unificados intervengan.

Así que seguramente puedes decir que están desesperados por cualquier excusa.

“Es una situación difícil, ¿eh?”

“Pero, por el contrario, ¿no podríamos aprovecharlo nosotros también? Si uno de los nuestros fuera golpeado por esas plagas, podríamos derribar la puerta de la embajada sobre la desafortunada víctima”.

Es natural que algunos de ellos empiecen a decir: “Bueno, si el enemigo puede hacerlo, ¿por qué nosotros no?

Pero tal vez debería decirse.

Ningún comandante decente tiene un mecanismo mental que permita a una víctima así.

…Al menos, no en este momento.

“Ya es suficiente. Un vocabulario un poco más fuerte sería inapropiado”.

Los comentarios de varias personas, que no harían bien en contar a sus subordinados como estadísticas, hablaban de la visión prevaleciente.

“Los comandantes del campo de batalla no necesitan pensar en eso. Todo lo que necesitamos es el hecho de que hay un regimiento de magos aéreos bajo el mando del Reino Aliado tratando de evitar que aseguremos la supremacía aérea”.

“¿Y entonces?”

“Sin cambios. Mañana y en adelante, seguiremos el mismo plan que teníamos y continuaremos la batalla de aniquilación. Pero incrementen el conteo esperado de enemigos. Debemos ser conscientes de la peor posibilidad de que haya fuerzas voluntarias de los Estados Unificados.”

Al final, decidieron que manejaremos las cosas con el entendimiento de que hay recién llegados al campo de batalla, una conclusión aburrida y sumamente administrativa.

“En general, no tengo objeciones, pero ¿puedo decir una cosa?”

“¿De qué se trata, comandante von Degurechaff?”

“Esta es una sugerencia, ya que somos la unidad de investigación del Estado Mayor, pero ¿no podríamos priorizar la eliminación del ejército voluntario de los Estados Unificados?”

“… ¿quieres decir tomar la iniciativa e ir tras ellos?”

Sí. Ella asiente con la cabeza y continúa. “No estamos familiarizados con la doctrina de ese país. Sería bueno investigarlos y recopilar algunos datos”.

En realidad, el uso de las unidades de magos es muy diferente entre los países. Desde el Rin, la política de los magos del Ejército Imperial ha pasado de utilizarlos como apoyo de la infantería a utilizarlos más a menudo por su cuenta, pero el Ejército Republicano siempre ha estado utilizando a los magos para sus ataques en unidades especiales.

En la Alianza Entente, que no es una referencia muy útil, todos estaban en unidades compuestas, así que mucho dependía de la calidad y personalidad del comandante. Pero vale la pena mencionar que tendían a utilizar más a los magos para las operaciones aéreas. Podrías pensar en ello como un refuerzo de su fuerza aérea, que en cierto modo carecía de músculos.

“Lo que queremos saber es cómo son utilizadas las unidades de magos del Reino Aliado y cómo luchan. Así que creo que será útil confirmar si el ejército voluntario trabaja igual que las unidades que ya conocemos”.

El Ejército Imperial ya ha estado luchando contra el Reino Aliado en el oeste y el sur… Y se dieron cuenta, aunque tardíamente, de que el ejército y la marina tienen patrones de uso muy diferentes.

En su ejército, se supone que los magos trabajan conjuntamente con otras ramas de las fuerzas como infantería de vuelo esencialmente, mientras que, en la marina, trabajan arduamente como una rama independiente.

Así es como se envían los escuadrones de ataque desde los submarinos, los grupos de abordaje entre barcos, el apoyo aéreo cercano a la infantería de marina, y así sucesivamente. Los magos del Reino Aliado son duros incluso individualmente, no del tipo con el que el Ejército Imperial quisiera pelear.

“Es natural, pero me pregunto si las fuerzas voluntarias enviadas al Reino Aliado serán utilizadas de acuerdo a la doctrina de los Estados Unificados”.

“Cierto. Pero creo que podemos esperar algunas repercusiones secundarias de cualquier forma”.

Cuando Tanya recibe miradas que preguntan qué en concreto, hace una afirmación definitiva. “Los Estados Unificados no van a declararle la guerra al Imperio en la situación actual. Pero los hechos se han acumulado gradualmente para indicar que hay actores que quieren que participe en el lado anti-Imperial.”

Los Estados Unificados nos atacarán eventualmente.

Por eso, Tanya continuó.

“En ese caso, una forma de lidiar con ello podría ser mostrar en términos inequívocos cuál sería el resultado eventual de un agravamiento.”

“Esa es una idea que vale la pena considerar. ¿Qué te parece?”

Pero los oficiales parecen incapaces de responder a una petición tan abrupta. Lo piensan un poco.

“Creo que la propuesta tiene una orientación demasiado política. Nuestro objetivo estratégico es asegurar la supremacía aérea sobre el Estrecho del Pájaro Dodo. No deberíamos desviarnos de eso. Lo más importante es que cualquier propuesta que permita a las unidades del Reino Aliado recuperarse chocaría con nuestro objetivo”.

“Creo que tenemos que considerar esto a nivel de una gran estrategia. Si cree que podríamos disuadir a los Estados Unificados de intervenir, entonces la propuesta de la Comandante von Degurechaff es una buena idea”.

Tanto los argumentos a favor como en contra son razonables. Es cierto que a las unidades del oeste sólo se les ha dicho que aseguren la supremacía aérea sobre el estrecho. Con esas órdenes claras, no se permitirá cualquier variación.

La superioridad aérea es esencial para la estrategia. El punto conflictivo es que la propuesta de Degurechaff realmente tiene una buena oportunidad de ayudar en las batallas aéreas en el oeste. En términos de potencia aérea regional, y especialmente con el no despreciable bono de deshacerse de la plaga de los Estados Unificados, el argumento comienza a acalorarse.

“Estoy totalmente de acuerdo con el juicio de ‘visión aguda’. Si pudiéramos desalentar la intervención antes de que empiece en serio, sería estupendo. Creo que esta propuesta podría ayudar a lograr la supremacía aérea sobre el Estrecho del Pájaro Dodo”.

“¡Protesto! Su estimación de los efectos está sesgada. Si derribamos a un gran número de ciudadanos de los Estados Unificados, su público se galvanizará. No te lo estás tomando lo suficientemente en serio.”

“Con el debido respeto, no hay garantía de que la opinión pública de los Estados Unificados se mueva en esa dirección. Es muy posible que su gobierno tenga una reacción violenta debido al despliegue imprudente”.

Ambos comentarios son inteligentes y sinceros. Ambos son correctos, por lo que es difícil llegar a una conclusión.

“¿Quizás deberíamos hacer que el Ministerio de Asuntos Exteriores convenza a los Estados Unificados de que permanezcan neutrales?”

“Hmm, pero en este punto, ¿no es algo que debería ser manejado en el ámbito político?”

“Disculpeme, ¿puedo decir algo?” Al obtener el permiso, Tanya se pone de pie, actuando lo menos preocupada posible para que no parezca exaltada. “Aunque se trata de una cuestión política, también es una cuestión que se ha dejado a nuestra discreción en el terreno. Hay un objetivo atacable dentro del área atacable. En lugar de convertir esto en un problema político y arrastrar la retaguardia hacia allí, ¿por qué no fingir que fue un resultado imprevisto de su participación?”.

Por lo tanto, Tanya busca una posición intermedia como si dijera: “Subestimemos esto”.

Ella sugiere que manejarlo a su mismo nivel tiene más sentido. Para bien o para mal, Tanya von Degurechaff ama las lagunas legales. Hurra por las zonas grises. No dará un solo paso hacia el negro, pero cualquier cosa que no sea negra es blanca.

“Es una idea interesante, pero al final, sólo somos comandantes del campo de batalla. ¿No debería el Estado Mayor tener un plan unificado?”

“Si usted es un oficial del Estado Mayor, ¿no le gustaría jugar como sugiere la Comandante von Degurechaff?”

“Por favor, absténgase de especular.” El argumento puede explotar, pero un oficial de alto rango se encarga de calmar las cosas. “Es suficiente. Somos soldados. Aunque a veces se espera que nos desviemos de nuestras órdenes, es una cuestión de principios legales, no de guerra”.

La conclusión a la que se llega es, para Degurechaff, una respuesta que no sorprende ni tiene sentido común. Es un poco decepcionante, pero si ella considera si debe seguir adelante, parecerá extremadamente difícil. Ella no es reacia a caminar en la zona gris, pero a menos que sean tus cómplices, nunca se sabe quién te pateará hacia la zona negra.

“Comandante von Degurechaff. Su idea es interesante, pero me gustaría aguardar por la opinión del Estado Mayor. Hasta nueva orden, continuaremos nuestra silenciosa batalla de aniquilación aérea. ¿Alguna objeción?”

“No, ninguna. Entendido. Siento haberle hecho perder el tiempo. Entonces volvamos a los temas principales de las habilidades de combate y la batalla de aniquilación aérea”.

Supongo que no hay forma de evitarlo. Aunque en secreto se siente así por dentro, es lo suficientemente sensata como para disculparse por la sugerencia sin tacto y volver a centrar la conversación en sus temas originales.

29 DE ABRIL, AÑO UNIFICADO DE 1926, HABITACIÓN DE TANYA VON DEGURECHAFF

La reunión de comandantes duró lo suficiente como para que la fecha haya cambiado. La discusión tenía la tendencia a calentarse, sin embargo, ahora que ha terminado con seguridad y Tanya ha sido enviada a su habitación, es muy raro que ella tenga conflictos.

“…Tal vez debería tomar mi unidad y… No, se molestarían si lo hiciera. El riesgo contra la rentabilidad es…”

Ella sabe que está obsesionada, pero sigue atormentada por la idea de que deberían atacar al autodenominado ejército voluntario que el Reino Aliado está enviando.

“Esto es complicado. Pero aún quiero que estemos preparados para una batalla cara a cara. Lo mejor sería golpearlos si tuviéramos la oportunidad”.

Idealmente, los Estados Unificados no intervendrán, pero ¿es posible una guerra mundial de este tipo? La respuesta es simple y clara: No. En ese caso… deberíamos darles una bofetada y demostrar que, si extienden una mano, se quemarán.

“Pero bueno, supongo que deberíamos tener en cuenta el hecho de provocar a la opinión pública …Ah, ¿qué estoy diciendo?” Ella suspira.

Burlándose de sus pensamientos circulares, Tanya toma la taza de café que antes había abandonado en su escritorio y se la lleva a la boca. El café frío que le refresca la cabeza se siente bien. Una vez calmada, entiende que la lógica del oficial superior de no provocar demasiado a los Estados Unificados es correcta.

Como tiene conexiones con la central del Estado Mayor, tiende a olvidarlo, pero es sólo una comandante. Sólo un engranaje práctico en el sistema.

… Ella puede ser importante, pero sigue siendo sólo una trabajadora, una pieza que puede ser reemplazada. Ella ha sabido desde el principio que el ejército es una organización de este tipo, pero es precisamente por eso que a veces tiene tantas ganas de huir.

Por lo que ella puede decir, mirando el estado actual del Imperio, debería ser capaz de luchar contra la Federación. Al menos, el frente oriental está experimentando cambios drásticos gracias a la movilidad y a una maniobra de despliegue que debería llamarse arte militar, lograda mediante líneas internas. Dependerá de qué tipo de reservas tenga la Federación, pero al menos sus tropas de primera línea han chocado contra el sólido muro del Ejército Imperial y se han estrellado como un huevo podrido.

En las líneas del sur, un número limitado de tropas lideradas por un brillante comandante mantiene la presión sobre los restos republicanos.

Y en el oeste, Tanya y el resto están pasando sus días tomando medidas enérgicas contra el Reino Aliado en su batalla aérea de aniquilación. En realidad, el Imperio ni siquiera siente la necesidad de desembarcar en el Reino Aliado y obligarles a rendirse en las murallas de sus castillos. Todo terminaría si lloraran y aceptaran los términos de paz.

…Pensando con un poco de optimismo, la situación del Imperio es difícil, pero aún no hay necesidad de desesperarse y tirar la toalla.

“Sin embargo, es sólo un deseo. Ni siquiera puedo engañarme a mí misma…”

Sólo hay un problema.

La fuerza nacional del Imperio ya está en los límites de sus límites, y cada frente se esfuerza demasiado. Las tropas están estacionadas en cada región, pero las ofensivas alcanzaron sus puntos culminantes hace mucho tiempo. Con la movilización general, hay muchos soldados, pero la verdad es que el Ejército Imperial es como una rana hinchada. Un pinchazo con una aguja, y resultaría una lucha por no reventar.

“Mientras la situación en el oeste siga sin resolverse, el Imperio no puede comprometer toda su fuerza en el este.”

Si concentran su poder en el este con un enemigo en la retaguardia, terminarán recreando las batallas del Rin, donde la República los ataca por detrás. Ella ha oído que incluso ahora en el continente, con la supremacía aérea asegurada, aún se sienten molestos por los disturbios esporádicos.

Mostrar cualquier debilidad significaría el final.

Incluso si los Estados Unificados no se unen a la guerra, el Reino Aliado podría desembarcar tranquilamente su ejército movilizado con éxito en la costa occidental.

“Pero mientras exista esta inmensa presión en el este, el Imperio no será capaz de asegurar suficientes fuerzas para que el Reino Aliado se rinda.”

Es totalmente válido que el Este quiera que incluso una sola división se coloque en las líneas principales. Aunque el Gran Ejército se movilizó y fue capaz de destruir al ejército invasor en su mayor parte… esto afectó a los números sólo lo suficiente como para convertirlo en una lucha real.

Y Tanya sabe que, según la historia del otro mundo, enfrentarse a la Federación representa un atolladero. Dadas las circunstancias, si el Imperio está buscando una salida a esto, la única ruta es resolver los diversos problemas en el este. En la historia de la Tierra, Tanya sabe que el verdadero Imperio Alemán se las arregló para hacer eso. El Ejército Imperial Ruso fue destruido en el frente oriental y la Rusia Imperial se retiró de la lucha debido a los sucesivos disturbios políticos.

…Pero. Tanya esta angustiada.

En primer lugar, no es muy probable que se duplique el traslado prohibido de enviar elementos revolucionarios radicales, que fue lo que al final acabó con la Rusia Imperial, dado que el Partido Comunista ya está firmemente establecido en la Federación.

En segundo lugar, incluso el Ejército Imperial Alemán que arruinó a la Rusia Imperial… no pudo encontrar una manera de ganar contra la superioridad de material y equipamiento de los EE.UU. Puede que haya competido en el campo de batalla… pero la pobreza de la retaguardia está bien documentada.

“…Incluso si limpiamos el este, ¿podemos alcanzar la seguridad en el oeste?”

La pregunta que sale de la boca de Tanya pese a sí misma es una manifestación de su ansiedad. La razón detrás del tabú de la estrategia militar contra las operaciones multifrentes es que no tienen las fuerzas para apoyar tantos frentes.

Es sólo una cuestión de rutina. Si tuvieran el poderío militar para prevalecer en múltiples frentes, no habría necesidad de una estrategia en primer lugar. Sería una simple tarea de moler el material y equipamiento; ellos podrían pisotear los pequeños ejércitos enemigos.

El Ejército Imperial es el más fuerte del mundo, pero no es tan infinitamente fuerte que puede pisotear al mundo bajo sus botas. Ante estas circunstancias, el Imperio debe -para sobrevivir- eliminar la interferencia del Reino Aliado, matar a la Federación y poner fin a la guerra antes de que los Estados Unificados se involucren.

Pero la armada del Reino Aliado es demasiado poderosa. Incluso con la poco confiable Armada Ildoana como aliado, la disparidad de tamaño es demasiado grande. La Flota de Alta Mar -todas las flotas imperiales juntas- es del tamaño de la Flota Natal del Reino Aliado, que cubre sólo una región. Con eso en mente, la idea de esperar cualquier cosa de una batalla naval es pura fantasía.

Si el Reino Aliado se sintiera así, podría sacar a la luz sus flotas de mar interior y exterior, o incluso la flota de bloqueo de Norden. Incluso si la Armada Imperial los desafiase, sería una dura y perdida lucha, y entonces se acabaría. Lo único que se puede esperar de la Armada en este momento es averiguar cómo morirán.

Sólo hay una cosa que Tanya puede hacer en este caso.

“Lucha infructuosa. Es una resistencia inútil”.

Con un suspiro, ella siente que su estado mental de quejarse en su escritorio de su habitación está más allá de toda esperanza de salvación.

…¿Salvación? Si me estoy aferrando a la fantasía de Dios, mi salud mental se ha deteriorado definitivamente, seguramente estoy debilitada. Sabía que, como ser humano, tendría mis límites. Después de todo, sólo soy una de esas criaturas Homo sapiens.

“…Aún así, soy un ciudadano educado. ¿Me resignaré sumisamente a mi futuro como un fatalista sólo porque es el ‘destino’?”

Hablando claramente:

“No.”

El homo sapiens, la especie a la que llamamos humanos, no tiene razón para aceptar la idea de matarnos, y tampoco hay una razón para que tengamos que asumir el trágico papel de un sacrificio al destino.

Elegimos hacer todo lo que podamos para abrir el camino hacia el futuro.

Abriendo sus puños apretados en su escritorio, Tanya mira fijamente las palmas de sus manos.

Sus delicados dedos de niña tienen callos extraños de su entrenamiento. Por suerte, no presentan ningún obstáculo durante el combate.

…Esto está muy bien. Ella sonríe.

Cuando se reparten las cartas, si te lamentas de tu mano o piensas cómo usarla depende de ti. Voy a tomar el futuro con mis propias manos.

Ese es el privilegio que tienen los humanos. Es la condición para ser humano. Así que todo lo que tiene que hacer es aprovechar su oportunidad. Para disfrutar de un futuro feliz y tranquilo, tiene que trabajar.

Definitivamente es un trabajo duro, pero ¿puede usted realmente estar molesto si el sufrimiento y el trabajo duro son prerrequisitos para una vida respetable?

Me resistiré, aunque sea la única.

Cuando se disponía a asentir con determinación, recordó la insignia de rango que colgaba de su uniforme. Oh. Se da cuenta de que descuidadamente se le pasó algo por alto.

No estoy sola.

Tengo amigos fantásticos. Qué gran noticia, piensa, riendo mientras drena la botella de agua con gas en su mano.

Y ese es el porqué, probablemente debería decirse…

A la mañana siguiente, Tanya aparece ante el Batallón 203 de Magos Aéreos y mira a cada uno de sus subordinados a los ojos con una resolución inusual. No tengo intención de sacrificarme por el Imperio. Pero este no es un problema tan grande como para que tengamos que correr por ahora.

No quiero un mundo enteramente comunista, y tampoco me interesa caer como una de las piedras angulares de un mundo libre, así que sólo hay una cosa que Tanya puede hacer: pisotear el mundo bajo sus botas imperiales. A pesar de que se vio obligada a elegir la mejor de las peores opciones, Tanya no se arrepiente de haber caminado por el camino que ha elegido.

“¡Atención, todas las unidades!”

Con un grito del capitán Weiss, la unidad se reúne en perfecto orden. Como de costumbre, la postura de los miembros del Batallón 203 de Magos Aéreos dice que son dignos de infinita confianza cuando se trata de asuntos de guerra.

“¡Nuestra comandante tiene unas palabras para nosotros!”

“Descansen. Tropas, ha habido un pequeño disturbio en el estado de la guerra. Una nueva unidad ha irrumpido en nuestra batalla de aniquilación aérea. Estos tipos no saben cómo esperar su turno. Deben tener una comprensión bastante confusa de la palabra libertad“.

El anuncio de Tanya de los recién llegados es recibido con un silencio imperturbable. Incluso la capacidad de estar callado y escuchar a alguien hablar es bastante buena… pero tomar malas noticias sin molestarse es genial. Estos tipos son tan confiables.

“El cuartel general quiere que acabemos con el enemigo y tomemos el control del cielo. No podemos conceder más tiempo para intervenciones externas. Sin embargo, esa no es nuestra principal tarea. Nuestra misión sigue siendo la evaluación. Como parte de nuestra investigación de habilidades de combate, voy a hacer que realicen una misión de ataque anti-terrestre”.

Apenas Tanya termina de preguntar si alguien tiene preguntas cuando Grantz irrumpe como de costumbre.

“Comandante, ¿puedo preguntarle algo?”

“Claro, teniente Grantz”.

“Por lo que he oído, el combate es cada vez más feroz en el oeste. Así que a pesar de eso, ¿nuestra misión continúa cambiando a ataques anti-terrestres?”

“Esa es la manera correcta de pensar sobre ello. Sin embargo, incluye ataques anti-terrestres desde el espacio aéreo del Reino Aliado. Ya que es para investigar las habilidades de combate, recuerda que los ataques en sí no son el punto principal”.

“Comandante, dadas las circunstancias, ¿no deberíamos apoyar al resto de las tropas?”

“Es simple, mi querido batallón. Para controlar el cielo, puede ser necesario destruir las instalaciones terrestres. Nuestra misión es verificar el potencial de los ataques terrestres que acompañan a las misiones de superioridad aérea”.

Todo el mundo parece empezar a entender, y la voz de Weiss resuena en el momento justo. “Eso es todo por parte de nuestra comandante. Todas las unidades, prepárense para un ataque anti-terrestre. Recojan su equipo y prepárense para partir de inmediato”.

Weiss da instrucciones a buen ritmo; es un gran sub-comandante. No es que Grantz y Serebryakov no trabajen bien; la habilidad con la que alivian oblicuamente las dudas de las tropas mientras las enfocan en la misión en cuestión es digna de elogio.

“Comandante… este es un cambio bastante repentino. ¿Ha pasado algo?”

“No puede decírselo a las tropas, capitán Weiss. Realmente, es cuestionable si debería decírtelo, pero… la situación es la que es…”

Mientras Weiss esté por aquí, Tanya siente que tiene a alguien a quien puede recomendar como su sucesor. A la unidad tampoco parece importarle. Si es así, puede irse con la seguridad de que no habrá problemas de responsabilidad.

Es por eso que, después de echar un vistazo a su alrededor, le pasa unos cuantos documentos a Weiss.

“…¿Qué es esto? ¿Detalles sobre el ejército voluntario?”

Weiss es su confiable vice comandante, pero también el sacrificio humano que le facilitará su cómodo servicio en la retaguardia. Tanya transmite tanta información como puede, con la idea de que él se encargue por ella.

“Quieren interponerse en nuestro camino como ciudadanos de los Estados Unificados reportando al Reino Aliado. Pero son enemigos. En el futuro, probablemente tendremos que seguir ahuyentando a chusma similar”.

Realmente me molesta cuán injustamente juegan estos tipos.

“Así que, Capitán Weiss, este calmado movimiento para intimidar al Reino Aliado a través de la superioridad aérea hará más daño que bien. Necesitamos la voluntad de aplastarlos, y debemos llevar a cabo un plan para hacerlo”.

“Entendido. Entonces, supongo que nuestra victoria está aún muy lejos, ¿no, Comandante?”

Por la forma en que habla, Tanya siente la necesidad de volver a enfatizar algunas cosas. Ella lo hace agacharse y le susurra la verdad al oído. “¿Victoria? Para bien o para mal, capitán Weiss, usted es un soldado con sentido común, ¿eh? No necesitamos nada más que estar de pie al final”.

Los que están vivos al final, los que están de pie, son los mejores. Tanya se lo señala con cero afectación.

“Deberíamos intentar ser los vencedores al final.”

“Sin duda, pero… quiero dar prioridad a la supervivencia del batallón por encima de la victoria”, añade con un asentimiento afirmativo. Si es posible. Nuestra supervivencia es más importante que la victoria.

“¿Comandante?” Weiss estaba de pie mientras preguntaba, sonando perplejo.

Tanya se rió para encubrir sus pensamientos. “Ah, sólo me quejaba. Cuando vayamos al ataque, lo haremos como siempre. Asegúrate de tener todo tu equipo. Nuestra misión esta vez es una ofensiva anti-terrestre”.

Una de las nuevas directrices del Batallón 203 de Magos Aéreos, como parte de su investigación de habilidades de combate, es estudiar los ataques anti-terrestres. Se han solicitado todo tipo de ataques, con objetivos desde las bases hasta los puertos. Los de arriba deben querer reconsiderar nuestras suposiciones y refinar nuestros hallazgos para convertirlos en una doctrina de ataque anti-terrestre.

“Es una misión de combate en territorio enemigo. No podemos volver a por más balas si no tenemos suficiente”.

Sólo tenemos que hacer lo que tenemos que hacer. Comentando que tiene que prepararse ella misma, Tanya también busca su equipo. Sin embargo, contrariamente a su tono de voz, su expresión se muestra un poco cansada.

“C-Comandante… ¿eso es un arma francotirador antitanque?”

“Aparentemente, es un rifle de francotirador antiblindaje. Escuché que puedes contar con que perforará escudos defensivos.”

La pregunta de Weiss va acompañada de una mirada sorprendida a su arma. Bueno, cualquiera que viera a Tanya con esta arma más grande que ella probablemente sentiría lo mismo.

“…Si fuera una guerra posicional con trincheras o algo así, podría ser bastante útil, pero…”

“Estoy de acuerdo, capitán Weiss.”

“Los chicos de aquí confunden las batallas de magos con batallas de fortalezas o algo así?”

Tanya se pregunta algo parecido.

“Siento más como si me hubieran puesto un inventario no deseado. Esta cosa tan grande, dispara balas de sólo 14,5 milímetros de largo, ¡pero es de un solo disparo! Puedes decirme que perforará un proyectil defensivo de un solo golpe, pero ¿cómo se supone que voy a usarlo en medio de una batalla altamente móvil?”.

Bueno, es mi trabajo averiguarlo, gruñe Tanya en su cabeza.

Su investigación de habilidades de combate incluye algunas misiones de prueba. Se le ha pedido que evalúe varios equipos y artefactos que los magos no suelen utilizar para dar una idea de cómo funcionan para los magos aéreos en combate.

Siempre es así, pero teniendo en cuenta que están invadiendo territorio enemigo y que normalmente nunca habría algún uso para este tipo de armas, ella siente como si le hubieran lanzado un inventario bajo el pretexto de la reevaluación.

Está abrumada por el cinturón de municiones y los diversos accesorios.

Es un poco surrealista; se siente como un dibujo animado en un cómic americano.

Pero esta es la realidad. Absurdamente, el peso de su equipo es más o menos el mismo que si llevara una armadura de cuerpo completo.

Sin embargo, la realidad es aún más ridícula.

Existe un campo de batalla en el que incluso esta cantidad de munición se consumirá en un abrir y cerrar de ojos. Aún así, esto es un billón de veces mejor que quedarse sin balas en territorio enemigo, por lo que se ve obligada a instar a todo el mundo a usar sólo un cinturón de munición extra.

Y es por eso que Tanya no tiene absolutamente ningún interés en evaluar algún arma que pueda o no ser útil.

Dicho esto, hay una gracia salvadora. Un tipo diferente de gracia salvadora desde el momento en que ella era parte del personal de pruebas del Elinium modelo 95. Y es que las armas que se le pide que pruebe son armas existentes.

Ella realmente aprecia el hecho de que se le permita tirarla a la mitad de la misión. Pero se siente como un desperdicio. Está segura de que incluso si no puede usarlo esta vez, podría haber una oportunidad en el futuro…

“…es un mal uso del dinero de los impuestos y del poder nacional. Debería dar consejos al gobierno sobre cómo podemos usar mejor esas cosas. Eso es algo para considerar más tarde.”

Ella puede escribirlo luego de la misión en la sección de comentarios de su informe de investigación de habilidades de combate. Por ahora, tiene que priorizar la evaluación de los ataques anti-terrestres.

“¡Comandante, todos los miembros están preparados para salir! Todos pueden irse cuando se les ordene”.

“¡Gracias, Teniente Serebryakov! ¡Póngase en contacto con Control para más detalles sobre el tiempo!”

Delegando eficientemente el trabajo rutinario antes de la salida, quejándose a medias, todavía se ríe de lo caricaturesca que se ve. Su bolso completamente lleno de balas, el rifle de francotirador antiblindaje es más largo que su altura. Se les han entregado generosamente granadas de mano, explosivos para destruir instalaciones en tierra, e incluso pequeñas cantidades de las nuevas municiones. Qué guerra tan elegante vamos a librar. Ella se imagina que el consumo de recursos será igualmente extravagante.

Sin embargo, eso significa que ella tiene muchas opciones, personalmente. No es eficiente en general, pero el dilema es que es bastante útil para los que están en el campo de batalla. Con un gesto de dolor lo acepta y se va a su misión.

Con ella, trae a la tripulación de élite habitual. El Batallón 203 de Magos Aéreos se dirige directamente a través del cielo hacia el territorio continental del Reino Aliado para llevar a cabo su misión de prueba de ataque anti-terrestre. Pero no mucho después de su partida, el tiempo parece estar empeorando.

Tanya ya se arrepiente de haber llevado tanto equipo.

Tal vez porque no hay suficientes datos meteorológicos, el informe meteorológico del ejército se ve afectado o se pierde en el Estrecho del Pájaro Dodo. Ella era consciente de ello, pero cuando las nubes, la velocidad del viento y la humedad son peores de lo indicado, piensa en hacer una queja.

“Fairy 01 a Control Galba. Fairy 01 a Control Galba. ¡Adelante!”

Llama una y otra vez a la red inalámbrica estática, tratando de obtener una actualización del tiempo, pero no hay respuesta.

“No es bueno… ¿pulso atmosferico[10]? De cualquier manera, esta conexión es la peor”.

Tanya repite su llamada unas cuantas veces más en vano antes de admitir a regañadientes que están en una situación difícil si ni siquiera pueden hacer contacto con el control terrestre.

“Fairy 02 a Fairy 01. ¿Me copias?”

“Apenas”, responde Tanya y consulta con Weiss, quien se ha acercado a la distancia de una conversación directa, sobre las medidas correctivas que pueden tomar. Es menos un problema con sus unidades inalámbricas que un problema de obstrucción atmosférica. Hay muchas nubes y parece que va a llover. Estas son las peores condiciones para tratar de enviar señales.

“¿Esto es lo mejor que podemos conseguir con las comunicaciones intra-unidades de corta distancia? El ruido es horrible. Supongo que el largo alcance será bastante inútil a este ritmo”.

“¿Deberíamos volver? Aunque este tiempo no sea lo suficientemente malo como para un aviso de no volar, no me sorprendería que la operación se cancelara”.

“Tienes razón, pero… no hemos recibido una orden de cancelación. Además, nuestro batallón tiene mucha experiencia operando bajo silencio de radio. Lo más probable es que el control en tierra asuma que vamos a seguir adelante con la operación. Si nos vamos ahora, podríamos confundir a los demás”.

No es que esté negando la conclusión de los oficiales en el lugar. Pero Tanya ha tenido experiencias más que suficientes en las que la gente en el lugar tomó sus propias decisiones, y el resultado fue un desastre total.

“Considerando que todo lo que hacemos es mezclarnos con el ataque del resto y realizar ataques anti-terrestres, llevaremos a cabo esta operación a nuestro propio ritmo.”

“Entendido. Dada la poca visibilidad, ¿qué tal si nos acercamos más a la formación y nos comunicamos más?”.

Tanya está a punto de asentir con la cabeza, pero piensa, ¡Espera un minuto! e interviene, “…No, no podemos hacer eso. Eso haría que corriéramos el riesgo de un ataque inesperado”.

Si su formación fuera más densa, estarían más ordenados. Pero una base de observación bien equipada, con buenas instalaciones en tierra, sería capaz de detectarlos incluso con este terrible tiempo.

El Reino Aliado tiene una reputación extremadamente buena cuando se trata de tecnología de interceptación inalámbrica. Ella no puede permitir el riesgo de que el enemigo se ponga encima de ellos porque sabían que su batallón iba a venir.

“Da órdenes estrictas de conservar la formación, pero mantén un ojo extra por si hay enemigos. Recuerda lo que pasó cuando nos encontramos con la flota de la Alianza Entente sin ninguna advertencia. No podemos cometer el mismo error dos veces. Manténganse atentos. Llevaremos a cabo la ofensiva en formación de combate”.

“Entendido, Comandante”.

“Oh, espera. Sobre la situación de la radio. Mantengamos la radio en silencio hasta que nos encontremos con el enemigo. El tiempo es malo, así que estoy seguro de que su radar estará lleno de ruido, de todos modos, pero… prefiero mantener las cosas fáciles”.

“Entonces, ¿trabajaremos duro para hacer las cosas más fáciles? ¡Sí, señora!”

Dada la elección entre sufrir para evitar un riesgo conocido o evitar sufrir para asumir un riesgo que podría haberse evitado, ellos optan por el primero. Ese es el tipo de entrenamiento y experiencia que ha acumulado el Batallón 203 de Magos Aéreos.

29 DE ABRIL, AÑO UNIFICADO DE 1926, REINO ALIADO

Mary y sus compañeros cadetes habían terminado su formación básica y ahora se encontraban entrenando con sus unidades. Para bien o para mal, tenían la sensación tangible de que el combate estaba a la vuelta de la esquina. Todos sentían, aunque vagamente, que ese día estaba a punto de llegar.

Pero para Mary… llegó de forma demasiado repentina.

“¡Explicaré nuestra situación! Hace dos minutos, el radar del sur y el de la línea de detección captó una unidad de magos aéreos imperiales y una gran unidad de aviación que se acercaba a la línea de defensa aérea más al sur”.

Su líder, normalmente cool y sereno, leyó el último informe con una expresión tensa. Cuando el cerebro de Mary comprendió las palabras hace dos minutos, en la línea de defensa aérea más meridional, todo su cuerpo se endureció. Ellos habían tenido el mapa del espacio aéreo clavado sobre ellos todo este tiempo.

Si recordaba correctamente… las únicas unidades que llegarían a tiempo para interceptarlas eran las que, como la suya, estaban en espera en la retaguardia. El enemigo ya había penetrado demasiado lejos para que las unidades de defensa aérea continental pudieran interceptarlo de forma organizada.

“¡No hay tiempo! Y esto es realmente malo, pero a juzgar por las firmas de los magos enemigos, hay una buena posibilidad de que sean la unidad más elitista del Ejército Imperial”.

Esa noticia fue lo suficientemente terrible como para que hasta los oficiales tuvieran el instinto de correr. En realidad, se debería realizar una sesión informativa con más serenidad, pero en este momento no estaban muy tranquilos.

Viejo..., pensó Mary ansiosamente. Luego, de repente, se dio cuenta de algo extraño: un oficial los observaba desde un costado de la habitación. Ella no lo reconoció, pero por su insignia pudo ver que era teniente coronel. Por su uniforme, parecía ser un mago marino del Reino Aliado.

“¿Qué sabemos del enemigo, señor?”

“Ha sido tentativamente identificado como el Demonio del Rin.”

“¿El Demonio del Rin?”

Uno de los oficiales le estrujó la cara al preguntar, ¿Eh? pero Mary había oído hablar de él. Era el Nombrado Imperial, de quien todo el mundo había estado hablando para derribarlo. Pero ni en un millón de años pensó que el mago de esa conversación aparecería de repente en su espacio aéreo para luchar.

“Según el oficial del Reino Aliado a cargo de esa información, este Nombrado es extremadamente peligroso incluso en comparación con otros Nombrados. Fue vista por primera vez en Norden. Desde entonces, ha estado en el frente del Rin, en Dacia, en el continente sur, e incluso hay rumores no confirmados de que estaba desplegada contra la Federación, así que es una experimentada veterana”.

¿Rumores? Los oficiales fruncieron el ceño. Mientras la tensión aumentaba, el oficial mágico de la Marina del Reino Aliado, con un cigarro indiferente junto a la pared, se levantó, algo distante.

“Disculpe, ¿puedo decir algo?”

“¿Y tú eres?”

Era una pregunta pertinente, y el líder de la unidad saltó con un Oh.

“Debí presentárselo antes. Este es el Teniente Coronel Drake de la fuerza de magos del Reino Aliado. Probablemente haremos operaciones conjuntas por un tiempo. Si necesitan algo, deben cooperar estrechamente con ellos”.

Habiendo finalmente recordado presentar al teniente coronel, el líder de la unidad le cedió la palabra. Incluso su normalmente eficiente líder estaba fuera hoy.

…ya casi es la hora de ir al combate. Finalmente, Mary se dio cuenta de lo emocionada y nerviosa que estaba.

“Como él dijo, soy su oficial intermediario, Teniente Coronel Drake. Quiero que las tropas de los Estados Unificados tengan en cuenta que… el Demonio del Rin es un verdadero Nombrado que hizo temblar de miedo tanto a los oficiales como a los hombres en el frente del Rin. No la consideren un rumor del campo de batalla, espero que entiendan que es una amenaza grave”.

“…Coronel Drake, no esperaba oír eso de usted. ¿A qué nos enfrentamos?” preguntó el jefe de unidad, perplejo. Su cara decía todo lo que su boca podía decir: Seguro que estás exagerando.

“Con el debido respeto, Coronel, sea lo que sea que se imagine que es, por favor espere algo peor. Es una oficial mágica sobresaliente con habilidades de liderazgo y destreza de combate individual. Y su unidad se mueve bastante bien, también.”

“¿Es una comandante talentosa?”

“Francamente, ella puede hacer ambas cosas. La unidad con la que nos encontramos es un verdadero problema. Si te encuentras con ellos en igual número, te recomiendo encarecidamente que te refugies. Su altitud de combate es de ocho mil, y el batallón ataca en perfecto orden como un solo organismo. La amenaza táctica es una pesadilla”.

Pero la respuesta de Drake fue clara. Su tono de cautela con respecto al Nombrado imperial era extremadamente serio. No había exageración ni broma sobre el miedo de este oficial al Demonio del Rin.

“Coronel Drake, ¿puedo hacerle una pregunta?”

“Seguro, y ¿cómo te llamas?”

“Soy la teniente segunda Mary Sue, señor.”

“Adelante, teniente. ¿Qué sucede?”

Es por eso que la pregunta le vino tan naturalmente.

“¿Qué debemos hacer si no podemos huir?”

“Esa es una buena pregunta. Que te derriben”.

Mary empezaba a preguntarse a qué se refería cuando continuó con una frase: “Es simple”.

“Por suerte, estamos defendiendo el territorio continental. A diferencia de lo que ocurre en suelo enemigo, los aliados pueden recuperarte. Mientras estés vivo, puedes curarte y volver a unirte a las filas. Así que prioriza la supervivencia y toma esa caída con gracia. ¿Lo entiendes?”

Una vez que él se lo explicó, ella finalmente lo entendió. Para el Reino Aliado, el cielo sobre el Reino Aliado era su tierra natal. Seguir vivo sería una victoria. Aunque te estrellaras, si te mantuvieras con vida, podrías luchar otro día.

“¿Oyeron lo que dijo, tropas? Tenemos la ventaja, ya que nosotros los interceptaremos”. El líder de la unidad asintió con la cabeza y dio un grito de aliento. “No olviden que la gente del Reino Aliado está detrás de nosotros. Ya hemos perdido una casa. No perdamos otra. Aquí tenemos gente que necesita protección y el territorio de nuestro aliado. Hagamos todo lo posible para que la buena gente del Reino Aliado no se ría de nosotros”.

“¡Sí, señor!”

“Control Galba a Batallón Fairy. Control Galba a Batallón Fairy, es urgente. Adelante. Repito, es urgente. Por favor, responda.”

“Fairy 01 a Control Galba. Contacto. La recepción es horrible. Pero no es tan malo como para que no podamos tener una conversación”.

Tan pronto como las señales entran, llega una llamada de Control. El intercambio aún está lleno de estática, pero en el momento en que el control terrestre finalmente hizo contacto con ellos, Tanya está segura de que oyó un suspiro de alivio.

“Control Galba, entendido. Aquí Galba 15.”

“Fairy 01, entendido. Adelante, Galba 15.”

“Debido al mal tiempo y a la recepción, todas las unidades están ocupadas con sus propios asuntos. El plan de operaciones existente ha sido abortado. Repito, el plan de operaciones existente ha sido abortado”.

Oh, ya veo. Tanya se da cuenta de por qué el control terrestre ha estado tratando de llamarlos. La operación unificada colapsó debido al deterioro del clima, así que tal vez se reagrupen y vuelvan a intentarlo.

“Fairy 01 a Galba 15. Recibido, la operación está siendo abortada. Solicito permiso para regresar”.

No deberíamos tener problemas para conseguir el permiso para volver a la base. Eso es lo que Tanya había estado pensando, pero sus esperanzas se desvanecen con demasiada facilidad.

“Galba 15 a Fairy 01. Lo siento, pero no puedo autorizar eso. El Batallón Fairy tiene una nueva misión”.

Las otras unidades cancelan sus misiones, ¿pero nosotros tenemos una nueva? ¿Qué clase de noticias horribles van a ser ahora? Tanya se prepara en secreto, pero incluso ella se siente petrificada por las palabras que salen de la boca del controlador.

“El comandante de la División Aérea 114 fue derribado y aterrizó en el sureste en el distrito α 13. Que su unidad esté fuera de servicio es una ventaja. Su misión es buscar y rescatar a los cinco viajeros”.

La forma en que el controlador le dice que enviará los detalles hace que suene como si las órdenes ya estuvieran grabadas en piedra. Pero desde la perspectiva de Tanya, no hay razón para que tenga que escuchar algo tan poco razonable.

“Fairy 01 a Galba 15. Debo advertirles que mi batallón y la División Aérea 114 no usan el mismo código de señal. Si ni siquiera podemos comunicarnos, no veo cómo tendremos la oportunidad de completar una misión de rescate, por no mencionar en territorio enemigo”.

Independientemente de cómo una misión de búsqueda y rescate podría ir en territorio amigo, sería terriblemente imprudente husmear en el territorio continental del Reino Aliado en busca de los pilotos caídos.

“Y en primer lugar, la misión de mi batallón era evaluar los ataques anti-terrestres! Entiendo la necesidad de un rescate, pero ni siquiera estamos bien equipados para ello”.

Lo peor de todo es que no tienen el equipo necesario para realizar un rescate. Tanya intenta seguir quejándose de lo imprudente que sería ir, dadas las circunstancias, pero la impaciente respuesta del controlador terrestre la interrumpe y la deja perpleja.

“Galba 15 a Fairy 01. Entiendo las circunstancias. Pero todas las unidades de magos cercanas casi no tienen experiencia en operaciones en territorio enemigo. Su batallón tiene la mayor experiencia de todos en el espacio aéreo”.

Desafortunadamente, tal vez debería decirse… que la mayoría de los magos aéreos han sido removidos y enviados al este, y ya que la fuerza aérea en el oeste no está en buena forma, el controlador probablemente no tiene demasiadas opciones.

“Fairy 01, recibido. Iremos a RTB[11] inmediatamente, cambiaremos nuestro equipo y volveremos a llevar a cabo la misión CSAR[12]“.

“Galba 15 a Fairy 01. Mis disculpas, pero es una orden. Comienza la misión de búsqueda y rescate lo antes posible”.

“Fairy 01 a Galba 15. ¿Es una orden con el conocimiento de la autoridad con la que mi unidad tiene que actuar?”

“Es una orden formal. El Estado Mayor también lo ha aprobado… Lo siento, pero por favor, vayan ahora.”

…De todas las…, Tanya casi responde, pero se traga su argumento. No tiene forma de saber la verdad, pero como le han dicho que son instrucciones aprobadas por los canales oficiales del Estado Mayor… no tiene otra opción que obedecer.

No es que no pueda salirse con la suya mintiendo, pero… si dejara a sus compañeros por muertos y regresara, el Estado Mayor la mandaría al infierno. No, todo lo que haría es reducir su posición en el Grupo del Ejército Occidental, y entonces probablemente serían aún más reacios a cooperar con su investigación de habilidades de combate.

“Fairy 01, entendido. Estamos saliendo en la misión de rescate, entonces… nos atenderás cuando volvamos. Espero que estés listo”.

Socializar por el trabajo es muy incómodo. La presión de los compañeros te obliga a hacer cosas que ni siquiera quieres hacer. Pero si vas a jugar el juego, tienes que dar todo lo que tienes.

Al menos cuando volvamos con vida, nos lo deberán.

“¿Oyeron eso, tropas? Vamos a recuperar a algunos peces gordos”.

“Entendido. Esto sí que es un… dolor, ¿no?” El capitán Weiss murmura. Los tenientes primero Serebryakov y Grantz a su lado parecen encontrar el problema desesperadamente difícil. Es muy fácil decir: “Salven a estos compañeros, pero esto es territorio enemigo, y quién sabe dónde han caído”.

Me gustaría decirles que usen una unidad especializada. El Batallón 203 de Magos Aéreos puede ser de élite, pero realizan misiones de combate, por lo que simplemente no son adecuados para este tipo de tarea.

“Dejen todo su equipo pesado inmediatamente. Esto también se aplica al equipo para evaluación. Estamos dirigiendo nuestras energías a la búsqueda en el suelo. Cualquier cosa que no sea útil, debe explotar junto con su equipo pesado”.

“Entendido, comandante, pero si es una misión de búsqueda y rescate en territorio enemigo…”

“Tomaré una unidad y actuaré como apoyo directo. Puedes tener a Grantz o a Serebryakov. Capitán Weiss, seleccione a los miembros del grupo de búsqueda de inmediato”.

“¿Está segura?”

“¿Quieres decir que quieres intercambiar? Vamos, estoy bastante segura de que puedo cubrir las espaldas de mis subordinados”.

¿Por qué debería descender a la superficie, donde no hay adónde correr? No es que no confíe en el apoyo de Weiss, pero si la alternativa es renunciar a una posición de la que puedo escapar si es necesario, entonces prefiero arriesgarme a perder a mi capaz vice comandante.

…aunque últimamente me he dado cuenta de que nadie te alabará por tener una idea así.

“Entendido. Entonces me gustaría llevar al teniente Grantz”.

“¿Seguro que no quieres a la teniente Serebryakov? Ella tiene más experiencia con este tipo de cosas desde su época en el Rin. Probablemente está más acostumbrada que el teniente Grantz”.

“Pero ella es su pareja. Creo que deberíamos mantener la formación”.

“… Bien. Divide al batallón en dos. Capitán Weiss, usted se encarga de la búsqueda. Teniente Serebryakov, darás apoyo directo como mi asistente. Te daremos apoyo desde el aire”.

“¡Sí, señora!”

Y así, con una resolución heroica, el Capitán Weiss y el Teniente Primero Grantz emprendieron la molesta misión de búsqueda en tierra, pero pronto recibieron la noticia de que las cosas estaban empeorando a cada segundo.

“Capitán Weiss, tengo malas noticias de Control. Tenemos dos batallones de magos aéreos del Reino Aliado acercándose rápidamente. El ejército terrestre también está en movimiento.”

La reacción de Weiss a los comentarios de Grantz fue mirar al cielo. Fue tranquilizador tener a la comandante von Degurechaff y a las otras dos compañías patrullando.

Pero se dio cuenta de que el tiempo no estaba de su lado. Bueno, por supuesto que no lo estaba. Se encontraban en territorio enemigo. Obviamente, si se quedaban demasiado tiempo, los refuerzos enemigos aparecerían.

“Los ataques siguen llegando… ¿Qué dice la Comandante?”

“Parece que intenta interceptar. Dijo que ella y las compañías de la Teniente Serebryakov los distraerán, así que debemos seguir buscando”.

“Creo que encontré algo.” Con ese amargo murmullo, suspiró y se mordió lo que quedaba de su disgusto por haber recibido una misión tan imposible. Apenas había conseguido ver algunos restos en la superficie, pero eso fue todo.

“Hay señales de que las personas se están moviendo tras el accidente, pero ¿cómo podemos buscar sin un perro? Teniente Grantz, ¿puede ver alguna huella?”

“No es que no pueda, pero… ¿vamos a seguirlos? No creo que el batallón esté…” Estaba a punto de decir, …que era capaz de realizar este tipo de misión de seguimiento, pero se dio cuenta de que no podía y se quedó callado.

Weiss tocó en silencio el hombro de Grantz y suspiró en su cabeza. Sólo tenemos que hacerlo.

La Comandante Tanya von Degurechaff, su comandante de batallón, era el tipo de persona que se abría paso a la fuerza en situaciones imposibles con gran habilidad. Como uno de sus seguidores, Weiss sintió que, si alguien podía lograrlo, era ella.

Salvar tropas amigas es el orgullo de un soldado y un deber para con sus semejantes.

Ese pensamiento sentimental chocó con la naturaleza realista de Weiss. Había aprendido por experiencia lo importante que es declarar imposibles a las cosas imposibles. Seguir buscando era un riesgo demasiado grande. Podría resultar en niveles de desgaste que el batallón no podría ignorar.

Grantz no estaba diciendo nada, pero parecía que él también lo sentía. Aunque mantuvo ese silencio incómodo, la forma en que sus ojos apelaron a Weiss lo hizo fácil de decir.

Quizás era hora de que Weiss considerara suspender la búsqueda por su propia autoridad.

“…Fairy 01 a todas las unidades. Que todo el mundo se reúna de inmediato. Repito, reúnanse de inmediato”.

“Si está llamando, entonces subamos.”

Los dos regresaron hacia la Comandante von Degurechaff, llegando a la conclusión de que deben retirarse. Es por eso que, en el siguiente momento, se quedaron completamente aturdidos.

“¡¿Eh?!”

¿Qué acaba de decir, señora? Las caras del Capitán Weiss y del Teniente Grantz preguntan. Tal vez no lo entiendan, o tal vez su experiencia en combate se esté interponiendo en el camino.

Si ese es el caso, entonces necesito explicárselo, se da cuenta Tanya, y ella comienza a explicarles de nuevo sobre la radio de la policía que acaban de captar.

“Son las comunicaciones de la policía del Reino Aliado. Aparentemente, acogieron a los pasajeros de un avión imperial estrellado. Qué laxo. No puedo creer que hayan puesto información tan crítica en la radio de la policía”.

“Bueno, quiero decir… si no esperaban que su radio policial fuera interceptada en primer lugar, entonces tiene sentido…”

“Sí, tiene razón, Capitán Weiss… Es inesperado, pero… son definitivamente buenas noticias. No sólo nos han ahorrado el tiempo y el esfuerzo de buscar, sino que incluso sabemos dónde están y adónde los llevan”.

Creo que podemos hacerlo. Con esa convicción, Tanya da su decisión. “Teniente Serebryakov, aparte de mí, usted es la que más sabe en esta área. Dada tu experiencia con los rescates en el Rin, ¿qué opinas? Dime tu estimación de la fuerza enemiga y cuántas tropas necesitamos”.

“Será una milicia o una fuerza policial para mantener la paz. Un pelotón debería ser suficiente para someterlos”.

“Es un análisis razonable, pero confía demasiado en que el enemigo cometa un error. Teniendo en cuenta que tendremos que escoltar el paquete, vale la pena enviar una compañía, así que eso es lo que te estoy dando. Llévalos y haz lo que sea necesario para asegurar el paquete”.

“Sí, Comandante. Puedes contar conmigo.”

Ella da una respuesta rápida y afirmativa. Serebryakov se ha convertido en el tipo de oficial que entiende lo que hay que hacer y de lo que es capaz. Tanya conocía su espalda cuando las viejas manos se burlaban de ella como la “Princesa Visha”, por lo que acoge con alegría el magnífico crecimiento del capital humano de la niña.

…Los seres humanos son realmente capaces de aprender por sus propios medios, pensando por sí mismos.

Si tengo sentimientos personales en este campo de batalla, probablemente no estoy hecha para ser soldado.

A medida que reflexiona sobre estas cosas esenciales en su cabeza, comienza a concentrarse en la tarea que tiene por delante y a despejar su mente de distracciones.

“Teniente Grantz, respalde a la unidad de la Teniente Serebryakov. Hagas lo que hagas, no golpees accidentalmente el paquete”.

“Entendido”.

Los prisioneros han sido encontrados, así que ahora los rescataremos. Mis disculpas a los oficiales de la policía del Reino Aliado, pero… no podrán hacer retroceder al Batallón 203 de Magos Aéreos.

“De acuerdo. Capitán Weiss, se quedará conmigo para interceptar a las fuerzas aéreas enemigas que se aproximan con el resto del batallón. Aseguraremos el espacio aéreo relevante. Pero tú estás a cargo de apoyar a todos en el terreno. Yo me encargaré del ataque.”

Tanya da órdenes enérgicamente, pero todavía hay algo que le preocupa.

El mayor problema es qué hacer después de asegurar el paquete, o más precisamente… cómo entregar el paquete de forma segura a la retaguardia.

Si fuera un oficial mágico herido, un mago podría llevarlos.

Los oficiales de alto rango de la División Aérea 114, sin embargo, son pilotos. Pueden estar acostumbrados al cielo, pero están acostumbrados a volar como pilotos, lo que significa estar dentro de un avión.

¿Podemos volar llevando sus cuerpos desprotegidos? ¿Y si están heridos? Probablemente es demasiado arriesgado, aunque no lo sean. Tratar de llevar a un oficial de alto rango desprotegido es como un castigo creativo para todos los involucrados.

Considerando los tipos de accidentes que podrían ocurrir, deberíamos estar preparados para el peor de los casos.

Pero en realidad, esto es imposible. Mientras sea una orden, no podemos fallar. En este momento, realmente necesitamos subirlos a un avión de alguna manera. ¿Podemos pedir un avión de rescate? No, dudo mucho que alguien venga.

¿Penetrar en territorio enemigo y aterrizar…? Tan pronto como lo piensa, Tanya sonríe. Ah, qué demonios. Esto es muy sencillo! Ya lo hemos hecho antes.

“¡Vicecomandante!”

“¡Señora!”

“El Ala de Cazas 103 está cerca, ¿verdad? ¡Dame su frecuencia!”

Weiss la mira, preguntándose por qué en el mundo necesitaría eso, y Tanya sonríe. Lo entenderás cuando llegue el momento.

“Fairy 01, aquí Mosquito 01. Todo lo que puedo decir sobre la recepción es que es horrible. Pero puedo oírte de alguna manera. ¡Adelante!”

“Gracias, Mosquito 01. Para ser sincera, me gustaría su ayuda con una misión especial. Quiero que me prestes tres aviones con combustible para pilotos competentes y de repuesto…”

Así, Tanya llega directamente al punto a través de la red inalámbrica con Mosquito 01.

La respuesta, entregada instantáneamente, es el consentimiento voluntario. El Imperio está orgulloso de la cooperación entre sus oficiales en el campo de batalla, y esta vez está funcionando perfectamente.

“Entendido, Fairy 01. Confío en su habilidad y reputación. Tres, ¿verdad? ¿Tácticas Kette[13]…? Pero creo que, para una misión especial, deberías tomar un Schwärme[14]. Te daré cuatro, un vuelo. ¡Invítanos cuando regreses!”

“Fairy 01 a Mosquito 01. Me encantaría invitarlos, pero por favor hagan el recibo a nombre de Control Galba. No creo que sean tacaños que negarían mi solicitud de pago después de estos ridículos pedidos”.

“No, señora, pero eso es algo que hay que decir.”

Intercambian bromas ligeras porque han estado en el campo de batalla el tiempo suficiente para confiar el uno en el otro. Desde la perspectiva de Tanya, esto es lo que hace que la organización del Ejército Imperial sea excelente. Es un milagro permitir que los que están en el mismo ámbito tengan una medida de autoridad y que todos se unan para trabajar en pos de objetivos más amplios. Por supuesto, si alguna vez perdiera esta unidad, no sería nada más que un tigre de papel maché, pero…

“Fairy 02 a Fairy 01. Aviones de combate amistosos a las cuatro en punto. Son cuatro, como nos dijeron”.

“Fairy 01, entendido. Tengo que felicitar a los Mosquitos”.

En poco tiempo, Tanya recibe noticias de Weiss de que los aviones que solicitó se están acercando. Bien, bien. Ella sonríe.

Esta es una pequeña hazaña que está haciendo, pero ha habido pilotos que aterrizaron en los campos de aviación enemigos y luego les prendieron fuego. Aterrizar en territorio enemigo y recuperar pilotos amigos no debería ser imposible.

“Adelante, Batallón Fairy. Aquí Mosquito 06; este es Mosquito 06.”

“Aquí Fairy 01. La recepción está bien. Parece que no hay ningún problema con el sistema inalámbrico en este momento. Mosquito 06, gracias por su ayuda”.

“No, tenemos órdenes de trabajar por alcohol gratis. ¡A su servicio!”

¿Así que los pilotos se emborrachan? Tanya se estremece y está a punto de explicar la situación cuando una alerta en todo el espacio aéreo interrumpe.

“¡Advertencia urgente para todos los miembros del batallón! ¡He detectado dos batallones de magos enemigos! ¡Son los que nos advirtieron! ¡Como hemos oído, están a seis mil metros de altura! ¡Se acercan rápidamente a nuestra posición!”

Uno de sus hombres de guardia hace una advertencia. Cuando se concentra por un minuto en encontrar enemigos, ciertamente, capta un gran número de firmas. Son dos batallones de magos, como se esperaba. Y lo que es más inquietante, están en su territorio.

“Unidades de interceptación, ¡prepárense para atacar! Vámonos! Mosquito 06, por favor, resguárdate. ¡Quiero que evites el combate si es posible!”

“¿Por qué?”

“No hay tiempo para explicar. ¡Sólo agárrate fuerte por un minuto!”

“¡Comandante, la teniente Serebryakov dice que ha asegurado el paquete!”

“…¿Ahora? ¡Mierda, es un poco tarde! ¿Cómo lo está haciendo?”

“No hay heridas graves, pero sí un par de golpes y esguinces.”

Justo cuando Tanya estaba a punto de gritar para ganar altura, Weiss reportó las buenas noticias. Honestamente… sólo coleccionarlas es genial. Pero sí se siente un poco indecisa, ya que podrían haber evitado esta batalla si los hubieran recuperado un poco antes.

“Son buenas noticias, pero– ¡Carajo, estamos en territorio enemigo! No tenemos mucho tiempo…”

Los dos batallones de magos enemigos se están acercando. Todo lo que tiene es uno. Más el paquete de peso muerto. No es de extrañar que desee cancelar todo esto desesperadamente. ¿Quién podría recopilar sus marcas y salir en estas circunstancias?

Sin embargo, Tanya no puede rendirse.

Tiene que superar esto de alguna manera. Y luego no descansará hasta que haya discutido usando tanto sus logros como sus quejas para no tener que volver a hacer una misión tan irrazonable nunca más.

…Lo que significa que, incluso para huir, sus prioridades deben estar claras. En este caso, la entrega del paquete en la retaguardia debe ser la mayor prioridad.

“Vice Comandante, tome su unidad y asegure una pista corta. Puede ser una plaza o un parque, no me importa mientras un avión pueda aterrizar en ella. ¡Incluso en ese campo de ahí! ¡Emplee a los tenientes Grantz y Serebryakov de la forma que quiera!”

“¡¿Eh?! ¡¿E-está segura?!”

La decisión de Weiss de oponerse a la decisión de Tanya de hacer que tres compañías asuman una misión diferente a medida que llegan los enemigos, al mismo tiempo que se mantienen dentro de los límites de lo aceptable, es realmente sensata. Ciertamente, incluso para la élite del Batallón 203 de Magos Aéreos… pelear contra dos batallones con una sola compañía terminaría con una gran marca de verificación al lado de “no aptos para el mando”.

Ella entiende que es imposible. Pero hay algunas circunstancias en las que tienes que lograr algo, incluso si se desvirtúa toda la lógica.

“¡Sé muy bien lo tonto que es enfrentarse a dos batallones con una sola compañía! Pero nuestras órdenes desde nuestro hogar es asegurar el paquete, no podemos ignorarlos”.

“…¿Es por eso que llamaste a los aviones?”

“¡Vamos a hacerlos aterrizar en territorio enemigo! ¡Si no los cubriéramos, sería un crimen contra la moralidad! Haz lo que sea necesario para asegurar un espacio de aterrizaje y apoyarlos”.

Te das cuenta rápido. Tanya sonríe, pero Weiss frunce el ceño como para decir que está siendo ridícula. Es tan fácil imaginar lo que está en su mente; y ella quiere señalar lo que está escrito en su cara: ¿Nos estás diciendo que hagamos aterrizar esos aviones en territorio enemigo?

Pero la conversación del dúo es interrumpida por un mensaje inalámbrico entrante.

“Mosquito 06 a Fairy 01. ¿Puedo interpretarlo como que quiere que realicemos un aterrizaje forzoso en territorio enemigo?”

“Fairy 01 a Mosquito 06. Tal y como oíste. Tenemos que recoger al personal derribado de la División Aérea 114”.

Preparándose para las quejas, no está en contra de jugar su carta de triunfo -utilizando su autoridad militar- si es necesario. Está tan preparada para responder a su protesta que la cogen con la guardia baja.

“¡Podemos hacerlo!”

A través de la tecnología inalámbrica llega una respuesta orgullosa y tranquilizadora.

“Necesitaremos que los magos vayan a buscar a los pilotos. Todos haremos nuestra parte, ¡así que gracias! ¡Me alegro de que hayas decidido confiar en nosotros!”

Feliz de encontrar a los miembros del ala de caza tan aventureros, otra vez está convencida de que su decisión fue correcta.

“Mosquito 06 a Fairy 01. Me conmueve tu preocupación, pero es demasiado. No necesitas desplegar una alfombra roja para que podamos recoger a nuestros hombres. Danos la ubicación y nosotros nos encargaremos del resto. ¡Todo lo que pedimos es un mínimo de apoyo!”

“Fairy 01 a Mosquito 06. Gracias por la oferta, pero también tenemos que garantizar la seguridad del paquete. Y si extendemos todos nuestros servicios, debería ayudar a evitar un choque secundario. Quiero que intentemos una retirada rápida”.

“…Mosquito 06, ¡entendido!”

La respuesta emocional es ansiosa, maravilloso. Me encanta la pasión de alguien que sabe cuál es su trabajo. Este es el modelo de cómo debe ser un trabajador. En este momento, incluso Tanya está sonriendo a su pesar. Tiene colegas sensatos y subordinados poco exigentes.

Con esto, ellos serán capaces. No hay mejores condiciones de trabajo que éstas.

“Tal como lo oyó, Capitán. Encuéntrales un lugar para aterrizar tan rápido como puedas”.

“Recibido”.

Cuando Tanya le anima a que se ponga en marcha, se aleja; estoy seguro de que hará su trabajo. Serebryakov se las arreglará con el paquete a tiempo. Incluso Grantz debería ser capaz de apoyar a los demás.

Todo lo que queda, entonces, es que los Mosquitos aterricen, y las cosas deberían funcionar.

Así que básicamente, ha enviado a sus amigos con la confianza depositada, y todo lo que tiene que hacer es ganar tiempo para que obtengan resultados. Cualquiera puede hacer eso.

“Muy bien, somos una compañía contra dos batallones. Si nuestra diferencia de altitud es de dos mil… los aplastaremos desde arriba.”

El nombre del juego es Hostigamiento. Si nuestra tarea es retenerlos, entonces no hay necesidad de hacer una guerra seria; esto es factible. Por suerte, los soldados que estoy liderando son veteranos. Los veteranos del Batallón 203 de Magos Aéreos, que casi no ha tenido desgaste de personal, realmente brillan en momentos como éste.

“…Ha-ha-ha-ha. Esto será pan comido. Tropas, es hora de molestar y entretener a nuestros invitados.”

Si un extraño hubiera estado escuchando ese mensaje inalámbrico, habrían interpretado la llamada frenética como una súplica desesperada.

“Pirata 01 a Cuartel General del Batallón Yankee. Es urgente. Aumenta tu altitud ahora. Repito, aumenta la altitud”.

Y el mismo teniente coronel Drake, como llamó al batallón Yankee, habría admitido de buena gana ese hecho.

“Yankee 01 a Pirata 01. Lo siento, por favor, explique. Subir por encima de nuestro límite operativo podría afectar seriamente el tiempo que podremos seguir luchando”.

“Pirata 01 a Yankee 01! Cuidado con la compañía de magos enemigos que se aproxima. Las firmas indican que son Nombrados. ¡Están por encima de los ocho mil!”

“Entiendo lo que dices, pero es sólo una compañía. ¿No crees que es una táctica de retraso para manipularnos y que nos agotemos?”

Ah, mierda. Estaba al borde del colapso con esta unidad aliada. Y como el Reino Aliado estaba respetando la petición de los Estados Unificados de que su ejército voluntario pudiera operar de manera independiente… se quedó atascado sufriendo largas e inútiles discusiones con los comandantes de los dos batallones de magos; fue pura tortura.

Pero dicho esto, no pudo forzarlos.

Originalmente… se suponía que vendría una unidad del batallón de magos del Reino Aliado para apoyar, pero no se coordinaron, así que no había ninguna unidad que comprendiera su procedencia.

Era como tener que jugar una partida de cartas con una mala mano. Simplemente impracticable.

“¡Comandante! Se lo preguntaré de nuevo. Por favor, que al menos dos compañías suban para protegerse de la compañía a ocho mil”.

“…Yankee 01 a Pirata 01. Le agradecería que nos dejara su consejo. Interceptarlos con fuego ordenado de dos batallones es seguramente mucho más útil que tener dos compañías haciendo lo imposible”.

La repugnante petición de que esencialmente se detuviera hizo que Drake quisiera tirar la toalla. ¿De verdad creen los Yankees que van a entrar y dispersar a un montón de magos que tienen la intención de intentar retrasar el combate a ocho mil? Sigue soñando.

Mis disculpas al jefe de la unidad, pero incluso la unidad de magos de la marina de la que procedo estaba a merced del Demonio del Rin. La idea de que estos yanquis puedan pelear es una estupidez.

Pero Drake estaba en una situación extremadamente difícil, ya que todo lo que podía hacer era tratar de persuadirlo. La cuestión crítica era que esta interceptación tenía que ocurrir justo cuando llegaba a su nuevo puesto. Apenas se conocían, y Drake era dolorosamente consciente de lo inútil que era meterse en discusiones repetitivas antes de crear confianza.

“Pirata 01, respeto su experiencia, pero me gustaría que entendiera que tenemos nuestra propia doctrina y la respetamos.”

Supongo que esto es lo que se podría llamar una buena sacudida. Me enviaron para ayudar a este comandante menos experimentado, pero parece que lo toma como si hubiera sido asignado a un supervisor innecesario.

Drake reprimió su impulso de quejarse y pensó seriamente en la situación. Su trabajo era mantener las pérdidas de los Yankees al mínimo. En este punto, todo lo que podía hacer era desear que el Demonio del Rin volviera a casa.

…El problema era que el Demonio del Rin no sólo no intentaba retirarse, sino que dirigía a una compañía directamente hacia ellos.

Los Yankees habían decidido que su papel era retrasar la defensa de combate. ¿Por qué no entienden que el enemigo viene aquí para cazarnos activamente?

El Demonio del Rin se acerca rápidamente. ¿Cómo puedes hablar tanto de ahuyentarla?

“Pirata 01, entendido. Por favor, perdone mi grosería. Pero me gustaría pedir permiso para tomar el mando en caso de que quede incapacitado, por si acaso”.

“Por favor”, insistió Drake, aunque sabía que no era una petición muy cortés. Incluso si la estructura de mando era nominalmente la misma, el ejército voluntario era, de hecho, el ejército regular de los Estados Unificados. Si tomara el mando, los jefes se pondrían furiosos.

“…Si me derriban, entonces adelante.”

“Gracias, Yankee 01.”

“No es necesario. Pero tengo que dejar constancia de que usted hizo tal oferta… No quiero poner en duda su capacidad, pero me imagino que tomaré nota de que no parece que esté hecho para ser un oficial intermediario”.

“Entendido”.

Pero para Drake, era una medida necesaria para lograr el mejor de los futuros podridos en el peor de los casos.

Drake había hecho todo lo posible.

En su puesto, había hecho todo lo que estaba en su mano para mantener las pérdidas bajas, por lo que no tenía que temer reprimendas o castigos. Había sido fiel a su conciencia.

Y es por eso que…

“¡L-La compañía enemiga sigue ganando altura!”

“¡¿Qué?! ¿Nueve mil quinientos?”

“¿A-Asumiendo una formación de ataque?!”

“¡Prepárense para interceptar! ¡Tranquilízate! ¡No te dejes engañar! ¡Tenga en cuenta nuestra ventaja! ¡Podemos vencerlos con números!”

Sintiéndose avergonzado, Drake no tuvo más remedio que escoltar a los magos de los Estados Unificados a su cargo en un combate desastroso. Se sintió débil, incapaz de gritarles para que abandonaran este estúpido esfuerzo.

Qué impotente se sentía no tener la capacidad de impedir que algo sucediera.

“¡Prepárense para el fuego controlado! ¡Llenen de agujeros a estos tipos!”

“¡Listos para disparar!”

Las acciones que los magos de los Estados Unificados tomaron fueron perfectamente limpias y exactamente de acuerdo con la capacitación y el manual. Era lo mejor que podía hacer una unidad con poca experiencia en combate en vivo.

Pero cuando Drake miró a los movimientos del enemigo, tuvo que suspirar.

“…no vamos a llegar a tiempo.”

Los magos enemigos que los atacaban desde arriba eran literalmente de mayor categoría. A primera vista, parecía que estaban golpeando de forma dispersa, pero se mantuvieron unidos en sus unidades de dos hombres. ¿Cómo pueden apoyarse tan bien unos a otros tirándose desde novecientos mil quinientos a la máxima velocidad de combate?

¿Puede el fuego controlado incluso competir con…? A mitad de la reflexión, los ojos de Drake se abrieron de par en par cuando finalmente se dio cuenta del error fundamental de los Yankees.

En el fuego controlado, los miembros de la unidad no pueden moverse libremente. En un batallón de magos de la marina, los magos individuales pueden ajustar su espacio a su propia discreción, pero los soldados de este batallón Yankee eran todos cadetes hasta hace muy poco tiempo. Para ellos, la directiva de mantener la disciplina del fuego les hará mantener su posición, lo que será fatal.

Mantenerse firmes significará permanecer juntos…

“¡No!”

Drake estaba a punto de ordenarles que se separaran, aunque eso significara sobrepasar su autoridad, pero ya era demasiado tarde.

“¡Comiencen a disparar!”

Con la orden del líder de la unidad, las líneas de fuego salieron disparadas hacia el enemigo. Eran sorprendentemente delgados y débiles, y esperaban una fuerza de dos batallones. En ese momento, Drake supo que el enemigo podía inferir el nivel de su entrenamiento.

La compañía enemiga devolvió el fuego aún en formación de ataque, pero… en lugar de los hechizos ópticas que cabría esperar en una batalla altamente móvil, utilizaron tres rondas de hechizos sencillos de explosión, óptimos para el impacto y el daño. Debería haber sido posible reírse de ellos como un ataque que nunca conectaría, pero para el batallón Yankee, que estaba amontonado, era una historia diferente.

Las comunicaciones internas de las unidades se llenaron de gritos, y el pánico aumentó rápidamente. Para el comandante y los suboficiales que se suponía que debían calmarlos, era obvio que todos querían huir.

“¡Mierda! ¡Mataron a toda una compañía con un solo ataque! ¡Este es Pirata 01! Es urgente. Yankee 01, Yankee 01! ¡Por favor, responde!”

Tratando de recomponer las cosas, Drake llamó por la radio, pero ya lo sabía.

“…Estos bastardos están malditos! ¡Se aseguraron de decapitar con el primer golpe!”

Eliminaron la cadena de mando para convertir esto en una pelea de perros caótica. Incluso entre las unidades de magos imperiales, el Demonio del Rin se especializó en tácticas de decapitación.

De manera inquietante, incluso si conoces su lógica, es un movimiento brutal contra el que es difícil defenderse. Si el miraba, podía ver a la compañía enemiga destrozando la estructura de mando Yankee en pedazos. La ventaja numérica había sido revocada como si fuera una broma.

Si intentara describir la compañía, diría que parecía moverse como una sola colonia de pura fuerza. Aunque eran sus enemigos, tenía que aplaudirlos. Los magos imperiales que atacaban arrojaban hechizos libremente, exhibiendo su poder sin oposición, como si todos estuvieran conectados orgánicamente.

Estaban demostrando una habilidad que él no estaba seguro si incluso su propia unidad de magos de la marina podría llevar a cabo. Pero no podía quedarse ahí, impresionado.

Después de todo, les estaban pateando el trasero en tiempo presente. Drake no se dio el lujo de hacer cumplidos.

“¡Batallón Yankee, todas las unidades! ¡Les habla Pirata 01! ¡Estoy declarando que Yankee 01 está incapacitado! ¡Tomaré el mando de emergencia!”

“Yankee 05 a Pirata 01, ¿realmente tienes alguna autoridad sobre nosotros…?”

Drake estaba a punto de protestar contra la absurdidad de Dios con todo tipo de palabras que se le ocurrieran luego de una discusión tan odiosa, pero al momento siguiente, se vio obligado a hacer lo contrario.

“¡Lloyd, idiota! ¡Cállate la boca!”

Todavía había alguien con un poco de sentido común. Y tenía un rango más alto que el de los testarudos. Drake quería alabar a Dios por esta bendición entre sus maldiciones.

“Yankee 03 a Pirata 01, entendido. ¿Cuál es tu

plan?”

“¡Nuestras pérdidas serán demasiado grandes en un combate aéreo! ¡Prepárense para retirarse inmediatamente!”

“Recibido. Entendiste eso, ¿Cierto? ¡Todas las unidades, nos retiramos! ¡Una retirada temporal! ¡Tomaremos distancia y nos reagruparemos! No podemos permitirnos el lujo de perder más de ustedes por nada”.

Todos estaban dispersos, y la pérdida de su cadena de mando había causado confusión. Pero… al menos, todavía tenemos números. Escapar debería ser lo suficientemente manejable.

“¡Todos los comandantes, que sus tropas retrocedan! ¡Novatos, corran! Veteranos y comandantes, ¡prepárense para una retirada en combate! ¡Dejen escapar a sus nuevos reclutas!”

Eso era todo lo que Drake podía esperar dadas las circunstancias.

Pero el lado opuesto no va a dejar que eso suceda.

“¡Comandante, el enemigo parece estar tomando distancia!”

“…planeaba burlarme de ellos por sus defectos, pero cambiaron de marcha muy rápido. Son más rápidos de lo que esperaba. Supongo que los malinterpreté”. Tanya chasquea la lengua y se queja de lo rápido que el enemigo pudo reagruparse.

Como su disciplina era tan mala para una unidad del Reino Aliado, ella esperaba una unidad de entrenamiento o de segunda clase. Pero después de haberse involucrado, se ha dado cuenta de que, aunque son débiles, su cadena de mando piensa sorprendentemente rápido. ¿Significa eso que algunos veteranos o instructores están asignados como apoyo?

“Comandante, ¿qué cree que debemos hacer?”

“¡No podemos retirarnos ahora! Tendremos que convertir el combate en algo aún más caótico. ¡Atrápenlos y no lo suelten! Si les permitimos tomar distancia, entonces ¿cuál fue el punto de acercarse?”

Está claro que a pesar de que ella tomó la iniciativa de lanzarse de cabeza y comenzar una batalla aérea, el enemigo está respondiendo mucho más eficazmente. Casi ninguno de ellos duda sobre cómo moverse… con la simple decisión de hacer que los magos menos entrenados huyan y mantener a los veteranos al margen, dado que la escolta es una solución óptima que reduce la confusión.

Parece poco probable que se derrumben por el shock y el temor. Aún así, el Batallón 203 de Magos Aéreos improvisa concentrando su fuego en los novatos que huyen para aumentar el caos tanto como puedan.

No es una mala decisión… aparte del hecho de que Tanya, en la vanguardia, tiene que enfrentarse al enemigo más problemático.

“¡Esto es una molestia!”

Chasqueando su lengua con frustración, se las arregla para lograr dar un par de golpes directos a medida que ellos aceleran el uno contra el otro. Luego, siguiendo sus pasos, consigue que las espaldas de los magos enemigos estén al alcance de la mano mientras intentan escapar.

Tanya carga balas de hechizos para pulverizar a los magos descuidados con su subfusil desde un punto ciego en un ángulo por encima de ellos; ni siquiera se han dado cuenta de que ella está allí. La suposición de que no puede fallar desde tan cerca resulta ser el comienzo de su mala suerte.

Un oficial mágico enemigo, con un proyectil defensivo a toda potencia, se acerca a su línea de fuego. Esa voluntad de proteger a sus subordinados es encomiable, y tras los disparos de Tanya, los magos disparan un par de hechizos en respuesta.

Por suerte, dispararon sin apuntar bien, así que no tuvo que lidiar activamente con ellos, pero perder su objetivo inicial fue un error.

“¡Ahhhhhhhh!”

El objetivo con los ojos muy abiertos mira a su oficial que cae lentamente, luego a Tanya, y con un estremecimiento de rabia, atacan de una manera que sólo puede describirse como obsesiva.

Todo lo que tiene a mano es un subfusil gastado. Mientras tanto, el mago enemigo que viene hacia ella con un grito de guerra ha levantado una espada mágica.

Es un apuro estúpido, pero molesto, también representa un peligro para Tanya. Ella puede solicitar apoyo, pero Serebryakov está en tierra apoyando al paquete.

Sus subordinados también están divididos en busca de otros magos, por lo que no parece que pueda confiar en ellos como fuente de ayuda cercana. En este punto, se ha quedado atascada confiando en sí misma en una pelea cuerpo a cuerpo, la cual odia. Tanya está a punto de manifestar una espada mágica, aunque es lo último que quiere hacer, cuando se da cuenta de algo.

“¡Agh, esto me recuerda a ese horrible momento!”

¿Cuándo fue eso? Lo que se le cruza por la cabeza es esa horrible experiencia en la que algunos aparentes magos marinos en servicio de apoyo directo iniciaron una lucha a corta distancia en la Alianza Entente. Dadas las circunstancias, meterse en un combate con bayoneta haría más difícil moverse sólo por el hecho de tener a alguien persiguiéndola.

En aquel entonces lo resolvió con su bayoneta, pero dejar que la experiencia pasada te influya demasiado es una mala jugada. Su subfusil no tiene bayoneta de todos modos, aunque en realidad no tiene muchas ganas de meterse en un serio combate de esgrima de cualquier manera.

En ese caso… Después de haber cambiado de opinión, Tanya se mueve enérgicamente. Al expulsar rápidamente el cargador vacío, se lo lanza al mago enemigo. En el momento en que su oponente asume una posición defensiva pasiva, insegura de lo que es el proyectil, Tanya sonríe: “Eres mía”.

La maga es sorprendida con la guardia baja cuando no pasa nada y Tanya acelera y embiste, blandiendo la culata de madera de su arma – un truco de bayoneta.

Le manda sus acciones a una visita acelerada[15] al abdomen de la maga.

“Guh….”

A juzgar por el gemido y el sentimiento en sus manos, definitivamente se ha roto algunos huesos. Cualquier persona normal moriría allí mismo… pero aparentemente, no fue suficiente contra un mago con un escudo defensivo. Mientras piensa en lo dolorosas que son las peleas cuerpo a cuerpo, finalmente divisa la cara de su oponente.

Los agonizantes jadeos de oxígeno son más agudos de lo que ella esperaría.

Cuando mira, encuentra a una mujer joven, que aún no es mayor de edad. Tanya se arrepiente un poco de clavarle la culata de su arma, por más que sea de madera, en el abdomen de la mujer.

Pero así son las cosas en el campo de batalla.

Este sería el momento de decir: “No deberías haber venido aquí”.

Una vez que estés en tu equipo y en el campo de batalla, no hay diferencia entre un hombre y una mujer. Mata al enemigo o muere.

Por supuesto, la opinión personal sin restricciones de Tanya es que, si hay una cláusula para mujeres y niños, ella quiere que se la apliquen a sí misma.

De acuerdo, este combate cuerpo a cuerpo es un fastidio, pero voy a tomar distancia y… Mientras ella está pensando en esto, Tanya finalmente se da cuenta del serio impacto que ese único golpe tuvo en su oponente.

El soldado enemigo se queda boquiabierto ante el subfusil que Tanya le arremetió.

Le ha afectado tanto que es difícil imaginar que hace un momento estaba llena de espíritu de lucha. Es una sorpresa tan grande que, por un segundo, Tanya no entiende lo que la otra chica está haciendo. Pero la experiencia no la defrauda. Aunque su mente vacila, su cuerpo recuerda qué hacer cuando el enemigo deja de moverse.

Tanya está tan acostumbrada a pelear que sus brazos y piernas ignoran la confusión de su cerebro; saben qué hacer, es simple: Ella saca un nuevo cargador y coloca eficientemente la primera bala en la cámara.

Incluso con los inconvenientes de estallido de un subfusil, a esta distancia debería poder conectar el ataque incluso si te sientes agitado o confundido.

“Hasta la vista, supongo”.

“¡T-tu-tu-tu-!”

Apuntando al soldado enemigo que está diciendo alguna estupidez, ella aprieta el gatillo. Los ruidos rítmicos de los mecanismos y los propios disparos resuenan en el aire, y al cabo de un rato, las balas que se conectan perforan el escudo protector del mago. Sin embargo, aunque algunos de ellos chocan contra su escudo defensivo y pedazos de sangre y carne forman una flor roja que florece en el cielo, no es suficiente.

Una mirada, con su experiencia, le dice que no es fatal.

“Tch, eres una chica dura.”

Le vacié el cargador entero y no pude herirla fatalmente. ¿Es porque subestimé su escudo defensivo? ¿O es que este subfusil no es tan potente? Chasqueando su lengua, Tanya toma cierta distancia.

“01, abajo y a la derecha!”

Al mismo tiempo, cuando se voltea de acuerdo con el grito de su subordinado, ve a un mago enemigo a punto de lanzar un hechizo óptico de francotirador. Prácticamente por instinto, Tanya realiza maniobras evasivas y revisa el resto del área.

“¡Ya es suficiente! ¡No permitiré que los mates! ¡No lo haré!”

Un solo enemigo se acerca con un grito. ¿La idea es ayudar a escapar al distraerme? La velocidad de despliegue del hechizo es promedio, pero el objetivo y la densidad dicen mucho sobre el talento de este mago. Supongo que la decisión de usar un hechizo óptico de francotirador también es admirable en estas circunstancias. De hecho, con los dos bandos combinados en una batalla campal, la táctica correcta es estar preocupado por golpear a la persona equivocada. Pero… Tanya sonríe.

Pero están luchando bajo condiciones diferentes. Todo lo que Tanya tiene que hacer es eliminar a los enemigos, pero el enemigo tiene que hacer todo lo posible para proteger a estos dos grupos.

Este hombre es un perfecto oficial de libro de texto, demasiado.

Después de esquivar ágilmente, responde inmediatamente. Ella forma y lanza un hechizo explosivo sin dudarlo. Cuando ve que la explosión se traga al soldado enemigo tratando de cubrirse, está segura del resultado. Además de perder su firma, el cuerpo cae de cabeza. Este oficial definitivamente no tiene poder.

Tanya se voltea para volver a ver al mago que no había conseguido acabar antes, pero se da cuenta de que ha perdido a su objetivo.

O descendió o cayó, pero… no se sintió como si la hubiera matado. De hecho, era mejor maga de lo que Tanya esperaba.

“Dura y rápida para correr. Realmente quería acabar con ella.”

La principal suposición que puedes hacer de un mago talentoso que sobrevive en el campo de batalla es que regresa vivo y gana experiencia; eso es sólo una cuestión de rutina.

Los peces que se escaparon pueden llegar a ser inesperadamente grandes. Tanya tiene que admitir que se arrepiente de todo tipo de cosas. Qué desperdicio.

Pero no puede sentirse amargada por mucho tiempo. Por eso no la pude eliminar -Tanya chasquea la lengua-; se me escapó un punto. Suspira y sacude la cabeza.

“¡Iremos hacia abajo! Un poco más que esto y estaremos atrapados en un pantano. ¡Prepárense para retirarse!”

En ese momento, la presa perdida de Tanya había sido guardada en su mente.

Es importante reducir sus pérdidas.

Como comandante, Tanya puede cambiar rápidamente de curso al considerar el estado de su unidad. A primera vista, parece que sus tropas siguen luchando arduamente… pero, de cualquier manera, es una batalla aérea. Las batallas aéreas duran sólo unos pocos minutos y te fatigan mucho más de lo que podrías imaginarte en una batalla terrestre. Además, la fatiga aumenta considerablemente la frecuencia de errores.

” ¡Sean conscientes de sus límites! A todas las unidades, si se retiran, ¡será casi imposible cuidar de ustedes! ¡Cúbranse en parejas y prepárense para retirarse!”

La situación es tal que no pueden escapar tan fácilmente, pero tampoco pueden quedarse. De eso se trata retrasar el combate.

“¡Siento haberte hecho esperar, 01! ¡La unidad ha logrado que el paquete despegue de forma segura! ¡El paquete se retira a toda velocidad!”

“¡Genial! ¡Nosotros también nos vamos! ¡Únanse rápidamente, y cubrámonos unos a otros a medida que avanzamos!”

Por eso, cuando Tanya recibe finalmente la tan esperada noticia del éxito de la misión, decide que es el momento de retirarse.

“¡La misión está cumplida! ¡Cualquier otro combate es demasiado arriesgado! ¡Todas las compañías, dejen sus regalos de despedida ya! ¡Denles dos rondas de sus hechizos explosivos a máxima potencia!”

Al recibir la orden, sus tropas esparcen humo y ruido, menos para golpear al enemigo que para frenar su persecución, y huyen.

“¡Retirada! No detectamos ningún desertor”.

“¡Cualquier imbécil que se retire ahora no es miembro de mi batallón!”

“¿Eh? ¿Nos está diciendo que no recojamos ninguna mascota?”

“¡Correcto, tendrás que ponerlo donde lo encontraste!”

La unidad de bateo es la definición misma de euforia. En cuanto a su estado, no hay pérdidas. Todo lo que hay que tener en cuenta es una explicación por escrito de por qué desecharon su equipo pesado y su equipamiento de ataque anti-terrestre.

Probablemente ella pueda imponer esa pelea en Control Galba.

Bueno, Tanya lo piensa con optimismo, yo diría que es una victoria porque aprendimos algo sobre las misiones de rescate de combate en territorio enemigo.

Una unidad de magos puede realizar ataques anti-terrestre, así como rescatar a cualquier amigo caído. En cierto modo, casi se puede decir que fuimos pioneros en un nuevo reino de la operación de los magos.

“Tropas, está bien que se diviertan, ¡pero dejen de hablar! ¡Retirada, retirada!”

“¡Sí, señora!”

Mary Sue experimentó el verdadero odio por primera vez aquel día.

Me dolió caer al suelo.

“…de papá…”

Duele más que te disparen.

“…Esa era el arma de papá.”

Pero comparado con el dolor en su corazón… Comparado con el odio abrumador…

“…Ella…ella lo mató!”

Mary Sue nunca la olvidará. El arma que le dio a su padre… Pensó que se había perdido el día que murió…

…sus manos estaban tan calientes.

Debería haber estado en esas manos.

Pero en cambio, de entre toda la gente, un soldado imperial… ¡Ese demonio lo estaba empuñando!

“¿Cómo te atreves a disparar esa arma? ¿Cómo pudiste? ¿Cómo pudiste? Se lo di a mi padre, y tú… ¡tú!”

Dios mío, ¿por qué…?

“Nunca la perdonaré. ¡Nunca, nunca, no a ella!”

Querido Dios, por favor, dame fuerzas….

…Por favor, dame fuerzas para matar a ese demonio.


Notas de Traducción:

[1] Este estrecho es al que conocemos como “el estrecho de Dover, que es aquel estrecho entre Inglaterra y Francia.”

[2] Se refiere a que en el debate seleccionan selectivamente algunas citasque apoyan una posición (o exageran una posición opuesta) mientras ignora las que moderan la cita original o la ponen en un contexto diferente. No sé exactamente de donde viene el sentido de esa frase.

[3] Los soldados americanos de tarjeta verde son aquellas personas inmigrantes de EE.UU que entran y prestan servicio militar de ese país con el fin de obtener una ciudadanía.

[4] Es aquel país que está en guerra con otro.

[5] También conocido como Joseph Stalin, fue un político de la Unión soviética y líder del partico comunista, famoso por su opresión y mano de hierro contra sus opositores.

[6] Referencia a Otto von Bismarck, un estadista prusiano conservador del imperio alemán del siglo XIX, famoso por sus complejas estratagemas diplomáticas.

[7] Referencia a Joseph Fouché, fue un ministro de policía francés a finales del siglo XVIII, famoso por su ferocidad con la que reprimió la insurrección de Lyon durante la revolución francesa.

[8] Referencia a Winston Churchill, un politico britanco especializado en lo militar, fue uno de los responsables en que Reino unido participara en la segunda guerra mundial y conformara parte de los aliados. Ademas de ser un excelente administrador en tiempos de guerra.pea

[9] Pearl Harbor fue un sorpresivo ataque militar preventivo del Servicio Aéreo de la Armada Imperial Japonesa contra Estados Unidos en la base naval de Pearl Harbor en Honolulu, Hawái, el 7 de diciembre de 1941

[10] Tambien llamado radio atmosférica o sferic (desconozco su correcta traduccion) es un impulso electromagnético de banda ancha que se produce como resultado de descargas de rayos atmosféricos naturales.

[11] Acrónimo para “Return to base” que quiere decir Retorno a base.

[12] Acrónimo para “Combat search and rescue” que quiere decir Búsqueda y rescate en combate, son operaciones de rescate que se llevan a cabo en zonas de guerra donde hay enfrentamientos bélicos.

[13] Es una doctrina de aviación soviética donde las fuerzas de combate han sido aisladas por fuerzas opuestas de su base logística y otras fuerzas amigas. 

[14] Significa enjambre, son un grupo de 4-6 aviones de combate que forman parte de un escuadrón para misiones de hostigamiento y de retraso.

[15] En esta parte hace un juego de palabras entre la velocidad del golpe y el termino Adquisición de acciones acelerada, que es una estrategia económica con el fin de obtener ganancias rápidas en cortos periodos de tiempo.

Un comentario en “Youjo senki Vol 4, Capitulo 5: “La batalla del Pájaro Dodo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s